Noticias 10 razones para vivir la Semana Santa en Granada

Todos los artículos

10 razones para vivir la Semana Santa en Granada

Descubre qué ver y qué hacer en Granada durante la Semana Santa. ¡Una experiencia única!

3… 2… 1… Silencio.

Miles de personas enmudecen al ritmo de tambores, tubas, trompetas y trombones. Marchas fúnebres que acompañan con sobriedad cada uno de los 34 pasos de la Semana Santa granadina. Entre marzo y abril (según el calendario), esta ciudad al sur de España se vuelca en una de las semanas más esperadas del año. Encuadrados en un paisaje único, con la Alhambra y Sierra Nevada de fondo, Granada se viste de gala para la mayor festividad religiosa. Un evento que atrae cada vez más a turistas de todo el mundo, atraídos por la efusividad y la pasión de los granadinos.

Te ofrecemos diez razones para visitar Granada en Semana Santa.

1. El momento

A pesar de ser una de las fechas más concurridas para visitar esta ciudad, es una ocasión excelente para ver Granada vestida de gala. Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, la capital nazarí sale a la calle para disfrutar de una semana de festejos, espectáculo y celebración.

Alfombra de pétalos de flores tras el paso de la Virgen © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Una madrina con la mantilla cubriéndole la cabeza © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

La sombra de un nazareno corriendo en los adoquines de Granada © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

2. La gula

Durante la Cuaresma y la Semana Santa, todos los bares y restaurantes de la ciudad adaptan sus cartas a esta época del año. Exquisiteces culinarias que van desde el tradicional bacalao y sus variedades en buñuelos, al pil pil, en croquetas o frito. Pasando por el potaje de garbanzos y espinacas, la cazuela de habas o el arroz de cuaresma. Sin olvidar los típicos dulces como las torrijas, la leche frita o las rosquillas.

Miembros de una cofradía beben y comen durante un descanso de su procesión © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Un costalero se ajusta una faja de protección © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

3. Las contradicciones

Quien se enfrenta por primera vez a la Semana Santa de Granada ha de tener en cuenta una serie de contradicciones que al sumarse, producen un desconcertante pero enriquecedor fenómeno. Lo barroco con lo árabe, lo ortodoxo con lo heterodoxo, el olor a incienso con el jazmín y las saetas con el sepulcral silencio. Son todos distintivos inherentes a la idiosincrasia de la Semana Santa. Y es que, es posible introducirse en su extraordinaria complejidad y vivirla gozándola.

Un nazareno espera el inicio de su procesión en la calle ante la atenta mirada de dos turistas © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Un costalero conversa con varios penitentes y monaguillos durante una procesión © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Un músico toma fotografías con so móvil caracterizado con una Virgen © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Vuela a Granada en Semana Santa

4. El éxtasis

Desde el mediodía hasta rozar el alba, día tras día las procesiones invaden la urbe. Nadie quiere perderse el espectáculo de verlas pasar por sus barrios. Incluso, muchos granadinos deciden realizar todo el recorrido de su cofradía “cangrejeando”. Es decir, caminando de cara a los pasos y vueltos de espaldas.

Sin embargo, son tres los días que se viven con especial intensidad. Miércoles, Jueves y Viernes Santo. Jornadas de éxtasis colectivo en donde antes de que se haya recogido la última procesión del jueves, ya está en la calle la de medianoche encadenándose con la procesión de mediodía del Viernes Santo. Tres días que forman una agotadora unidad en la que hay que saber dosificarse.

Un costalero admira el paso de su procesión © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Granadinos observando procesiones de Semana Santa © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

5. La injuria

“Greñúa” gritan al unísono cientos de personas cerca de la plaza de San Cecilio. En el antiguo barrio judío del Realejo, uno de los lugares con más solera de Granada, los granadinos se reúnen para ver una Virgen desaliñada. Mitología y tradición se mezclan a la hora de descubrir el origen de este mote. Un apodo “cariñoso” con que los lugareños bautizaron a su Virgen más adorada. La primera versión dice que fue “bailada” con tanto fervor por los costaleros, que su corona cayó y una ráfaga de viento hizo que sus cabellos -naturales- se despeinaran convirtiéndose así en greñas. Mientras que otros hablan de un incendio que causó un desafortunado accidente en su pelo.

