Compara hoteles de Clermont-Ferrand y ahorra

Lo sentimos, No admitimos estancias superiores a 30 noches.

Busca los mejores hoteles de Clermont-Ferrand en el mapa

Usa nuestro mapa para encontrar hoteles cerca de la zona de Clermont-Ferrand o sitios que quieras visitar.

Los mejores hoteles de Clermont-Ferrand. Lee las opiniones.

Asegúrate de reservar la mejor estancia. Lee las opiniones de huéspedes reales antes de hacer una reserva.

Ver más hoteles

Hoteles en Clermont-Ferrand

En el corazón de Francia, la capital de la región de Auvernia se extiende entre los volcanes inactivos de Chaine des Puys, al oeste, y el fértil valle del río Allier al este. La Nemessos gala se transformó en la importante ciudad romana de Augustonetemetum, con casi 30.000 habitantes, y paso a denominarse Clermont (Clarus Mons) en el 843. Es aquí donde el Papa Urbano II proclamó la Primera Cruzada en el Concilio de Clermont. Las fábricas y ciudades-jardín para los obreros que construyó Michelín en el siglo XX, han modificado la fisonomía de Clermont-Ferrand, uniéndola con la vecina Montferrand.

Una ciudad de 150.000 habitantes plena de vida cultural, con museos, festivales de artes audiovisuales y un reconocido Festival Internacional de Jazz, Clermont-Ferrand está dotada de una solvente infraestructura hotelera, con hoteles de 2, 3 y 4 estrellas, y funcionales hoteles de negocio, diseminados por toda la ciudad, aunque podemos recomendar tres zonas:

Casco Histórico de Clermont.-En la Plaza Jaude y entre el Boulevard Pasteur y el Jardin Lecoq, hoteles con vistas a la catedral, y en los alrededores de la Basílica de Notre Dame,  encontrarás algún acogedor  B&B de pocas habitaciones en casas rehabilitadas.

Avenida de la República.-A mitad de camino entre el centro de Clermont y el barrio medieval de Montferrand, en las cercanías del estadio de fútbol, en una zona más tranquila.

Triángulo Avenidas de Italia, Edouard Michelín y Unión Soviética.- Hoteles que ofrecen las mismas prestaciones, a menos de 10 minutos a pie del centro de Clermont.

Imprescindibles de Clermont-Ferrand:         

Catedral Gótica.-En 1.248 el obispo Hughes de la Tour inició las obras de este templo construido con la oscura piedra basáltica Volvic. Sus dos torres negras se alzan sobre los tejados rojos de la ciudad, dominándola.

Notre Dame du Port.-Basílica tardo-romana del siglo VI reconstruida en el siglo XII, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1.998.

Montferrand.-Bello pueblo medieval del siglo XII, unido a Clermont por el edicto de Troyes de 1.630. Pocas ciudades pueden presumir de tener 2 cascos históricos.

Plaza de Jaude.-Centro neurálgico de la ciudad con cafés, tiendas y restaurantes. Preside la estatua del caudillo galo Vercingetorix, obra de Augusto Bartholdi, el escultor de la Estatua de la Libertad.

Vulcania.- Parque europeo del volcanismo, dentro de Parque Natural de los Volcanes de Auvernia. Un tren cremallera nos lleva hasta la cumbre del mítico Puy-de-Dòme, final de etapa de innumerables Tours de Francia.

Comer en Clermont-Ferrand.- Si Francia es conocida como el país del queso, casi un tercio de los quesos con Denominación de Origen Protegida franceses se encuentran en la región de Auvernia. Cantal, Salers, Fourme d´Ambert, Blue d´Auvergne y el emblemático Saint Nectaire.

Los platos preferidos de lo Auverneses son la Truffade, sabroso plato campesino de patatas, quesofresco de Cantal, tocino, ajo, sal y pimienta, y elPounti, pastel de harina, huevos, leche, acelgas, tocino y ciruelas. Ambos los podrás degustar en alguna de las crepperies de la ciudad, acompañado de una botella de vino Cótes d´Auvergne o un Saint-Pourçain.

De compras.-Bibendum, el simpático muñeco de Michelín, con más de 100 años de historia, te espera en todo tipo de artículos en las tiendas de souvenirs de la comercial Rue de Gras y de la Plaza de Jaude, si no lo compraste ya en el museo Michelín.

Piérdete por las callejuelas cercanas a la Basílica de Notre Dame du Port, donde todavía perviven anticuarios y librerías de viejo.

Sin salir del centro histórico, deléitate con las fromageries y boutiques-delicatessen especializadas en productos gastronómicos de la Auvernia.

Salir por Clermont-Ferrand.-Cafés y bares cercanos a la catedral se animan al llegar la tarde y sus terrazas apenas dejan un hueco en las calles. La gente joven prefiere reunirse en el entorno de la plaza de la Victoria, frente a la catedral, y desde allí bajar por la concurrida Rue de Gras hasta acabar en la Plaza de Jaude, el centro vital de Clermont-Ferrand.

Cuándo venir.-Con casi 300 días de sol al año, Clermont-Ferrand se caracteriza por primaveras y otoños frescos, inviernos fríos, y un verano caluroso con tormentas al atardecer, con noches en las que alguna prenda de abrigo te lo agradecerá el cuerpo.