Hoteles en Acapulco

Este es uno de los destinos de mayor tradición turística de Méjico. Playas de arena blanca, calles con encanto y un halo de romanticismo que le llegó en las décadas de los 40 y 60 del siglo pasado, durante lo que se dio en llamar, “ la época de oro de Acapulco”. Mucho antes de esto, Hernán Cortes, la utilizó como puerto de salida de sus expediciones por el Pacífico. Hoy en día mayoritariamente visitada por el turismo nacional y básicamente procedente de la capital mejicana, sigue contando con extraordinarios atractivos turísticos para el visitante.

 

Ni que decir tiene que en Acapulco si algo sobra es alojamiento. Por ello resulta un destino apetecible para todos los bolsillos. Resorts de lujo, hoteles vacacionales de todos los niveles y apartamentos turísticos, dividen toda su costa en tres zonas principales.

 

Acapulco Tradicional.- Situada en la zona oeste de la bahía y rodeada por exuberante vegetación, esta área es especial para aquellos que buscan tranquilidad y lugares apartados sin demasiado bullicio. Fue la zona preferida de las estrellas de cine mejicanas y extranjeras, hace algunos años.

 

Acapulco Dorado.- Es el corazón de la bahía, es la parte más moderna y si tuviéremos que señalar un centro diríamos que éste podría serlo. Hoteles y apartamentos de reciente construcción rodeados de todo tipo de servicios.

 

Acapulco Diamante.- La zona más exclusiva, se inicia en la base naval y se extiende hacia el oriente. Aquí están los hoteles más impresionantes de las cadenas internacionales, así como apartamentos de lujo en urbanizaciones perfectas. ¡Sólo para los que se lo puedan permitir!

 

 

Imprescindibles de Acapulco:

 

Bahía de Santa Lucia.- Es la postal típica, un lugar privilegiado de 5 km de largo que ofrece algunas de las mejores playas del litoral pacífico.

 

Isla Roqueta.- Se accede en lancha con piso de cristal con el fin de admirar los increíbles fondos marinos de esta costa. Una vez allí, no te pierdas cualquiera de sus playas.

 

La Quebrada.- Acantilados de más de 35 m de altura desde donde se pueden ver los saltos de los mundialmente famosos, clavados de Acapulco.

 

Laguna de Tres Palos.- Ubicada al oeste de la bahía, no muy lejos del aeropuerto, muestra exóticos paisajes a lo largo de 15 km, por los que se puede navegar en lancha entre los manglares de sus orillas. Además, se dice que sus barros son curativos para la piel del cuerpo.

 

De la parte cultural y arquitectónica de Acapulco rescatamos: El Fuerte San Diego, el Mural de Diego Ribera (un mural en la casa de su amiga Dolores Olmedo, donde vivió un año), la Catedral de Ntra. Sra. De la Soledad, Palma Sola (enclave arqueológico prehispánico) y el Zócalo (plaza principal del Acapulco viejo).

 

Por último, sus playas más recomendables son: Barra Vieja, en la carretera del aeropuerto, a 27 km de Acapulco, ideal para familias. Bonfil, en la zona diamante, espectaculares olas para la práctica del surf y el kite surf. Caleta y Caletilla, en la zona más tradicional de Acapulco, en los 50 y 60 del siglo pasado, fueron lugar de disfrute de las estrellas de Hollywood y para terminar, el Secreto, en el corazón de la zona dorada, es probablemente la playa más bella de la bahía.

 

Comer en Acapulco.- Fusión de la cultura indígena con la hispánica, es rica en pescados y mariscos. Camarones al mojo de ajo, pulpo, ceviche, sopa de pescado y marisco, campechana (salpicón de mariscos), barbacoa de chivo y platos con cerdo, son los más habituales. Para acompañar todo esto: tepache (a base de piña) ¡delicioso!, chilate guerrense (preparado de chile, maíz tostado, cacao y anís), tuba (jugo de palma de coco) y zumos de frutas, no te pierdas los de Tamarindo o Coco.

 

La noche acapulqueña.- Para empezar, el Acapulco Dorado, ofrece un sinfín de restaurantes y bares que entre luces de neón, música, mezcal, zumos y tequila, van cautivando al visitante. Si eres capaz aguantar, la madrugada empieza en la avenida Escénica en el Acapulco Diamante, pubs, discotecas al aire libre, chiringuitos de playa y fiesta mucha fiesta.

 

Cuando venir.- Acapulco es destino turístico en esencia y disfruta de una excelente temperatura todo el año, pero entre Junio y Septiembre puede llover, además es temporada de huracanes, así que para evitar decepciones, elige unos días entre Noviembre y Mayo.

más

Imágenes por Flickr/Praytino

cerrar