Noticias Blog del mes: Los viajes de Claudia

Todos los artículos

Blog del mes: Los viajes de Claudia

Si te gusta viajar, no te pierdas las experiencias de Claudia Campos, una bloguera sevillana que transmite pasión por todos los poros. Su blog Los Viajes de Claudia está lleno de momentos únicos, guías para escapadas y mucho por contar y por leer. En Skyscanner la hemos entrevistado y esto es lo que nos ha contado.

la bloguera claudia campos en los acantilados de moher

¿Desde cuándo escribes sobre tus viajes?

Aunque Los viajes de Claudia como blog nació hace algo más de dos años, yo llevo escribiendo sobre mis viajes desde hace mucho más tiempo. Me encanta desde siempre tomar notas en libretas, prepararme itinerarios, apuntar datos curiosos o reunir mis humildes consejos viajeros en alguna mini guía que pueda servir a algún conocido que tenga pensado hacer un viaje similar. Escribir sobre el viaje es una forma más de vivirlo.

¿Por qué creaste el blog?

El motivo para crear un blog de viajes no fue otro que las ganas de compartir mis experiencias públicamente, con la ilusión de que pudiesen ser de utilidad para otros viajeros. Yo confío en la opinión de compañeros blogueros, muchos de ellos a los que ni siquiera conozco, sólo porque sé que saben lo que se hacen y me fío de su criterio.

Eso es lo que deseaba que pasara conmigo, sin pretensiones, aunque es obvio que cuando uno escribe lo que le gusta es llegar al mayor público posible. Sin embargo, aunque esa base se mantiene completamente (nunca creé el blog para ganar dinero o viajar gratis) es cierto que Los viajes de Claudia, casi diría que por sí sólo, ha ido tomando una proyección profesional inesperada, algo que en sus inicios no estaba previsto, pero que me ha supuesto entrar en una nueva fase que va más allá de la afición y que me está enseñando y aportando muchísimo.

¿Y qué te ha aportado tenerlo?

Esta pregunta parece sencilla teóricamente, pero es difícil de expresar y sintetizar en la práctica:

De cara al mundo exterior, tener un blog de viajes me ha permitido conocer a gente estupenda, personas con mis mismas aficiones, con las que compartir charlas sobre destinos, experiencias o anécdotas es un verdadero placer, frikis viajeros como yo; además precisamente el motivo anterior me ha hecho ampliar mis miras viajeras, conocer detalles sobre destinos que para mí eran grandes desconocidos y plantearme el descubrir el mundo con aún más intensidad de la que ya tenía anteriormente. Por supuesto, también me ha llevado a hacer muchos contactos con los que establecer relaciones profesionales, asistir a eventos, viajes… y poder aportar mis conocimientos.

De cara a mi yo interior, he aprendido mucho mucho mucho, y no sólo de informática, de SEO, de redacción, de geografía, de fotografía… sino de constancia, de paciencia, de perseverancia, de fijarme en detalles que antes pasaban desapercibidos, y de encontrar una vocación que va mucho más allá del hobby.

la habana foto de claudia campos

¿Cómo te definirías como viajera en 3 palabras?

Organizada: me gusta planear, hacer mil rutas, horarios, listas…

Intensa: aprovecho el tiempo al máximo, lo que no significa ver mucho y deprisa, sino disfrutar de cada instante viajero, valorarlo, mimetizarte con el destino, con la gente y absorber todo lo que el lugar puede ofrecerte.

Con capacidad de sorprenderse: conocer más mundo no me hace ni mínimamente perder interés por destinos menos exóticos o ya conocidos, un viaje siempre es una experiencia nueva y por ello me dejo llevar siempre asumiéndolo como algo diferente que hago por primera vez.

¿Qué te impulsa a viajar?

A mí me debió picar al nacer el bicho del “Wanderlust”, ese sentimiento que llevo literal y figuradamente tatuado en la piel y que no tiene una palabra que pueda definirlo en español. “Wanderlust is a very strong and irresistible impulse or desire to explore and travel the world”: un fuerte e irresistible impulso o deseo de explorar y recorrer el mundo. Lo que me impulsa a viajar es precisamente ese sentimiento, esa necesidad casi vital de conocer todo aquello que nos rodea, de curiosidad, aprender y aprehender.

tatuaje wanderlust de claudia campos

¿Cuál es tu primer recuerdo de un viaje?

Pese a que llevo viajando desde que tenía sólo días, por desgracia muchos de esos primeros viajes han caído en lo hondo de mi maleta viajera, que no en el olvido, porque esa semilla es la que ha hecho que viajar sea un pilar esencial de mi vida como lo es hoy.

Así que los primeros recuerdos de viaje son de cuando tendría ya unos cuatro años, de una autocaravana que compramos, y con la que recorríamos Europa entre campings, bombonas de gas, puré de patatas con salchichas, y siestas en carretera. Es de esa época de cuando recuerdo “el cofre del tesoro”, una caja que mi madre escondía en alguna parte y en la que llevaba miles de regalitos: libros para colorear, pegatinas, peluches, pasatiempos… con los que distraerme y hacerme más amenas las largas horas on the road.

¿Qué importancia tienen las redes sociales en tus viajes?

Durante el viaje intento centrarme en disfrutar. Hacer mis fotos, tomar mis apuntes, si acaso subir alguna publicación, pero sobre todo me gusta mirar, probar, escuchar, no estar pendiente de los gadgets. La verdad, eso ya lo puedo hacer cuando vuelva, y podré aportar datos más significativos que si me pasé media experiencia subiendo cosas sin enterarme de nada. No estaría viviendo el viaje plenamente si tuviera que estar súper pendiente de retransmitir cada paso en directo, prefiero hacerlo por la noche en el hotel, en un descanso en un café o ya en casa.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido en tus viajes?

Algo de lo que cada día me doy más cuenta es lo parecidos que somos todos. Nos creemos súper diferentes por haber nacido en un sitio o en otro, por tener determinada cultura o practicar tales creencias. Pero al final te vas a la otra punta del mundo y en cuanto ahondas un poco en el día a día de cualquiera te das cuenta de que todos tenemos las mismas ilusiones, preocupaciones, miedos, y formas de enfrentar la vida. Por mucha distancia que nos separe es más lo que nos une.

atardecer en marrakech foto de claudia campos

¿Qué le dirías al que cree que no es posible o que se necesita muchísimo dinero para hacer un gran viaje?

Viajar es sobre todo actitud, pero también hay que ser realista. Moverse y estar fuera de casa supone un esfuerzo económico, eso está claro, pero dependiendo de lo que te pese más, si los lujos o comodidades o el tiempo o la lejanía del destino, vas a poder ajustar un presupuesto seguro acorde a tus prioridades y posibilidades.

Hace poco hablaba con unos compañeros que habían dado la vuelta al mundo por 20 euros al día y aún creían que esa cifra podía rebajarse bastante. Lógicamente no irían a hoteles de cinco estrellas, pero es que a mí personalmente no me hace falta eso para disfrutar viajando.

¿Viajas con un plan de ruta o improvisarás sobre la marcha?

Generalmente me gusta llevar las cosas preparadas, porque soy bastante estudiosa de mis viajes. De todas formas, va a haber destinos en los que sólo lleve un recorrido aproximado y esté más o menos días en un sitio según lo que me vaya pidiendo el cuerpo, viajes más largos con un destino amplio, y otros en los que sobre todo por lo limitado del tiempo es mejor llevarlo todo programado para sacarle el máximo partido.

Un país al que volver y por qué

Mis apetencias viajeras varían constantemente, pero ahora mismo, volver volver me apetecería… a Estados Unidos, y realizar la Ruta 66, un viaje que llevamos postergando ya demasiado tiempo.

Un destino para olvidar y por qué

Siempre digo que ningún lugar se merece un castigo como el afirmar que “nunca volverías”. He comprobado tantas veces cómo una ciudad, un país, una plaza o un simple bar han causado opiniones tan diferentes entre varias personas o incluso en mí misma de una vez a otra, un viaje es él y sus circunstancias, por ello creo que sería muy injusto negarle a un destino la oportunidad de que vuelva a sorprenderte (positiva o negativamente).

Una experiencia inolvidable

Viajar te ofrece instantes únicos que son inolvidables, tanto que darían para hacer un libro.

Uno de ellos lo viví hace poco en Tetuán (Marruecos), en un hammam de mujeres en el que entré a bañarme una tarde de forma improvisada. Por poco más de un euro accedí a estos lavaderos donde acuden las señoras más por socializar que por cuestión de higiene realmente. Entré comunicándome por señas con la portera, que sólo hablaba árabe, y tres cuartos de lo mismo me pasó una vez en su interior. Estar allí, viendo a todas esas mujeres despojadas de sus pañuelos y sus caftanes, como dios las trajo al mundo, bromeando entre ellas, riéndose, y haciéndome partícipe de sus historias pese a que no entendiéramos una palabra de lo que decíamos… me hizo comprobar lo parecidas que somos todas. Preocupadas por su pelo, contando cotilleos… una mirada, un gesto o una sonrisa hace que te entiendas con cualquiera.

Estaba yo allí, sentada en el suelo, sin ropa ni vergüenza, relacionándome con todas esas señoras como si fuéramos amigas de toda la vida y pensé en las sensaciones tan increíbles que regala el salir fuera al mundo.

puente de brooklyn foto de claudia campos

Si no pudieras viajar…

Si me privasen de viajar no sé exactamente qué pasaría, yo creo que tendría que reinventarme de nuevo no sé de qué manera, pero ya no sería la Claudia que he sido hasta ahora. Quizás me vería obligada a buscar otras aficiones, aunque desde luego seguiría viajando al menos desde el sofá, leyendo, viendo una película, o escribiendo. Viajar soñando es algo que también me encanta hacer.

Los viajes sola o en compañía…

Lo cierto es que soy de viajar acompañada porque me encanta compartir momentos que sé que van a ser inolvidables con personas que me transmitan un sentimiento similar al mío por descubrir mundo (abajo los viajeros quejicas de pacotilla).

Pero también es cierto que cada vez le estoy perdiendo más el respeto a hacer cosas sola, y que considero que emprender camino en soledad te aporta puntos de vista y experiencias diferentes a si las haces acompañada y que van a dar al viaje un devenir muy diferente que va a enseñarte muchas cosas de la vida.

No viajas nunca sin…

Ahora mismo estoy preparando una maleta y me he parado a pensar qué era lo más importante de lo que iba en ella. Diría que nunca faltan mis lentillas, con las que me siento más cómoda que con gafas, una guía que me haya auto diseñado para el destino en cuestión, mi cámara de fotos (a veces incluso más de una) y un pequeño botiquín con cuatro cosas medio importantes. Lo demás, quitando por supuesto la documentación y el dinero, es relativamente prescindible.

Recomiéndanos:

– Un restaurante: La Petite Tonnelle en Beynac-et-Cazenac, porque disfruté de una cena mágica y deliciosa en este sitio tan encantador.

– Un hotel/alojamiento: alguna casa flotante en Ámsterdam, porque es increíble amanecer en el canal.

– Una cafetería: La Cacharrería de Sevilla por sus increíbles tartas.

– Un lugar para tomar una copa: Taaffees de Galway por su ambiente puramente irlandés, donde tomar una Guinness al son de ritmos celtas es un verdadero placer.

– Un lugar secreto: Le Comptoir Général de París, un lugar misterioso con aires clandestinos junto al Canal de San Martín de París.

– Una app para viajar: por decir una menos usual, Guideo App, una aplicación de rutas en realidad aumentada muy guay.

– Un blog que te inspire: Chavetas de Isaac y Paula, es uno de mis favoritos aunque sigo muchísimos.

Síguele la pista en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas ni uno de los viajes de Claudia.

Si te gustan los blogs, no le pierdas la pista a éstos:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.