Noticias Los mejores bares ruina de Budapest

Todos los artículos

Los mejores bares ruina de Budapest

Descubre los míticos ‘bares ruina’ de la capital húngara, desde el famoso Szimpla hasta los menos conocidos.

Si bien el COVID-19 ha obstaculizado muchos de vuestros planes, esperamos que nuestro contenido pueda seguir brindándote inspiración para tus futuros viajes, por lo que, cuando esto pase, estarás listo para regresar al mundo.

Su aire imperial y al mismo tiempo decadente la diferencia del resto de ciudades europeas, pero otro de sus rasgos característicos son esos rincones rescatados del olvido en los que los jóvenes budapestinos dejan fluir su creatividad. Los ‘bares ruina’ de Budapest llegaron hace casi dos décadas y lo hicieron para quedarse. El ambiente bohemio, la estética underground y las múltiples actividades culturales atraen a locales y turistas de cualquier lugar del mundo. Y, si bien el Szimpla es el más conocido, en Skyscanner hemos hecho una selección de los mejores ‘bares ruina’de Budapest para que así tengas múltiples opciones para elegir.

Desde los más turísticos hasta los solo frecuentados por lugareños, ven con nosotros a descubrir el lado más underground de la capital húngara en sus ‘bares ruina’.

Los ‘bares ruina’, un emblema de Budapest

El lugar en el que se situó el gueto judío, el Distrito VII, quedó casi abandonado en las décadas posteriores a la II Guerra Mundial. La deportación de más de 10.000 judíos supuso el abandono de centenas de casas durante la época comunista y, posteriormente, la demolición de muchas de ellas. Sin embargo, a comienzos del 2000, varios empresarios vieron el potencial de este céntrico barrio budapestino, entre ellos Ábel Zsendovits y sus amigos, los creadores de un rincón muy especial llamado Szimpla.

Este local abrió sus desvencijadas puertas en la calle Kazinczy en 2004. En lugar de renovar un edificio abandonado y a punto de ser demolido, decidieron conservar ese aire decadente y añadirle la estrambótica decoración y el fotogénico mobiliario, que a día de hoy conserva. El Szimpla Kert supuso el nacimiento de lo que hoy conocemos como los ‘ruin bars’ o ‘bares ruina’, un concepto que inspiró a toda una generación y que forma parte del ADN de Budapest.

El Szimpla fue concebido como una mezcla entre centro cultural alternativo y un bar al aire libre en el que tomar una o dos Dréhers, pero ahora también se puede encontrar comida, mercadillos durante el fin de semana y música en directo. Con el tiempo, muchos romkocsma (‘bar ruina’ en húngaro)fueron surgiendo y se expandieron más allá de las fronteras del Barrio Judío, ocupando antiguas fábricas, almacenes o tiendas abandonados. Los precios de las bebidas aumentaron, en muchos de ellos la decoración es algo menos “experimental” y en algunos ese ambiente relajado se dejó de lado para incluir a los más fiesteros.

Sin embargo, todavía es posible tomarse una cerveza o un chupito de pálinka por apenas un par de euros en estos bares únicos en el mundo y conocer esa Budapest alternativa que enamora. Para que no te pierdas los más interesantes, sigue leyendo y descubre los mejores ‘bares ruina’ de Budapest.

Szimpla Kert, el original

Ubicado en una antigua fábrica de hornillas, el “sencillo jardín” tiene de todo menos simplicidad. Desde su apertura en 2004, lo que lo ha caracterizado ha sido la decoración extravagante de cada una de las habitaciones de las dos plantas y el patio central que lo componen. Puedes sentarte a tomar una copa en el antiguo Trabant, el coche de referencia de la Alemania comunista, o en una bañera reconvertida en sofá mientras te quedas embobado con los antiguos monitores de ordenador que proyectan luces sin ningún tipo de coherencia. Mira hacia el techo y entenderás aquello del jardín, ya que uno de sus signos de identidad es una maraña de plantas colgando del techo de la entrada.

Debido a su popularidad, no te faltará ambiente en cualquier momento de la semana, pero es de jueves a sábado cuando suele estar a reventar, ya que siempre hay algún concierto o DJ en la cabina.

Aunque visitar el Szimpla por las noches es toda una experiencia, si estás en Budapest un domingo por la mañana, no pierdas la oportunidad de acercarte al mercadillo de productores locales. Sácate la resaca de un plumazo con el ‘brunch’ al estilo bufet all-you-can-eat o decántate por el restaurante de la primera planta, donde cocinan un reconstituyente lecsó (la versión húngara del ratatouille).

Por cierto, quizás no lo sabías, pero este tiene un hermano mayor, el Szimpla Café. Ubicado en el número 48 de la calle Kertész, también en el Barrio Judío, fue el primer bar que inauguraron los creadores del actual Szimpla Kert allá en 2002. Más pequeño e íntimo, puede ser una buena alternativa si no tienes ganas de esperar la fila que suele haber en el otro.

¿Dónde encontrarlo?

Kazinczy u., 14

Abre de 12:00 a 4:00 de lunes a jueves, de 9:00 a 4:00 los sábados y de 9:00 a 5:00 los domingos.

Instant-Fogas, el templo de la fiesta budapestina

Siguiendo la estela del Szimpla, Instant abrió sus puertas en 2008 en la calle Nagymező, también en el corazón del Barrio Judío. Gracias a sus animadas fiestas y una descomunal figura de un búho blanco con las alas abiertas, exponente de esa decoración estridente de los ‘bares ruina’, rápidamente se convirtió en el favorito de muchos jóvenes con ganas de fiesta. Por otro lado, Fogas Ház se inauguraba en 2009 en la calle Akácfa para satisfacer las ansias de música en directo. Cuando el contrato de alquiler del primero finalizó, Instant se trasladó a los cuarteles de Fogaz, dando lugar a un ‘macro-bar ruina’ ubicado en un edificio de 1861 en el que ahora no falta la fiesta cada día.

El complejo tiene más de 1.200 metros cuadrados distribuidos en 2 edificios y divididos en 7 espacios. Lärm es la casa del techno; Liebling es una azotea más tranquila en la que se sirve también comida; en Robot encontrarás rock y metal, muchas veces gracias a bandas en directo; en Unterwelt suele sonar Rn’B de la mano de DJs; y Frame es el más nuevo, donde no es raro escuchar los últimos temas del pop y algo de reggaetón. Por supuesto, Instant y Fogas siguen siendo los más populares y conservan su seña de identidad, en los que destacan la decoración con motivos circenses.

¿Dónde encontrarlo?

Akácfa u., 49-51

Abiertos cada día de 16:00 a 6:00.

Csendes Létterem – Vintage Bar & Café, la verdadera atmósfera de los ‘bares ruina’

El ambiente de Csendes hace honor a su nombre (“tranquilo” en húngaro) y es uno de los ‘bares ruina’ más relajados de Budapest. Inaugurado en 2008, es un sitio perfecto para sentarse a charlar tranquilamente y absorber su curiosa atmósfera. Lo que solía ser una pastelería típica en los días del Imperio austrohúngaro, de altos techos y enormes ventanales, ahora se ha convertido en un rincón repleto de detalles que no podrás dejar de mirar. Inquietantes muñecas colgando de las paredes, maniquís, bicicletas, sillas y mesas de diferentes colores y estilos sacadas de mercadillos de segunda mano, grafitis casi en cada resquicio… En Csendes encontrarás un batiburrillo curioso que conforma un resultado sorprendentemente acogedor.

Aunque es menos turístico que Szimpla, a los budapestinos les encanta tomar café, cenar o tomar una copa en Csendes, así que te aconsejamos que llegues pronto o reserves mesa con antelación. Si tienes la opción de elegir, siéntate junto a una de sus ventanas o en la popular bañera reconvertida en sofá. Además, en verano tienen una encantadora terraza con vistas a la plaza Károlyi, conocida por sus flores.

