Noticias Consejos Dónde cambiar tus divisas

Todos los artículos

Dónde cambiar tus divisas

Conoce cuál es la mejor opción para cambiar divisas en tu viaje.

Una de las facetas más importantes – y que más miramos – a la hora de planear un viaje es la económica. Cuánto cuestan los billetes, el hotel, las compras, excursiones, etc.

Desde que entramos en el euro, el coste de nuestros viajes por los países de la Unión Europea es fácil de calcular, pero cuando vamos a viajar a un destino en el que no aceptan la moneda de la Unión, la cosa comienza a complicarse. Además de los gastos habituales, en cualquier viaje hay que añadir el coste del cambio de moneda.

Elegir bien cómo cambiamos nuestros euros, dependiendo de la duración del viaje y los gastos que tengamos previstos en el mismo, puede significar un ahorro importante de dinero. Por eso en Skyscanner te vamos a mostrar las diferentes opciones que tienes para cambiar tus divisas:

mapa fotos cámara y dinero

1. Bancos: opción cómoda, pero cara

La primera opción natural en la que cualquier viajero piensa a la hora de elegir dónde cambiar divisas es el banco.

Es normal: en los tiempos que corren, tenemos un banco prácticamente en cada esquina.
La principal ventaja de cambiar moneda en un banco es la comodidad y fiabilidad. Para divisas habituales – como dólares o libras esterlinas – apenas tendrás que esperar y no tendrás que pedirlas con mucho tiempo de antelación.

Sin embargo, si viajas a un país de moneda poco común – como los ringgits de Malasia, por ejemplo – te resultará mucho más complicado encontrar un banco que pueda conseguirla.

Además, el tipo de cambio que suelen aplicar los bancos es bastante perjudicial para el cliente, añadiendo, en algunos casos, unas comisiones que pueden llegar a merecer el calificativo de abusivas (llegando a decenas de euros por operación).

Otra opción bancaria es cambiar tu moneda en un banco del país de destino. Allí aceptarán tus euros y suelen ofrecer un tipo de cambio mejor que el que habrías conseguido en tu país de origen.

dinero indonesia

2. Oficinas de cambio: hay de todo

Si estás viajando a un destino cuya moneda no se puede cambiar libremente en cualquier país – como los kyats de Myanmar, los yuanes chinos o los dírhams marroquíes – no te quedará otro remedio que llevarte dinero en efectivo y/o la tarjeta de crédito (o débito) para poder conseguir divisas en las oficinas de cambio o utilizando los cajeros.

Las oficinas de cambio son un buen termómetro de la pericia de cualquier viajero.

tarro de cristal con dinero

Un error que suelen cometer los principiantes es cambiar una gran cantidad de dinero a divisa local en la primera oficina de cambio que se encuentran en el aeropuerto. En el 99% de los casos, esa oficina será de las más caras que puedas encontrar en el país. No falla.

El tipo de cambio ofrecido por las oficinas situadas junto a la cinta de salida de equipaje es ridículamente desfavorable al viajero, llegando a haber diferencias de hasta un 35%-50% respecto a los precios que encontrarás en otras oficinas de cambio del país.

Seguro que habrá alguna excepción aeroportuaria. Para encontrarla haz algo siempre antes de partir de viaje a un país en el que tengas que cambiar divisas: comprueba cuál es el tipo de cambio oficial del momento. Para ello, la mejor web que puedes utilizar – y en la que encontrarás prácticamente todas las divisas del mundo – es XE.com.

Si necesitas algo de dinero nada más llegar al país, cambia lo mínimo en el aeropuerto y el resto en alguna otra oficina del centro de la ciudad.

En cuanto al resto de oficinas de cambio que vas a encontrar en el país, las hay de todas clases. Unas ofrecerán más seguridad y otras menos; unas mejor tipo de cambio y otras peor. En cualquier caso, no olvides dos máximas fundamentales: cuenta siempre el dinero delante del oficinista que te atendió antes de dejar el mostrador y ten siempre en mente cuál es el tipo de cambio oficial.

Si viajas a un país cuyas zonas rurales o litorales están perdidas en el medio de la nada y vas a explorarlas, ten en cuenta que lo más probable es que no encuentres ninguna oficina de cambio allí. Planifica y calcula bien tus gastos y cambia divisas en el anterior núcleo urbano que tenga oficina. En caso de duda, calcula siempre por lo alto.

oficina de cambio

3. Sacar dinero de los cajeros automáticos

Hoy en día casi todo el mundo tiene en su cartera una tarjeta con el símbolo de Mastercard o VISA grabada en ella. Así mismo, la mayoría de cajeros automáticos del mundo aceptan las tarjetas de estos dos gigantes financieros mundiales.

Con esas tarjetas podrás sacar dinero en casi cualquier país del planeta (aunque aún hay grandes zonas del mundo donde no encontrarás ni un solo cajero automático).

Con el tema del cajero automático también debemos tener cuidado, siendo aconsejable informarte en tu banco, antes de la salida, de las condiciones y cargos aplicables a este tipo de operaciones. Normalmente, la compañía de la tarjeta te aplicará una tasa de cambio más o menos digna y tu banco una comisión por utilizar la tarjeta en el extranjero (que suele ser más alta que la aplicada cuando la utilizas en cajeros nacionales que no sean de tu red).

Además, el banco local propietario del cajero automático que estás utilizando te suele cobrar una tasa de servicio. Por ejemplo, en Tailandia siempre se aplica una tasa de entre 150 THB y 300 THB cuando sacas del cajero. Como cobran por operación, te será más rentable sacar grandes cantidades que pequeñas. Te cobrarán menos tasas sacando el 5.000 THB de una sola vez, que dos extracciones de 2.500 THB cada una.

Lo cierto es que es muy complicado que el negocio te salga mejor que utilizando una oficina de cambio, sin embargo tiene una gran ventaja: te permite no tener que ir viajando con una gran cantidad de dinero en efectivo en el bolsillo (ya sea en euros o en moneda local)

chica en el cajero

4. Paga con tarjeta de crédito

Es una de las mejores opciones. Si pagas con tarjeta de crédito, muchas veces no sufrirás ninguna comisión y tan solo se aplicará la tasa de cambio que ofrezca tu banco.
Cuando hagas el pago con tarjeta y en el comercio te ofrezcan la posibilidad de aplicar una tasa de cambio directamente y hacer el cargo en tu moneda (euros), recházala: esa tasa, el 99% de las veces, es menos favorable que la que te aplicará tu tarjeta.

El hándicap de esta opción es que en lugares remotos te resultará prácticamente imposible encontrar comercios en los que puedas pagar con tarjeta.

tarjeta de crédito sobre el teclado

5. Mercado negro

La forma más arriesgada de cambiar dinero. En algunos países – o zonas de países – la oficina o puesto más cercano a ser considerado como financiero es la casa del único tendero en 100 km a la redonda.

Si no tienes nada de efectivo en moneda local, te tocará negociar con él. El tipo de cambio, en estos casos, suele ser abusivo, pero no te queda otra. Intenta que alguna persona local de tu confianza medie por ti en la operación.

Sin embargo, en otros casos el mercado negro de cambio funciona a tu favor, con tipos oscuros que te ofrecen mejor cambio que el de los bancos y organismos oficiales. A veces sale bien, pero asegúrate de que cuentas el dinero y alguien conoce a ese tipo. Billetes falsos y billetes pequeños colocados en fajos en los que otros de mayor valor dan la cara son timos habituales en este tipo de transacciones.

billetes extranjeros

6. Pagar en euros

En algunos lugares muy turísticos podrás realizar el pago en euros. Puede servir para pagar entradas en lugares como Petra (Jordania) y comercios de Suiza o la costa de Croacia.

avión de papel

Si este artículo te ha servido de ayuda, seguro que también te interesarán los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa