Noticias Descubre la Budapest alternativa: su lado más ‘underground’

Todos los artículos

Descubre la Budapest alternativa: su lado más ‘underground’

El aumento de los vuelos de aerolíneas low cost y la creciente fama de Budapest como un destino económico han provocado que sea una de las ciudades más apetecibles del continente europeo. Aunque es cierto que el turismo se ha adueñado de gran parte de sus barrios más famosos, la capital húngara sigue conservando esa esencia gamberra, underground, pero al mismo tiempo imperial que nos conquistó a todos la primera vez que la visitamos. Si quieres salirte de lo convencional, has llegado al lugar adecuado porque vamos a hablarte de esos rincones distintos que no salen en las listas tradicionales de “cosas que hacer”.

Sigue leyendo y descubre con nosotros esa Budapest alternativa que estás deseando investigar.

Ruta por el arte callejero del Barrio Judío

El Barrio Judío se ha llenado de hoteles, bares y restaurantes, pero todavía sigue siendo un lugar ideal para pasear sin rumbo y descubrir rincones con encanto. Si a los preciosos edificios de estilo art nouveau les añades interesantes muestras de arte callejero, hace que salirse de las calles principales sea casi una obligación.

El Színes Város Festival tiene lugar cada año y en él participan artistas nacionales y extranjeros para darle color al distrito bajo una temática. De esta manera, el año pasado se pintaron 6 enormes murales relacionados con la gastronomía y el vino que están esperando que los descubras. Si quieres ver las mejores, no te pierdas las siguientes:

  • Rubik’s Cube: Dob, 10.
  • Motivation is a Wonderland, Countriside or city y What does being Hungarian means to you?: Kertész, 27.
  • Angel San Briz: Dob, 4.
  • 6:3: Rumbach Sebestyén, 10.
  • Bike: Akácfa, 9.
  • Man of the Street: Wesselényi, 40.
  • Laura: Kazinczy, 47.
  • The Great Wall: Kazinczy, 45.
Créditos fotografía © Claudia Rodríguez

Vida más allá del Szimpla, otros bares ruina alternativos

Tras la II Guerra Mundial, el Barrio Judío quedó tan dilapidado que muchos edificios fueron abandonados. Fue en 2002 cuando se inauguró el primer “bar ruina”, el Szimpla de la calle Kertész. Este bar con una decoración desenfadada y lleno de muebles desvencijados empezó a tener éxito, así que sus fundadores decidieron apostar por un edificio más grande y en un estado más que cuestionable. El que hoy es el ruin bar insignia de Budapest, el Szimpla Kert, se inauguró en 2004 en la calle Kazinczy como un experimento al que poco a poco se fueron sumando diseñadores locales y que fue adquiriendo esa aura bohemia que lo catapultó a la fama mundial.

Aunque te recomendamos encarecidamente que hagas una visita al Szimpla, la verdad es que el ambiente ha cambiado considerablemente desde su apertura. Muchos budapestinos, con el auge del turismo ocasionado por el aumento de vuelos de aerolíneas de bajo coste y la transformación de la ciudad en un destino de fiesta y de despedidas de solteros, prefieren tomarse una Dréher en otros bares ruina menos frecuentados.

A los pocos años de la aparición del Szimpla, otros locales como Instant y Fogas Ház, situados en un antiguo laboratorio dental, le siguieron la saga, pero, aunque tiene una decoración interesante, casi se han transformado en discoteca. Por ello, si quieres vivir esa magia de los primeros ruin bars, pásate por estos y no te arrepentirás:

  • ÉlesztŐ: situado en una antigua fábrica de vidrio, lo que te enamorará es su enorme jardín, que suele estar lleno de gente cuando hace buen tiempo. Fue uno de los primeros bares en potenciar el panorama de la cerveza artesanal, así que no deberías dudarlo si eres un enamorado de la bebida de lúpulo.
  • Púder: este puede ser uno de los bares ruina más pintorescos, tras Szimpla, con una decoración kitsch sin llegar a ser tan sobrecargada como para no querer pasar un par de horas. Además, está situado en la calle Ráday, conocida por ser el nuevo paraíso foodie. Para no quedarse atrás, en Púder tienen una carta bastante completa de delicias húngaras y un menú del día a un precio más que aceptable.
  • Csendes: ubicado en una antigua cafetería de corte imperial e inaugurado por los mismos empresarios que Púder, este interesante bar ruina suele estar a reventar. ¡Intenta llegar pronto o reservar!
  • Dürer Kert: este curioso bar está situado en una antiguo internado llevado por monjas, que posteriormente pasó a ser el lugar de relax de dirigentes del Partido Comunista. Con este pasado resultón, merece la pena que le eches un vistazo al complejo, que incluye un jardín, tres salas de conciertos y un acogedor bar repleto de sofás.
  • Auróra: la entrada no es muy llamativa, pero este bar con muebles de lo más eclécticos está lleno de rincones interesantes, entre ellos un patio repleto de pegatinas. Se trata de un centro cultural en el que no suelen faltar conciertos y exposiciones.
  • Kőleves kert: los dueños del restaurante “Sopa de piedras” (que, por cierto, no está nada mal) se hicieron rápidamente con este patio en pleno corazón del Barrio Judío para llenarlo de sillas y mesas de colores. Los inmensos murales de las paredes, su ambiente relajado y las bebidas a buen precio hacen que sea uno de nuestros favoritos.

En el caso de que te apetezca tomar una copa con vistas, apunta estos rooftops para disfrutar de la mejor panorámica: 360 Bar, Corvin Club, Liebling, High Note Skybar y A38 (¡en un carguero ucraniano!).

Para acabar con esta enorme selección de bares, si visitas Budapest entre finales de la primavera y comienzos del otoño, también podrás visitar alguno de sus espacios al aire libre. Apunta nuestros favoritos: Kertem, Két Rombusz (¡en un bus!), Pagony Kert (¡en unas piscinas abandonadas!) y Fellini.

Créditos fotografía © Jairo Gausachs

Mercados y mercadillos diferentes: Vegan Sunday Market y WAMP Design Market

Que el Mercado Central es uno de los imprescindibles que ver en Budapest nadie lo duda y, aunque todavía muchos budapestinos hacen allí sus compras del día a día, existen decenas de mercados en los que curiosear. Por ejemplo, en el abandonado Distrito VIII, tienes el enorme Rákóczi Market Hall, en ebullición de lunes a viernes.

Además, la escena cultural también se colorea con mercadillos que aparecen por las calles de manera mensual o semanal. Por ejemplo, el WAMP Design Market se celebra cada mes para promocionar el trabajo de diseñadores de ropa y complementos húngaros. El Vegan Sunday Market también es un evento mensual celebrado en el bar ruina Anker’T. En él no te faltarán las versiones veganas de un montón de platos tradicionales.

Por otro lado, en el Szimpla Kert tienes un mercadillo de productores locales cada domingo y en ÉlesztŐ también se instalan un “gastromercado” con demostraciones de cocina en directo cada fin de semana.

Devora Budapest sin probar el goulash

El goulash es el plato insignia de Hungría, ¡pero no es el único! Además, hay vida más allá de los puestos del Mercado Central o los restaurantes turísticos de la calle Váci, donde la relación calidad-precio suele dejar mucho que desear.

Así, si quieres salirte de lo habitual, te aconsejamos darle una oportunidad a varios restaurantes del Distrito VII, en los que se está cuidando mucho la cocina húngara judía adaptándole a los tiempos que corren y cuidando mucho la estética. Para no equivocarte, reserva mesa en Mazel Tov, Macesz Bistro, Fülemüle o Kőleves y, después, pásate por la pastelería Fröhlich.

Por otro lado, en Budapest también puedes encontrar un montón de locales en los que parece que te has sentado en el salón de una abuelita. Son auténticas joyas que queremos que no se pierdan porque es aquí donde probarás algunos de los guisos tradicionales más ricos como el paprikás csirke, pollo en crema de páprika y crema agria que suele ser acompañado con los típicos ñoquis húngaros. Tal es el caso de Kádár Étkezde o Rákóczi Étterem, donde será raro que te encuentres con más turistas. ¡Ah! Y, si quieres ahorrar, aprovecha los menús del día que suelen tener casi todos los restaurantes de lunes a viernes.

El panorama de comida callejera también ha florecido durante los últimos años y, a los omnipresentes lángos (unas enormes tortillas fritas con queso y crema agria) y los kürtöskalács (el riquísimo postre en forma de chimenea), se les han unido un montón de food trucks ofreciendo comida de todo tipo. Gran parte de ellos se concentran en Karaván y Vegan Garden, en pleno Barrio Judío.

Hay vida más allá del Distrito VIII: Josephtown, Újlipótváros y Bartók Béla

El distrito judío está de moda, pero Budapest no se acaba aquí. Cada barrio tiene su propio estilo y atmósfera y, si eres de los que les gusta salirse de lo convencional, has acertado con el destino.

Por ejemplo, tras el proceso de “gentrificación” del primero, el Distrito VIII es el nuevo barrio de moda. Conocido como Josephtown, esta pequeña ciudad tiene dos caras bien diferenciadas y divididas por Nagykörút, el Gran Boulevard. De un lado, el “Distrito Palaciego”, donde puedes encontrar deliciosas mansiones construidas por las familias de la aristocracia y los nuevos ricos de mediados del siglo XIX. Del otro, el “Distrito Bajo”, con casas más residenciales de fachadas poco cuidadas, pero con enormes patios vecinales que son verdaderas joyas.

Újlipótváros, ubicado junto al Danubio y cerca de Isla Margarita, es otro de los rincones a los que el turismo todavía no ha llegado. En la calle Pozsonyi no te faltan coquetas cafeterías, bares acogedores y pequeñas boutiques, pero tampoco preciosos ejemplos de edificios de arquitectura art déco. Además, también tiene una desconocida, pero bonita sinagoga en la calle Hegedűs Gyula.

¡Cruzando el Danubio también existe vida! La avenida Bartók Béla ha renacido en los últimos años gracias a la apertura de una nueva línea de metro y ahora se pueden encontrar un montón de cafeterías y espacios culturales repletos de universitarios de la zona. Si quieres algo de movimiento, pásate por Kelet Café o Gdansk, y no dudes en pasar por Veganlove para las mejores hamburguesas veganas de la ciudad.

Suvenires budapestinos que no tienen por qué ser imanes

Esta vez no hace falta que te lleves a casa un imán o la típica bolsa de páprika que ya te trajo tu prima hace unos años. Evita las tiendas de la calle Vàci o el Mercado Central y pásate por alguno de estos interesantes rincones:

  • Printa Design Shop: en este precioso espacio del Barrio Judío conviven un taller, una cafetería, una galería de arte y estanterías en las que podrás encontrar a la venta mayoritariamente productos sostenibles, ropa y accesorios de diseñadores húngaros. 
  • Paloma Design Center: la calle Kossuth Lajos era una de las arterias comerciales de Budapest. Aunque venida a menos, este proyecto intenta rescatar su gloria revitalizando un antiguo centro comercial con diferentes tiendas pop-up de diseñadores locales.
  • Rododendrom Design Shop: esta minúscula tienda ha pasado a ser una gran galería en la que encontrar todo tipo de productos de pequeños diseñadores nacionales y extranjeros. Además, tienen un apartado dedicado a la fotografía, en el que no faltan cámaras de lomografía.

Por cierto, ¿sabías que el cubo de Rubik fue una invención húngara? En Reflexshop encontrarás un montón de variantes de este famoso rompecabezas.

Baños de Budapest distintos a los populares Széchenyi

Nada como darse un relajante baño tras un día de ‘turisteo’. La “Ciudad de los Spas” tiene más de 80 manantiales de los que puedes disfrutar en un montón de baños. Pero, si quieres salirte de lo corriente y evitar las multitudes, procura esquivar los dos más conocidos: los Széchenyi y los Gellért.

Los Baños Király son los más antiguos en funcionamiento, con un pasado que se remonta al Imperio Otomano. De igual manera, los Veli Bej, aunque recientemente renovados y con un aire más lujoso, también pueden presumir de ser fundados entre los siglos XVI y XVII. En los Baños Dandár, por su lado, será raro que veas algún turista.

Para una experiencia algo menos relajante, también puedes ir la noche de los sábados y de los domingos a los Széchenyi y unirte a la SPArty. Esta macro-fiesta, aunque ha pasado por diferentes lugares, se celebra desde 1994.

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa