Noticias Cómo evitar el jet lag: trucos de lujo

Todos los artículos

Cómo evitar el jet lag: trucos de lujo

El siglo XX fue testigo de la creación de varias cosas desagradables hechas por el hombre, y aunque que no se puede comparar con la bomba atómica, el jet lag no es para tomárselo a broma si lo sufres gravemente.

Skyscanner analiza las maneras de vencer a este efecto secundario desafortunado que conlleva viajar.

¿Por qué sufrimos jet lag?

Nuestros cuerpos están programados de forma natural para hacer un número de cosas en un período de 24 horas, como comer y dormir, y estos ritmos circadianos (he ahí el nombre técnico) se descompensan a lo grande cuando viajamos largas distancias a mucha velocidad.

Un cambio sustancial de zona horaria puede significar que nuestro cuerpo quede muy confundido. Esto puede generar fatiga extrema, indigestión y problemas intestinales, pérdida de apetito, problemas de concentración y memoria o una sensación general de no encontrarse bien.

¿Es una dirección peor que otra para viajar?

En términos generales, la gente suele decir que viajar hacia el este produce peor jet lag. Esto es porque los viajeros se ven obligados a intentar dormir cuando sus cuerpos están despiertos y luego tienen que levantarse a la fuerza en mitad de la noche. En otras palabras, se nos da mejor un día más largo que uno más corto. Hay estudios que dicen que se necesita un día entero para recuperarse de cada cambio de zona horaria que atravesamos al viajar.

Antes de viajar

• La gente con horarios estrictos para comer y dormir sufre más jet lag, así que si eres más flexibe en estos temas, ya empiezas con una ventaja natural.

• Asegúrate de haber descansado bien antes de viajar y duerme bien la noche antes de partir.

• Intenta alterar los patrones de sueño antes de viajar para que se parezcan a los del destino.

• Organiza los vuelos de forma que llegues cuando sea de día, ya que así tendrás más ganas de estar despierto y de encajar en el nuevo horario.

• Intenta hacer escala, de esta forma tu cuerpo tiene más tiempo para adaptarse a la nueva rutina.

Durante el vuelo

• Aunque las copas gratis sean tentadoras, los efectos del alcohol en altitud pueden incrementar la sensación de cansancio y también causar deshidratación, cosa que no te ayudará cuando aterrices.

• Evita las bebidas con cafeína (café, cola, etc.) si tienes que aterrizar de noche, ya que esto afectará a tus patrones de sueño. Pero lo que sí debes beber es mucha agua.

• Intenta no tomar pastillas para dormir cuando vueles ya que no te ayudarán con el jet lag y solo te sentirás más grogui cuando aterrices. Dicho esto, en un vuelo largo deberías intentar dormir y una dosis pequeña de pastillas para dormir puede venirte bien.

• Pon el reloj en la hora de tu destino; psicológicamente, te ayuda a entrar en el esquema mental que necesitas.

• Muévete frecuentemente y haz ejercicios para mantener la circulación de la sangre; hará que te sientas mejor.

Cuando llegues

• Empieza a comer tres veces al día según la nueva zona horaria.

• Permanece en el exterior (con luz diurna) tanto tiempo como puedas, ya que el ciclo de luz y oscuridad es un factor poderoso para los seres humanos.

• Haz ejercicio para disparar las endorfinas y hacer que te sientas mejor y estira los músculos para deshacerte de la rigidez que provoca un vuelo largo.

• Duerme tanto como lo harías normalmente en un período de 24 horas –y si necesitas más, una siestecita durante el día te ayudará.

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa