Compara hoteles de Dakar y ahorra

Lo sentimos, No admitimos estancias superiores a 30 noches.

Busca los mejores hoteles de Dakar en el mapa

Usa nuestro mapa para encontrar hoteles cerca de la zona de Dakar o sitios que quieras visitar.

Los mejores hoteles de Dakar. Lee las opiniones.

Asegúrate de reservar la mejor estancia. Lee las opiniones de huéspedes reales antes de hacer una reserva.

Ver más hoteles

Hoteles en Dakar

Dakar, esencia africana

Capital de Senegal desde 1960, esta es una de las ciudades con mayor calidad de vida del continente africano. Casi 2.000.000 de habitantes que a pesar de los pesares, parecen vivir felices en este trozo de costa dorada atlántica. Mercadillos, bullicio de coches y personas y sobre todo carcajadas, pocos pueblos más alegres que el senegalés. Una alegría y gozo contagiosos en un entorno por momentos paradisiaco.

Alojarse en Dakar implica conocer más o menos bien la ciudad, pues aunque estamos en unos de los grandes destinos turísticos del continente, el nivel de seguridad y fiabilidad del alojamiento todavía precisa de atención. Complejos hoteleros de lujo, hoteles de cadena (sobre todo francesas), hoteles familiares, albergues y hostels que con lo justo pueden proporcionar una estancia correcta.

Centro.- Es el corazón de la ciudad, los alrededores de la Plaza Independencia albergan sus principales calles, salpicadas de hoteles de buen nivel y precio asequible. En las avenidas Pompidou y Lamine Gueye hay varios establecimientos para alojarse en pleno meollo. La zona del mercado Kermel, también es un buen lugar para quedarse y todavía más económica. Por último, los más arriesgados, pueden encontrar alojamiento en habitaciones y apartamentos de alquiler en la Medina, un conjunto de calles abigarradas donde el olor y el sabor de la comida de sus puestos se cuelan por el balcón de cualquier habitación.

Junto a las playas.- No muy lejos del centro, las playas de los Niños, Anse Bernard o Pasteur, están circundadas por hoteles turísticos y apartamentos de alquiler para todos los gustos. Un poco más al norte, la playa de Bel Air y al otro lado de la península la playa de Fann, cuentan con alojamiento correcto de bajo coste.

Youff.- Es un pueblo de pescadores junto al aeropuerto, que dispone varias casas de familia para alquilar. Si no tienes muchos remilgos y te quieres mezclar de verdad con los locales, quédate por aquí.

La Petite Cote.- Es probablemente el mejor paisaje de Senegal, playas arenosas, alejadas del centro de la capital, con algunos hoteles un tanto rústicos pero de buen servicio.

Imprescindibles de Dakar:

Gran Mezquita.- Construida en los años 60 tras la independencia del país, tiene prohibida la visita a los no musulmanes. No obstante, desde fuera se puede observar su suntuoso estilo marroquí.

Barrio Indígena.- Dentro queda la Medina, el rincón más africano de la ciudad. Y allí, el mercado de Tiène, es un espectáculo en sí mismo.

Isla de Gorea.- Patrimonio de la Humanidad, esta isla distante del continente 3 km, supone una excursión inolvidable desde el primer minuto. Construcciones coloniales perfectamente conservadas de estilo; inglés, holandés, portugués y francés. Tiene el honor de haber sido el principal punto de salida de esclavos hacia el nuevo mundo durante los siglos XVIII y XIX. De hecho alberga una construcción llamada La Casa de Esclavos. ¡No olvides tu bañador porque además de ver y aprender, podrás bañarte en su paradisiaca playa!

Otros lugares igualmente imperdibles son: La Catedral, el Museo IFAN de cultura africana occidental, los acantilados, sus playas y el Parque Hann, donde se encuentra el zoológico.

Comer en Dakar.- Si el hambre aprieta, acércate a cualquiera de los restaurantes que llenan sus calles y pide el archiconocido; Tiep-bou-diene, un sabroso arroz con verduras y pescado, ¡es el plato nacional! O carne de buey, cordero o pollo, que se suele servir con salsa de cacahuete (mafé) o en adobo (yassa). Si te acercas por la costa, en cualquiera de las playas dale una oportunidad al excelente marisco: ostras, gambas, langosta, etc. Y por supuesto, el gran tesoro de esta tierra, su fruta: Mangos, guayabas, papayas, corozos y ditakhs.

De compras.- Dakar es probablemente la ciudad con más mercados callejeros del mundo. Sandaga (el más típico y grande), compra telas, objetos de artesanía, suvenires, etc. Kermel (el mercado de las flores), pero que además vende: marroquinería, esculturas, mimbre, etc. H.L.M. 5 y Tilène, no son tan turísticos pero igualmente interesantes. Ropa, verduras, cucharas de madera, videocámaras… todo lo que se puede vender está allí.

Vida nocturna.- Dakar es una de las capitales de la movida africana. A ritmo de mbalakh (un ritmo local bailable que hace autentico furor), se mueven los numerosos clubes y discotecas situados cerca de la costa.

Cuando venir.- No hay momento concreto y los son todos, un clima tropical todo el año en 24 horas de diversión y buen rollo.