Compara hoteles de Stavanger y ahorra

Lo sentimos, No admitimos estancias superiores a 30 noches.

Busca los mejores hoteles de Stavanger en el mapa

Usa nuestro mapa para encontrar hoteles cerca de la zona de Stavanger o sitios que quieras visitar.

Los mejores hoteles de Stavanger. Lee las opiniones.

Asegúrate de reservar la mejor estancia. Lee las opiniones de huéspedes reales antes de hacer una reserva.

Ver más hoteles

Hoteles en Stavanger

Ciudad del suroeste de Noruega, Stavanger es la capital de la provincia de Rogaland, un privilegiado paisaje de fiordos, islas, bosques y lagunas. Un poblado de origen vikingo que, a mediados del siglo XIX, se hizo importante gracias a su puerto comercial, y a la floreciente industria de la conserva del arenque. El petróleo, descubierto en sus aguas en la década de los 70, devolvió la prosperidad a Stavanger tras la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, con sus 125.000 habitantes, Stavanger muestra orgullosa su paisaje de casas de madera, y es parada de los cruceros que recorren los fiordos.

Una región donde puedes disfrutar de su naturaleza en granjas de agroturismo y campings, o alquilando típicas casas de madera en mitad de la montaña, a orillas de un lago, o frente al mar. Incluso tienes la posibilidad de alojarte en un faro de la costa de Jaeren o en un pueblecito de pescadores transformado en resort. Para dormir en Stavanger te recomendamos:

Barrio Eiganes of Valand.-Hoteles boutique en bellos edificios históricos con habitaciones de diseño, y Bed and Breakfast cerca de Ovre Holmegate, la comercial calle peatonal.

En la zona nueva de Stavanger, vanguardistas hoteles de diseño, de tres y cuatro estrellas, con vistas al lago Breiavatnet y a la catedral, y B&B y guesthouse próximos al Museo de Stavanger.

Barrio de Madla.- A media hora del centro, a orilla del lago Mosvangen, albergues con habitaciones individuales dobles, familiares y compartidas, camping, y confortables hoteles de tres estrellas. 

Imprescindibles de Stavanger:         

Gamle Stavanger.- El Barrio Viejo de finales del siglo XVIII, con 173 blancas casitas de madera. Pasea por sus estrechas calles de adoquines grises y disfruta de un lugar que estuvo a punto de desaparecer a finales de los años 60.

Catedral de San Swithun.- Románico Gótico del siglo XII, bello ejemplar de piedra gris y torres de teja verde, cercana al Palacio de Ledaal, residencia de los reyes noruegos, y a la  torre Valberg.

Preikestolen / El Púlpito.- Fotografiada roca que remata el monte Kjerag, con una vertiginosa caída en vertical de 600 metros. ¡Las mejores vistas del Fiordo!

Lysefjord / Fiordo de la Luz.-Unentrante del mar de 42 kilómetros, recorrido por cruceros y barcos de recreo.

Norwegian Petroleum Museum.- Edificio vanguardista en el puerto de Stavanger.

Sverd i Fjell.- 3 gigantescas espadas vikingas de piedra, homenaje a la unificación del reino noruego en el 872.

Comer en Stavanger.- Con unaEscuela de alta cocina, crisol de grandes chefs, y un internacional Festival Gastronómico, Stavanger es todo un referente del buen comer en Noruega.

Más allá del salmón, el arenque, el embutido de reno y el queso Geitost, o de las panaderías que perfuman las calles con el aroma de toda variedad de deliciosos panes artesanales como el  Mors, Stavanger es un hervidero de restaurantes, donde la excelente materia prima local se reinventa en innovadoras recetas.

Descubre esta exquisita comida en el muelle de Skagen, los antiguos almacenes del puerto convertidos en restaurantes de diseño.

De compras.-La peatonal calle Ovre Holmegate nos espera con sus casas de madera del siglo XIX, pintadas de variados colores, y transformadas en boutiques de ropa vintage, bares, y tiendas de recuerdos donde comprar artesanía de vidrio o souvernirs de tradición vikinga, como figuras talladas en madera de Odín o Thor.

No se te olvide pasarte por la tienda del museo de las conservas al terminar la visita. Unas latitas de arenque ocupan poco en las maletas y saborearlas te recordarán Stavanger a tu vuelta.

De marcha por Stavanger.-Empieza la tarde en las tranquilas y bohemias terrazas de los bares y cafés de la comercial calle Ovre Holmegate.

Los bares y discotecas de los rehabilitados almacenes del muelle de Skagen, son el lugar de encuentro de turistas, jóvenes universitarios y trabajadores de las plataformas petrolíferas.

El toque de queda para pedir copas son las tres de la madrugada, aunque los locales permanecen abiertos más tiempo.

Cuándo venir.- Con la llegada del verano, las temperaturas alcanzan unos agradables 24 grados, y se disfruta de un día eterno, con 20 horas de sol. Los inviernos no son tan fríos como pudiéramos pensar, pero la noche echa su manto demasiado pronto.