¿Dónde encontrarlo?

Ferenczy István u. 5

Lo encontrarás abierto de lunes a miércoles de 10:00 a 00:00; jueves, viernes y sábados de 10:00 a 2:00; y domingos de 10:00 a 00:00.

Sigue leyendo: 10 hoteles en el centro de Budapest increíbles

Szatyor Bár and Gallery, ambiente al otro lado del Danubio

No todos los ‘bares ruina’ de Budapest se quedan en el Barrio Judío y sus alrededores, y poco a poco van surgiendo nuevas zonas de moda que conquistan tanto a locales como a turistas. Tal es el caso del bulevar Bartók Béla y sus calles aledañas, situadas en el Distrito XI, en la zona de Buda.

Satyor abrió sus puertas en 2010 junto al literario café Hadik, lugar de reunión de los escritores húngaros en la década de los 20. Su decoración, como la de todos los ‘bares ruina’ de Budapest, es una deliciosa mezcla de objetos de segunda mano salidos de mercadillos o, como seguro que estabas pensando, recogidos de la calle. Del techo cuelgan docenas de lámparas vintage y las paredes han sido decoradas con murales en los que se aprecian leyendas y tradiciones de la cultura húngara. Al contrario de los ‘bares ruina’ de Pest, la clientela de Szatyor es un poco más adulta y el ambiente es más relajado. Por eso, no te sonará raro encontrar en la carta platos tan delicados como un salmón gratinado o un suflé de chocolate, que puedes maridar con cervezas artesanales o cócteles. Si estás por la zona de lunes a viernes, no dudes en ir a probar su menú del día.

Szatyor también alberga exposiciones temporales y una variedad enorme de eventos culturales como ciclos de cine, conciertos, presentaciones de libros o conferencias. En su página de Facebook puedes encontrar información actualizada.

¿Dónde encontrarlo?

Bartók Béla u., 36

Podrás encontrarlo abierto cada día de 12:00 a 1:00.

Grandio Jungle Bar, el ‘bar ruina’ de la fiesta loca

De la tranquilidad de Szaytor pasamos a la locura de Grandio Jungle Bar. Cruza la puerta de la calle Nagy Diófa y encontrarás un inmenso y exuberante patio salpicado por sillas y mesas de colores, una mesa de pimpón (¿o deberíamos decir de beer pong?) y alguna que otra hamaca. Los edificios que lo rodean albergan las habitaciones del party hostel del mismo nombre y también ofrecen espacios alternativos llenos de murales como los fieros leones que te miran atentamente o con piezas de aquí y de allá para los días en los que el tiempo no acompaña.

El ambiente es uno de los más juveniles de Budapest, conformado por estudiantes y, por supuesto, huéspedes del hostel dispuestos a darlo todo en las noches húngaras. Las bebidas son más económicas que en otros ‘bares ruina’ de la zona y, sí, las fiestas duran hasta que el cuerpo aguante.

¿Dónde encontrarlo?

Nagy Diófa u., 8

Sigue leyendo: Qué ver en Budapest en 2 días

Mazel Tov, el niño pijo de los ‘bares ruina’ de Budapest

Una de las nuevas incorporaciones al panorama de los ‘bares ruina’ de Budapest es Mazel Tov, también situado en el Distrito VII. Aunque albergado en un desvencijado edificio, este espacio cultural y restaurante no ha tardado en llevarse el título del niño pijo de los ‘bares ruina’. La estética cuidada de su enorme patio, con paredes de ladrillo visto, enormes plantas colgantes y luces que dan calidez al ambiente, lo hacen un lugar relajado tanto para un ‘brunch’, un café a media tarde o una cena seguida de una cóctel.

Como habrás imaginado por su nombre, aquí no faltan platos del Medio Oriente como humus, falafel o shakshuka a los que les han dado un toque chic y que puedes acompañar con una limonada fresca, un smoothie o una cerveza artesanal, según te pida el cuerpo. Dada su creciente popularidad, te aconsejamos que reserves con antelación, sobre todo, si tienes pensado cenar el viernes o el sábado.

En Mazel Tov tampoco faltan exhibiciones, conferencias y conciertos. Consulta su página de Facebook, donde van anunciando los próximos eventos.

¿Dónde encontrarlo?

Akácfa u., 47

Lo verás abierto lunes y martes de 12:00 a 1:00, miércoles, jueves y viernes de 12:00 a 2:00 y sábados y domingos de 10:00 a 2:00.

Kőleves Kert, el patio más pintoresco de Budapest

Hace ya 10 años que nació el “Sopa de piedras”, uno de los restaurantes más creativos (dentro y fuera de la cocina) de Budapest. Su atmósfera íntima y una decoración minimalista pero curiosa, en la que destacan las lámparas hechas con cubertería o copas de cristal, son el complemento perfecto a un menú donde los protagonistas son los platos típicos de la gastronomía judía fusionados con la húngara, a los que se les no les falta un toque de originalidad. De lunes a viernes tienen un delicioso menú del día por 1.450 florines húngaros, que no suele decepcionar. Puedes consultarlo en su página de Facebook.

Sin embargo, fue hace cuatro años, cuando adquirieron los terrenos de un antiguo matadero de carne kosher, que terminaron de perfeccionar su oferta. En 2016 nació Kőleves Kert, un jardín con muchísimo encanto en el que podrás sentarte a disfrutar de una cerveza en una de sus coloridas mesas bajo la sombra de las moreras. También puedes acostarte en una hamaca mientras disfrutas de algunos de los murales de arte callejero más bonitos del Barrio Judío.

¿Dónde encontrarlo?

Kazinczy u., 37

Abren de lunes a jueves de 8:00 a 23:00, viernes y sábados de 9:00 a 24:00 y domingos de 9:00 a 23:00.

Dürer Kert, el ‘bar ruina’ para los amantes de la música

Situado muy cerca de Városliget (el Parque de la Ciudad) y, por tanto, alejado del circuito turístico, este ‘bar ruina’ de Budapest te encantará. Dürer Kert se encuentra en un edificio del siglo XIX que fue un internado de monjas y, tras la II Guerra Mundial, propiedad del partido comunista y el lugar en el que János Kádar, el jefe de estado, hacía natación en la piscina. Tras un tiempo perteneciendo a la Facultad de Artes de la Universidad de Budapest, en 2008 se transformó en este ‘bar ruina’ adorado por los amantes de la música. Además de ser un templo del hardcore, indie, electro o gumipop, con varios conciertos cada semana, Dürer Kert tiene un enorme jardín en el que se proyectan películas y no es raro encontrarse a gente jugando al fútbol, la petanca o los dardos.

Si tienes pensado visitar Budapest en verano, Dürer Kert tiene un hermano llamado Dürer Part, ubicado en la playa Lupa, ubicada en el lago del mismo nombre. A tan solo 20 minutos de Budapest en transporte público, tienes este rincón donde darte un chapuzón y sentir que estás un poquito más cerca del mar.

¿Dónde encontrarlo?

Ajtósi Dürer sor, 19-21

Puedes consultar sus horarios, que varían según el día, aquí.

Púder Bárszínház, sofisticación en la era de los ‘bares ruina’

Acabamos este recorrido por los mejores ‘bares ruina’ de Budapest en la animada calle Ráday y a pocos pasos de la plaza Kálvin. El “Teatro Bar de Polvo” es, posiblemente, uno de los bares más espectaculares y sofisticados de la capital. El espacio ha sido creado por el reconocido diseñador húngaro Bertalan Babos Zsili y en él no faltan enormes murales, esculturas y coloridas mesas. Además de tomar algo en el bar o comer en el espacio principal o, si vienes en verano, en la terraza, Púder cuenta con una sala de teatro en la que no faltan eventos literarios, musicales y, por supuesto, teatrales.

¿Dónde encontrarlo?

Ráday u., 8

Podrás disfrutarlo de lunes a domingos de 12:00 a 1:00.

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa