Noticias A dónde viajan los ricos

Todos los artículos

A dónde viajan los ricos

San Bartolomé, la Isla de Calivigny o la Costa Azul francesa son algunos de los destinos elegidos por los más ricos del planeta para disfrutar de unas exclusivas vacaciones al alcance de muy pocos.

Dicen que “el dinero no da la felicidad”, pero, lo que sí está claro, es que ayuda a ser más feliz. Paradisíacas islas privadas a las que escaparse en buena compañía y sentirse como el último habitante de la tierra o exclusivos resorts donde una noche cuesta el sueldo de un año del común de los mortales: así son los lugares a donde viajan los ricos. ¿Un pícnic regado con champán francés en mitad de tu playa privada? ¿O prefieres escaparte a una cabaña de madera sin cobertura móvil en mitad de las montañas? Sea cual sea tu elección, sigue leyendo este artículo de Skyscanner. Soñar despierto es gratis…

San Bartolomé, América del Norte

Corría el año 1956 cuando un grupo de jóvenes americanos de buena familia, con uno de los hijos de Rockefeller a la cabeza, descubrió esta pequeña isla del Caribe durante unas vacaciones en el mar. Sus playas de arena blanca y aguas color turquesa, además de su arquitectura colonial y una incomparable riqueza natural donde abundan tortugas e iguanas, fueron motivo suficiente para adquirir unos terrenos y, en poco tiempo, convertirlo en destino de moda para millonarios de medio mundo. Competiciones de yates, regatas y un festival de música que ofrece jazz y danza durante dos semanas han hecho de San Bartolomé no sólo un lugar donde descansar al sol, sino un centro artístico y cultural en el que también cultivar la mente. Y, como los ricos son aficionados a las compras, no pueden faltar sucursales de las firmas más lujosas en su capital, Gustavia, a la que los multimillonarios viajan en sus propios aviones para alojarse en villas privadas como las de Eden Rock, hasta con ocho dormitorios, piscina infinita, gimnasio, sala de cine, mayordomo y chef privados. ¿El precio? Desde 6.300 euros por día con una estancia mínima de cinco jornadas.

San Bartolomé

Turtle Island, Fiyi, Oceanía

Si existe un lugar donde es seguro que los paparazzis no acosarán a famosos y multimillonarios, ese es Turtle Island, la isla más glamurosa del Pacífico. ¿Qué tiene Turtle Island que la diferencia de las demás? En ella sólo pueden alojarse catorce parejas al mismo tiempo, todas ellas en sus villas eco-friendly de madera, con jacuzzi y playa de uso exclusivos, además de un minibar en el que nunca faltan refrescos, licores, snacks o fruta fresca. Pícnics con champán sobre la fina arena, cócteles servidos por tu propio mayordomo mientras te relajas en el agua sobre una colchoneta, cruceros al atardecer por el Blue Lagoon, comidas y cenas a base de pescados y mariscos locales regadas con los mejores vinos… Todo eso y mucho más es lo que puede encontrarse en Turtle Island Fiji, en la que es posible hospedarse siete noches en régimen de todo incluido desde 5.700 euros por persona. Y, como estamos seguros de que el dinero no es problema, mucho mejor alquilarla para uso exclusivo con un buen puñado de amigos.

Islas Fiyi

Costa Azul, Francia

Uno de los clásicos entre la jet set europea es Saint Tropez, centro turístico de la Costa Azul francesa, junto a Cannes, Niza y Mónaco. Las celebridades de Hollywood la han elegido como destino vacacional desde hace años, siendo ‘culpable’, en gran parte, el Festival de Cine que cada mayo concentra a lo más granado del mundo del celuloide. Allí es habitual cruzarse con ellos en la playa de La Croisette, las brasseries del barrio pesquero de Suquet o algunas de las sucursales de las firmas de ropa y complementos más caras del mundo. Y, tras tanto ‘ajetreo’, ¿dónde descansan las estrellas? Con total seguridad, en el _Grand Hyatt Cannes Hôtel Martinez_ y, más concretamente, en la Penthouse Suite, que por 36.000 euros la noche, ofrece cuatro dormitorios repartidos en 300 metros cuadrados, además de 270 metros cuadrados de terraza con vistas a la bahía, jacuzzi, sauna, baño turco y mayordomo particular. Imaginamos que el desayuno irá incluido en el precio…

Costa Azul francesa

Isla de Calivigny, Saint George, Granada

Dicen que en esta isla privada del mar Caribe, en la costa de Granada, se encuentra el resort más caro del mundo. Sus dos mansiones y tres cabañas a pie de playa, con capacidad para cincuenta personas en total, están al alcance de unos pocos privilegiados dispuestos a pagar 126.000 euros por noche. A las suites de la Isla de Calivigny, mezcla de estilo colonial francés y balinés, con baños de mármol y muebles diseñados por Óscar de la Renta, se une la posibilidad de disponer de la isla para ellos solos, además, por supuesto, del servicio permanente de treinta personas dispuesto a hacer realidad todos y cada uno de sus deseos. Desde fuegos artificiales a menús personalizados elaborados con productos locales frescos o paseos en yate, pasando por submarinismo, windsurfing, jet skiing o waterskiing. Y para quien únicamente busque relajarse, le esperan 80 hectáreas de exuberante follaje y seis playas en las que tumbarse al sol o, al caer la noche, disfrutar de cine al aire libre desde la hamaca.

Isla de Calivigny

Musha Cay, Exuma, Bahamas

‘Cualquier cosa que puedan soñar puede convertirse en realidad’ es el lema de Musha Cay, ubicado una de las islas privadas de Exuma, en Bahamas, y propiedad del mago David Copperfield. Algunas de las actividades ideadas por el artista norteamericano incluyen un excéntrico cine drive-in de los años cincuenta, donde los coches se han sustituido por cómodas chaise longues, la organización de una ‘búsqueda del tesoro’, un espectáculo de luces láser creado por un helicóptero antes de aterrizar sobre la arena, o pícnics privados regados con el mejor champán en alguna de las cuarenta playas de las once islas que componen The Islands of Copperfield Bay. Desde 28.000 euros la noche para 12 personas, o 40.000 para un máximo de 24, podrás codearte con algunos de sus ilustres huéspedes, como Bill Gates, Oprah Winfrey o miembros de la realeza saudí y europea, rodeados de 150 hectáreas de costa y aguas color turquesa.

Mujer en una playa de Bahamas

The Point, Nueva York, Estados Unidos

Imaginar un complejo turístico de cinco estrellas en pleno Estado de Nueva York puede parecer extraño, pero lo cierto es que existe desde 1933, cuando se terminó de construir a petición de William Avery Rockefeller, sobrino del multimillonario estadounidense. The Point ocupa una península boscosa de 40.000 metros cuadrados en el Upper Saranac Lake, a unas cinco horas al norte de Nueva York, y al que llegar en vuelo privado hasta el aeropuerto de Adirondack. Tejados de pizarra, chimeneas de piedra, o camas de madera son parte del enorme atractivo de un resort tan rústico como encantador. The Boathouse, como si de un barco sobre el lago se tratara, es la habitación más cara, 3.000 euros por noche, pero también la más reservada, e incluye pensión completa y vistas a las montañas. Senderismo, ciclismo, natación, caza o pesca son algunas de las opciones de ocio de The Point, ideal para olvidarse del mundanal ruido, ya que no hay televisión, Wi-Fi ni cobertura para teléfonos móviles, convirtiéndose en el paraíso que muchos soñamos.

Lago Saranac

Si este artículo te ha parecido interesante, estos otros te encantarán:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

*“Fecha de publicación: [abril de 2016]. Los precios son correctos en el momento de la publicación, pero pueden estar sujetos a cambios y disponibilidad.”

Mapa