Noticias 6 yacimientos arqueológicos del Mediterráneo

Todos los artículos

6 yacimientos arqueológicos del Mediterráneo

Las distintas culturas que, a lo largo de la historia, han pasado por el arco mediterráneo han dejado sus vestigios en una miríada de yacimientos arqueológicos de primer orden. Desde las antiguas culturas del neolítico hasta la época romana, fenicios, cartagineses, minoicos o griegos fueron algunas de las civilizaciones que florecieron a lo largo y ancho de este pedacito de mundo.

En este post os vamos a contar algunos de los yacimientos arqueológicos más interesantes y fáciles de visitar del Mediterráneo.

Este artículo es obra de Jordi Martínez, del blog Mil Viatges

Pompeya, Italia

Pompeya es el paradigma de ciudad romana perfectamente conservada. Y, además, se trata de una visita muy fácil de realizar desde la cercana Nápoles, que se ubica a menos de una hora de tren.

La Historia se detuvo en Pompeya la noche del 24 de agosto del año 79, cuando la erupción del volcán Vesubio la sepultó por completo. Sin embargo, tras retirar metros y metros de ceniza y piedra volcánica, la población ha sido recuperada por completo en los últimos 100 años y hoy en día supone el mejor ejemplo de ciudad romana.

En Pompeya podemos conocer cómo se vivía en una población de provincias de la Antigua Roma, con sus calles perfectamente empedradas, sus comercios, sus termas, sus templos y oratorios e, incluso, sus burdeles. Viviendas de uno y dos pisos primorosamente decoradas con mosaicos y frescos y articuladas a menudo alrededor de un patio central, donde no solía faltar una fuente decorativa.  Pompeya es uno de los yacimientos arqueológicos más relevantes de Europa.

Haz clic en la imagen y descubre los 15 lugares más bonitos de Italia

Paestum, Italia

Y de Pompeya a Paestum. Seguimos en la italiana región de la Campania, pero retrocedemos unos 500 años en el tiempo. Estamos en el periodo de expansión griega, cuando la metrópolis fundó un gran número de colonias a lo largo y ancho del mediterráneo.

Paestum fue una de las más importantes colonias griegas en la que es conocida como la Magna Grecia, el territorio que comprende la Península Italiana y la Isla de Sicilia y que fue ocupado por aquellas gentes venidas de la Península Ática.

Hora y media de tren unen Nápoles y Paestum. Aquí tendremos la oportunidad de descubrir hasta tres maravillosos templos dedicados a Hera, Apolo y Atenea. Antes de llegar a ellos, hay que superar una de las cuatro puertas de época griega que han resistido al paso de los siglos.

El templo de Atenea es el más pequeño de los tres templos dóricos y data del 500 aC. El de Neptuno fue construido unos 50 años antes, en la misma época que el célebre Partenón de Atenas y es uno de los templos dóricos griegos mejor conservados del mundo. El mármol pantélico de los templos atenienses es sustituido aquí por travertino.

El templo de Hera fue el primero en construirse, allá por el año 550 aC, y es también conocido como la Basílica por haber sido transformado en una iglesia durante la época medieval. El conjunto de los tres templos griegos forma una de las imágenes más bellas de Italia.

Clica en la foto para descubrir estas 10 razones para viajar al sur de Italia

Baalbek, Líbano

Las ruinas de Baalbek suponen el más importante yacimiento arqueológico del Líbano y una de los más extraordinarios del Mediterráneo. Fenicios y seléucidas fueron solo algunas de las civilizaciones que pasaron por la antigua Baalbek. Sin embargo, fue durante la época romana cuando la ciudad llegó a su momento de máximo esplendor.

Capiteles y frisos hermosamente esculpidos ornamentaban los más bellos templos de la ciudad. Entre ellos, el maravilloso templo de Baco, alzado en el siglo II en tiempos de Antonio Pío y que presenta un estado de conservación excelente. Sus enormes muros y columnas dan fe de la importancia que albergó este templo dedicado al dios del vino.

