Noticias Blog del mes: Las aventuras de Cristina E Lozano en Viaja en mi Mochila

Todos los artículos

Blog del mes: Las aventuras de Cristina E Lozano en Viaja en mi Mochila

Descubrir el mundo en solitario y hacerlo con estilo y por poco dinero es la especialidad de Cristina E. Lozano. Conoce sus secretos.

La bloguera de viajes y periodista Cristina E. Lozano es una aventurera incansable que lleva algunos años dando vueltas por el mundo y compartiendo sus experiencias en el blog Viaja en mi Mochila. Esta cántabra le echa valor a cada reto y nunca se aburre recorriendo los lugares más curiosos del planeta.

Si quieres saber sus trucos para descubrir ciudades por menos de 100€ o para recorrer Tailandia en solitario no te pierdas esta entrevista. Con un estilo fresco, joven y muy divertido, Cristina cuenta sus peripecias de viajera con anécdotas que salpican el texto y te arrancan más de una sonrisa. Valiente, directa y muy auténtica, si no conoces su blog, no te lo pierdas.

¿Desde cuándo escribes sobre tus viajes?

En Internet en forma de este blog desde hace un año y medio. Antes he tenido otros proyectos en los que en parte hablaba de viajes (aunque no por sistema) y, desde que recuerdo, he escrito de viajes y de todo, en digital y en papel. Escribir es mi vicio y mi trabajo, para mí es tan necesario como respirar.

¿Por qué creaste el blog?

Porque estaba harta de escribir de cosas duras y demasiado variadas. Pensé ‘¿de qué tema entiendo, tengo material y me gusta de verdad para poder mantenerlo a largo plazo?’. La respuesta era ‘viajes’. Así que cree el blog.

¿Y qué te ha aportado tenerlo?

El blog me ha abierto muchísimas puertas. A nivel laboral me ha dado acceso a nuevos mercados y me ha permitido hacer muchos contactos, pero es a nivel personal donde la experiencia ha sido buenísima. A cuenta del blog me he puesto en contacto con gente maravillosa que yo ni siquiera sabía que existía, y he establecido un contacto directo con mis lectores (cosa poco o nada habitual cuando trabajas en la redacción de un periódico o de una agencia de noticias). Cada día alucino con el interés y las muestras de cariño que me llegan de los seguidores, sobre todo de los de Facebook, que siempre tienen un me gusta, un share, un comentario, una pregunta para mí. Creo que estoy o, mejor dicho, estamos creando una comunidad con muy buen rollo, me siento muy afortunada.

¿Cómo te definirías como viajera en 3 palabras?

Dinámica, abierta y bardal (que en mi tierra significa desastre).

¿Qué te impulsa a viajar?

La curiosidad, las ganas de aprender cosas nuevas.

¿Cuál es tu primer recuerdo de un viaje?

Mmm… ¡Qué difícil! Recuerdo que cuando era muy pequeña (5 años) mis padres me llevaron a Lanzarote. Nos movíamos por la isla en un Ford Fiesta amarillo medio destartalado. Había una playa negra, subimos en camello y compramos un recuerdo de piedrecitas de colores con ojos.

¿Qué importancia tienen las redes sociales en tus viajes?

Mucha. Me sirven para compartir mi experiencia en el momento con mis seguidores (que es el rollo de mi página, que todo en la medida de la posible sea en directo), y para conseguir información a corto plazo. Por lo general, las recomendaciones más actualizadas de dónde comer aquí o allá las tiene la gente, no la guía.

Llevas unos cuantos años yendo de un lado a otro, ¿qué es lo que más te gusta de viajar?

Me encanta la sensación de libertad, el salir fuera de lo habitual, el descubrir que las cosas se pueden hacer de otra manera y el dejarme llevar. Me gusta cuando me encuentro un concierto en la calle o en un bar, y cuando acabo charlando con la señoruca de un bar o el hombre que me ha vendido el billete del autobús, generalmente en conversación surrealista. Cada vez viajo con más tiempo y menos planes (y presupuesto), y veo menos cosas. Me gusta poder perder el tiempo en hacer la foto que quiero, recrearme en cada monumento, pararme a tomarme un té o una cerveza sin prisa y cuando me da la gana. En definitiva, intento entender, exprimir y disfrutar al máximo cada momento y eso es lo que me gusta de viajar.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido en tus viajes?

Que a final todo sale bien. Si viajas con cabeza, sentido común y sabiendo que todo tiene arreglo menos la muerte, no habrá ningún problema. De verdad, todo se arregla, de todo se sale.

Viajas bastante por tu cuenta y en solitario. ¿Es fácil viajar sola para una mujer?

Sí y no. Estoy convencida de que una mujer puede llegar tan lejos como un hombre (¡faltaría más!) pero siempre tiene que luchar más que él para hacerlo. Nos guste o no, en el mundo no se mira ni se respeta igual a hombres y a mujeres. En el mejor de los casos (véase que digo ‘en el mejor de los casos’) fuera de Europa –y en algunos países de dentro también– solemos ser objeto de una actitud paternalista, de ‘protección’ para con la ‘pobre chica que viaja sola’, actitud percibida de forma positiva por muchas. A mí personalmente este comportamiento me toca un pie porque asume que por ser mujer ‘necesitas ser protegida’ y, por tanto, que ‘eres inferior’. Yo ya soy mayor para protegerme sola, no necesito que ningún hombre venga a rescatarme (mira que no sea al revés). Pero bueno, es lo que hay.

Pero una mujer puede y debe viajar sola si desea hacerlo, aunque le pueda costar un poco más. En mi opinión, una chica debe tener las cosas muy claras y ser fuerte, no dejar que le diga nadie lo que tiene que hacer. Saber decir ‘no’ es vital, de hecho es la única manera de que te respeten. El sentido común también es muy importante. Conviene evitar lugares ‘oscuros – turbios’ a horas intempestivas, atuendos que sepas que pueden ser el blanco de las miradas, etc. No hay que tener miedo pero si prudencia, cuando se viaja y cuando no. En general mi experiencia ha sido siempre bastante buena, aunque como mujer viajera doy fe de que según el sexo del visitante se le trata de una forma u otra.

Un país al que volver y por qué:

Me gustó mucho Budapest con su decadencia a lo grande, sus bares de ruina y sus balnearios de lujo low cost. Ahora, los húngaros aunque majos me parecieron gente con cara triste, no sé si Hungría como país es un lugar al que me gustaría volver. A donde volvería una y mil veces es a Bélgica, viví un año en Gante y me lo pasé genial. No solo es precioso y fácil para el viajero, además tiene cervezas buenísimas y baratísimas. Y un fiestón que te mueres, ¡ay si yo tuviera 20 años otra vez!

Un destino para olvidar y por qué:

Nueva Delhi (India), es el único lugar del mundo al que realmente no le he encontrado nada bueno. Como dije en su momento y mantengo hasta hoy “el infierno es Nueva Delhi”, al menos para mí.

Una experiencia inolvidable.

Subir a vivaquear (a dormir a la intemperie en un saco) al lago Enol, en los Picos de Europa (Asturias). Fue una experiencia increíble, ¡jamás he visto un cielo tan bello! Y totalmente gratuita, lo que para mí confirma que las mejores cosas de la vida no se compran con dinero.

Si no pudieras viajar…

Si no pudiera viajar leería mucho más y conocería mi región (Cantabria) más a fondo. En realidad, para mí eso también es viajar porque es descubrir, aprender, conocer. No hace falta irse al otro lado del planeta para descubrir rincones maravillosos.

Los viajes sola o en compañía…

Depende pero creo que en la vida tiene que haber viajes solo y viajes en compañía. De las dos formas puedes pasártelo muy bien y llevarte una experiencia inolvidable pero no tiene nada que ver una forma de viajar con la otra.

No viajas nunca sin…

Iba a decir las planchas del pelo pero luego me llaman ‘mochilera pija’. Ja ja ja. Además es mentira, a Tailandia no me he traído las planchas del pelo (la primera vez que no las meto en la mochila). Nunca viajo sin papel y boli, y nunca viajo sin mi anillo. Me viene muy bien para apoyar el hecho de que estoy casada a quien haga falta y que me deje en paz (aunque sea mentira).

Recomiéndanos:

Un lugar secreto. El Faro del Caballo (Santoña, Cantabria)

Un restaurante. No se me ocurre ninguno ahora mismo pero en la Puebla Vieja de Laredo (Cantabria) hay un local que se llama El Piculín. Dentro no hay mesas ni sillas ni nada, solo un tipo con una plancha gigante que prepara en dos segundos los mejores sándwiches y bocatas del mundo. Es todo un espectáculo, ¡digno de ver!

Un hotel/alojamiento. El Dos Ceibas de Tulum (México)

Una cafetería. El Balneario de la Magdalena de Santander (Cantabria), el Café Iruña de Bilbao (Bizkaia) o el New Deli Yoga de Berlín (Alemania).

Un lugar para merendar. A mí me gusta mucho sentarme en la Bahía de Santander con un helado de Regma de chocolate y nata, con más chocolate que nata.

Una app para viajar. Sky Maps (¡el Google maps de las estrellas!)

Un blog que te inspire. Me gusta mucho Viajes, rock y fotos porque junta todo lo que me interesa: ¡viajes, rock y fotos!

Le puedes seguir la pista en Facebook, Twitter, Flickr y Linkedin.

Estos artículos quizás te interesen:

13 consejos para mujeres viajeras

13 consejos para ahorrar viajando

Blog del Mes: Los viajes de Roser Goula en Sempreviaggiando

Skyscanner es el motor de búsqueda mundial que te ayuda a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa