Noticias Inspiración Qué ver en Santander: 10 lugares imprescindibles

Todos los artículos

Qué ver en Santander: 10 lugares imprescindibles

Santander fue el balneario de las clases nobles y la realeza durante el siglo pasado. Hoy es una ciudad agradable que combina cultura, paisajes y sabrosa gastronomía.

A pesar de ser la capital de Cantabria, Santander tiene ese halo de pequeña ciudad, bonita, agradable y manejable. El paseo marítimo del Sardinero es el preferido de locales y turistas para caminar junto al mar mientras divisas a lo lejos el Palacio de La Magdalena, regalo del pueblo a Alfonso XIII y símbolo burgués de la ciudad.

Y es que Santander disparó su fama turística gracias a sus balnearios, siendo la ciudad pionera en España del turismo asociado a la salud.

Principal destino turístico de la corte española desde la mitad del XIX a la del XX
, hoy en día Santander es una ciudad eminentemente turística y académica, complementada con buenas playas, museos y una sabrosa gastronomía. ¿Quién da más?

En Skyscanner te ayudamos a disfrutar de la capital de Cantabria mostrándote los 10 lugares imprescindibles que visitar en Santander:

1. Península de La Magdalena

Sale el sol y Santander luce de esplendor. Es lo que tienen los días luminosos en el norte de España: transforma la ciudad y los paisajes en otros distintos, mucho más hermosos.

Un día de sol será la jornada perfecta para visitar la península de La Magdalena.
En ella, la ciudad construyó un palacio y se lo regaló a Alfonso XIII, principal impulsor, desde Madrid, del turismo de alto standing en Santander. Lo disfrutaría como residencia de verano entre 1912 y 1929.

Sin embargo, la ubicación de la península – que controla el acceso a la bahía de Santander – hizo que siempre tuviera una gran importancia estratégica. Hay pruebas de antiguos asentamientos romanos y fue pieza clave en la Guerra de la Independencia, a principios del siglo XIX, cuando franceses e ingleses se la disputaron.

Hoy en día, es el lugar más concurrido de los que ver en Santander. La entrada a la península es gratuita y en ella podrás visitar la playa de la Magdalena, el palacio (hay que pagar una entrada de 3€ para visitar su interior), el monumento a Félix Rodríguez de la Fuente, las tres carabelas utilizadas por el navegante cántabro Vital Alsar para rememorar el viaje del conquistador Francisco de Orellana al Nuevo Mundo, un bosque de pinos plantado por órdenes de Alfonso XIII y un pequeño zoo, en el que hay pingüinos, focas, leones marinos y patos.

Sin duda, visitar la península de la Magdalena es una de las mejores cosas que hacer en Santander.

2. Catedral de Santander

La iglesia más esplendorosa que visitar en Santander es la catedral de la Asunción de Nuestra Señora.

La catedral santanderina se construyó en el antiguo cerro de Somorrostro, sobre unas antiguas ruinas de un monasterio. La edificación fue llevada a cabo entre los siglos XII y XIV, pero sufriría profundas reformas a lo largo del tiempo, sobre todo, tras el gran incendio que consumió parte de Santander en 1941.

La actual catedral está formada por dos iglesias superpuestas de estilo eminentemente gótico. La inferior (la más antigua), se construyó durante el primer tercio del siglo XIII, y la superior se levantaría a finales de ese mismo siglo. La parte más bonita es su claustro.

3. Museo Marítimo del Cantábrico

Teniendo en cuenta que el puerto de la capital de Cantabria fue el principal foco del comercio marítimo del norte de España con las colonias a partir del siglo XIX, no es de extrañar que el Museo Marítimo del Cantábrico sea uno de los mejores lugares que visitar en Santander.

En 1981 se inauguró este museo que resulta ser una visita perfecta para toda la familia en Santander. A pesar de su nombre, no solo verás en él instrumentos de navegación y maquetas de barcos. El Museo Marítimo de Cantabria muestra objetos que pertenecen a los campos de la historia natural, arqueología, etnografía, construcción naval, cartografía, patrimonio marítimo, embarcaciones, fotografía y documentación marítima e histórica. De hecho, encontrarás hasta un acuario marino.

Algunas de las piezas expuestas tienen siglos de antigüedad.

4. Faro de Cabo Mayor

Fue el 15 de agosto de 1839 cuando se encendió por primera vez la luz del faro de Cabo Mayor. El lugar escogido para la construcción del mismo, situado a 60 metros sobre el nivel del mar, no fue elegido al azar, ya que siempre fue un punto utilizado para mandar señales a los navíos que se acercaban a la costa de Santander, ya fuera con antorchas u hogueras.

El faro de Cabo Mayor tiene una envergadura de unos 30 metros y varios edificios anexos, que estaban destinados a los técnicos del faro.

El faro de Cabo Mayor es uno de los mejores lugares que visitar en Santander, no solo por sus fabulosas vistas sobre la bahía, sino también por las interesantes exposiciones sobre faros que podrás ver en tres salas distribuidas entre la base de la torre del faro y sus edificios anexos.

5. Centro Botín

Hay que reconocer que, a pesar de tener algunos detractores, la figura de la familia Botín es muy importante en Santander.

El Centro Botín fue inaugurado en junio de 2017, integrado en los bellos Jardines de Pereda. Su estructura es de por sí espectacular. Con dos edificios con forma de libro que se apoyan sobre columnas y quedan parcialmente suspendidos sobre las aguas del Cantábrico. La obra es producto de la imaginación y maestría del arquitecto italiano – ganador del premio Pritzker, el Nobel de la arquitectura, en 1998 -, y supone uno de los monumentos más curiosos que ver en Santander.

La investigación, la formación y la divulgación son las tres grandes misiones de este lugar, destinado también a albergar algunas de las mejores exposiciones de arte que se pueden ver en España y conciertos de música.

La entrada general cuesta 8€.

6. Playa El Sardinero

La playa urbana más famosa de España – con el permiso de la de La Concha en San Sebastián – es uno de los lugares que visitar en Santander. El Sardinero sirve de playa normal, para bañarse y demás, pero desde que se erigiera como destino turístico de la clase media-alta madrileña – a principios del siglo XX – también tiene un cierto toque de postureo.

Por eso, en El Sardinero podrás encontrar a jóvenes flirteando con sus mejores atuendos veraniegos, familias enteras llegando de punta en blanco y otras imágenes por el estilo.
La playa en sí – que en realidad son dos – tiene unas bellas vistas, es tranquila, de arena dorada y con un paseo marítimo muy concurrido por locales y turistas.

7. Plaza porticada de Santander

El meollo de los actos culturales de Santander es su Plaza Porticada.

Se encuentra en el mismísimo centro de la ciudad, a escasa distancia del Ayuntamiento y los Jardines de Pereda. Surgió tras el incendio de 1941 y durante los 50 se convirtió en la mayor plaza de música de España, acogiendo conciertos al aire libre de artistas de la talla de Herbert Von Karajan.

Hoy en día es uno de los principales lugares de encuentro de los santanderinos y se han hallado restos arqueológicos de la antigua muralla medieval y de la Puerta del Mar, entrada marítima principal a Santander en la Edad Media. También, entre sus dos edificios de estilo neo-herreriano se han hallado búnkeres y refugios antiaéreos de la Guerra Civil.

8. Parque Natural de Peñacabarga

Aunque hay muchas cosas que ver en Santander, puede llegar un momento en el que te sature algo el ambiente urbano y prefieras buscar una zona verde alejada de la civilización.

La escapada rural de calidad más cercana a Santander es la visita al Parque Natural de Peña Cabarga.

Situado al sur de la bahía de Santander, en plena Sierra de la Gándara, es un espacio protegido desde 1989. Desde el Monumento al Indiano erigido en el Pico Llen – cumbre más alta de Peña Cabarga, con sus 569 metros de altura -, podrás disfrutar de una de las mejores panorámicas de la región. A lo lejos, verás Santander y su bahía.

Se puede llegar a la cima en coche, pero te aconsejamos que sigas el sendero a pie y disfrutes de la naturaleza. Encinares, bosques mixtos y bosques de ribera aún resisten a los muchos incendios que han mermado la superficie arbolada del Parque Natural de Peña Cabarga.

9. Gran Casino del Sardinero

El Gran Casino del Sardinero es digno sucesor del casino anterior, que se encontraba en el mismo lugar. En el primer casino, edificado en 1870, tuvieron lugar multitud de fiestas de la alta aristocracia, a las que acudieron reyes y nobles de toda Europa.

El Gran Casino del Sardinero, construido en 1916, compaginó los juegos típicos de los casinos con la puesta en escena, en su teatro, de obras teatrales, musicales y óperas. Sin embargo, desde 1978 ya solo es una casa de juego, dejando de lado su contribución al mundo del arte.

El edificio, de fachada neoclásica, es uno de los más bonitos que ver en Santander y el más llamativo del paseo marítimo de El Sardinero.

¿Te apetece jugar al ‘black-jack’, póker o la ruleta? Pues hagan juego, señores y señoras…

10. Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC)

Algo que hacer en Santander es aprender sobre la historia del lugar que estás visitando. Conocer los orígenes de cualquier destino siempre te ayuda a comprender mejor lo que has visto o vas a ver. Además, Cantabria – con sus Cuevas de Altamira a la cabeza – es un lugar de gran riqueza arqueológica en Europa.

Para aprender sobre todo ello no hay mejor lugar que el MUPAC de Santander.

En este museo encontrarás un gran número de artefactos y objetos de la Prehistoria e Historia de Cantabria. Además, se trata de una instalación de última generación y está dotada de un buen número de medios audiovisuales e interactivos. Un museo de Historia en 4D que no te puedes perder, tengas la edad que tengas.

Y tú, ¿qué otros lugares que ver en Santander nos recomendarías?

Si este artículo te ha parecido interesante, prueba a leer los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler!

Mapa