El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias Los 10 mejores destinos para una Navidad en familia

Todos los artículos

Los 10 mejores destinos para una Navidad en familia

La mejor manera de pasar la Navidad será siempre con los tuyos. Si además el lugar es bonito, las vacaciones se convierten en pura magia.

Si hay algún momento en el calendario en el que pasar unos días en familia debiera ser una obligación, ese tiempo son las navidades. Dales a tus peques la recompensa que tanto se merecen y llévatelos a vivir una Navidad mágica en cualquiera de los destinos que Skyscanner ha seleccionado para ti a continuación.

La oferta es amplia y las posibilidades infinitas. Tanto si eres de los que prefieren enrollarse una manta y mirar como cae la nieve acurrucado en el sofá como si la idea de una perfecta Navidad significa aventura y jolgorio, esta lista es para ti y tu familia.

1. Belén viviente en Buitrago de Lozoya, Madrid

Cuando se acercan las Navidades, es tradición en toda casa española desempolvar las figuritas del belén y buscar un lugar de la casa donde exhibirlas. Toda la familia tiene una misión. Mientras uno coloca el musgo, otro prepara el riachuelo con papel de aluminio… Si eres un amante de los pesebres, pasea entre las figuras de carne y hueso que recrean el tradicional belén. Los pesebres vivientes se hacen por toda España y en la mayoría de ellos son los propios vecinos los encargados de encarnar la Sagrada Familia. Uno de los más bonitos se hace en la población madrileña de Buitrago de Lozoya. El marco es idílico. Las murallas se iluminan y los actores aguantan inmóviles temperaturas heladoras. Hay hasta animales de verdad.

adoración de los reyes magos en un belén

2. Els Pastorets en l’Atmetlla de Merola, Barcelona

Pero donde cobra vida el belén de verdad es en el teatro. En Cataluña hay una gran tradición de representar “Els Pastorets” por estas fechas. Se trata de una obra que representa el auténtico espíritu de la Navidad. La bondad y la ingenuidad dan forma a los protagonistas de la obra, Rovelló y Lluquet, dos pastorcillos que resisten a las tentaciones y los caprichosos deseos del maléfico diablo. Es una obra para pequeños pero también para mayores. Muchas asociaciones de vecinos y grupos de teatro amateur catalanes dedican todo el año a ensayar y poner en marcha la obra. Nuestra recomendación es que te hagas ya con tu entrada porqué vuelan. Sin desmerecer el resto, “Els Pastorets” de la Amella de Merola son uno de los más antiguos y genuinos.

3. Bath, Reino Unido

Quizá una de las cosas más mágicas que ver por esta época del año sea un mercado de Navidad. España tiene algunos mercados fantásticos como el de Santa Llúcia, en Barcelona, o el de Colón, en Valencia. Pero si estás pensando en cruzar fronteras éste es uno de los mercados más mágicos del mundo que querrás que tu familia conozca. Hará las delicias de pequeños y grandes con la cantidad de cosas que ver, oler y comer… Bueno, y comprar. Piensa que más del 80% de creadores que tienen puesto en este mercado son del mismo pueblo o de los alrededores y que casi todo lo que venden lo hacen a mano. Es un mercado como pocos quedan hoy en día. No olvides que fuera del mercado, esta pequeña población del sur de Inglaterra tiene mucho que ofrecer también.

mercado de navidad en bath

4. Reikiavik, Islandia

Reikiavik es el lugar donde tus peques querrán pasar las Navidades porque en vez de un Santa Claus, aquí tienen 13. La tradición es poner un zapato en la ventana durante los 13 días antes de la Navidad. Y cada una de esas noches los Yule Lads (Santa Claus en islandés) dejan algún regalo. Además estos trece Papá Noel tienen un gato un poco maligno que exige que estrenes cada Navidad una nueva prenda de ropa. Si no sigues esta simple regla, el gato te comerá. A parte de estas curiosas tradiciones, aquí se vive una Navidad la mar de tranquila. Lejos del jolgorio y la fiebre consumistas, los comercios y restaurantes de la ciudad cierran sus puertas el 24 de diciembre. Aquí lo importante es recogerse durante las fiestas con la familia.

botas de papá noel en reikiavik

5. Lago Louise, Canadá

Te pensabas que en esta lista íbamos a mencionar Nueva York y su mítica pista de patinaje del Rockefeller Center, ¿verdad? Pues aunque la ciudad de los rascacielos se pone especialmente bonita por esta época del año, hemos querido ir un paso más allá. Y nunca mejor dicho. Un poco más al norte, en la vecina Canadá, hay una pista de patinaje que entre su localización (las montañas rocosas) y el espectacular hotel que asoma delante deja a la altura del betún cualquier otra del mundo. Se trata del lago Louise que se congela en invierno debido a las bajas temperaturas. Aquí se alcanzan fácilmente los 20 grados bajo cero. No hará falta que te alojes en el hotel para poder patinar en el impresionante lago helado.

lago louise en invierno en canadá

6. Viaja en tren al Polo Norte, North Conway

El Polo Norte se pone frenético en esta época del año. Papá Noel y sus duendecillos están trabajando muy duro para hacer llegar a los peques sus regalos. Y tú no te lo quieres perder, ¿verdad? Pues coge el tren mágico que te llevará hasta el mismísimo taller de Papá Noel. La estación se encuentra en Conway, en el encantador condado de New Hampshire. Mientras esperas ansioso la llegada al Polo Norte, beberás una taza de chocolate caliente y catarás los dulces favoritos de Santa. Toda una aventura llena de magia para compartir sueños y momentos con tus seres queridos.

polo norte

7. San Francisco

Charles Dickens supo plasmar en su obra Cuento de Navidad lo que se supone que estas fechas deberían inspirarnos: compasión y agradecimiento. San Francisco se impregna del mensaje de Dickens y se transforma en el Londres de la época victoriana, como en el libro. La gente se viste como los personajes de Dickens, las calles se llenan de artesanos y la magia de las fiestas se esparce por doquier. La Gran Feria de Navidad de Dickens es una experiencia muy entretenida y didáctica para llevar a toda tu familia.

tranvía decorado por navidad en san francisco

8. Los Alpes italianos, Brixen

Los Alpes son probablemente el paraíso definitivo en cuanto a los deportes de invierno se refieren. Aquí podrás pasar tus Navidades bajando las montañas montado en tu tabla de snowboard o esquís. Pero si a ti el esquí no te va, relájate junto a la chimenea del hotel y contempla las magníficas vistas mientras esperas a que el resto de la familia se canse de esquiar… Cuando estéis todos juntos, no dudes en bajar al pueblo con tu familia. Aquí la Navidad es un acontecimiento excepcional. El mercado de la catedral es un lugar para sentirse nostálgico. San Nicolás aparece en las calles de Brixen repartiendo dulces mientras los coros cantan los villancicos a la puerta de la catedral. Luego coge el teleférico hasta los pies de las Dolomitas donde las impresionantes esculturas de hielo te esperan, dispuestas a ser admiradas.

pueblo de bressanone en los alpes italianos en navidad

9. Hotel de hielo, Suecia

Y hablando de esculturas de hielo. Que ni tú ni tu familia os quedéis con las ganas de tallar una vosotros mismos. Reserva ya tu habitación en el hotel más frío del mundo y practica tu arte con el hielo. Dormir en una de sus habitaciones hechas completamente de hielo será una experiencia inigualable que sin duda te acercará mucho más a los tuyos ya que será la única manera que tendrás de entrar en calor. Y como resistir muchas horas dentro de tu habitación será imposible, este hotel de hielo ha preparado muchas actividades para pasar el día con los tuyos: montar en trineo, cazar auroras boreales, baño en aguas helada, tallar figuras de hielo… Si quieres sentirte como la princesa Elsa de Frozen, éste es tu hotel.

hotel de hielo en suecia

10. Honolulu, Hawái

La nieve, el chocolate caliente, las pistas de hielo, los mercados navideños están muy bien. Pero si lo que quieres es huir del frío sin tener que renunciar a la Navidad, este es el destino que estabas buscando. Las fiestas empiezan oficialmente en Honolulu con el encendido del gigantesco del abeto el 6 de diciembre al que le sigue una gran juerga con el desfile de Santa Claus, camiones de comida, carreras para niños… Durante todo el mes la ciudad se enciende literalmente con la Navidad convirtiéndose en la ciudad de la luz. Y como el tiempo acompaña, Honolulu organiza muchas actividades al aire libre para disfrutar con la familia como noches de películas al aire libre y chocolatadas populares. El presidente Obama pasará las Navidades aquí. Si quieres coincidir con él, ya sabes��.

navidad en hawaii
Suscríbete a nuestro boletín de noticias gratis

Si te gusta la Navidad, aquí tienes más artículos de temática navideña:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.