Noticias 10 motivos para viajar al sur de Etiopía

Todos los artículos

10 motivos para viajar al sur de Etiopía

Descubre uno de los países más increíbles de África a través de las fotos de David Navais y Sergio Carbajo de Saylluiiis.com

Etiopía es un país cautivador y diverso que no deja indiferente a ninguno de sus visitantes. Es el destino perfecto para los viajeros con espíritu aventurero, con ganas de conocer culturas milenarias y paisajes de ensueño. La variedad étnica y de paisajes del país de norte a sur convierte en una dura tarea elegir qué zonas visitar, y sea cual sea la que elijas ten por seguro que volverás con ganas de más. De todas las experiencias que ofrece, si eres un auténtico aventurero sediento de conocer nuevas culturas y tradiciones, no puedes irte sin visitar la joya de Etiopía: El valle del río Omo.

Consigue tu vuelo a Addis Abeba, un buen guía local, un jeep y prepárate para la aventura. Nos vamos de la mano de los viajeros y fotógrafos David Navais y Sergio Carbajo del blog SayLluiiis, que conocen Etiopía como la palma de su mano y la han fotografiado con maestría.

¡Vamos! Aquí tienes 10 motivos para viajar al sur de Etiopía a convivir con tribus milenarias:

1. Conocer culturas ancestrales

El sur de Etiopía se podría describir como una ventana a culturas, tradiciones y formas de vida que han permanecido prácticamente intactas durante miles de años. El valle del Omo alberga algunas de las tribus más remotas de la Tierra, entre ellas los Hamer, Mursi o Suri por nombrar algunas. Llegar a convivir con ellos con las grandes diferencias culturales que tenemos y las mismas similitudes como seres humanos es algo mágico. Contemplar, aprender y por momentos sentir parte de esa tradición tan antigua y auténtica tan próxima es una de las experiencias más intensas que puedes vivir en un viaje.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

2. Volver a los orígenes

Visitar la región del planeta dónde se originó la especie humana moderna es definitivamente una experiencia única que solo puede ofrecer Etiopía. En el sur del país se descubrieron los restos fosilizados de Lucy, que por más de 20 años fue considerada el ancestro humano más antiguo descubierto por los científicos. En cada paso que des sentirás la emoción de estar caminando por el mismo lugar que los primeros humanos hace más de 3 millones de años. Considerado por muchos cómo el lugar de origen de la humanidad y declarado patrimonio de la Humanidad desde 1980 el Valle bajo del Omo constituye uno de los yacimientos paleontológicos más importantes de África.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

3. El día a día, desde el alba hasta el amanecer

Cómo en tantas otros aspectos de la vida, lleva un tiempo acostumbrarse a nuevas situaciones que no son comunes y por este motivo las primeras horas al llegar a un poblado no son las más representativas, ni las que más se disfrutan. Todo el mundo está alborotado por la novedad, hay que buscar sitio para dormir y pactar con los jefes locales las condiciones de la estancia. La mejor parte llega cuando unos y otros se acostumbran a la presencia de visitantes y permiten ver el día a día real de la gente del poblado. Cómo los jóvenes pastores salen al alba con el ganado para no volver hasta las últimas horas del día, observar los diferentes grupos que se forman para charlar y organizar el poblado, ver todo el proceso de elaboración de la comida desde el largo proceso de molido del sorgo hasta su elaboración y por último ver cómo cada miembro de la tribu busca su lugar alrededor de una hoguera para pasar la fría noche.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

4. Injera, café y otras sorpresas culinarias

En los poblados del valle del Omo pesa más la nutrición que los sabores, así que no esperes grandes manjares entre la comida local de los poblados. Pero si eres de estómago aventurero seguro que no te resistirás a probar más de un plato típico como las pastas hechas con maíz o sorgo o los cafés servidos en cuencos de calabaza. La recompensa de estar conviviendo con ellos y llegar a congeniar es que te pase como a nosotros y que el jefe de la tribu Hamer decida sacrificar un cordero para preparar una improvisada barbacoa de lo más típico.

En los trayectos entre poblado y poblado podrás ir haciendo paradas para degustar otros platos típicos del país como las injeras (un tipo de crepe de maíz cubierta con distintos tipos de guisos con salsa) o disfrutar de un buen café servido con la tradicional ceremonia Etíope.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

5. Relacionarte con la gente

Sin duda es uno de los destinos en los que más tendrás que esforzarte para intentar hacerte entender o entender que se te están diciendo. Largas conversaciones en las que por mucho que te esfuerces la mayoría acabaran sin entendimiento pero con una gran sonrisa por las dos partes. Los niños de los poblados son siempre los más curiosos y no tardarán en cogerte confianza. Así que las tardes de juegos e intercambio de canciones típicas están más que asegurado. Las madres poco a poco se irán acercando para ver si pueden encontrar algo útil en nuestras mochilas para decorarse o curar alguna herida de sus hijos. Al poco rato los más duros del poblado con sus kalashnikov sacarán su niño interior robando los globos de los pequeños para decorar sus armas. Vivirás infinidad de anécdotas que no olvidarás jamás.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

6. Ceremonias y costumbres

Durante los días de estancia en los poblados tendrás la oportunidad de contemplar bellos rituales y costumbres de las tribus. Cuando dejas de ser la novedad entre ellos y se dedica cada uno a su tarea, de repente puedes pasear y encontrarte a unas mujeres Hamer untándose el pelo con arcilla roja. Paseando por el río de Kibish seguro que encontrarás grupos de niños decorándose el cuerpo con arcillas naturales. Cualquier noche los Mursi organizarán un improvisado torneo de lucha de palos (Donga). En las afueras de los poblados, los jóvenes Suri estarán pasturando el valioso ganado. Por la noche cuando los mayores duerman, los jóvenes Hamer se reunirán bajo la luna para bailar y cantar mientras se cortejan.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

7. Fotografía

¡No olvides tu cámara! Durante el viaje por el valle del Omo seguro que te costará despegarte de ella. Es bastante conocido el hecho que las tribus tienen bastante cogido de por mano el tema de las fotos. No perderán la oportunidad para pedirte _birrs _a cambio de las fotos y se esforzarán al máximo con sus artes de decoración para llamar tu atención. En algunos poblados es incluso aconsejable negociar con el jefe antes de incluso sacar la cámara, es un tema delicado, pero somos nosotros lo que los visitamos así que no queda más que aceptarlo.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

8. Los mercados de intercambio

Es muy importante a la hora de organizar el viaje que el guía conozca bien la zona y los días de mercados. Los mercados en las poblaciones más grandes son una oportunidad excelente para ver cómo se relacionan los miembros de distintos poblados e incluso distintas tribus. Están mayoritariamente frecuentados por mujeres que intercambian bienes como cereales, miel, pieles o ganado. Los mercados más recomendados son los de Turmi y Dimeka donde la afluencia es masiva y se reúnen grupos de distintas zonas como los Karo, Dassanech o Hamer. Una experiencia de colores, olores y sensaciones que no os podéis perder.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

9. Paisajes

Hay que avisar al viajero que las infraestructuras del sur de Etiopía harán que los traslados en jeep entre poblado y poblado puedan durar días. Aparte del aliciente de la gastronomía, otro aspecto que ayudará a hacer el viaje más llevadero será el paisaje. Prepárate para una variedad de paisajes que no te dejarán indiferente. Desde áridas zonas desiertas a montañas selváticas. Sabana con las típicas acacias africanas y la explosión de verde junto al río Omo. Cada poco rato querrás hacer parar el jeep para tomar una instantánea de lo que estás viendo. Al visitar algunas tribus estaréis dentro de parques nacionales, como el de Mago de la tribu Mursi o el parque nacional de Omo cerca de la tribu Suri. Es posible realizar safaris en este último donde se pueden ver jirafas, cebras, leopardos y otros animales.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

10. Lo inesperado

Viajar al sur de Etiopía es viajar a lo inesperado. Te podríamos explicar mil anécdotas más que te animarían a vivir la experiencia. Pero la aventura es ir a vivirlo por ti mismo. Es una vivencia que sorprende a todo el mundo y que te dejará una huella indeleble en el corazón. Todo lo que no te esperes del viaje será lo que más recuerdes a la vuelta, así que ¡bienvenido lo inesperado!

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Un consejo: Intenta viajar con guías locales y en grupos reducidos. Practica un turismo respetuoso con el medioambiente y el ser humano. Los lugareños te lo agradecerán y disfrutarás más del viaje.

Si quieres saber más sobre las aventuras de Sergio y David (y de sus cámaras de fotos) no te pierdas su blog SayLluiiis. Te robará el corazón y te dará ganas de hacer la maleta y salir volando. Con fotos como éstas, como para no enamorarse.

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Créditos fotografía © Sergio Carbajo y David Navais

Sigue leyendo:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa