Rio de Janeiro

Hoteles en Río de Janeiro

Ciudad escaparate de un maravilloso país llamado Brasil, Río representa como ninguna las virtudes máximas de este gigante sudamericano. Copacabana, Ipanema, Leblon, son nombres de playas y barrios que a todo el mundo suenan y que deberían ser de obligado conocimiento para el ser humano. Ven a ver cómo viven, sienten y bailan los cariocas y entenderás el porqué de muchas cosas.

Pocos lugares más bellos en el mundo para asentar una ciudad que la bahía de Guanabara, un entorno natural y urbano único que ofrece un sinfín de posibilidades al visitante.

Copacabana.-Mítica playa carioca que a lo largo de toda la avenida atlántica y el resto del barrio, va desplegando un número casi infinito de hoteles, apartamentos turísticos, hostales, etc, que varían su precio en función de la cercanía del mar. De hecho las calles interiores más requeridas son: la avenida de nuestra señora de Copacabana y la calle Barata Ribeiro.

Ipanema.-Ubicado en la zona de Lagoa, es un barrio residencial de clase media acomodada y alta. Más caro que hospedarse que Copacabana, para muchos resulta más tranquilo e igual de seguro. La avenida Vieira Souto, es la calle más cara de Sudamérica, pero si te lo puedes permitir, aquí se encuentran los mejores hoteles de la ciudad, así como estupendos apartamentos de lujo con vistas al Atlántico.

Centro.-Es la zona donde se concentra toda la actividad comercial y empresarial de la ciudad. Así como la mayoría de edificios históricos, aunque ha mejorado mucho en los últimos años, muchos turistas la encuentran aún un poco descuidada e insegura. Un buen número de hoteles pequeños y más económicos se apiñan en su almendra central, también se dan cita en la zona multitud de albergues y hostels para jóvenes mochileros que recorren el continente.

Imprescindibles de Río:

Pan de Azúcar.-A 400 m sobre el nivel del mar, se encuentra este curioso cerro con forma de pastel, al que se accede en teleférico y que permite admirar unas magníficas vistas de la bahía de Guanabara.

Corcovado.-Emblema de Río, se encuentra al norte de la ciudad y con sus 700 m de altura representa el observatorio-mirador más importante para admirar la belleza de esta capital brasileña. En su cima la célebre estatua del Cristo Redentor, mide más de 30 m de altura y según los cariocas vigila que nada se desmadre demasiado.

Centro Histórico.-Es uno de los barrios más importantes de Río, en él se encuentran los edificios más emblemáticos tales como el Palacio Imperial, el Teatro Municipal, la Plaza XV de Noviembre, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, la Catedral Metropolitana, la Biblioteca Nacional o el Museo Nacional de Bellas Artes, a pesar del abandono que sufre en algunas de sus zonas, representa el nexo de unión con su pasado colonial.

Playas.-Las playas son el alma de Río y cordón umbilical que les une a sus habitantes. No todo, pero si muchas cosas pasan en la playas cariocas. Además de las más conocidas, Ipanema  y Copacabana, las de Arpoador, que separa las dos anteriores, Leblon (en ocasiones no apata para el baño), Botafogo (lugar de espectáculos y conciertos), Vermelha (una joya a los pies del pan de azúcar) y Barra de Tijuca (la más grande con 18 km de largo), son sin duda la principal atracción de esta ciudad única.

Comer en Río.-Cozido y Feijoada, son los dos platos más importantes de la gastronomía de Río y su estado. Judías, arroz, harina de mandioca y carne, son la base de éste último y se puede degustar en cualquier restaurante de la ciudad. Otro de los grandes atractivos de la cocina brasileña son sus frutas: banana, piña, sandia, mango, papaya, fruta de la pasión y guayaba, son palabras mayores y tanto al natural como en platos cocinados, resultan sublimes.

De compras.-Río como cualquier gran capital mundial es un destino de compras principal. Pero más allá de las opciones estándar. Existe todo un ejército de vendedores ambulantes en las playas que hace de ellas verdaderos supermercados del pareo, la bisutería y las famosas hawaianas.

De noche.-Pocas cosas se pueden añadir que no imagines de la noche de Río. Baile, fiesta y desenfreno, son los tres pilares del ADN carioca. Ipanema y Leblon, para los más chic y Copacabana para los que gusten de algo más autóctono y canalla.

Cuando venir.-Siempre es tiempo de venir a conocer Río de Janeiro.

más

Imágenes por Flickr/sdu