Una madrina con peineta y mantilla, el traje típico en Semana Santa © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Varias madrinas acompañando a la Virgen © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

6. Cristo del Consuelo

Al caer la noche del Miércoles Santo, las colinas del Sacromonte se tiñen de tonos rojos, dorados y morados. Inmensas fogatas se prenden en las cuevas y viviendas al paso del Cristo del Consuelo, conocido como el “Cristo de los Gitanos”. Sentir el duende al trepar el Sacromonte y seguir la procesión al ritmo de las saetas cantadas a través de los balcones y terrazas del barrio no tiene precio.

Un nazareno y madrina de la hermandad de los Gitanos © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Nazareno de los Gitanos © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Reserva tu hotel en Granada

7. La Aurora

Estrechas y retorcidas callejuelas encaladas, empinadas cuestas cubiertas de empedrado confinan uno de los barrios con más encanto de Granada, el Albaicín. Con un enclave mágico por el que discurren tres Vírgenes: La Concha, la Estrella y la Aurora en un sólo día, el Albaicín con ese sabor popular se transforma y llena de un color y olor especial.

Nazareno de la Autora de camino a la Iglesia de San Miguel Bajo © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Penitente a las puertas de la Iglesia de San Miguel Bajo © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Nazarenos por las calles del Albaycín, Granada © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Vistas de la plaza de San Miguel Bajo en el Albaycín a la salida del Cristo del Perdón © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

8. La muerte y el silencio

El alumbrado público se apaga. El silencio inunda la acera del Darro. No cabe ni un alfiler desde el Paseo de los Tristes hasta Plaza Nueva. Cientos de personas corren de un lado hacia otro intentando encontrar un hueco para poder presenciar “El Silencio”. En la madrugada del Jueves Santo Granada enmudece. Sólo un ronco y desgarrador tambor rompe el mutismo generalizado al anunciar la llegada del paso. Esta vez no hay música, ni virgen ni madrinas que acompañen a la imagen. Únicamente los pies desnudos y encadenados de penitentes y nazarenos alteran este escalofriante silencio.

Rosario © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

9. El sufrimiento

No todo es belleza y jolgorio. Con cada paso, cada Cristo y cada Virgen, cientos de costaleros, portadores de las imágenes sufren las consecuencias de llevar doscientos kilos a sus espaldas durante horas. Secuelas dolorosas que acarrearán durante mucho tiempo. Cada “levantá” de un trono, cada maniobra debido al casi inexistente espacio en los callejones de la ciudad, cada salida de rodillas, orientados únicamente por las voces de los capataces de su templo, les hacen jadear. Todo ello, ante la atenta mirada de conocidos y extraños.

Lesiones cervicales típicas entre los costaleros © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Varios costaleros se preparan para levantar una imagen © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Un capataz da instrucciones a los costaleros antes de levantar una imagen © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

10. El encuadre

Con la Alhambra y el Generalife (Patrimonio de la Humanidad) de fondo, Santa María de la Alhambra despide la Semana Santa granadina a su paso por los jardines de la “fortaleza roja”. Un paisaje de cuento que ofrece al viajero una experiencia privilegiada.

Durante siete días, descubrirás una forma diferente de conocer Granada, sus barrios y su gente. Y es que cada rincón te obsequia con una fotografía única.

Nazarenos abriendo paso en la procesión de Santa Maria de la Alhambra © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Imagen de la procesión de Santa Maria de la Alhambra a su paso por la Puerta del Vino © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Alhambra de Granada © Bisual Studio

Créditos fotografía © Bisual Studio

Escápate a Andalucía

*Todas las cofradías salen de sus iglesias en los barrios o en el centro y se dirigen a la catedral, para después volver a ellas; y es allí, en sus barrios, donde lucen mejor.

Este artículo es obra de los viajeros y fotoperiodistas de Bisual Studio. Les puedes seguir la pista en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y Google+.

Si necesitas ideas para dormir en Granada, aquí van unas cuantas:

¿Sin planes para la Semana Santa? Estos artículos te inspirarán:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa