Hoteles en Arequipa

Arequipa 

Fundada en 1.540 por Garci Manuel de Carvajal en el valle del río Chili, a 2.335 metros de altitud, esta ciudad andina del sur de Perú, de 900.000 habitantes, es la segunda ciudad peruana en importancia. Su estratégica situación comercial, a 1.000 kilómetros de Lima, y su lealtad a la Corona Española, enriquecieron Arequipa quedando reflejado en su centro Histórico, patrimonio Cultural de la Humanidad. La blanca piedra de la lava del volcán Chachani con la que están construidos los edificios coloniales le ha valido a la ciudad que vio nacer a Vargas Llosa el sobrenombre de “la ciudad blanca”

Ver la oferta hotelera en Arequipa es como ojear un libro escrito en castellano antiguo. Posadas, casas de huéspedes, pensiones, hostelerías y hostales conviven con Hoteles y modernos Bed and Breakfast con una magnífica relación calidad – precio. Destacamos dos zonas.                  

Centro Histórico.- En la Plaza de Armas y alrededores los mochileros podrán elegir entre albergues juveniles con dormitorios compartidos y casas de huéspedes tradicionales. En   cualquiera de las dos opciones los precios son realmente baratos. B&Bs y hoteles de tres y cuatro estrellas completan la oferta. Si buscas evitar el bullicio sin salir del centro, encuentra tu descanso en los barrios Vallecito y Selva Alegre. 

Barrio San Lázaro.- Casonas y palacetes con patio de estilo colonial reconvertidos en hoteles de todas las categorías, Bed and Breakfast y hoteles boutique de pocas habitaciones y trato familiar.

Imprescindibles de Arequipa:

Plaza de Armas.- Portales de dobles arcos de sillar blanco, con palmeras y fuente en su explanada. En su lado norte se ubica la Catedral, neorrenacentismo de 1.540 y la iglesia de la Compañía, barroco arequipeño de 1.698. 

Monasterio Santa Catalina de Siena.- Fundado en 1.579, además de la piedra blanca se usó el sillar rosado del volcán Misti. Alberga en su interior toda una ciudad con sus calles y la plaza Zocodover.

Barrio San Lázaro.- El más antiguo de la ciudad, a 10 minutos de la Plaza de Armas. Casas coloniales de sillar blanco adornadas con macetas de geranios y empinadas callejuelas de adoquín negro. 

Mirador de Yanahuara.- Barrio de sabor colonial y calles empedradas con el mejor skyline de Arequipa y sus volcanes Misti, Chachani y Pichupichu.

Cañón del Colca.- Desde el mirador de la Cruz contempla el cañón más profundo de la Tierra, con sus 3.400 metros. Senderismo, bici y rafting en el reino del cóndor.

Comer en Arequipa.- La exquisita comida arequipeña es decir ají molido. Rocoto relleno  (pimiento rojo), ají de lacayote (calabaza) o cuy chactado (cobaya), el ají colorado o amarillo dan ese toque picante a los platos.

Pídete un chupe, la sopa peruana más parecida al cocido que a un caldo. En las Picanterías cada día tiene su chupe. 

Lunes chaqué, martes chairo, miércoles pebre, jueves frejoles, viernes camarones, sábado timpusca y domingo blanco de lomos. Acompañando la chicha, bebida fermentada de maíz.

Un helado de queso arequipeño y un chupito de pisco ponen la guinda a tan suculento festín.

De compras.-  Ropa confeccionada con lana de alpaca encontrarás en las tiendas de artesanía de los aledaños de la Catedral y en la calle Mercaderes.

En el mercado Fundo El Fierro, regatea el mejor precio en alfombras de alpaca de Cotahuasi.

Compra los productos típicos de la gastronomía andina mientras descubres el populoso mercado de San Camilo.

Los anticuarios de Santa Catalina venden piezas precolombinas y coloniales y, al alcance de todos los bolsillos, reproducciones de cuadros de la escuela Cuzqueña.

De marcha por Arequipa.-  Inicia la tarde en las animadas terrazas de la Plaza de Armas con unas cervezas arequipeñas.

Sigue en las casonas reconvertidas en locales de ambiente de las turísticas calles San Francisco y Santa Catalina. Música en vivo, tragos de pisco sour y pop-rock inglés hasta las 4 de la madrugada.

Para conocer cómo se divierten los arequipeños, acércate hasta las discotecas de la Avenida Dolores, los ritmos latinos cerraran la noche.

Cuándo venir.- La ciudad del eterno cielo azul, encontrarás un clima seco y 300 días de sol al año excepto en la época húmeda, de enero a marzo, con escasas lluvias. El frío andino nocturno se combate fácilmente porque el termómetro no suele bajar de los 10 grados.

más

Imágenes por Flickr/escapio