El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias 10 consejos para viajar por el Sudeste Asiático como un mochilero de los de antes (o sea, sin un duro)

Todos los artículos

10 consejos para viajar por el Sudeste Asiático como un mochilero de los de antes (o sea, sin un duro)

Si tienes un presupuesto ajustado, pero muchas ganas de viajar por el Sudeste Asiático, ¡enhorabuena! Eres el candidato perfecto para ser un mochilero de los de antes. ¿Te atreves?

Que no te engañen: viajar barato por el Sudeste Asiático sí se puede. Y, además, es una experiencia fantástica porque en el Sudeste Asiático, como en Europa y como en el resto de continentes, las mejores cosas no se pagan con dinero y solo las encuentra el que sabe buscar. Guarda la cartera, sal ahí fuera y, ¡encuéntralas!

Porque el Sudeste Asiático es un lugar perfecto para iniciarte como mochilero, para acercarte a culturas diferentes de una forma cómoda, poco traumática y asequible económicamente. ¿Te gustaría recorrer el Sudeste Asiático como un mochilero de los de antes? Si tu respuesta es afirmativa, sigue leyendo porque en este artículo te explicamos cómo viajar por el Sudeste Asiático como un mochilero de los de antes, o sea, sin un duro.

Vuela al Sudeste Asiático

10 consejos para viajar por el Sudeste Asiático low cost

1. Elige la mochila adecuada

Sin mochila no hay mochilero que valga, por eso, lo primero que necesitas para viajar al Sudeste Asiático es una mochila. Antes de elegirla, piensa que la mochila va a ser una extensión de tu cuerpo y que vas a tener que cargar con ella por uno o varios países. Como norma general: la mochila, cuanto más cómoda y ligera, mejor. Además, si llevas una mochila pequeña podrás pasarla como equipaje de mano en los vuelos, ahorrando así tiempo, dinero y disgustos. Si siempre llevas la mochila contigo no te la extraviarán.

También conviene que la mochila tenga un ‘chubasquero’ (puede ser un ‘chubasquero de mochila’ o puede ser una bolsa de basura a la que le hagas unos agujeros para los tirantes, de hecho, quizá la bolsa de basura funcione mejor que el ‘chubasquero de mochila’). Depende en qué época, en el Sudeste Asiático puede llover con fuerza.

mochilas y mochileros

2. No metas en la mochila más cosas de la cuenta

Ya hemos dicho que la mochila ideal para viajar al Sudeste Asiático es pequeña, concretamente nunca de más de 50 litros. De hecho, 50 litros son demasiados litros. Mejor una mochila de 40 litros o, mucho mejor, una mochila de 30 litros. Mochilero listo el que sepa viajar con una mochila de 30 litros. En ese espacio cabe de sobra todo lo de necesario para un viaje de entre tres semanas o tres meses por el Sudeste Asiático. Chanclas, pantalones cortos, bañadores, toalla, saco-sábana, un par de camisetas, una chaquetita, entre 5 y 7 mudas, cámara de fotos y hasta un vestido por si un día una quieres ir más arreglado. Si ves que tus cosas no caben no es que la mochila sea pequeña, ¡es que te sobran cosas!

Recuerda que vas al Sudeste Asiático, no a la pasarela Cibeles. Si en algún momento necesitas o te apetece tener algo más, el Sudeste Asiático tiene precios tan asequibles que seguramente podrás comprarlo. Además, durante tu viaje podrás lavar. En lugares como Bangkok, por poco más de un euro te hacen la colada, ¡y te la dan planchada!

maletas

…y deja fuera el ‘paloselfie’

Los mochileros de toda la vida no llevaban ‘paloselfie’ y mira qué bien les iba. Haz tú lo mismo. Un peso menos para la mochila y un favor para el resto de viajeros. Estira el brazo, pide una foto, vive y deja vivir. ¡Mucho mejor así!

palo selfie

Vuelos baratos a Tailandia

3. Adapta tu itinerario a tu tiempo

Uno de los errores más grandes de los ‘mochileros modernos’ es intentar recorrer todo el Sudeste Asiático en muy poco tiempo. Desgraciadamente, son muchos los viajeros que dedican seis semanas a visitar Tailandia, Camboya y Vietnam (los tres países en seis semanas). Esto, además de un estrés, es un despilfarro económico, un absurdo cultural y una prueba física que no todo el mundo supera satisfactoriamente. A dos semanas por país, ¿de qué te vas a enterar? Con suerte si te llevas un montón de fotos y luego las sabes ubicar.

Lo dicen las abuelas y no les falta razón: el que mucho abarca poco aprieta. Si quieres sacar el máximo provecho a tu tiempo y a tu dinero, si quieres viajar como un mochilero de los de antes, a menos tiempo, menos destinos. Cuanto más tiempo pases en un mismo destino, mejor conocerás ese destino, más lo disfrutarás y más dará de sí el presupuesto . Si tienes tres semanas, elige un país y descúbrelo, si tienes tres meses, ¡vete a por tres países o a por uno a fondo! Pero recorrer lugares muy deprisa para poder tacharlos de tu lista no es de mochileros, no de mochileros con dos dedos de frente.

Tailandia

4. Elige ‘guest houses’

Si quieres hacer las cosas como los ‘mochileros de antes’, cuando viajes por el Sudeste Asiático intenta quedarte en guest houses, una suerte de casas en las que alquilan habitaciones privadas a precios de risa -que con frecuencia podrás regatear-. Se encuentran callejeando, hablando con unos y con otros, y son la mejor opción si lo que quieres es garantizarte una estancia económica en un lugar peculiar con propietarios y huéspedes más peculiares todavía. ¡Sudeste Asiático en esencia pura!

buda

Vuelos baratos a Vietnam

5. Aprende las palabras básicas de cada país

Hola, adiós, gracias, no. Aprende estas palabras básicas vayas al país del Sudeste Asiático al que vayas. De esta forma podrás conectar un poquito mejor con la población local y, al mismo tiempo, con suerte pasarás por mochilero no tan novato. Si utilizas palabras o vocabulario local, quien te rodea pensará que llevas cierto tiempo viajando -por eso sabes esas palabras- y, con suerte, serás menos vulnerable, más difícil de timar y tendrás menos posibilidades de ser estafado. En este artículo titulado Tailandés para pardillos tienes una selección de palabras en tailandés que te serán de gran utilidad. A partir de ahí, ¡todo es practicar!

lamparitas Tailandia

6. No te juntes al primer mochilero que pase

Si de verdad quieres recorrer el Sudeste Asiático por libre, como un ‘mochilero de los de antes’, no te juntes con el primer grupo de mochileros o guiris que te encuentres al llegar a cada destino. Tómate tu tiempo, sé independiente. Decide qué quieres hacer, a quién quieres juntarte y a quién no, no te dejes llevar por la multitud. No hay nada más lamentable que esos ‘mochileros’ que no saben estar solos y buscan desesperadamente atención, que intentan ser guays y no se soportan ni a sí mismos.

No nos entiendas mal, no queremos decir que durante un viaje como mochilero seas un asocial y no hagas amigos. Lo que decimos es que estés abierto al mundo, y que no te pegues al primero que pase porque tienes miedo o no sabes estar solo. El Sudeste Asiático está lleno de gente maravillosa, de todas las nacionalidades, también de viajeros que lo único que hacen es marcar puntos en el mapa (y muchas veces el ridículo). Son fáciles de reconocer: son esos mochileros que lo saben todo y lo han hecho todo mejor (y más barato) que todos. Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces, probablemente, están tan vacíos por dentro como parecen. Evítalos y, sobre todo, ¡no te conviertas en uno!

Asia

Vuelos baratos a Camboya

7. Come local (y no te quejes)

Donde fueres, haz lo que vieres. En cada destino, come la comida local, a poder ser en restaurantes locales. La gastronomía tailandesa es variada, original y absolutamente deliciosa, la camboyana y la vietnamita no llegan a ese nivel, pero tampoco están mal. Y, sobre todo, estos países están llenos de carritos, terrazas, take away y food courts en los que ponerse como ‘el Quico’ por muy poquito dinero. Eso sí, empieza poquito a poco para ir acostumbrado el estómago a la nueva situación. Los primeros días, los sándwiches del ‘7/11’ están permitidos, pero solo los primeros días porque acabas de llegar. Luego los puedes seguir comiendo de vez en cuando, ¡pero solo como complemento a todo lo demás!

Si un día tienes antojo de comida occidental, cómetela, no vas a ir al infierno de los mochileros por eso. Pero recuerda que la comida occidental va a ser a) más cara que la local, y b) de peor calidad que la local. Aprovecha lo diferente, ¡a la vuelta lo echarás de menos!

(*) NOTA: Si te vas a pasar el viaje pensado que en España se come mejor, que cómo pueden vivir aquí o allá sin chorizo ni jamón, si para ti es una pesadilla comer sin pan o sin aceite de oliva o si te vas a pasar el viaje soñando con el chuletón de tu pueblo, entonces mejor no vayas de mochilero al Sudeste Asiático porque allí no hay ni pan español, ni aceite de oliva ni chuletón de tu pueblo. Avisado quedas.

comida asiática

8. Viaja por tierra y por mar

Los aviones están muy bien, han hecho el mundo más pequeño y accesible para todos. Sin embargo, los ‘mochileros de antes’ casi no viajaban en avión. Lo hacían por tierra y lo hacían por mar. De viaje por el Sudeste Asiático coge el autobús, el tren o el barco en vez del avión. Cruza fronteras a la manera de antes. Disfruta de las distancias, del paisaje, placer de ir de A a B. Con un libro, con música, con una siesta, con un amigo. Reduce la velocidad. Prueba. Te va a gustar.

tren

Vuelos baratos a Malasia

9. Aprovecha las cosas baratas de cada lugar

Los ‘mochileros de antes’ estiraban el dinero al máximo y, para eso, nada mejor que aprovechar las cosas baratas o gratuitas de cada ciudad. Infórmate, escucha, abre bien los ojos. Hay miles de oportunidades esperando en los lugares más inesperados. Así, a bote pronto y por poner algún ejemplo, en Tailandia el buceo es muy barato y en muchos sitios los monjes te invitan a meditar.

¡Ojo! Disfrutar de las cosas baratas o gratis no significa que no entres a ninguna atracción de pago. Más bien significa que elijas, significa que visites los lugares (de pago y no de pago) que de verdad te interesen. Si llevas un presupuesto ajustado, en vez de amargarte por no poder pagar miles de entradas, aproveches las cosas que sí te puedes permitir. Recuerda: las mejores cosas de la vida no se pagan con dinero. ¿Te has fijado alguna vez en lo mágico que puede ser un amanecer?

Buda

10. Pasea, pasea y pasea

Pero, sobre todo, cuando viajes como mochilero o mochilera por el Sudeste Asiático, pasea, pasea y pasea. Piérdete por las callejas de donde sea, deja que sean los pueblos y ciudades los que decidan parcialmente tu rumbo. Permítete perder el tiempo, entablar conversación con el cocinero de aquí o la tendera de allá, con el señor que arregla las motos o con las monjitas que no sabes por qué te han hecho parar. No vayas con prisa, abre bien los ojos y disfruta, porque en el Sudeste Asiático lo mejor es estar en la calle, en el templo normal y corriente, en un bar sin más. En abrir los ojos y observar. ¡En el Sudeste Asiático todo puede pasar!

Camboya

Si te ha gustado este artículo, te gustarán…

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.