Hoteles en Inverness

Tierra de lagos, islas y fiordos. De bosques, páramos, castillos entre la niebla, y leyendas de feroces y primitivos pictos, luego orgullosos clanes escoceses. Bienvenido a Inverness, “La Puerta de las Highlands”, las tierras altas de Escocia. Fundada en el siglo XIII, en la desembocadura del río Ness entre los fiordos de Beauly y Moray, Inbhir Nis (en escocés gaélico) es la ciudad más al norte del Reino Unido, a 254 kilómetros de Edimburgo. En 1.746 en sus cercanías tuvo lugar la Batalla de Culloden, que supuso la derrota de los jacobitas escoceses contra los ingleses de la casa Hannover.

Una ciudad de 60.000 habitantes, en constante crecimiento, que pronto hará realidad el saludo con el que recibe a los turistas,Ceud Milla Failte “100.000 bienvenidas”. En sus alrededores encontrarás una variada oferta en granjas y casas de campo transformadas en B&B y casas de huéspedes y hoteles en mansiones históricas con campo de golf. El río Ness divide las dos zonas de Inverness que recomendamos:

 

Margen Oeste.-La mejor panorámica del Castillo y el casco histórico. En los alrededores de la Catedral y el teatro Eden Court, casas victorianas transformadas en Bed & Breakfast y Guest Houses, y algún hotel & spa.

 

Margen Este.- En la zona comercial y de ocio, entre el castillo y la estación de tren, tienes hoteles de 3 estrellas, hoteles del siglo XIX o modernos hoteles de negocio, junto a guest houses, baratos hostels de mochileros y un moderno albergue juvenil un poco más alejado.

 

Imprescindibles de Inverness:

 

Lago Ness.- A 39 kilómetros de Inverness, la morada de agua dulce de Nessie. En la orilla Urquhart Castle, construido en siglo XIII por la familia Durward, y los pueblos de Fort William Fort August.

 

Castillo de Inverness.-Levantado en el siglo XIX, desde sus jardines contemplas toda la ciudad. A pocos metros empápate de la cultura escocesa en el Inverness Museum & Art Gallery.

 

Catedral de San Andrés.- Cruzando el puente peatonal, neogótico de piedra roja de 1.856. En la misma orilla está el Eden Court Theatre, apuesta vanguardista de 1.976.

 

Río Ness.- Senderismosin salir de la ciudad, desde sus islas llegarás a Great Glen Way, el sendero paralelo al canal de Caledonia hasta el fiordo de Beauly.

 

Cawdor Castle.- Del siglo XV, Shakespeare hizo a Macbeth señor de Cawdor.

 

Tren de Harry Potter.-El “Lord of the isles” viaja de Inverness a Cullross, atravesando el viaducto de Glenfinnan.

 

Comer en Inverness.- Un desayuno británico con porridge, un tazón de avena hervida en leche y agua, constituye elabundantedespertar escocés.

No te los saltes, una sabrosa sopa de verduras, un sándwich y una cerveza es lo único que meterás en el cuerpo hasta la hora de la cena.

Nos esperan el salmón, la trucha o los mariscos del Fiordo. Si prefieres carnes, el ciervo o la ternera angus intentan competir con los Haggis, una especie de morcilla elaborada con vísceras de cordero, cebolla y avena.

Y para acabar un Cranachan de frambuesas, harina de avena, crema, whisky y miel.

 

De compras.-El pequeño comercio sigue vivo en las peatonales calles del centro histórico. Todo tipo de recuerdos de Nessie o deHairy Coo, el toro cuernilargo y de abundante pelo rojo de las Highlands.

En unos pasos llegamos al Mercado Victoriano. Totalmente reformado (solo la fachada es original), en sus galerías de techos acristalados encontrarás whisky, souvenirs, prendas de lana y tartán.

Cruzando el río, podrás ver una tradicional fábrica y tienda de kilt, el traje típico escocés.

 

De marcha por Inverness.-En Church st., Bridge st. y Academy st., los pubs sirven pintas de cerveza hasta la 1 de la mañana mientras disfrutas de los Cèlidhs, música celta y baile al son de una banda con violín, flauta tin whistle escocesa, acordeón y bodrhán, el tambor gaélico.

Los locales más trasnochadores los tienes en High st., pero permanecen abiertos no más allá de las 3 de la madrugada.

 

Cuándo venir.-De abril a septiembre es cuando disfrutarás de más horas de sol y, aunque en verano te puedas encontrar algún día que la temperatura roce los 30 grados, sea cual sea la fecha elegida, no olvides ropa de abrigo y chubasquero en tu maleta.

más

Imágenes por Flickr/conner395