El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias Inspiración 10 excusas para viajar a Noruega

Todos los artículos

10 excusas para viajar a Noruega

Paisajes de naturaleza inalterada, la posibilidad de contemplar auroras boreales o dejarse impresionar por el sol de medianoche... Descubre estas 10 razones para visitar Noruega.

Con una población de algo más de cinco millones de habitantes, Noruega forma, junto con Dinamarca y Suecia, Escandinavia. Su territorio, que hace frontera al norte con el mar de Barents, al sur con el estrecho de Skagerrak, al noroeste con Rusia y Finlandia, al este con Suecia y al oeste con el océano Atlántico, nos deja una larga línea de costa salpicada de islas, y una geografía recortada por profundos fiordos y valles de origen glaciar.

A esta belleza natural se añade una saneada economía, gracias a sus recursos naturales -Noruega es el tercer exportador de petróleo del mundo-, y es uno de los países más valorados en los informes anuales sobre índice de desarrollo humano, y los que valoran los países más seguros, o el más democrático. El resultado, es un país en el que se respira felicidad, algo que lo hace sumamente atractivo al visitante. Repasamos diez razones por las que Noruega debería ser tu próximo destino.

Busca vuelos a Noruega

1. Lofoten, tierra de reflejos

Las aguas del Mar de Noruega que bañan el archipiélago de Lofoten, son las responsables de la relativa suavidad de sus temperaturas invernales, gracias a la corriente del Golfo. Unas aguas que, además, dejan en la retina del que viaja a estas islas situadas por encima del Círculo Polar Ártico, un recuerdo lleno de reflejos. Y así, la silueta de sus características montañas peladas de picos afilados, se entrelaza con las de las antiguas cabañas de pescadores -ahora reconvertidas, en la mayoría de los casos, en acogedores alojamientos-, y estas a su vez, con la imagen de las sencillas estructuras de madera en las que aún se sigue secando al sol y el viento el bacalao, su principal motor de riqueza.
No es de extrañar que, movidos por su belleza inspiradora, numerosos artistas noruegos hayan hecho de Lofoten su hogar y lugar de trabajo, como contemplaremos en los numerosos talleres y galerías que encontraremos en nuestra visita.

vistas de pueblo de pescadores en lofoten noruega

2. A la caza de auroras boreales

Todo el que haya tenido la oportunidad de disfrutar del encuentro con una aurora boreal, podrá contarte la emoción que se siente al contemplar este bello espectáculo de baile celestial, en el que una paleta luces verdes, moradas y rosas, se mueven en la oscuridad de la noche para mostrar lo inabarcable del espacio infinito y lo minúsculo del ser humano. Noruega es uno de los mejores países del mundo para contemplarlas, y cuenta con el llamado cinturón de las auroras boreales, que cruza el norte del país, desde las islas Lofoten hasta Cabo Norte, y que tiene en el área de la ciudad de Tromso, uno de sus destinos más habituales.

La mejor época para cazar auroras boreales, es desde finales de septiembre a finales de marzo, y es recomendable ayudarse de la aplicación para móvil Norway Lights, disponible en iOS, Android y Windows, para consultar el lugar y la hora en los que podrás verlas con mayor probabilidad.

auroras boreales en noruega

Vuelos baratos a Tromso

3. Vistas de infarto

Hay travesías cuya dificultad se ve recompensada cuándo se alcanza el objetivo. Preikestolen, «el púlpito en noruego», es una de ellas. Esta formación rocosa situada en la zona de fiordos de Ryfylke, al norte de la ciudad de Stavanger, que se eleva 607 metros sobre el Lysefjord (el fiordo de la luz), es una de las atracciones naturales más impactantes que ofrece Noruega al visitante. Cuenta la leyenda que, algún día, cuándo cinco hermanos se casen con cinco hermanas, el púlpito cederá y caerá sobre el fiordo, pero cada año la meseta de 25×25 metros del saliente, se mide y no ha presentado grandes cambios en los últimos años.

Destino imperdible para los amantes del senderismo, el recorrido -de aproximadamente dos horas hasta alcanzar el púlpito y perfectamente señalizado-, discurre entre idílicos senderos de montaña y lagos glaciales, en los que se alternan tramos rocosos, caminos y sendas de madera o escaleras talladas aptos para todos los públicos, de hecho, es muy probable que encuentres familias con niños y personas mayores, en tu visita.

el púlpito noruega

Busca vuelos a Stavanger

4. Fiordos de belleza inmensa

Los fiordos noruegos son el ejemplo más popular de la belleza natural del país escandinavo. Protegidos por la UNESCO, estas profundas lenguas de mar que se adentran hasta doscientos kilómetros en el interior de tierra firme, nos dejan paisajes de acantilados de vértigo y dramáticas cascadas, y nos trasladan al ambiente de una Noruega rural y sin artificios, no tan lejana en el tiempo.

En la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad, se encuentran desde el año 2005, dos de los más espectaculares de la costa occidental del país, el de Geiranger y el de Naeroyfjord. Este último es, precisamente, el protagonista del circuito más popular de Noruega, Norway in a nutshell. Un fascinante viaje en barco por el fiordo más estrecho de Europa, que incluye un recorrido en el famoso tren panorámico de Flam para contemplar impactantes paisajes de montaña, que se puede realizar todos los días del año, desde la ciudad cercana de Bergen, desde Voss o desde la capital noruega, Oslo.

fiordo geiranger en noruega

Vuelos baratos a Bergen

5. Trineo de perros en la Laponia noruega

Noruega ofrece -pensando especialmente en los más pequeños-, la posibilidad de disfrutar de una de las experiencias más bonitas que pueden realizarse en la nieve, la de realizar un paseo en trineo de perros por la Laponia noruega. Tromso, la llamada Puerta del Ártico, es uno de los destinos mejor valorados para realizar la actividad de montar en trineo arrastrado por perros husky, no sólo por las empresas especializadas que operan en la zona, sino también por los preciosos paisajes de la región.

Una dulce sucesión de colinas nevadas, casi limpias de vegetación, con las aguas del fiordo brillando bajo la tenue luz del sol, te permitirán relajarte con el sonido de fondo de los trineos deslizándose sobre la nieve y el eco de las indicaciones lejanas de los conductores que forman la caravana. La experiencia se completa con la visita a los cachorros, y un almuerzo a base de platos tradicionales en una cabaña sami, típica de la Laponia noruega.

trineo de huskys en noruega

6. Avistamiento de ballenas

El archipiélago de Vesteralen, situado junto al mar de Noruega y al norte de las islas Lofoten, es una de esas zonas de Noruega que cautiva al visitante por la belleza inalterada de un paisaje cuajado de pequeñas colinas, playas eternas y grandes montañas. En el extremo más alejado de una de sus islas principales, Andoya, se encuentra la ciudad de Andenes, un lugar de peregrinación para los que quieren realizar avistamiento de ballenas. Su localización, permite llegar a zonas de mar profundo sin realizar un largo trayecto, y emocionarse contemplando a los grandes cetáceos cuándo acuden a alimentarse al mar de Noruega.

La mejor época del año, va de noviembre a marzo, y también hay grandes posibilidades de avistarlas, de mediados de mayo a mediados de septiembre.

orcas en noruega

7. Días dorados bajo el sol de medianoche

El sol de medianoche es un fenómeno casi mágico que hace que el sol sea visible las veinticuatro horas en las fechas próximas al solsticio de verano. En el caso de Noruega, el archipiélago ártico de Svalbard -la zona habitada más septentrional de Europa-, nos permite contemplar desde mediados de abril a finales de agosto, este magnífico espectáculo que colorea el cielo y la tierra de un brillo dorado que magnifica los colores.

A pesar de que cerca del 60% del territorio está cubierto de glaciales, la corriente del Atlántico norte atempera las islas Svalbard, permitiendo al viajero disfrutar, de paso, de su fauna única, entre cuyas especies se encuentran los osos polares, zorros árticos y renos, y del espectacular paisaje de tundra ártica que cubre los terrenos no helados.

sol de medianoche en sommaroy noruega

8. Diseño frente al fiordo

La capital noruega, Oslo, es una de las ciudades europeas que más rápidamente está creciendo, y según datos oficiales, se espera que los 650.000 habitantes del 2015 pasen a ser 830.000 en 2040. Un crecimiento que ha transformado su paisaje urbano con nuevos e interesantes desarrollos arquitectónicos de importantes estudios nacionales y extranjeros, proyectados todos con especial cuidado en salvaguardar el idílico entorno natural que rodea la capital escandinava.

Con esa idea, Oslo ha mirado hacia el fiordo que baña sus orillas, y ha ocupado antiguas zonas portuarias para diseñar sus nuevos barrios de ocio y residenciales. Hacia el oeste, el barrio de Tjvuholmen es un referente del arte contemporáneo, con el Astrup Fearnley Museum proyectado por el arquitecto italiano Renzo Piano, y al este, el proyecto Barcode, ha transformado el otrora barrio industrial de Bjorvika, con modernos edificios de oficinas y apartamentos que miran al fiordo de Oslo. Junto a ellos, se alza resplandeciente el edificio de la Ópera de Oslo, y cuándo esté terminado, lo hará también el nuevo Munch Museum, un diseño del arquitecto español Juan de Herreros.

edificio de la ópera de oslo

Vuela a Oslo ya

9. Escena gourmet

Además de por su naturaleza, Noruega es también un destino gastronómico para los paladares más exquisitos. Con una materia prima de calidad, especialmente en lo que a pescados y mariscos se refiere -es el paraíso del salmón, el bacalao y el cangrejo real-, además de una especial atención en la utilización de productos de proximidad, orgánicos y de temporada, no es de extrañar que la escena gastronómica del país, se haya actualizado con interesantes novedades.

En 2016, el restaurante Maaemo de Oslo, la capital noruega, obtenía su tercera estrella Michelin en la famosa guía roja. Otro local de Oslo, Kontrast, entraba también en la aclamada lista de este año, gracias a su cocina escandinava contemporánea, que mima el producto local. Una apuesta que también encontramos en otro restaurante de la capital, Smalhans, reconocido con la mención Bib Gourmand de este año de la guía gastronómica de referencia.

gastronomía noruega

10. A esquiar en metro

Oslo es una de capitales europeas con un entorno natural más envidiable, auténtica válvula de escape de sus habitantes, que aprovechan su tiempo libre para sacar el máximo partido a las colinas que la rodean. La línea 1 de la red de metro de Oslo conecta en apenas treinta minutos el centro de la capital con la colina de Holmenkollen, la zona de ocio invernal más próxima. Además de la práctica del esquí, la subida nos permitirá disfrutar de una bajada en trineo en la pista gratuita -sólo hay que pagar el alquiler de los patines- conocida como sacacorchos, Korketrekkeren en noruego. Diez minutos para liberar adrenalina, perfecta para los amantes de la velocidad.

Para los viajeros más sedentarios, en la zona y a los pies del Holmenkollen National Ski Arena -el famoso trampolín de salto construido para el Campeonato del Mundo de Esquí Nórdico en 2011-, se encuentra el Museo del Esquí, un centro para conocer más sobre el deporte nacional noruego. El museo tiene una azotea en la torre del trampolín con impactantes vistas panorámicas en 360 grados de Oslo, su precioso fiordo y las frondosas colinas que lo rodean. Finalmente, si la visita ha despertado tu interés, puedes probar a montarte en el simulador de salto de esquí con el que cuentan.

salto de esquí holmenkollen en oslo

Un artículo de M. Carmen Voces

Si estás preparando un viaje a Noruega, sigue leyendo:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.