Dusseldorf

Hoteles en Düsseldorf

Capital de la prospera región de Renania del Norte – Westfalia, es también, según los propios alemanes la ciudad más cosmopolita del país. A orillas del majestuoso Rin, representa el perfecto ensamblaje entre tradición y modernidad. Empresas de todo el mundo han fijado su sede en ella, lo que ha permitido la llegada de miles de extranjeros con alta capacitación, que van vendiendo las bondades de la capital renana por donde quiera que van.

Dusseldorf, como centro industrial y comercial del oeste de Alemania, recibe diariamente miles de visitantes que vienen por negocios y que por supuesto, aprovechan para conocerla. Por eso presume de una excelente oferta hostelera, moderna y adaptada al tipo de público que requiere: Hoteles funcionales, sin demasiados lujos pero con todo lo necesario para sus clientes, albergues juveniles, apartamentos para alquilar en el centro y campings en las afueras completan el catalogo.

Centro.- Es la zona más turística de la ciudad, también la más bulliciosa y nuestra apuesta para alojarse en Dusseldorf. Hoteles de cadena, grandes y pequeños muy urbanos y con todas las comodidades.

Aeropuerto.- Ideal para hombres de negocios y ejecutivos de paso. Las áreas de Kaarst, Ratingen y Nuess, están repletas de hoteles formula y apartoteles con todas las comodidades que necesites.

Essen.- Barrio situado en la parte norte del centro, bien comunicado y sensiblemente más barato que el casco antiguo.

Otras zonas donde quedarse dentro del área metropolitana son: Duinsburg, Mulheim, Kettwig y Oberhausen.

Imprescindibles de Dusseldorf:

Altstadt.- Básicamente el centro de la ciudad, poco más de un km2 que al final de cada jornada se llena de gente en busca de diversión y relax.

MedienHafen.- O “Puerto de los Medios”, una mezcla de clasicismo y modernidad única en Alemania. Silos, almacenes y grúas intercaladas en un paisaje de edificios modernos como los tres edificios danzantes del canadiense Frank O. Gehry. ¡Obra maestra de la arquitectura moderna!

Köningsallee.- Es sin duda una de las avenidas más elegantes del mundo. Un bulevar plenamente dedicado al lujo, que aunque sólo sea por el hecho de admirar sus tiendas y los edificios que las contienen, merece la pena.

Hofgarten.- El parque más bello de Dusseldorf, en pleno centro, encierra magníficos estanques entre árboles y románticas fuentes. Además, cada uno de sus paseos principales está adornado con esculturas modernas y algún que otro monumento histórico.

Comer en Dusseldorf.- Como es bien sabido, imaginación y variedad, no son atributos que adornen a la gastronomía alemana. Quizás por eso las ciudades alemanas y Dusseldorf también, cuentan con innumerables restaurantes de comida internacional de excelente nivel. No obstante, se pueden rescatar algunos platos tales como: Düsseldorfer Senfrostbraten, un asado a la parrilla con mostaza, ¡bastante sabroso!, al igual que Rheinischer Sauerbraten, asado de carne adobada de ternera de fuerte sabor. Tampoco te puedes ir sin probar Blutwurst, típica morcilla frita que junto a los Mussels, mejillones al estilo renano, hacen las delicias de los locales. Por último, el archiconocido, Eisbein mit Sauerkraut (codillo de cerdo con ensalada de repollo), es un clásico. Todo ello regadísimo con Altbier, la cerveza típica de Dusseldorf.

De marcha.- Es famosa la movida nocturna de la capital renana y tiene lugar mayoritariamente en su casco viejo. Tanto es así que se la conoce como “la mayor barra del mundo”, por la cercanía de sus bares y cervecerías. Las calles: Bolkerstrasse, Hafenstrasse y Ratinger Strasse, son las tres más bulliciosas y donde mejor te los vas a pasar.

De moda.- Dusseldorf está realmente de moda y no sólo lo dicen sus habitantes, muchos caza tendencias de toda Alemania, visitan la ciudad en busca de ideas y nuevas fuentes de inspiración. Además de la omnipresente e intocable Königsalle, la calle Schadowstrasse y el casco antiguo en general, son zonas perfectas para ir de compras. Almacenes, tiendas de diseñadores noveles y las marcas que puedes encontrar a nivel paneuropeo están aquí.

Cuando venir.- Dependiendo de lo que estés buscando, Dusseldorf es interesante sobre todo en Navidad por su mercadillos navideños y el ambiente que se crea en su centro, pero eso sí, pertréchate de calcetines gordos, jersey de lana y botas gruesas, porque hace ¡mucho frío! Si reniegas del hielo y la nieve, los meses de Mayo hasta Septiembre, el tiempo es estupendo. 

más

Imágenes por Flickr/mararie