Noticias Los 10 reinos más asombrosos del mundo

Todos los artículos

Los 10 reinos más asombrosos del mundo

Micro naciones, repúblicas ficticias y estados clandestinos de los que no habías oído hablar nunca (o casi).

Hay ciudades dentro de las ciudades, los barrios se convierten en repúblicas y reinos ilegales. Si quieres patearte el mundo con el espíritu de un viajero anárquico y rebelde ¡ve haciendo las maletas! Una escapada a uno de estos estados “no convencionales” puede ser lo que necesitas.

1. Sealand, Essex

Si las Naciones Unidas lo reconocieran sería el país más pequeño del mundo. No se trata de una isla de verdad, sino más bien de un estado sobre una plataforma oxidada situada frente a Suffolk, en la costa inglesa. Fue creada durante la Segunda Guerra Mundial y ocupada en 1967 por el ex oficial de la Reina, Poddy Roy Bates. El “principado con soberanía independiente” de Sealand tiene su propio lema: “E mare libertas”, del mar la libertad, y una moneda propia. A lo largo de los años han emitido miles de pasaportes falsos que se han vendido por cifras astronómicas. ¡Asegúrate de que no vas a usar uno de estos documentos si quieres ir lejos!

Sigue leyendo: Los 10 lugares más mágicos del Reino Unido

2. Christiania, Copenhague, Dinamarca

Es posiblemente la más famosa del mundo entre las comunidades independientes dentro de una ciudad. Christiania es una “ciudad libre”, fundada en 1971 por un grupo de hippies y artistas que se desvincularon del control estatal y dieron vida a una ciudad privada en pleno corazón de Copenhague. Oficialmente reconocida por el estado danés, es una de las principales atracciones turísticas de la capital. Se permite el uso de drogas, no hay leyes, ni impuestos que pagar. Reconoce la verdad: ya estás pensando en mudarte.

Sigue leyendo: Las 7 mejores cosas que ver en Copenhague

3. Talossa, Milwaukee, Wisconsin, EE.UU.

Todo el reino de Talossa (del finlandés “casa”) está diseñado en el estilo tudor del dormitorio de un tipo muy especial: Robert Ben Madison. Las cuatro paredes de su casa, en una zona residencial de Milwaukee, en Estados Unidos, marcan los límites de este diminuto estado dotado de una bandera propia desde 1981. Si lo quieres visitar, quizás no haga falta que reserves una visita. Sólo llama al timbre.

Sigue leyendo: Cómo conseguir la ESTA para viajar a Estados Unidos

4. Moresnet, Lieja, Bélgica

En 1816, Prusia y Bélgica no estaban de acuerdo sobre quién debía gobernar una franja de tierra en la frontera entre los dos estados. El resultado fue Moresnet, un estado neutral, la capital mundial de la comunidad esperantista, con el esperanto como lengua oficial. El lugar debería haberse llamado Amikejo (un lugar de amistad» en esperanto), pero la idea no cuajó. Implicada en el conflicto durante la Segunda Guerra Mundial, la zona es ahora parte de la provincia de Lieja, en Bélgica. Una visita a este lugar puede ser estratégica: el área hace frontera con Alemania, Bélgica y los Países Bajos. En otras palabras: ¡3 pájaros de un tiro!

Sigue leyendo: Los 10 lugares más bonitos de Bélgica

5. Seborga, Italia

¡Ni el Vaticano ni San Marino! Italia cuenta con otros reinos para administrar. Después de tres siglos y medio, el autoproclamado Principado de Seborga, en la provincia de Imperia, ha vuelto a emitir su propia moneda histórica, el Luigino, con un valor fijado en 6 dólares americanos. Los cerca de 400 habitantes de Seborga eligen a su gobernante, circulan por la ciudad con sus propias matrículas y poseen un pasaporte con el escudo de armas y el sello del Principado. Seborga nunca ha sido reconocido por Italia como estado autónomo, pero esta micro nación podría bien valer una visita. ¿Os interesa? Es muy posible que os crucéis por la calle con el mismísimo Rey Marcello en persona.

Sigue leyendo: Las 10 mejores rutas de Italia para hacer en coche

6. Kugelmugel, Viena, Austria

¿Una micro nación en el Prater de Viena? ¿Por qué no? En 1984, la mente enloquecida del artista austriaco Edwin Lipburger parió una casa con forma de esfera a la que llamó Kugelmugel , que significa, literalmente, «la pelota en la colina.». Este visionario, sin embargo, no había contado con la ley. Puesto que había realizado su obra sin autorización, tuvo que darle la vuelta a la pelota para superar a las autoridades locales. Para preservar Kugelmugel pensó en declararla una república independiente que administraría él sólo como presidente. El caso terminó en los periódicos, Lipburger en la cárcel. Al final, el gobierno de Viena dio un paso atrás y decidió instalar la estructura en el Prater. Fue un partido duro, que sólo podía terminar en empate: 1 a 1, con la pelota en medio (del parque).

Sigue leyendo: Las 10 mejores cosas que hacer en Viena

7. NSK, Liubliana, Eslovenia

¿Puede un Estado que no existe y no tiene fronteras tener embajadas temporales en todo el mundo? ¡Parece que sí! Este es el caso del estado de NSK, Slowenische Neue Kunst, «Nuevo Arte Esloveno». Una comunidad variada de artistas e intérpretes de la ciudad de Liubliana de la que forman parte los miembros de la banda de rock Leibach (no te preocupes si no sabes quién son). Se puede obtener un visado para visitar este “estado” asistiendo a un concierto de la banda, o pedir un pasaporte. Más de 14.000 personas ya han conseguido el suyo. No te preocupes, porque seguro que estarás en buena compañía.

Sigue leyendo: 7 lugares preciosos que visitar en Eslovenia

8. Uzupis, Vilnius, Lituania

Un cartel a la entrada de este micro nación reza: Uzupio Res Publika. Y punto. El barrio bohemio de Vilnius, en Lituania, poblado de artistas, diseñadores y galeristas, declaró su independencia en 1998. Uzupis tiene un presidente, pero también un himno oficial y una Constitución con más de 41 leyes disparatadas. Una de ellas declara que “Toda persona tiene derecho a estar ociosa”. Toma nota y apúntalo en tu calendario, porque es el lugar perfecto para tus próximas vacaciones.

Sigue leyendo: Los castillos más bonitos de Europa

9. Mapsulon, Pistoya, Italia

En 1996, un pequeño pueblo de montaña en los Apeninos de Pistoya ha prohibido la modernidad. Se ha abolido la televisión y eliminado el asfalto. Para llegar tendrás que hacerlo a pie. En los orígenes de Mapsulon está la idea de un retorno a los orígenes y la protección del medio ambiente. Este pequeño “Estado independiente” tiene un periódico online y numerosos contactos con intelectuales y escritores. Alojarse en un lugar como este puede ser un gran descubrimiento. Eso sí, olvidaos del jacuzzi.

10. Alcatraz, Gubbio, Italia

Alcatraz es una eco-aldea construida en el corazón de la región italiana de Umbría, cerca de Gubbio. Primero se proclamó República, y después “Nación Onírica Independiente”. La idea nació de la mente de Jacopo Fo (¿os suena el nombre?) como una comunidad basada en “la palabra de honor y el respeto recíproco”. Esta pequeña comunidad de soñadores reduce al mínimo sus residuos y produce energías limpias. Alcatraz tiene su propia moneda (el Talento), emite pasaportes y sellos, aunque el núcleo habitado más cercano está a 6 kilómetros y el cine a 25. Pero tras una clase de yoga estupenda y una sesión de burro terapia seguro que no encontrarás tiempo para aburrirte.

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.