Noticias Los museos más raros del mundo

Todos los artículos

Los museos más raros del mundo

Nunca habrías imaginado que existía un museo dedicado al pelo u otro a la sandía… Sigue leyendo y descubre los museos más extraños del planeta.

Un museo sirve para guardar y exponer al público los conocimientos, el arte o la cultura de una civilización. Sin embargo, ¿quién ha dicho que tuvieran que ceñirse a enseñar cuadros o esculturas? En la variedad está el gusto y hay museos que se han ganado el extravagante premio de ser los más extraños del planeta. Si te apetece divertirte y adquirir una sabiduría única, sigue leyendo porque en Skyscanner hemos querido seleccionarte los museos más raros que encontrarás alrededor del mundo.

1. Museo del Perfume, Colonia, Alemania

Un museo que tiene como protagonista el perfume no podía estar en otra ciudad que en Colonia. En la Casa Farina, frente al ayuntamiento de la ciudad, era donde antiguamente se fabricaba el Agua de Colonia (Eau de Cologne) y actualmente es la fábrica de perfume más antigua del mundo en servicio desde que se inaugurara a comienzos de siglo XVIII. En este museo podrás aprender a través de un montón de instrumentos, fotografías y documentos cómo se producía el perfume cuando los medios eran más básicos. Además, podrás ver los intentos de falsificación y plagio de los competidores de la marca y una selección de los envases que ha tenido la colonia a lo largo de su historia. Si no sales mareado tras tanto aroma, no olvides llevarte un frasquito de tu recuerdo de esta visita tan olfativa.

Sigue leyendo y alucina con los 10 mejores lugares que visitar en Alemania

2. Museo del Alcantarillado, París, Francia

Con no tan buen aroma como el anterior, el Museo de las alcantarillas de Paris te permitirá descubrir la Ciudad de la Luz desde otra perspectiva. Durante 500 metros de paseo te hundirás en las profundidades parisinas y conocerás, a través de sus húmedos pasillos, la historia y evolución de su sistema de alcantarillado. Éste ha sido descrito en novelas como “Los Miserables” de Víctor Hugo y encierra cientos de leyendas que un guía estará encantado de relatarte en tan agradable paseo. Si te ha gustado eso de recorrer el corazón de la capital de Francia acompañado de un “olorcillo” interesante, no dejes de pasarte por la tienda de souvenirs, en la que encontrarás maravillosos recuerdos como ratas de peluche.

Sigue leyendo y apunta ya estas cosas increíbles que hacer en París fuera de lo típico

3. Museo de los Alimentos Quemados, Massachusetts, Estados Unidos

Tendrás que viajar hasta Arlington, Massachusetts, si quieres presentar tus respetos a todas aquellas tostadas que has quemado en tu vida. La artista Deborah Henson-Conant abrió el Museo de la Comida Quemada en 2010 tras experimentar ella misma la desazón de encontrarse un plato calcinado cuando intentaba hacer una sidra de manzana. A lo largo de las habitaciones de la propia casa de Deborah podrás encontrar tostadas, tartas, filetes, verduras y otros alimentos totalmente quemados formando “obras de arte”. Además de enviar tus propias creaciones solicitándolo primero a través de su página web, no dejes de visitar este original museo y pasar por la tienda de recuerdos, en la que encontrarás maravillosos alimentos carbonizados listos para llevar a casa.

tortilla quemada en el Museo de los alimentos quemados en Estados Unidos

Créditos fotografía © Burnt Food Museum

4. Museo de Saleros y Pimenteros, Alicante, España

No lo sabías pero los saleros y pimenteros levantan pasiones, tantas que este museo no es único en el mundo y tiene varios hermanos gemelos repartidos alrededor del mundo, como el de Tennessee, Estados Unidos. Situado en la ciudad de Castell de Guadalest, Alicante, en el museo encontrarás más de 20.000 saleros y pimenteros traídos de lugares de todo el mundo, que la coleccionista Andrea Ludden ha ido guardando como tesoros durante 25 años. Aunque creas que ya lo has visto todo, en Guadalest podrás apreciar la imaginación de sus creadores, que han hecho de estos elementos de la gastronomía obras de arte en forma de hamburguesa, bombilla o dentadura, por decir solo algunas.

museo de saleros y pimenteros en alicante

Créditos fotografía © Museo de Saleros y Pimenteros

5. Museo del Arte Malo, Boston, Estados Unidos

Dedicado a la “colección, preservación, exhibición y la celebración del mal arte en todas sus formas”, este extraño museo situado en Boston te hará sentir muy bien si lo tuyo no es el pincel. Te maravillarás con las cosas tan horrorosas que pueden salir de las cabezas de otras personas, entre las que destacan los “poor traits” (rasgos pobres, derivado de la palabra portrait, retrato en inglés) y los “blue people”, donde solo verás azul por todos sitios. El anticuario Scott Wilson ha conseguido reunir casi 600 piezas gracias a encuentros fortuitos con ellas en vertederos y valiosas donaciones. Sin embargo, no guardes demasiadas esperanzas si te gustaría ver tu cuadro colgado en algunas de sus paredes, ya que únicamente el 10% son aceptados. ¡Los expertos en el Arte Malo son muy exquisitos con lo que hacen!

Sigue leyendo para conocer las ciudades del mundo más bonitas en primavera

6. Museo de la Sandía, Pekín, China

Los adictos a esta refrescante fruta disfrutarán muchísimo en este raro museo situado al sur de la capital de China. Panggezhuang es una de las regiones productoras de sandía más extensas del mundo y, por ello, en ésta se sitúa desde 2002 el impresionante Museo de la sandía. Una ejemplar de descomunal tamaño situado sobre las puertas de entrada da a bienvenida a los visitantes, que después recorren los 4000 metros cuadrados repletos de exposiciones sobre la historia y la cultura de su fruta favorita. La verdad es que todos los carteles están en chino pero seguro que alucinas contemplando las infinitas plantaciones de sandía y, por supuesto, saboreándola en la cata del final de la visita.

Sigue leyendo y descubre los 10 mejores lugares que visitar en China

7. Museo Falológico, Reikiavik, Islandia

Cuando creías que lo habías visto todo, aparece el museo del pene. La faloteca islandesa es uno de los museos más raros del mundo por una sencilla razón: se trata de una colección de casi 300 penes auténticos de mamíferos terrestres y marinos. Tendrás que ir hasta Reikiavik para observar el falo de un cachalote de casi dos metros, el de de un ratón de campo, el de un delfín y, por supuesto, el de un humano. Sí, aunque el ejemplar de hombre se hizo de rogar, ahora mismo puede encontrarse, entre otros, el pene de un fallecido vecino de 95 años que quiso hacer su propia donación tras, según él, haberle dado un correcto uso durante toda su vida.

Sigue leyendo y descubre las 10 mejores cosas que deberías hacer en Islandia

8. Museo del Cabello, Avanos, Turquía

El conocido alfarero de la localidad turca de Avanos, Chez Galip, expone sus creaciones de cerámica junto a una incontable cantidad de mechones de pelo que ha ido recolectando con el paso de los años. Se cuenta que muchas mujeres hicieron donaciones de pelo para que fuesen pegadas a la cueva en la que se encuentra el museo tras conocer la historia romántica que envuelve esta exhibición. Así, se dice que hace unos 30 años el propio Chez Galip pidió matrimonio a una chica de pelo largo y que ésta no pudo corresponderle puesto que se iba de viaje. En compensación, la muchacha le regaló un mechón de su pelo y, a partir de ahí, más de 16.000 mechones de otras damas con nombres y apellidos se agregaron a la colección para delirio de los amantes del cabello (y repelús de muchos otros…)

Sigue leyendo para descubrir las 14 barberías más curiosas del mundo

9. Museo de las Cortadoras de Césped, Southport, Inglaterra

Si lo das todo por tu jardín seguro que te encantaría rendir homenaje a tu cortadora de césped, para lo cual tendrás que ir hasta la localidad de Southport, al norte de Inglaterra. El Museo de las cortadoras de césped cuenta con más de 300 ejemplares de maquinaria de jardinería con algunos aparatos de más de 200 años de antigüedad y en él se pueden encontrar los cortacéspedes de la familia real británica. Además, especialistas en piezas antiguas, también tienen un taller en el que restauran todo tipo de segadoras fabricadas en cualquier del mundo.

Sigue leyendo para para conocer los 10 lugares más mágicos de Reino Unido

10. Museo de los ‘noodles’ instantáneos, Osaka, Japón

A todas horas sientan bien, así que no podía ser de otra manera y en Japón han dedicado un museo a los noodles instantáneos. Momofuku Ando fue el creador de la marca Cup Noodles, ahora mundialmente conocida, y este museo va dedicado a su figura y a la importancia de los fideos. Aunque también hay otro museo en Yokohama, en el de Osaka podrás encontrar varias exposiciones, un taller en el que podrás cocinar tus propios fideos y visitar la fábrica para poder crear tu propio bol de Cup Noodles a partir de ingredientes precocinados.

Sigue leyendo para alucinar con las 8 cosas frikis que deberías hacer y ver en Tokio

Sigue leyendo los siguientes artículos si quieres seguir alucinando con cosas fuera de lo común:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa