Noticias 10 cosas que deberías hacer antes de cumplir los 60 años

Todos los artículos

10 cosas que deberías hacer antes de cumplir los 60 años

En la vida están los grandes sueños y los pequeños sueños. Los grandes sueños son aquellos que nos dan propósito. Hacen que nuestra existencia tenga un fin, un sentido. Para la mayoría, estos “grandes” sueños se traducen en tener una familia, comprar una casa, conseguir ese puesto de trabajo, mudarse a la gran ciudad… Los pequeños sueños como aprender a esquiar, subir una montaña o viajar al polo norte representan una parte de ti. Son esos sueños que estás más dispuesto a abandonar entre el lío y la confusión que es la vida. Y mientras se van, también lo hace esa parte de ti.

Aquí van 10 pequeños sueños que deberías cumplir antes de los 60. Luego también hay tiempo…. Pero, ¿para qué esperar?

1. Visitar la Gran Muralla en China

La Gran Muralla China es una de las 7 maravillas del mundo. Mide unos 21 kilómetros de largo haciendo de ella la construcción hecha por el hombre más grande de la historia. Algunos astronautas afirman que la han visto desde el espacio exterior. Pisarla te dará una pista sobre la tenacidad y laboriosidad de los chinos, que construyeron piedra a piedra esta magna estructura hace 2.000 años. Si además eres un loco del running, no puedes dejar de correr una de las tres maratones que tienen lugar en la muralla. Pero si a ti el deporte no te va, hay una manera mucho más cómoda y divertida de recorrer la muralla. Tírate por el tobogán que baja desde la torre 6 y sube tu nivel de adrenalina.

Gran muralla china

Vuela a China

2. Hacer un crucero por el Mediterráneo

Y de una maravilla a otra. Sus aguas riegan un total de 24 países entre el sur de Europa y el norte de África. Como conocerlos todos de una sola tirada es casi misión imposible, los diferentes touroperadores ponen un sinfín de opciones a tu alcance para que elijas la ruta por el mediterráneo que más te convenza. Unos te llevaran por la parte oriental de Italia y las islas griegas, otros por la exótica Turquía, y algunos intentarán incluir los ‘hits’ del Mediterráneo en un solo viaje de 8 días… Las posibilidades son tan infinitas como infinito es el mar de actividades de ocio y entretenimiento del que disponen los inmensos cruceros. En cualquier crucero que se precie habrá casinos, piscinas, balnearios, teatros, bares, discotecas… Pero que eso no te quite las ganas de pisar tierra firme cuando el barco amarre anclas. No reserves las excursiones que pone a tu disposición el crucero. Los precios son exagerados. Pon a prueba tu capacidad de aventura y negocia con los locales para que te lleven a conocer Nápoles, Marsella, el Partenón de Atenas, el templo de Artemisa, la ciudad mágica de Estambul o lo que sea que quieras ver.

Panorama de Fira, islas griegas Grecia

Vuela a Grecia

3. Explorar las ruinas mayas en México

Y nunca mejor dicho. México cuenta con más de 200 zonas arqueológicas mayas que permanecen aún atrapadas por el espesor de la selva. Si tu espíritu aventurero está despierto, lánzate a conocerlas. Las provincias de Chiapas, Yucatán y Quintana Roo están repletas de estas ruinas enterradas y también, claro, de las más conocidas y bien desempolvadas. La primera de tu lista debería ser la antigua ciudad de Chichén Itzá. Esta zona arqueológica está muy cerquita de Cancún y forma parte de las nuevas siete maravillas del mundo moderno. Lástima que después de varios accidentes hayan prohibido subir a lo alto de la pirámide de Kukulcán. Y la siguiente será Tulum, que es una de las últimas ciudades habitadas por los mayas, con unas vistas al mar impresionantes. Visítalas y luego refréscate en las aguas del Caribe.

Ruinas mayas en Tulum, México, Riviera Maya

Vuela a México

4. Ver un musical en Broadway, Nueva York

No hace falta ser un amante de los musicales para poder apreciar un buen espectáculo de Broadway. Sin desmerecer a Puccini o Verdi, los musicales son el relevo de la ópera tradicional. Las historias, la dramaturgia, la puesta en escena, los actos, la interpretación de un musical se asemeja a la liturgia de una ópera clásica. Así que si cualquier señor o señora de la época se dejaba ver con sus mejores galas en los estrenos de Carmen o de La Traviata, tú no puedes ser menos. Reserva ya tu entrada en uno de los más de 40 teatros que hay en Broadway, la meca de los musicales. Solo en un lugar como este sobrevive un mismo espectáculo varias generaciones como lo hizo el mítico Cats. Ahora el show número uno en los rankings de popularidad es El Rey León, seguido de cerca por el Fantasma de la Ópera.

Nueva York Times Square con Broadway

Vuela a Nueva York

5. Hacer una ruta senderista de varios días

Este pequeño sueño a tachar requiere antes de un poco de entrenamiento y concienciación previa. Anda un poco, haz algo de bici o natación… Piensa que te vas a pasar días caminando una media de entre 15 a 30 kilómetros al día con una mochila a cuestas. Pero no te arrepentirás. Será uno de los mejores viajes de tu vida. Pondrás a prueba tu capacidad de esfuerzo en el mejor entorno posible: la naturaleza. Aquí te proponemos algunas rutas muy recomendables. La primera de la lista, y como no podía ser de otra manera, es el Camino de Santiago. Hay tramos para escoger (el camino francés que va de Bayona a Santiago, el camino aragonés, el primitivo, el camino inglés…) y los puedes seguir desde el principio o saltarte alguna etapa. ¡Tú mismo! Otras rutas senderistas interesantes son el camino Inca que te lleva al Machu Picchu en Perú, rutas de trekking por el norte de la India con impresionantes cumbres por subir, el camino del Kilimanjaro en Tanzania, las rutas por la reserva biológica del bosque nuboso de Montenegro en Costa Rica o los diferentes senderos del parque nacional del Gran Cañón del Colorado en Estados Unidos…. Hay un montón. Elige una y a caminar.

Camino de Santiago, España

Vuela a Perú

6. Relajarse al sol en las Islas Eolias, Sicilia

Y después de una buena caminata, quizá lo siguiente que te apetezca es tumbarte en una hamaca y no mover ni un dedo. Pues relájate en la Islas Eolias, al noreste de Sicilia. El encanto de este archipiélago reside en su origen un tanto explosivo. Las islas son volcanes que emergieron a la superficie hace unos dos millones de años. Las laderas de azufre de Vulcano o la lava que cae en Stromboli son dos espectáculos de la naturaleza que no te querrás perder. La isla de Lípari es perfecta para tostarse al sol con estupendas calas como la de Fico, las playas de Vinci, Punta della Castagna y Capo Rosso. Panarea tampoco tiene desperdicio alguno con sus aguas de azul turquesa y los extraños fenómenos de erupción subacuáticos. Esta isla vendría a ser la Ibiza de las Eolias. Si la economía no te permite una estancia demasiado larga, siempre podrás coger un barco desde Milazzo, visitar las islas y volver en el día.

Islas Eolias, Sicilia, Italia

Vuela a Sicilia

7. Adentrarse en el outback australiano, Australia

Si siempre has querido vivir como cocodrilo Dundee o convertirte en el auténtico Frank de la Jungla, este es el lugar que debes visitar. El outback es como los australianos llaman coloquialmente al vasto desierto rojo que ocupa el interior del país. En Australia los núcleos urbanos más importantes se concentran en la costa dejando el centro de la isla casi virgen. Es por eso que travesar el outback australiano te dará una sensación de espacio y libertad que jamás habías pensado posible. El rojo oxidado que tiñe la tierra es impresionante. Sube la montaña de Ayers Rock, acampa en el parque nacional de Kakadu, descubre el cañón de King y pégate un baño en las piscinas naturales de Katherine Gorge. Aquí la vida animal es frenética. Entre serpientes, canguros saltando, cocodrilos y arañas no tendrás tiempo para aburrirte.

Outback Australia Kata Tjuta

Vuela a Australia

8. Dormir en un ryokan en Japón

Seguro que habrás oído hablar de los beneficios para tu salud de dormir en un futón pero ahora mismo no te va bien invertir en uno. Tranquilo. Tenemos la solución. Vete a Japón y reserva un ryokan. Y te preguntarás, ¿qué es un ryokan? Pues es básicamente una posada tradicional japonesa que viene con todo los hits típicos del país nipón. Entre ellos, claro, un futón, puertas correderas, tatamis… Vivirás como lo hacen allí. Tomarás té japonés y la comida tradicional sentado directamente en el tatami (suelo). Todo esto lo harás vestido con un yukata o kimono tradicional japonés que tendrán preparado para ti. Y cuando quieras relajarte siempre podrás darte un baño en un ofuro, una bañera hecha de madera. Si reservas uno de los ryokan más modernos quizá tendrán tele. Pero no te lo aseguramos.

Cena en un ryokan en Japón

Vuela a Japón

9. Ir de castillo en castillo en Gales

Este país ventoso y costero del Reino Unido cuenta con nada más ni nada menos que 641 castillos. Gales es conocida como la tierra de los castillos con el mayor número de fortificaciones por habitante del planeta. Uno de los castillos más famosos es el de Cardiff, capital de Gales. Esta fortificación que tiene más de 2.000 años de edad fue hogar de romanos, normandos y victorianos. Te recomendamos también que, si puedes, te acerques al castillo de Camelot, casa del rey Arturo. Bueno, quizá Camelot no esté, pero sí al menos las ruinas de un castillo en la zona de Shropshire donde se inspiró la historia del Rey Arturo y el mago Merlín. De hecho, cerca del castillo, en una de las rocas del circuito de Mitchell’s Fold, hay una piedra con un extraño agujero. Dicen que es allí donde la espada del rey Arturo estaba clavada… Pero si no te basta con visitarlos, siempre podrás alquilar uno como hizo Madonna para su boda con Guy Ritchie. Ella escogió Skibo Castle, que está en las tierras altas de Escocia. En tu castillo de alquiler los servicios de mayordomo y chef irán incluidos. Te sentirás como un rey en tu propio hogar.

10. Visitar los mercados de Navidad en Viena

No hay nada más mágico en el mundo que un buen mercado de Navidad. Las luces, el olor a chocolate caliente, la nieve, el árbol, las decoraciones… El ambiente que se respira en estos mercados te transporta directamente a esos años de ilusión e inocencia. Y en Viena hay muchos de estos mercados repartidos por toda la ciudad. Todos abren sus puertas a mediados de noviembre y cierran la víspera del día de Navidad. Está el Mercado del Palacio de Belvedere, que se enmarca en la antigua y barroca residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya, y el de Karlsplatz en la Plaza de la iglesia de San Carlos, con danzas del ángel y coreografías de fuego. Pero el que destaca por encima de todos es el que se instala en la plaza del Ayuntamiento, Rathausplatz. En el Christkindlmarkt los niños tienen un espacio dedicado para aprender a cocinar dulces. El abeto de más de cuatro metros de altura junto a la fachada del Ayuntamiento iluminada de los pies a la cabeza te dejarán ojiplático.

Mercado de Navidad frente al ayuntamiento de Viena en Austria

Vuela a Viena

Aquí van otros artículos que te pueden interesar… Así que sigue leyendo:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa