Shanghái

Hoteles en Shanghai

Macro gigante urbe, capital económica de China y centro financiero, industrial, cultural y turístico mundial. Un compendio perfecto entre modernidad y clasicismo colonial recuperado tras años de abandono. A orillas del río Huangpu, a un lado el Bund, edificios góticos, neoclásicos, barrocos y hasta renacentistas… dejan a la vista su pasado de puerto colonial importante y al otro, Pudong, uno de los “skylines” más espectaculares y representativos del mundo del S.XXI

Para dejártelo claro desde el principio, Shanghái, es una ciudad cara. Quizás no tanto como las grandes capitales europeas o norteamericanas pero los precios son los más altos de China. Desde los hoteles más espectaculares jamás soñados por cualquier cliente, hasta los más modestos y en el límite de los admisible.

El Bund.- La zona más cara de la ciudad, cuenta con hoteles de servicio y diseños excepcionales. Cualquiera de los grandes, muestra unas vistas sobrecogedoras de la otra orilla del río Huangpu.

People’s Square y Nanjing Road. - Es la zona más animada de Shanghái, tiendas, restaurantes y todo tipo de atracciones para turistas, están presentes allí.

Xintiandi y HuailHai Road.- De reciente construcción, son similares a las zonas anteriores pero con hoteles y negocios de no más de diez años antigüedad.

Pudong.- Al otro lado del río, aun siendo la zona más moderna, cuenta con hoteles lujosos pero alejados de cualquier atracción turística.

En Shanghái, es posible dormir desde 45€ la noche, incluso si eres amigo de albergues y hostels, desde 5€ con baño compartido y sin demasiados remilgos.

Imprescindibles de Shanghái:

Bund.- Dos kilómetros de zona peatonal, al oeste del río Huangpu, plagada de negocios de cualquier tipo y siempre con la vista perenne en frente del futurista centro financiero.

Sus edificios característicos son: La Aduana, que data de 1927 y fue medio construida en Inglaterra, La Plaza Financiera con su “Charging Bull”, un toro que simboliza el poder de la China actual, La Estación Meteorológica, el Monumento a los Héroes de la ciudad y el edificio del Banco de Hong Kong y Shanghái.

Pudong.- El distrito financiero no ha parado de crecer desde los años 90. Rascacielos inmensos que brillan día y noche.

Los más representativos son: Shanghai World Financial Center, de 492 metros de altura, el más alto de la ciudad y uno de los más elevados del mundo, la Torre Jim Mao y la Torre de la Televisión Perla de Oriente (convertida en símbolo local). Todo un festival para los sentidos que permite obtener vistas variadas desde los diferentes miradores.

Comer en Shanghái.- Al igual que el país, la gastronomía china es un mundo. Variadísima, sabrosa y rodeada de mitos injustos que la acompañan. Nada de lo que hayas comido como chino en España tiene que ver con la realidad. Nuestras recomendaciones son las siguientes: Para empezar qué tal un Cangrejo Peludo de Shanghái, variedad autóctona, es plato típico, o sino, Xiaolongbao; bola de masa rellena de sopa y carne que se cocina al vapor. De segundo un magnífico Jiaohu ji, “pollo mendigo”, servido con hojas de loto cubiertas de yeso y cocinadas al horno, o las famosas Tangcu xiaopai, “costillas de cerdo con salsa agridulce” ¡Exquisitas! Todo se puede acompañar con algún licor de hierbas local, vino del país o té, hay mil variedades.

De compras.- Aunque como señalábamos anteriormente, Shanghái es la ciudad más cara de china, hay posibilidades de encontrar ropa a precio normal en Nanjing Road East: La calle comercial más importante de China, grandes marcas y menos granes, junto a cadenas de almacenes con ropa para todos los bolsillos, junto a People’s Square. En la zona oeste de Nanjing Road, se concentran la mayoría de tiendas de lujo y centros comerciales de gran nivel. Si vas en metro, las estaciones son: Jing’an Temple y Nanjing Rd (W). Si te va más el rollo artesano étnico, no te pierdas: Tianzifang, una zona con 3 calles y sus callejones aledaños donde se han instalado, jóvenes diseñadores, escultores y artistas en general. También el Mercado del Jardín Yuyuan, resulta muy atractivo visualmente.

 

Cuando venir.- Las mejores épocas para venir a Shanghái, son primavera y otoño. De esta forma os evitareis el gélido frío del invierno y las torrenciales lluvias del verano. De cualquier forma el chubasquero es el mejor compañero del turista en Shanghái. 

más

Imágenes por Flickr/Robert S.Donovan

cerrar