Noticias 10 cosas que deberías hacer en una habitación de hotel

Todos los artículos

10 cosas que deberías hacer en una habitación de hotel

Con estos consejos no te aburrirás si te quedas encerrado en la habitación del hotel.

Puede ocurrir, a veces hay factores externos que pueden dejarnos atrapados en la habitación del hotel por más tiempo del que nos gustaría. Se ha puesto a llover a mares, no te encuentras del todo bien, han cancelado tu vuelo, te has dado cuenta de que todo está cerrado por ser festivo… ¡Que no cunda el pánico! En Skyscanner hemos decidido que no es momento de perder el tiempo y vamos a darte algunas ideas.

Sigue leyendo y toma nota de estas 10 cosas que deberías hacer en una habitación de hotel si te quedas encerrado en ella por casualidad.

Reserva tu hotel con Skyscanner

1. Prepara la ruta de los próximos días hasta el más mínimo detalle

No hay excusa que valga, ¡es el momento de empaparte de todo! Recupera el tiempo perdido diseñando el itinerario de los próximos días por la ciudad o el país con todos los folletos que has cogido en la recepción del hotel y la guía que compraste al lado de casa. Busca las mejores combinaciones para llegar a tu siguiente destino, revisa blogs de viajes, reserva el siguiente hotel y sorprende a tu compañero de viaje explicándole la fascinante historia de esa ruina que vais a visitar en los próximos días.

mapa para diseñar una ruta de viajes

2. Desoxida la pluma

Usa el bolígrafo que encontrarás en el escritorio de tu habitación de hotel para darle a la pluma. Un día de lluvia o las horas en las que todo está cerrado son momentos perfectos para sentarse a escribir. Ponte poético, escribe una carta a un amigo que tienes olvidado o déjate llevar por la emoción del viaje contándolo en bonitas postales. Aunque las nuevas tecnologías han dejado atrás estas bellas costumbres, sabes que a todos nos hace ilusión recibir cosas en nuestro buzón con matasellos de países lejanos.

mujer escribiendo una postal

3. Explora los lados ocultos de tu creatividad

La creatividad puede florecer en cualquier momento y una habitación de hotel no es mal lugar para ponerse a inventar ya que tendrás toda la tranquilidad y el tiempo que quieras a tu disposición. Desde dibujo, origami o punto de cruz hasta fotografía, ¡todo vale! Quizás es el instante ideal para investigar (¡por fin!) todas las funciones de tu cámara de fotos o vídeo y darle rienda suelta a tu imaginación haciéndole una sesión de fotos increíble a tu compañero o compañera de viaje.

cámara de fotos sobre una cama de hotel

4. Alucina con la programación televisiva de lugares remotos

Hazte el dueño y señor del mando de la tele y practica el deporte conocido mundialmente como zapping. Gracias al satélite de tu hotel te someterás a una sesión de cultura que no habías imaginado. Siempre has querido saber cómo cocinar arepas, cómo se juega al curling en Kazajistán o presenciar en directo la gala en la que tu grupo preferido de K-pop actúa. Además, es curioso conocer la programación del país en el que te encuentras e informarse de las noticias gracias al telediario local. Combínalo con el tumboning y tendrás el plan redondo para tu habitación de hotel.

mujer en la cama de una habitación de hotel viendo la televisión

5. Gasta las sales en un relajante baño caliente

En casa no lo haces nunca porque prefieres la ducha pero has visto esos jabones que huelen tan bien y esas sales de baño y te ha apetecido tanto… ¡Un día es un día! Llena la bañera de agua caliente, echa esas aromáticas sales, dale al hilo musical y relájate tras esos días de largas caminatas. Si te haces colega de alguno de los empleados del hotel quizás podrías pedir algunas velitas que den más ambiente a este momento especial en tu habitación de hotel.

mujer tomando un baño caliente

6. Echa un vistazo al minibar…

¿Qué es eso que hay debajo de la mesa? Lo abres, la luz se enciende y ahí está, una bonita colección de snacks y bebidas internacionales. Sabemos que los precios de estos elementos de la neverita no suelen ser bajos pero pueden servir para hacer una inmersión cultural ahora que no puedes salir a la calle. Es común que se ofrezcan productos del país o la región en la que te encuentres, ¡date un caprichito! Eso sí, siempre con moderación…

gente celebrando en una habitación de hotel

7. Ponte en forma

Te has leído la guía de servicios del hotel de arriba abajo y te has quedado alucinando: ¡pero si tienen un gimnasio! Mira que al de al lado de casa difícilmente vas pero estás deseando calzarte las zapatillas y comprobar por ti mismo las maravillosas instalaciones deportivas de tu hotel. Un poquito de bicicleta, cinta y pesas te ayudarán a liberar endorfinas y a estar más en forma de cara a las próximas etapas de tu viaje.

pesas en el gimnasio del hotel

8. Saca tu lado más social

Si viajas solo quizás necesitas charlar un rato con otros de tu especie. Con la red de wifi del hotel podrás hacer una video llamada a cualquier amigo en ese rincón perdido del mundo pero también existe la posibilidad de mezclarse un poco con los locales en las zonas públicas. Date una vuelta por la recepción o el bar, ponte tu mejor traje de baño para la piscina o entabla conversación con algún empleado que parezca simpático, ¡nunca se sabe dónde puede surgir la amistad! Además, si te sientes hoy un poco gamberro, prueba a llamar a otra habitación del hotel. Quizás haya alguien más con ganas de cháchara…

mujer hablando en la piscina del hotel

9. Olvídate de la línea

Te has quedado encerrado, hoy no puedes ir a ese restaurante tan estupendo que llevabas unos días consultando desde casa, así que prueba a darte un homenaje para que el día se pase un poco más rápido, ¿no? No es momento de guardar la línea, así que desayuna como un rey en el buffet de la mañana o haz que te lo traigan a la cama. Además, prueba el servicio a domicilio de esa bocatería que has visto por internet, sube a esa terraza tan pija del hotel o, lo mejor de todo, encarga ese sándwich club que has visto en el menú del servicio de habitaciones. Si te entra hambre a las 3 de la mañana, ¡allí estarán para atenderte!

desayuno en la cama del hotel

10. Disfruta del dolce far niente

Seguro que siempre andas tan liado que nunca tienes tiempo para tumbarte en la cama en plan contemplativo. Por eso, hoy que no tienes que trabajar o limpiar la casa es la excusa ideal para disfrutar de no hacer nada. Hazte un poco el remolón, coloca la cabeza en esa almohada mullidita y saborea ese dulce placer de llenar tu cabeza de pajaritos y nada más.

mujer despertándose en la habitación de hotel
Reserva tu hotel con Skyscanner

No dejes de leer los siguientes artículos y descubre los hoteles más fascinantes alrededor del mundo:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.