Pasear entre las ruinas de Baalbek, por ejemplo, entre las del templo de Júpiter, que rodeado en su día por 54 columnas y con hasta 88 metros de largo fue en su momento el mayor de todo el Imperio Romano, es una de las mejores experiencias que pueden tenerse en el Líbano.

Pincha en la imagen y descubre estos 18 destinos para unas vacaciones baratas

Cartago, Túnez

Los amantes de la Historia y la Arqueología tienen una cita ineludible en Cartago, al norte de Túnez y a solo una veintena de kilómetros de su capital. Cartago fue fundada por emigrantes fenicios llegados de Tiro. Con el tiempo se convirtió en la capital y población más importante de un estado que rivalizó durante más de quinientos años con las más importantes potencias del Mediterráneo: Grecia y Roma.

El parque arqueológico nos muestra los vestigios de la antigua capital cartaginesa pero también las reformas llevadas a término tras la conquista de Roma. Augusto convirtió la antigua metrópolis cartaginesa en capital de la romana provincia romana de África.

Cierto que en Cartago el viajero debe poner bastante más esfuerzo que en Pompeya o Baalbek a fin de entender el yacimiento. Sin embargo, saberse paseando entre las ruinas del que fuera la capital de una de las más importantes civilizaciones del Mediterráneo no tiene precio.

Entre los lugares más interesantes que ver en Cartago destacan el templo de Tophet, de origen fenicio, los remanentes de los viejos puertos púnicos o las termas de Antonino, de época romana.

Dale un clic a la fotografía y toma nota de los lugares donde se ha rodado “Star Wars”

Tarxien, Malta

Con los templos de Tarxien de Malta nos remontamos más de 5000 años. Y es que la historia ha sido especialmente prolífica en este pequeño archipiélago mediterráneo.

En este sentido, los aficionados al megalitismo tienen en Malta una cita ineludible con yacimientos de la importancia del Hipogeo de Halfieni o los yacimientos de Hagar Qim o Tarxien.

El complejo de Tarxien está formado por hasta cuatro templos. El más primitivo de ellos habría sido construido durante el Período Ggantija (al igual que los templos de Hagar Qim). Este templo es el que ha llegado en peor estado a nuestros días. Sin embargo, los tres templos posteriores, que ya corresponden al Período Tarxien (desde el 3000 al 2500 aC), suponen los últimos templos megalíticos erigidos en Malta y presentan un excelente estado de conservación.

Desde la entrada principal de los templos se avanza por el pasillo central que deja varias habitaciones en forma de C a ambos lados del mismo y que son conocidas como ábsides.

Pero ¿cuál era la función de este conjunto de templos megalíticos? ¿Fueron lugares de enterramiento? ¿Quizá auténticos templos ceremoniales? La verdad es que jamás se ha llegado a esclarecer del cierto la función de este lugar tan enigmático.

Pincha en la imagen para descubrir las 11 mejores cosas que hacer en Malta

Delfos, Grecia

El yacimiento arqueológico de Delfos es uno de los más maravillosos del Mediterráneo y se localiza en Grecia. Era la sede del famoso Santuario y Oráculo de Delfos, uno de los más famosos de la Antigüedad.

Gentes llegadas desde los cuatro confines de la Península Ática llegaban a Delfos a fin de consultar al Oráculo. Nada de importancia se hacía sin interpelar al Santuario. Ningún templo era alzado, ninguna guerra era declarada… todo debía pasar antes por el Oráculo y las crípticas respuestas de sus sacerdotisas, que debían ser posteriormente interpretadas.

Entre las visitas más interesantes de este santuario crecido a la vera del Monte Parnaso, destacan el Templo de Apolos, el Tholos (una estructura circular formada por dos hileras de columnas corintias concéntricas) o el maravilloso estadio, de 177 metros de longitud, que fue sede de los Juegos Píticos, tan importantes como los mismísimos Juegos Olímpicos y que se disputaban cada 8 años.

Haz clic en la foto y descubre los 15 mejores lugres que ver en Grecia

¿Te gusta la historia? Pues sigue leyendo y toma nota de estos destinos perfectos para saciar tu curiosidad.

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vueloshoteles y coches de alquiler.