Noticias Los 10 lugares más bonitos de los Países Bajos

Todos los artículos

Los 10 lugares más bonitos de los Países Bajos

Los Países Bajos conjugan naturaleza y urbanidad de manera excepcional.

Desde pequeños vamos buscando la magia como si de un tesoro del lejano oriente se tratara. Nos quedamos boquiabiertos con los espectáculos de prestidigitación, soñamos despiertos con los relatos fantásticos del cine, y, si hay suerte, descubrimos la magia que encierra el amor. Para aquellos que siguen a la caza del hechizo, Skyscanner ha seleccionado 10 lugares para quedarse atrapado en el país neerlandés

Mira lo que Holanda y el resto de provincias esconden bajo su manga. Te sorprenderán sus trucos. Estos son los 10 lugares más bonitos de los Países Bajos.

Vuelos baratos a los Países Bajos

1. Los pólderes

Los pólderes son el símbolo de una lucha que mantiene en pie de guerra a este país desde hace años. Es la batalla de los holandeses contra el mar. Y gracias a los pólderes el contador está en hombre 1, fuerzas de la naturaleza 0. De hecho, si no fuera por estas magníficas y bellas obras de la ingeniería más de un cuarto de este país se lo habría comido ya el agua salada. Aunque todo esto es ya suficientemente extraordinario por sí solo, el resultado de parar el mar tiene también una traducción estética muy bella.
Los campos verdes conviven en perfecta simbiosis con el mar separados por una invisible pared. Los modernos molinos de viento emergen del agua que rodea los campos cuales dioses griegos. Los canales serpentean la zona dejando paso a un espectáculo sensacional de color y simetría. Si quieres ver la magia de las mentes holandesas en acción no te queda otra que ir a la provincia de Flevoland. Allí se encuentra la madre de todos los pólderes, Noordoorpolder: 460 kilómetros cuadrados de verde, blanco y azul a tres metros bajo el nivel del mar.

polder en holanda

2. Casas Cubo de Rotterdam

Y siguiendo con el poder imaginativo de Holanda y los lugares más bonitos de los Países Bajos, las casas cubo de Rotterdam están en pie casi como por arte de magia. Los cubos descansan sobre una base hexagonal donde se encuentra la planta baja de la casa. Piet Bloom diseñó en la década de los 70 estas viviendas con la imagen de un bosque en mente. Quizá sus copas no sean verdes ni su raíces muy profundas pero son un auténtico soplo de aire fresco en mitad de una jungla urbana. Uno de los propietarios decidió sacar provecho de las avalanchas de curiosos hace años y exponer su propia casa al público. Hoy en día se gana la vida solo con las entradas que vende.

casas cubo de rotterdam

3. Naarden

Es curioso cómo este país hace que naturaleza y urbanidad combinen con tanto gracejo y elegancia. Este pueblo, a unos pocos kilómetros de distancia de Amsterdam, es un ejemplo de este maravilloso equilibrio y uno de los lugares más bonitos de los Países Bajos. Lo curioso de Naarden es el núcleo urbano en el que se encuentra situado. Se trata de una fortaleza en forma de estrella que se separa del resto del continente por un espectacular foso de agua. El verde y el agua se convierten una vez más en protagonistas de un fenomenal monumento. La vista aérea de este lugar es sencillamente asombrosa. Súbete al punto más alto y no te la pierdas.

ciudad de naarden

Vuelos baratos a los Países Bajos

4. El jardín Keukenhof

¿El gris se ha instalado en tu vida? Pues inyecta un poco de color visitando el jardín floral más grande del mundo con campos y campos interminables de tulipanes. Pero no se trata solo de una disposición bonita y pensada de colores y flores en un inmenso espacio, que también. El jardín de Keukenhof esconde muchos más secretos de los que se le suponen a un lugar como este. Uno de ellos, el “jardín selfie”, que recibe este nombre por la cantidad de auto retratos que Van Gogh pintó. Puedes enviar tu propio selfie a los jardines antes de visitarlos y luego ver reproducida con flores tu cara en el suelo. Y luego hazte un selfie contigo mismo, el bucle selfie. Ten en cuenta que el parque está abierto de marzo a mayo. Y no, no todas las flores aquí son tulipanes. Aunque haberlos, haylos.

jardín de tulipanes de keukenhof

5. Bosque místico en Efteling

Definitivamente es casi imposible encontrar algo más mágico que el bosque místico. De acuerdo. Este bosque forma parte del parque de atracciones de Efteling pero no por ello pierde encanto o hechiza menos a aquel que lo pisa. Este lugar precioso también es conocido como el bosque de cuento de hadas y esconde un pueblo de gnomos, papagayos parlantes o la fuente del Rey Rana. Camina por el bosque de Efteling hasta encontrar al duendecillo cuenta cuentos. Escoge la roca más cómoda, aposenta tu trasero y prepárate para escuchar todas las historias de los seres mágicos que habitan este parque. Sin duda un parque muy apetecible para ir con los más peques de la casa.

bosque místico de efteling en holanda

6. Las Islas Frísias

Al norte del país se encuentran las Islas Frísias, también conocidas como Islas de Wadden, y son sin ninguna duda uno de los lugares más bonitos de toda Holanda. Cada una de estas cinco islas tiene algo muy especial que ver. Texel tiene impresionantes playas de dunas, en Terschelling avistarás grandes colonias de pájaros, las aguas de Ameland suelen ser casa de ballenas y focas, la frondosa y boscosa Vlieland es la más remota y Schiermonnikoog es la más pequeña. Aunque las puedes visitar en barco, quizá una de la mejor y más desafiante manera de ver esta maravilla sea a pata. Has leído bien.
Es posible atravesar el mar de Wadden y sus islas caminando por sus aguas. Cuando la marea baja, el mar y las playas se desdibujan formando una especie de pantano. A veces el lodo te llega hasta los tobillos. Necesitas estar un pelín en forma, equiparte de forma adecuada y hacerte con un guía. De hecho esta actividad se conoce como alpinismo horizontal. No apto para blandengues. A parte de travesar los mares cual mesías podrás acercarte a las focas tumbadas en la arena y darles de comer con cuidado.

islas frisias en holanda

Vuelos baratos a los Países Bajos

7. El Parque Clingendael

Holanda te ofrece la posibilidad de cambiar de país sin coger un solo avión. Y no. Los holandeses aún no han inventado la tele-transportación. Si visitas este parque que se encuentra en La Haya entenderás el por qué. En él hay un jardín japonés con árboles y detalles arquitectónicos típicos del país nipón. La propietaria del parque se enamoró de Japón y en una de sus viajes se trajo consigo los puentes, la casita de madera, esculturas de buda y hasta los faroles de Oriente que aún se conservan casi 100 años después. Como es un jardín extremadamente frágil, solo permanece abierto 6 semanas al año. En octubre y en mayo. Planea tu visita a Holanda ya y haz cuadrar esas fechas.

jardín japonés en holanda

8. Heuvelrug

Si sueñas con un viaje al África más profunda, acércate al parque Heuvelrug, cerca de Utrecht. Recorrer este bosque será como sumergirte en un safari lleno de animales exóticos. Si estás muy atento tendrás tu primer encuentro con marta. Y no se trata de una señora que se perdió por estos lares… Es un animal de aspecto adorable que tiene cara de gato y cuerpo de nutria.

bruma cerca de Utrecht

9. Museo de Biesbosch

Biesbosch es un paraje natural que nada tiene que ver con tulipanes o jardines japoneses o molinos de viento. Es una red pintoresca de riachuelos pequeños y amplios ríos encontrándose y haciendo del lugar un delta lleno de encanto y misterio. Merece la pena coger una canoa y practicar el piragüismo por las tranquilas aguas de uno de los lugares más bonitos de los Países Bajos. Si puedes, haz una parada en el museo de Biesbosch, un espacio que pretende fundirse con el ecosistema lo más posible (quizá por eso consiga el efecto contrario). Es un museo que está bajo tierra y que se asoma camuflado solo en la parte superior. Los animales casi ni se percatan de su existencia. Así será fácil que veas pastar ovejas a centímetros del (no)edificio.

pájaro en biesbosch

10. Kinderdijk-Elshout

Sería un pecado irse de Holanda sin echar un vistazo a los grandes y clásicos molinos de viento que recorren los canales del país. Esta zona suma una colección inédita de 19 molinos que se han convertido en un icono de Holanda. Para los locos de Instagram, el momento ideal para fotografiar esta espectacular hilera de molinos es el atardecer. El reflejo del agua se une con el cielo sonrojado haciendo que la silueta de los imponentes molinos sea la única protagonista. No te quedes con las ganas y aprovecha también para conocer como es uno de estos molinos desde dentro. Son auténticas maravillas de la ingeniería holandesa de antaño.

molinos en kinderdijk en holanda
Vuelos baratos a los Países Bajos

Si te apetece conocer más lugares mágicos, sigue leyendo:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa