Noticias Inspiración 10 cosas que hacer en Hong Kong

Todos los artículos

10 cosas que hacer en Hong Kong

Más allá del reconocido skyline, esta metrópoli fascinante esconde un mundo complicado donde el lujo y los negocios se entremezclan con las barriadas populares y los miles de puestos de venta de artículos y comida callejeros.

Caótica, densa, vertical. Hong Kong es una ciudad orgánica que atrapa al viajero desde el minuto en que la pisa. Puede ser sucia, desordenada, calurosa y al mismo tiempo extravagante y vanguardista. Centro financiero mundial, sus edificios de vértigo dibujan una de las imágenes más reconocidas de Asia. Cientos de colmenas de abejas se alzan en el poco terreno llano disponible; y es que, la mayor concentración de rascacielos del mundo, algunos de más de cien plantas, es tan apabullante que asfixia.

Nos vamos, de la mano de Bisual Studioa descubrir esta ciudad. Tanto el texto como las fotos del artículo son de su propiedad.

Reserva tu vuelo a Hong Kong

1. Subir al Victoria Peak para contemplar las mejores vistas a la ciudad

Una buena primera toma de contacto para situarse en la ciudad es coger el Peak Tram, el funicular más antiguo de Asia, con 130 años, y subir al pico Victoria. Con 552 metros de altitud, es el punto más alto de la isla de Hong Kong y el que proporciona las vistas más espectaculares. Durante el día la vista es asombrosa, pero de noche es, sencillamente, alucinante.

2. Pasear por Tsim Sha Tsui Promenade y el Puerto de Victoria al atardecer

Tsim Tsui Promenade es un agradable paseo junto al mar de China que recorre toda la costa sur de Kowloon. Bañada por las olas, es el “lugar” para gozar de una vistas únicas a la financiera isla de Hong Kong con sus rascacielos geométricos que se elevan entre colinas color esmeralda y un puerto azul zafiro surcado por los barcos. Un buen sitio para empezar el paseo es la torre del Reloj de la antigua línea de ferrocarril Kowloon-Cantón, cerca del vestíbulo del Star Ferry, y avanzar hasta la Avenida de las Estrellas, un paseo repleto de esculturas de bronce de famosos donde la más fotografiada es la de Bruce Lee, de 2,5 metros de alto.

3. Quarry Bay, un barrio popular de película

Quarry Bay es un barrio densamente poblado al este de Hong Kong. Aquí, miles de personas conviven hacinadas en edificios tan míticos como el “Monster Building”. Apodado así por los lugareños, se trata de un complejo de cinco estructuras conectadas que se desarrollaron durante el boom demográfico de la década de los 60 para ofrecer viviendas subsidiadas por el gobierno a residentes con escasos recursos económicos. Debido a su simetría y arquitectura, se ha convertido en el lugar favorito de fotógrafos y exploradores urbanos, apareciendo además en películas como Transformers o Ghost in the Shell.

4. Man Mo temple

El templo taoísta de Man Mo llama la atención por su historia y su ambiente humeante, perfumado por las varas de incienso que cuelgan del techo como setas invertidas. Es uno de los templos más antiguos de Hong Kong y está dedicado al dios literatura (Man) y al dios de la guerra (Mo). Situado en la zona financiera de la isla de Hong Kong, entrar a este templo es adentrarse en el pasado. Un espacio de reflexión, silencio y contemplación dentro de la caótica vida moderna.

5. Isla Lantau (buda enorme)

Situado en la cima del monte Muk Yue, en la isla de Lantau, se encuentra el Buda sentado de bronce más grande del mundo.

Una impresionante figura de 23 metros que corona una colina de la isla de Lantau a más de 500 metros sobre el nivel del mar. La mejor manera de contemplarlo es subiendo a la meseta en el teleférico Ngong Ping Cable Car, con un recorrido de casi seis kilómetros sobre la bahía y los montes circundantes.

Reserva tu hotel en Hong Kong

6. Temple street night market

Conforme pasan las horas, la ciudad se va transformando, algunas calles se llenan de puestos callejeros y mercados pintorescos, como es el caso de Temple Street Night Market. Cada día desde las seis de la tarde hasta medianoche, en esta calle aparece un mercado nocturno donde ropa, souvenirs y videntes que ofrecen predicciones se entremezclan entre los numerosos puestos de comida callejera. Aunque desde por la tarde ya empiezan a verse algunos puestos, lo más entretenido es callejear cuando cae la noche y perderse entre la multitud para acabar cenando en alguno de los tenderetes que ofrecen comida cantonesa.

7. Un remanso de paz en el Jardín Nan Lian y el monasterio Chi Lin

Hong Kong puede ser agotador. No obstante, esta jungla de cemento nos da un respiro en rincones únicos como el jardín Nan Lian. En medio de la gran ciudad, este recinto se compone de un conjunto de templos de madera chinos y un cuidado jardín donde todo está armónicamente situado. A pesar de no ser muy extenso y estar prácticamente rodeado de autopistas y rascacielos, el uso de pantallas acústicas aislarán al extenuado viajero del bullicio externo.

8. Descubrir algunos de los edificios más emblemáticos de Hong Kong

Hay una razón por la cual Hong Kong se ha ganado la reputación de “concrete jungle”. Sus enormes edificios y construcciones aglomerados crean un colorido tapiz de viviendas y comercios. Rascacielos y barriadas de protección oficial que dotan de sentido y forma la ciudad de cemento. Algunos se han vuelto tan conocidos que se convierte en todo un reto fotografiarlos sin interferencias de turistas o instagramers. Ese es el caso de Choi Hung Estate (rainbow building), el complejo de viviendas públicas más antiguo de Hong Kong. Inaugurado en 1963, y compuesto de 11 bloques de viviendas, comercios, escuelas y otras facilidades para sus habitantes. O Chunking Mansions. Un destartalado edificio en el distrito Tsim Sha Tsui de Kowloon, de 17 plantas y que ocupa toda una manzana. En él viven cerca de 4.000 personas que conforman un crisol de culturas y tradiciones. Pakistaníes, indios, indonesios, africanos, etc. Vendedores y compradores se encuentran a todas horas bajo las centelleantes luces de neón del interior del rascacielos.

9. Paseo en junco por el rio Star Ferry, el barco que cruza desde Kowloon hasta la isla de Hong Kong

Los juncos con sus características velas rojas, son una de las imágenes más típicas de Hong Kong y el mar de China. Estas legendarias embarcaciones a vela (las más antiguas del mundo) siguen en uso en muchas partes del sudeste asiático. Y desde ellas, se obtiene una imponente vista de la ciudad. Son ideales para ver partes de la costa sur de la isla, pero si solo se quiere echar un vistazo al muelle, la alternativa económica es el Star Ferry. Una flota de embarcaciones que cruzan desde la isla de Hong Kong a la península en solo 10 minutos.

10. Comer en el estrella Michelin mas barato del mundo

Lo bueno de Hong Kong es que se come bien casi en cualquier sitio, desde los humildes puestos callejeros hasta los mejores hoteles. Especialmente famosos son los dim sum del City Hall Maxim’s Palace, cuyo espectacular surtido desfila en carritos, o los de la tetería Luk Yu Tea House, refugio de artistas y escritores que ya debatían aquí en los años 30 del siglo pasado. Sin embargo, en el barrio popular de Sham Sui Po, encontraremos un estrella Michelin a un precio inigualable, el restaurante Tim Ho Wan. Su menú, a base de dim sum, la especialidad de la comida cantonesa por antonomasia, es a la vez exquisito y barato. Un auténtico lujo que aguarda a aquel que se atreva a superar el shock que le puede suponer a primera vista el desalentador establecimiento.

Vuela a Hong Kong

El texto íntegro del artículo y todas las fotografías son propiedad de Bisual Studio

Si te ha gustado este artículo, te interesan:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa