Noticias Consejos 13 consejos para mejorar tus fotografías de viajes

Todos los artículos

13 consejos para mejorar tus fotografías de viajes

Cualquiera puede hacer fotos hoy en día pero Skyscanner te cuenta cómo mejorar tus fotografías de viajes siguiendo los pasos de Sandra Vallaure, fotógrafa y viajera.

Conforme vayas preparando tu equipaje y planees tu próxima aventura, ya sea una escapada de fin de semana a una nueva ciudad o un largo viaje a un país lejano, seguro que te preguntas cómo será esa experiencia. Ser capaz de documentar por ti mismo esos momentos tan especiales, y hacerlo de la mejor forma posible, será muy importante no sólo para ti mismo si no para poder compartirlo con tus amigos y tu familia a tu vuelta.

Mi pasión por la Fotografía de Viajes empezó hace mucho tiempo, mientras viajaba con mis padres y mi padre llevaba su cámara a todas partes. Su afición se volvió contagiosa y aunque empecé no sabiendo nada de exposición, ISO o composición, la fotografía se ha convertido en una auténtica pasión. Con este artículo espero poder ayudarte y que tú también te conviertas en un apasionado fotógrafo de viajes.

Aquí van 13 consejos para hacer buenas fotos de viajes:

1. Sea cual sea tu cámara ¡conócela a fondo!

No importa que tengas un teléfono móvil o una réflex que no sabes usar. ¡Investiga y aprende! Si hay algo que he aprendido es que cuanto menos tiempo necesites para configurar tu equipo, más rápido serás a la hora de captar esas grandes imágenes que persigues.

La mejor ayuda que he recibido para entender las funciones y botones de mi cámara ha sido de la mano de tutoriales en YouTube. Te sorprenderá comprobar la cantidad de ayuda gratuita que puedes encontrar en la red si dedicas algo de tiempo a buscarla.

2. Madruga

Asúmelo. La estrategia de “prueba y error” es una parte decisiva en la Fotografía.
No podría decirte cuántas veces he vuelto al hotel después de muchos madrugones sin una sola foto decente. Sin embargo, cuando soy capaz de captar un amanecer impresionante, me doy cuenta de que haber puesto el despertador a las 5:30 ha merecido la pena. Y ahora me dirás “¿Estás loca? ¿Madrugar en las vacaciones?”. Pues sí, el que algo quiere, algo le cuesta. Cuando sientas esa enorme satisfacción de la que te hablo, comprenderás que no sólo has disfrutado haciendo fotos, sino que además has visto cosas alucinantes.

fotografía nocturna de Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

3. Haz fotos distintas

Todos hemos visto una y otra vez las mismas fotos aburridas de la Torre Eiffel de París y el Coliseo de Roma. ¡Sé creativo! Siempre me hago la misma pregunta “¿Esta foto la puede hacer cualquiera?”. Ten en cuenta qué elementos están en tu composición: la luz, la gente, objetos que distraen la vista, cualquier cosa que rompa la magia del momento que tratas de captar.

Un truco muy sencillo con el que me gusta jugar es con los reflejos. Ya sea en un escaparate o en un charco, trata de fotografiar lugares interesantes con todas esas herramientas a tu disposición que normalmente pasarías por alto.

4. Fíjate en cosas que parecen ordinarias

Piensa en tu último viaje. ¿Cuál es tu mejor recuerdo? ¿La fachada de un edificio famoso? ¿Dulces recién sacados del horno en el escaparate de una pastelería? ¿La gente que estuviste observando mientras estabas sentado en un café? ¿Los mercados callejeros? ¿El olor a castañas asadas?

La próxima vez que viajes, ve más allá de las “fotos de postal” y crea imágenes que sean únicas, que tengan un significado para ti. El detalle de un puesto callejero, un bolardo en la acera o un simple banco en el parque ofrecen una perspectiva distinta a una colección de paisajes urbanos y de naturaleza.

detalle de fotografía de Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

5. Piérdete

Esto es algo que hago no sólo cuando estoy de viaje sino también en la ciudad en la que vivo. Me gusta descubrir nuevas calles y rincones escondidos. Piérdete, pregunta a los locales (aunque tengas que superar la barrera del idioma) y, por encima de todo, diviértete. Dispones de un tiempo limitado en ese destino fantástico en el que te encuentras.

Algunas de mis mejores fotografías, tanto en el extranjero como en España, son fruto de haber paseado por una calle aleatoria por la que nunca antes había pasado. No obstante, no te olvides en casa el sentido común. No tienes necesidad de pasearte a las 2 de la mañana y arriesgarte a llevarte una desagradable sorpresa.

6. Hazle muchas fotos a la gente

Ese tipo de fotos son muchas veces mis mejores recuerdos. Dependiendo del viaje, a veces me llevo un cuaderno conmigo para apuntar las direcciones de las personas a las que retrato y poder mandarles la foto impresa al volver a casa.

La máxima del maestro Robert Capa era «Si tu fotografía no es lo suficientemente buena, es porque no estabas lo suficientemente cerca.». Tómatela al pie de la letra: cuanto más cerca estés del sujeto, más detalles podrás captar. Es verdad que podrías conseguir el mismo resultado con un teleobjetivo, pero mi consejo es que no lo uses. En lugar de eso, prueba a acercarte, físicamente. Te sorprenderá la forma en la que este sencillo gesto te ayudará a conectar e interactuar con la gente durante tus viajes.

mujer tailandesa foto de Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

7. Interactúa

La única forma que tienes de mejorar haciendo fotos es con la práctica. Una de las cosas que siempre hago cuando estoy de viaje es interactuar con los locales. La idea es conocer mejor no sólo sus costumbres y cultura, sino también la historia de esa persona concreta a la que quiero fotografiar.

Cuando le preguntes a alguien si le puedes hacer una foto, hazlo con aplomo y seguridad. Trata de entablar una breve conversación con ella. Y si la barrera del idioma te lo impide, ¡sonríe y usa la mímica! Siempre funciona.

Ten preparada tu cámara para poder disparar rápidamente y evitar que la persona se sienta incómoda o se arrepienta de haberte dado permiso. Una forma de contar su historia es añadir al encuadre los objetos que acompañan a tu sujeto o parte del entorno en el que se encuentra (su casa, un puesto en un mercado, sus herramientas de trabajo,…).

Y si te dicen que no, no pasa nada, sigue caminando porque ya surgirán nuevas oportunidades.

8. No necesitas una cámara carísima

¿Nunca has escuchado eso de que la cámara no hace al fotógrafo? Pues es completamente cierto. Y por ponerte un ejemplo, no es la primera vez que veo fotos increíbles de gente que sólo hace fotos con su teléfono móvil. Hoy en día con aplicaciones como Instagram es fácil y rápido compartir tus fotos, y puedes inspirarte en un par de toques con el dedo.

Para editar las fotos en mi smartphone uso un par de aplicaciones. Snapseed (también disponible en GooglePlay) y Enlight (puedes descargarte Photo Editor si usas Android) me permiten hacer un revelado lo suficientemente avanzado como para conseguir la atmósfera que quiero. Otras aplicaciones como PhotoPills o The Photographer’s Ephemeris son geniales para planear dónde estará la luz en un momento concreto del día o planear amaneceres y atardeceres. Y si eres un fotógrafo avanzado, te ayudarán incluso a saber dónde está la Vía Láctea y podrás practicar astrofotografía.

la ópera de Sidney por la noche por Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

9. Cuenta una historia con tus fotos

Intenta cambiar tu estilo y tu punto de vista, no te conformes con el mismo tipo de fotos. Si usas alguna red social para contar lo que haces mientras estás de viaje, trata de incorporar distintos tipos de elementos. Retratos, paisajes y fotos de comida, por ejemplo, añaden profundidad a tu línea narrativa y te ayudarán a practicar en cada disciplina. Céntrate en los detalles más curiosos de cada una de ellas y ábrete a la crítica constructiva.

10. Investiga dónde vas… hasta cierto punto

Soy partidaria de una preparación equilibrada. Antes de montarte en un tren que te lleva a algún lugar remoto, investiga sobre algunas cosas. Infórmate sobre la previsión meteorológica, cosas que debes evitar en la cultura local, eventos que ocurran mientras estés, etc. Prefiero estar preparada para lo peor que no estarlo para nada.

Pero al mismo tiempo, déjate llevar por la corriente. A veces se pierden aviones, el equipaje se extravía, y situaciones complicadas surgen de la nada. La mejor forma de enfrentarte a ellas es con la mente abierta.

Desde un punto de vista fotográfico, busca esos tesoros ocultos que han pasado desapercibidos. Como he dicho anteriormente, cualquiera puede ir a París y hacer una foto de la Torre Eiffel. No dejes de hacerla, por supuesto, pero al mismo tiempo busca una forma original de hacer que ese sitio sea especial para ti y para la persona que verá tu foto.

fotografía de Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

11. Sé paciente

Muchas de las fotos que ves son el resultado de una infinita paciencia. Espera lo que sea necesario hasta conseguir esa persona que camine por tu paisaje y dé a la foto esa escala que le hacía falta. Puede que tu agenda esté llena de monumentos que ver y museos que visitar, pero los amaneceres y los atardeceres le darán la mejor luz a tus fotos. Trata de evitar las horas centrales del día para hacer fotos en exterior. Evitarás fuertes contrastes y fotos sobreexpuestas.

12. Deja la cámara de lado de vez en cuando

Parece irónico ¿verdad? Es uno de los principios más importante en Fotografía de Viajes. Sí, estás tratando de documentar tu viaje de la forma más original posible, pero me encuentro con frecuencia a gente que hace una foto alucinante, la observa un par de segundos en su pantalla y se larga inmediatamente. Piensa dónde estás. Tómate tu tiempo para comprender el entorno que te rodea y su importancia. No se tiene la suerte de entrar en Machu Picchu todos los días o de visitar las ruinas de Angkor. Asegúrate de que le dedicas un momento a darte cuenta de lo afortunado que eres de poder estar en un sitio tan especial.

amanecer por Sandra Vallaure Sifakka

Créditos fotografía Sandra Vallaure / Sifakka

13. Tómate tu tiempo antes de borrar nada

Simplemente toma un poco de distancia y no borres ninguna foto hasta que estés de vuelta en casa. A veces, necesitarás un poco de tiempo y espacio para ver (y comprender) el potencial en una foto. Cuando vi por primera vez una de mis fotografías de viaje favoritas, me pareció sosa y algo vacía, como carente de vida e historia. Al cabo de unas semanas cambié de opinión, me di cuenta de que la luz era preciosa, el ligero desenfoque insinuaba movimiento de una manera soñadora y surrealista, y los colores eran impresionantes.

Nuestras experiencias se moldeadas por los lugares a los que vamos, la gente a la que conocemos y todo lo que va sucediendo a lo largo del camino. La Fotografía de Viajes es para mí el conjunto de todas ellas convertidas en una sola. El hecho de documentar mis viajes me produce una sensación de felicidad, así como la creación muchos buenos recuerdos con los que echar la vista atrás. Sea cual sea tu objetivo cuando viajes, disfrutar de ello. Y lo más importante, ¡no dejes nunca de explorar!

Sandra Vallaure es una apasionada de la fotografía y de los viajes. A través de su blog Sifakka ayuda a fotógrafos principiantes a mejorar su técnica y estilo para conseguir imágenes espectaculares durante sus viajes. Suscríbete y consigue ya su guía gratuita “Viajar Fotografiando”.

Si te gusta la fotografía, no te pierdas estos artículos. ¡Te van a encantar!

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa