Noticias Guía para descubrir los mejores barrios de Buenos Aires

Todos los artículos

Guía para descubrir los mejores barrios de Buenos Aires

Buenos Aires es una especie de mezcla, con tintes melancólicos, entre París y Madrid. Capital política, económica y social de Argentina, esta inmensa urbe está compuesta por decenas de barrios, suburbios y distritos, tan diferentes entre sí que el resultado final se asemeja a esos vistosos trabajos de patchwork, técnica usada para unir telas de distintos colores y formar con ellas un único y bello mosaico final.

Si bien el COVID-19 ha obstaculizado muchos de vuestros planes, esperamos que nuestro contenido pueda seguir brindándote inspiración para tus futuros viajes, por lo que, cuando esto pase, estarás listo para regresar al mundo.

Y es que Buenos Aires, que parece más vieja, cansada y sabia de lo que le corresponde a su edad, es el fiel reflejo de la desigual sociedad argentina, intentando mitigar a golpe de tango, fútbol y humor negro su eterno inconformismo.

Necesitarías meses para entender lo que es Buenos Aires, pero si tu viaje no permite tanta demora en sus calles, te dejamos esta pequeña guía sobre sus barrios más emblemáticos. Pasea por ellos e intenta absorber su esencia.

1. La Boca

Desde un balcón de La Boca, las estatuas de Diego Armando Maradona, Eva Perón y Carlos Gardel saludan a los transeúntes. Los turistas no dejan de sacarles fotos y ellos nunca pierden su sonrisa de blancos dientes que contrasta con el azul oscuro y el amarillo que decoran la fachada del edificio, ambos colores de la bandera de Boca Juniors, el equipo de fútbol del barrio y de media Argentina.

La Boca presenta dos caras totalmente diferenciadas. Por un lado, se encuentran sus calles turísticas, lideradas por la mítica Caminito. Y por otro, la zona de desvencijadas casas que son el hogar, desde hace décadas, de humildes familias de clase obrera.

En Caminito, las penurias parecen borrarse a golpe de brochazos de colores vivos. Así lo demuestran las fachadas de las casas bajas que se apelotonan de manera desordenada. Los turistas son aquí mayoría, para regocijo de vendedores de cuadros y artesanías, hosteleros, bailarines de tango y, por qué no decirlo, carteristas. Canciones de Gardel suenan en terrazas de restaurantes en las que grupos de alemanes, españoles, italianos y franceses disfrutan de pizzas, milanesas o matambres, mientras admiran el pasional baile de una pareja de tango.

Otro de los grandes atractivos turísticos del barrio de La Boca es el estadio La Bombonera. En él juega uno de los equipos legendarios, no solo de Argentina, sino del fútbol mundial: el Boca Juniors. Allí creció el mito futbolístico de Diego Armando Maradona, una especie de dios para los argentinos. Se pueden realizar tours en el estadio, pero nada igualará a la poderosa sensación que vivirás si tienes la suerte de asistir a un partido. Eso sí, es solo apto para valientes, pues la pasión por el fútbol aquí puede derivar en ciertos altercados violentos.

Los amantes del arte también tienen su hueco en La Boca, ya que aquí se halla la Fundación PROA, un centro privado de arte creado en Argentina en 1996, que desarrolla programas de educación e intercambio con instituciones culturales, estando su foco centrado en la difusión de los grandes movimientos artísticos del siglo XX.

2. Palermo

El carismático barrio bonaerense de Palermo – en el que viven, entre otras personalidades, el famoso actor argentino Ricardo Darín – engloba otros enclaves más pequeños, entre los que destacan Palermo Soho y Palermo Hollywood.

Palermo Soho limita con las calles Santa Fe, Córdoba, Dorrego y Coronel Díaz, y contiene la mítica plaza Serrano, en la que las conversaciones, risas y cervezas durante las noches de verano parecen no tener fin. Este lugar se está convirtiendo en el destino de moda para los amantes del diseño, los bares y la cultura callejera. Las tradicionales casas de una sola planta han sido reconvertidas en boutiques y bares, creando un ambiente que se puede calificar de «bohemio” y atrayendo a los jóvenes argentinos de clase media alta.

Justo al lado de Palermo Soho, se halla Palermo Hollywood.

La mayoría de los estudios de radio y televisión de Buenos Aires se encuentran, desde mediados de los años 90, en Palermo Hollywood, pero el barrio se está dando a conocer por su vida nocturna e incluye algunos de los mejores restaurantes y bares de la ciudad.

Si quieres pasártelo bien por la noche, y rodeado de gente interesante, Palermo es tu sitio en Buenos Aires.

3. San Telmo

Otro de los lugares tocados por la melancólica y pasional varita del tango es San Telmo. En las casas que se asoman a sus calles empedradas aún se puede observar la antigua grandeza y riqueza que llegaron a poseer las familias que habitaban uno de los barrios más antiguos de Buenos Aires. Esa época quedó atrás y, hoy en día, en las casas residenciales de Palermo viven gentes mucho más humildes. Con ellas conviven hoteles boutique, hostales, restaurantes y bares, fiel reflejo del carácter turístico actual de San Telmo.

Los viajeros recorren las calles de San Telmo cada día de la semana, pero el torrente de extranjeros es especialmente denso los domingos, cuando los lugares más emblemáticos del barrio, como la plaza Dorrego, se llenan de puestos en los que se venden antigüedades, baratijas, artesanías, ropa y muchas otras cosas.

Además, no debes dejar de dar una vuelta por el Mercado de San Telmo, creado en 1897 y en el que encontrarás, además de los objetos que se venden en los mercadillos callejeros, frutas, verduras, objetos de decoración y un ambiente de otro siglo. Si quieres evitar las multitudes, será mejor que lo visites entre martes y sábado. Los lunes está cerrado.

4. Puerto Madero

Asomándose a las marrones aguas del río de la Plata, Puerto Madero parece un ente ajeno a Buenos Aires. Tal es la diferencia que existe entre su apariencia y la del resto de barrios de la capital.

Durante los años 90, Puerto Madero sufrió un completo y profundo lavado de cara. Los antiguos almacenes y oficinas aduaneras de ladrillos rojos se transformaron en modernos restaurantes y bares destinados, sobre todo, a satisfacer las ganas de ocio de la clase media-alta de la ciudad.

Al mismo tiempo, se comenzaron a construir nuevos edificios de oficinas y apartamentos, pasando a ser el lugar preferido de aquellos que buscaban vivir en un lugar exclusivo y tranquilo. Jóvenes profesionales de éxito y acaudalados jubilados se mudaron a la zona.

Hoy en día, Puerto Madero parece un moderno barrio de una capital europea o una gran urbe estadounidense. Durante el día, es un buen lugar para dar un paseo en bicicleta o caminar junto a las aguas del río de La Plata. Por la noche, invita a cenar algo y tomarte las primeras copas antes de dirigirte a Palermo para pasar al siguiente nivel lúdico-festivo.

5. Recoleta

El barrio más rico de Buenos Aires presenta, curiosamente, un cementerio como elemento más reconocible. Y es que la tumba de “Evita” Perón es uno de los lugares más visitados de Buenos Aires. Sin embargo, no es ella la única huésped sempiterna de alta alcurnia, pues el cementerio de Recoleta está lleno de impresionantes mausoleos y tumbas ornamentadas. A pesar de su popularidad, este camposanto no es el más grande de Argentina, teniendo el de Chacarita tal honor.

Algunos turistas sienten que Recoleta es como estar en la Quinta Avenida de Manhattan, con sus lujosos hoteles e impresionantes casas.

Al igual que la cercana barriada de Palermo, Recoleta se ha convertido en ese lugar de moda en el que todos los bonaerenses se toman algo para ver y ser vistos. Si quieres ser uno de ellos y buscas un restaurante en Recoleta, ¡ten en cuenta que en Buenos Aires nadie cena antes de las 10 de la noche!

6. Barracas

En el siglo XIX, Barracas era el típico barrio de moda donde cualquier cosa ocurría. Sin embargo, la terrible llegada de una epidemia de fiebre amarilla lo cambió todo.

Varias familias adineradas poseían propiedades en Barracas durante el siglo XX. Se abrieron modestos cafés y las fábricas dominaron la economía hasta 1980. La construcción de un tramo de autopista que atravesaba el lugar llevó a la demolición de 20 edificios residenciales y dos parques públicos. Como resultado, el director de cine y activista Fernando Pino Solanas eligió a Barracas como escenario para su película ‘Sur’, en la que un hombre liberado de prisión, tras pasar en ella los años de la dictadura militar, intenta adaptarse al nuevo mundo en el que se ha convertido Buenos Aires.

Las casas de Barracas, ubicadas en el sureste, tienen fachadas coloridas y llamativas, muchas de las cuales son obra del artista local Marino Santa María, quien comenzó a pintarlas en la década de 1990. Su trabajo provocó un efecto dominó que trajo consigo otros originales proyectos de renovación.

7. Caballito

Caballito limita con Villa Crespo al norte y Almagro y Boedo al este, manteniendo un perfil bastante bajo, a pesar de ser el centro geográfico exacto de Buenos Aires. El nombre del barrio proviene de la veleta con forma de caballo que lucía sobre el tejado de una antigua pulpería, que es como se llamaba, hasta inicios del siglo XX, a los bares que eran frecuentados por gauchos y en los que se cantaba y bebía con pasión.

El Museo Histórico del Tranvía de Buenos Aires se encuentra en Caballito, así como el Mercado del Progreso.

Los habitantes de Caballito tienen la suerte de contar con importantes parques por los que salir a pasear o correr, como los de Rivadavia y Centenario. El Parque Centenario, uno de los más grandes de Buenos Aires, posee un lago y un sendero verde. Es el barrio perfecto para aquellos que quieran disfrutar de un oasis en el desmesurado urbanismo bonaerense.

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa