Buscar

salida

Viajeros

Clase de cabina

Guía de Viaje de Marrackech

Descubre Marrackech

Música exótica, encantadores de serpientes, animados bazares, todo envuelto en cientos de  aromas de especies… Marrakech despertará todos tus sentidos, sin duda. Fundada en el Siglo XI, comenzó como asentamiento militar y mercado fronterizo de caravanas, para acabar siendo capital del Imperio Islámico.

Sus intricados y estrechos callejones formando un auténtico laberinto, junto a sus inacabables puestos de mercado y una afinada mezcla de artesanos y artistas, desde curtidores de cuero hasta acróbatas, narradores de historias o auténticos genios de tatuajes de henna, arropan a Marrakech en una vibrante atmósfera, impregnada de un aura de misteriosas aventuras.

“La Ciudad Roja”, conocida así por el color ocre de sus areniscas construcciones, con los impresionantes picos nevados del Atlas a sus espaldas, fascinará incluso al viajero más exigente.

Djemaa el Fna

  • Djemaa el Fna
  • Centro social de la Medina al atardecer, rebosa tenderetes con todo tipo de productos y animadores callejeros

Los Zocos

  • Los Zocos
  • Una maraña de mercados, donde regatear con todo tipo de mercancías, se convierte en una divertida forma de ir de compras

Tumbas de Saadíes

  • Tumbas de Saadíes
  • Mausoleos donde podrás admirar la más compleja decoración de estilo árabe reflejada en complejos mosaicos

Cosas que hacer en Marrakech

Para huir por un momento de la ajetreada vida de la Medina,  maravillosos jardines te servirán como refugio: los Jardines de Menara, dueños de hermosas vistas de la Medina, las montañas del Atlas y los reflejos de su gran estanque; o los  Jardines de Majorelle, antigua residencia del célebre estilista Yves Saint Laurent y ahora un museo de arte islámico; más turísticos son los Jardines de la Mezquita de Koutoubia, única rábida donde dejan adentrarse a los no musulmanes. Es famosa por su minarete de base cuadrada, que es modelo de referencia para la Giralda de Sevilla.

 

En el museo Dar si Said se expone una cautivadora selección de objetos que ilustran la historia del país y maravillosas obras de artesanía local. El Palacio de la Bahía, magnífica antigua residencia de 160 habitaciones de una sola planta, llena de patios y de una recargada pero hermosa decoración, hará suspirar a todo visitante.

 

Para una experiencia marroquí tradicional podemos visitar el Hammam, los suntuosos baños públicos, auténticos templos de relajamiento y rituales socioculturales. Puedes ir a los de Les Bains, muy conocidos entre los turistas, o a los de Bab Doukkala o Dar El-Bacha, centros de demostrados beneficios terapéuticos.

Comer y beber en Marrakech

Marrakech es el lugar ideal para familiarizarse con la cocina marroquí, con una opción ilimitada de sitios para comer, desde barbacoas en la calle hasta cualificados restaurantes de cocina internacional. Aunque, tal vez, la mejor y más auténtica forma de degustar platos tradicionales sea perdiéndose entre las decenas de puestos y tenderetes que alegran las tardes de la plaza Djemaa el Fna. Entre los platos más populares está el tagine, y el cuscús. La gastronomía marroquí danza entre la suavidad de sus aromas y sabores, suculentos a la vista del visitante y seductores al paladar.

En cuanto a ir de cañas, por lo general, los bares de Marruecos no tienen terrazas al aire libre,  debido a la prohibición religiosa sobre el consumo de alcohol, así que suelen estar en su interior y cerradas.

El tiempo en Marrakech

Marrakech goza de un clima mediterráneo seco, con veranos cálidos e inviernos suaves. Aunque las temperaturas de julio a septiembre son calientes, el clima no es húmedo, lo que hace al calor más tolerable. Mientras, lluvias ligeras suelen asomarse de noviembre a abril.

¿Cuándo ir a Marrakech?

La primavera y el otoño son las épocas más agradables para visitar Marrakech, con temperaturas más suaves y muchos menos turistas que durante julio y agosto. Por lo general, todo el año es soleado, por lo que cualquier momento es bueno para visitarla, aunque en invierno puede hacer mucho frío durante las noches. 

Vuelos a Marrakech

El Aeropuerto de Marrackech Menara está ubicado a 6 km al suroeste de la ciudad, y ofrece servicios de autobús cada media hora (o eso dicen!) para llegar hasta la medina. Otra opción es coger un taxi, previo acuerdo de la tarifa con el conductor. Marrakech es así, sorprendente y cicatero por todos sus rincones.

Imágenes por Flickr/Roubicek2

cerrar