Noticias Inspiración ¿Cuáles son las Siete Maravillas del Mundo Antiguo?

Todos los artículos

¿Cuáles son las Siete Maravillas del Mundo Antiguo?

Casi cualquier viajero que se precie tiene alma de arqueólogo explorador. Seguro que de pequeño – o no tan pequeño – te has pegado a la butaca del cine mientras veías, en la gran pantalla, las aventuras de un Indiana Jones interpretado por el mejor Harrison Ford de todos los tiempos. Como él, soñabas con realizar grandes viajes y correr intrépidas aventuras para descubrir viejos tesoros del mundo antiguo. Y es que el mundo antiguo casi siempre nos trae un romanticismo aventurero que parece haberse perdido para siempre en el mundo contemporáneo.

Por eso son muchos los historiadores, arqueólogos y viajeros que siempre han tenido interés en catalogar las grandes maravillas del mundo. En el caso de las maravillas del mundo antiguo, finalmente la lista quedó reducida a siete.

¿De dónde proviene la designación de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo?

Si crees que esto de viajar y explorar el mundo proviene de la inquisitiva mente de los europeos medievales o renacentistas, estás muy equivocado.

El ser humano ha sido un viajero por naturaleza. Lo llevamos en los genes desde las migraciones forzosas en las que el hombre primitivo buscaba lugares más cálidos y fértiles para poder sobrevivir.

Muchos miles de años más tarde, los escritores, sabios y exploradores griegos recorrían la vasta extensión de su imperio para entrar en contacto con culturas tan distintas y extraordinarias como las de Persia, Babilonia o Egipto. Así nació la literatura de viajes. Los griegos escribían guías de viaje, historias sobre sus experiencias y, poco más tarde, comenzaron a crear listas de lugares que, por su magnífico esplendor, no podías perderte. Se podría decir que eran los blogueros y escritores de viajes de aquellos tiempos.

Por tanto, la lista de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo tiene su origen en la Antigua Grecia y se le dio el nombre de themata  (palabra griega que significa “cosas que ver”).

No fue confeccionada por un solo autor, sino que fue el resultado de la compilación de varias listas escritas a lo largo de los años. Por ejemplo, el matemático bizantino Philo escribió un libro titulado ‘Los Siete Lugares del Mundo’. Antes de él, el historiador Diodorus Siculus también había redactado una lista de lugares que no te podías perder, influenciado por las opiniones de un buen número de escritores. También el gran historiador Heródoto escribió su themata en el siglo V a. C.

Finalmente, los distintos autores de la época parecieron llegar a un acuerdo para elaborar un listado definitivo.

Ya en el siglo XVI, el pintor neerlandés Maerten van Heemskrerck crearía una serie de siete cuadros representando a las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

A continuación, en Skyscanner te dejamos las Siete Maravillas del Mundo Antiguo:

1. La Gran Pirámide de Guiza, Egipto

Si al comenzar a leer este artículo tus pupilas se han dilatado y el pulso se te ha acelerado salvajemente mientras has empezado a concebir un espectacular viaje para visitar las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, lamentamos comunicarte que solo una de ellas existe en la actualidad. La agraciada es la Gran Pirámide de Guiza, que aún se erige misteriosa y orgullosa en el corazón de Egipto.

La Gran Pirámide de Guiza es la madre de todas las pirámides. Se trata de la más antigua (terminada en torno al año 2.561 a. C.) y la más grande. Su construcción – que llevó unos 23 años – fue ordenada por el faraón Keops, desconociéndose aún la razón para ello.

Este mastodonte de piedra tuvo el honor de ser la obra del ser humano más alta hasta la llegada de los modernos rascacielos. Nada menos que casi 4.500 años mirando a todo el mundo por el encima del hombro. No está nada mal.

Aquí te dejamos algunos puntos sobre tu visita a la Gran Pirámide de Guiza, la reina de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo:

  • Cómo llegar: visitar el conjunto de pirámides de Guiza es realmente sencillo. Si quieres hacerlo por tu cuenta, tan solo tienes que tomar los autobuses 355 y 357 que parten desde el centro de El Cairo. Sin embargo, son muchos los viajeros que prefieren tomar uno de los tours organizados en los que guías especializados les cuentan todos los secretos de estas maravillas del mundo antiguo. Un simple taxi al lugar es otra de las opciones.
  • Puntos positivos: durante los últimos años, debido a los atentados terroristas y al clima de inestabilidad política, el turismo ha sufrido un golpe importante en Egipto. Aunque esto es un drama para la población local que vive de la industria turística, para el viajero se ha traducido en hoteles a muy bajo precio y poder disfrutar de la visita a un lugar tan especial con muchos menos turistas alrededor.
  • Puntos negativos: en el otro lado de la balanza, es triste ver cómo la gente que antes vivía bien del turismo en Guiza ahora tiene grandes problemas para subsistir. Además, algunas empresas constructoras se están saltando a la torera la normativa y están construyendo hoteles, campos de golf y otras instalaciones comerciales demasiado cerca de las pirámides.
Pirámides de Giza
Busca ya tu vuelo a El Cairo

2. Los Jardines Colgantes de Babilonia (actual Irak)

Los Jardines Colgantes de Babilonia se encuentran más cerca de la leyenda que de la realidad. Sin embargo, siempre es más bello vivir en un mundo de leyendas.

Algunos historiadores aseguran que fue construido, en la poderosa Babilonia, por el rey Nabucodonosor II para contentar a su mujer, la reina Amytis. La esposa del monarca provenía del Imperio Medo y añoraba las montañas y jardines de su tierra de nacimiento.

Los jardines se construyeron en grandes terrazas de hasta 25 metros de altura. Plantas exuberantes, coloridos exóticos y un frescor que se expandía por toda la ciudad hasta la ribera del Eúfrates, cuyas aguas eran utilizadas para regar los jardines.

La corriente de historiadores que no piensan que fue una especie de Jardín del Edén imaginado por escritores griegos y romanos afirman que los jardines cayeron en el olvido y ya Alejandro Magno los encontró casi derruidos en el siglo IV a. C. Finalmente, habrían sido destruidos por el rey Evemero, cuando conquistó Babilonia en el 126 a. C.

3. La Estatua de Zeus en Olimpia, Grecia

El gran escultor griego, Fidias, creó esta Estatua de Zeus en Olimpia. Fidias fue considerado el mejor escultor del mundo antiguo – también trabajó en el Partenón y la estatua de Atenea, ambos en Atenas – y se cree que construyó esta talla de Zeus en torno al año 435 a. C.

La estatua representaba al dios Zeus sentado en su trono. Su piel estaba hecha de marfil y sus mantos de láminas de oro. Con sus 12 metros de altura, tenía la intención de inspirar y motivar a los fieles que acudían a rezar al Templo de Zeus de Olimpia.

Sin embargo, no todos los críticos fueron magnánimos con la obra. El historiador y geógrafo griego Estrabón dijo, en su obra ‘Siete Maravillas’: “Aunque el templo es muy grande, el escultor ha sido criticado por no haber mantenido las proporciones correctas. Ha mostrado a Zeus sentado, pero su cabeza casi toca el techo, dando la impresión de que si intentara levantarse destrozaría la cúpula del templo”.

El Templo de Olimpia cayó en el abandono tras la aparición del cristianismo, que trajo consigo la estupidez de la prohibición de los Juegos Olímpicos, por ser considerados un rito pagano.

La estatua fue llevada entonces a Constantinopla donde sería destruida, en torno a los siglos V y VI, por un terremoto.

Olimpia
Vámonos volando a Grecia

4. El Templo de Artemisa, Éfeso (actual Turquía)

Éfeso, aunque hoy pertenece a Turquía, era una colonia griega del Asia Menor.

Completado en el año 550 a.C., el Templo de Artemisa fue una titánica obra que llevó unos 120 años de trabajo. Irónicamente, sería completamente destruido en una sola noche.

Sus dimensiones eran espectaculares: 129 metros de alto, 69 de ancho y sostenido por impresionantes columnas de 18 metros de altura. El dinero para la obra fue proporcionado por el último rey de Lidia, Creso. Además, su ornamentación era tal que los historiadores de la época lo describieron como la estructura más maravillosa jamás levantada por el hombre.

Para pena de todos, el 21 de julio del 356 a.C. un hombre llamado Eróstrato incendió el templo para, según sus propias palabras, “conseguir una fama eterna por estar asociado a la destrucción de algo tan bello”. Como puedes ver, el ser humano ha sido rematadamente estúpido desde los albores de la civilización.

Coincidencias de la Historia: la misma noche en la que el Templo de Artemisa fue incendiado, vino al mundo Alejandro Magno. Años después, el gran monarca se ofrecería a reconstruir el templo, pero los efesios rechazarían su generosa oferta. Finalmente, sería levantado de nuevo, pero a menor escala, un par de veces más, siendo destruido por distintas guerras.

Éfeso
Vuelos baratos a Turquía

5. El Mausoleo de Halicarnaso (actual Turquía)

Esta maravilla del mundo antiguo, construida en el año 351 a. C., fue la tumba del sátrapa persa Mausolo.  Él y su amada esposa, Artemisia, se propusieron hacer de Halicarnaso la ciudad más bella del mundo conocido.

Cuando Mausolo murió, Artemisia quiso hacer para él una tumba inolvidable. Dos años más tarde, ella también abandonó el mundo de los mortales y sus cenizas fueron enterradas en el mismo mausoleo. La tumba tenía 41 metros de alto y estaba decorada con esculturas bellamente talladas. 

Fue destruida por una serie de terremotos y sus ruinas perduraron hasta el 1494 de nuestra era, cuando sus piedras fueron usadas por los Caballeros de la Orden de Malta para construir el castillo de Bodrum.

Como legado nos quedan esas piedras del castillo y el origen de la palabra “mausoleo”.

Bodrum
Los mejores hoteles en Bodrum

6. El Coloso de Rodas, Rodas, Grecia

El Coloso de Rodas fue una estatua dedicada al dios Helios – protector de las islas de Rodas – y fue tallada entre los años 292 y 280 a. C. Tenía unos 33 metros de alto y custodiaba la entrada al puerto de Rodas. Sus piernas estaban juntas y en ella se inspiró, más de dos milenios más tarde, el creador de la Estatua de la Libertad de Nueva York.

Como dato curioso, señalar que los fondos que se destinaron a la construcción de esta maravilla del mundo antiguo provinieron de la venta del material de guerra que el ejército invasor de Demetrio, tras su derrota en el 304 a. C., tuvo que dejar atrás.

El Coloso de Rodas fue destruido por un terremoto tan solo 56 años después de su construcción. Sus ruinas de bronce siguieron siendo visitadas por los viajeros de la época, hasta que en el 654 de nuestra era fueron vendidas a un mercader judío que utilizaría una caravana de 900 camellos para transportar los distintos pedazos para su fundición.

El Coloso de Rodas
El Coloso de Rodas
Un coloso solo se aloja en los mejores hoteles de Rodas

7. El Faro de Alejandría, isla de Faro, Alejandría, Egipto

De entre las Siete Maravillas del Mundo Antiguo destaca, por su gran leyenda, el Faro de Alejandría.

Levantado en la isla de Faro – frente a Alejandría – por orden de Ptolomeo I, su construcción fue completada en torno al año 280 a. C. Con sus 134 metros de alto, el faro se convirtió en la tercera estructura, hecha por el hombre, más alta del mundo conocido. Su luz se podía ver desde unos 56 km a la redonda.

Su base era cuadrada, con una plataforma octogonal hacia la mitad de la torre y otra circular cerca de su techo.

El faro fue seriamente dañado en terremotos que tuvieron lugar en los siglos X y XIV de nuestra era. Finalmente, desapareció para siempre en 1480.

El único legado que nos queda de esta obra cuya belleza, según escritores de la época, no podía describirse con palabras, es el fuerte egipcio de Quaitbey, el cual fue construido con algunas de las piedras procedentes de las ruinas del Faro de Alejandría.

Busca tu hotel en Alejandría

Seguro que te has sentido transportado a otro mundo de magia y mitología leyendo este artículo. ¡Pues no lo abandones y sigue con estos!

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa