Noticias Cómo cambiará la inteligencia artificial la forma de viajar 🤖

Todos los artículos

Cómo cambiará la inteligencia artificial la forma de viajar 🤖

Dieciocho años después del estreno de la magnífica película de Steven Spielberg, ‘A.I. Inteligencia Artificial’, los increíbles avances aplicados a las máquinas para que lleguen a adquirir una función cognitiva similar a la atribuible a las mentes humanas han dejado de formar parte de un futuro de película para convertirse en realidad.

La inteligencia artificial ha llegado para quedarse y evolucionar, comenzando a aplicarse a todos los sectores de la industria y servicios. El turismo no se ha quedado atrás y también mira a estas nuevas tecnologías con la esperanza de conseguir mejorar la experiencia de los viajeros.

Los agentes del sector turístico, como aerolíneas, hoteles y agencias de viaje, también intentan sacar la máxima rentabilidad posible de las virtudes de la inteligencia artificial. Pero, ¿qué es la inteligencia artificial? ¿Qué cambios se esperan durante los próximos años en su aplicación al turismo? ¿Serán todos beneficiosos? En Skyscanner hemos realizado un estudio para intentar responder a estas preguntas.

Qué es la inteligencia artificial y cómo se aplica

En un lenguaje relativamente técnico, la inteligencia artificial se podría definir como la simulación, por parte de máquinas (especialmente, sistemas informáticos), de procesos de inteligencia humana. Estos procesos incluyen el aprendizaje (la adquisición de información y las reglas para usar esa información), el razonamiento (el uso de reglas para llegar a conclusiones aproximadas o definidas) y la ‘autocorrección’.

La inteligencia artificial permite la automatización de tareas. Básicamente, todo lo que tiene una tendencia identificable puede ser emulado por ella. Los modelos de aprendizaje automático pueden detectar patrones que, incluso los más inteligentes de los humanos, no logran identificar.

La inteligencia artificial se encuentra todavía en su infancia. Es cierto que ha existido durante 40 años, pero solo recientemente ha ganado fuerza debido a los avances tecnológicos en la potencia de cómputo y los ASIC (sofisticados chips de ordenador especializados).

Actualmente, la inteligencia artificial se encuentra en muchos campos. Los coches autónomos de Google, o el robot Roomba – que limpia el suelo de la casa silenciosamente mientras ves la televisión – son solo un ejemplo. Pero, en realidad, la encuentras en todas partes. Está presente en Siri, Cortana, el asistente de Google y Amazon Echo, pero ¿sabías que está en casi todos los otros productos que desarrollan las respectivas compañías?

La inteligencia artificial en la industria turística

En el sector turístico la inteligencia artificial ya se está usando de manera habitual, y no solo en casos tan claros como el omnipresente Google Maps, el cual ha pasado de ser un simple navegador que te ayudaba a llegar a tu destino, a convertirse en una auténtica guía de viaje en la que poder consultar restaurantes, experiencias de otros viajeros, imágenes de los distintos lugares y mucho más.

Un par de ejemplos del uso de la inteligencia artificial en el sector turístico son los potentes programas utilizados por las aerolíneas para analizar las cantidades ingentes de datos que se derivan de la demanda de los clientes y poder calcular, de forma óptima, los precios a los que deben ofertar cada asiento de sus vuelos.

Los chatbots constituyen otro ejemplo de inteligencia artificial. Su presencia se ha extendido a muchas páginas de hoteles, aerolíneas, agencias de viaje, restaurantes, etc. Interactúan con los clientes para ayudarles a resolver dudas, realizar reservas y, cómo no, obtener información que resultará muy valiosa para poder dibujar unos perfiles de gustos que serán la base de las futuras acciones comerciales a emprender.

Estos usos demuestran, bien a las claras, que la información es poder.

Qué avances aportará la inteligencia artificial al sector turístico en el futuro

La tecnología avanza a gran velocidad y la inteligencia artificial es un campo en el que se están invirtiendo grandes cantidades de dinero y esfuerzos. Por ello, resulta difícil vislumbrar cuáles serán los avances que llegarán en las próximas décadas.

Sin embargo, hay algunos avances en la inteligencia artificial aplicada al turismo que se producirán mucho antes y con los que ya se está comenzando a experimentar. Estos son algunos de ellos:

Habitaciones de hotel personalizadas

Las cadenas hoteleras se han convertido en uno de los mayores inversores e investigadores de la inteligencia artificial aplicada al sector turístico. La razón es sencilla: con ella esperan conseguir conocer mejor los gustos de los potenciales clientes y ofrecerles un producto que se ajuste lo máximo posible a ellos.

En la actualidad ya hay hoteles en los que el check-in lo realizan robots (como el hotel Henn Na Maihama de la bahía de Tokio), pero en el futuro cercano se podrá hacer por medio de un reconocimiento facial.

El ordenador reconocerá al cliente y sabrá cuáles son los requisitos y preferencias que manifestó en el momento de hacer su reserva. Así, la habitación tendrá la iluminación y temperatura adecuadas, una botella de la bebida favorita del huésped le esperará en la nevera, y las obras digitalizadas de su pintor favorito colgarán de marcos en las paredes, para ser contempladas mientras suena su música preferida en el hilo musical. La habitación perfecta.

Además, se instalarán colchones con sensores incorporados que recopilarán información sobre el sueño del huésped, pudiendo proponerle así distintas actividades cada día, dependiendo de cómo haya sido su descanso.

Otra posibilidad será el empleo de un dispositivo que localice los teléfonos móviles de los clientes, pudiendo seguir sus movimientos por el hotel, recopilando, así, información sobre sus patrones de conducta que servirá para ofrecer un servicio más personalizado.

Créditos fotografías © Henn Na Maihama

Robots que ayudarán a preparar los viajes

Otro avance de la inteligencia artificial que servirá a los principales agentes del sector turístico es una especie de chatbot que se podrá introducir, con el consentimiento de los clientes, en un grupo de Whatsapp creado específicamente para preparar el viaje.

El robot resolverá las dudas que vayan surgiendo a todos los integrantes del viaje y les propondrá actividades de ocio, restaurantes, lugares interesantes, etc. A su vez, extraerá información de los viajeros, muy útil para realizar ventas futuras y llegar a diseñar un perfil más concreto del potencial cliente para poder ofrecerle productos a la carta.

No existirán oficiales de inmigración en los aeropuertos

La inteligencia artificial se está introduciendo cada vez más en otro de los ámbitos más frecuentados por los viajeros: los aeropuertos.

En el aeropuerto de Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) esperan tener en funcionamiento, para el año 2021, unos escáneres en forma de túneles en los que entrará el pasajero para que se analicen sus características físicas, el iris y la huella dactilar. Toda esa información se almacenará en una base de datos. En definitiva, un estricto control migratorio llevado a cabo exclusivamente por máquinas.

Vehículos conducidos por robots

Google y otras empresas han comenzado a experimentar con vehículos conducidos por robots que se apoyan, para ello, en la inteligencia artificial.

Se espera que dentro de 30 años la conducción robotizada se haya extendido a una buena parte del sector turístico, ya sea a las agencias de alquiler de coches, empresas de autobuses y ferris, e, incluso, a las aerolíneas. Pero, ¿te montarías en un avión si supieras que está siendo pilotado por un robot? Esto abre el debate sobre la aplicación de la inteligencia artificial.

Ventajas y desventajas de la aplicación de la inteligencia artificial al sector turístico

La inteligencia artificial avanza a gran velocidad y, dentro de no demasiado tiempo, viviremos en un mundo en el que el ser humano estará totalmente integrado con las máquinas.

Esto ha generado un profundo debate en el que han participado grandes fundadores de empresas tecnológicas, como Elon Musk, de Tesla, y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. Mientras que Musk ve la inteligencia artificial como una amenaza existencial para el hombre, Zuckerberg piensa todo lo contrario. Estos son algunos de sus argumentos, aplicados al sector turístico:

Ventajas de la inteligencia artificial

Aumento de la eficiencia

En el sector turístico, el valor de los datos es tan importante ahora como lo fue el petróleo para la economía y el transporte años atrás. Es necesario procesar la mayor cantidad de datos posible en el menor tiempo posible, para conseguir resultados inmediatos en tiempo real.

Eso ayudará a predecir el comportamiento de los posibles clientes. Algo así solo pueden hacerlo potentes máquinas dotadas con los más avanzados mecanismos de inteligencia artificial.

Acabar con el error humano

El cansancio, el estado de ánimo o la falta de atención suelen llevar al error humano en la realización de tareas. Esto puede llevar al error en la reserva de una habitación de hotel o un billete de avión, o dar un trato pésimo a un cliente que reclama un mal servicio.

Esto dejará de ocurrir con la inteligencia artificial, pues las máquinas no sienten cansancio ni se ven influidas por los sentimientos. Se eliminará el error de la cadena de servicios turísticos.

Tecnología inteligente que aprende constantemente

La inteligencia artificial evoluciona sin respiro y, con el tiempo, las máquinas aprenden y mejoran sus prestaciones. Esto ocurre a una gran velocidad, superando sobradamente a la capacidad de aprendizaje y mejora del ser humano.

Desventajas de la inteligencia artificial

Pérdidas de puestos de trabajo

Es un hecho, la llegada de la inteligencia artificial al sector turístico ya está destruyendo empleos clásicos destinados a humanos. Así comienza a ocurrir con los recepcionistas de algunos hoteles o los agentes del servicio al cliente de aerolíneas o agencias de viaje.

Sin embargo, Zuckerberg también señala que se crearán nuevos puestos de trabajo, todos relacionados con la parte tecnológica de la industria turística. El debate está servido.

Pérdida del trato humano

El sector turístico depende mucho del trato humano. La gente está de vacaciones y, en general, prefiere encontrarse con una sonrisa y unas palabras alegres o amables provenientes de una persona de carne y hueso. Además, en el caso de querer poner una reclamación, una máquina nunca se saldrá del guión para la que ha sido programada, pudiendo llegar a desesperar al cliente que intenta encontrar una solución buscando un factor más humano e impredecible para la máquina.

Fallo humano aplicado a la máquina

Es cierto que la inteligencia artificial reducirá los errores en muchas de las tareas implícitas en el sector turístico. Sin embargo, esas máquinas son programadas por humanos, y habrá que confiar en que lo hacen sin error. Además, la existencia de piratas informáticos pone en peligro el correcto funcionamiento y la privacidad de la información manejada por la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial abre ante nosotros un futuro incierto, pero también ilusionante.

Si has disfrutado leyendo este artículo, seguro que también lo haces con los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa