Noticias Los platos, postres y bebidas más típicos, locos y ricos que puedes comer en Noruega

Todos los artículos

Los platos, postres y bebidas más típicos, locos y ricos que puedes comer en Noruega

Ver fiordos, subir montañas y visitar glaciares emociona y abre el apetito. Para que no te quedes con hambre, ahí van los platos más típicos, locos y ricos que comer en Noruega. ¡Que aprovechen!

La gastronomía de Noruega es una de esas gastronomías que sorprenden. Sencillos y potentes, los platos del país de los fiordos no te dejarán indiferente. Pon el mantel y siéntate a la mesa porque aquí te traemos un completísimo menú a base de los entrantes, platos principales, postres, bebidas y aperitivos más típicos, locos y ricos que puedes comer en Noruega. ¿Por cuál vas a empezar?

 

1. Aqvavit

El aqvavit o akvavit es una suerte de orujo a la noruega, una bebida de 40 grados con cierto sabor anisado que se toma en celebraciones de todo tipo, y muy especialmente acompañando al plato fuerte de la comida de Navidad. Se bebe en chupitos a pequeños sorbos, no del tirón. El aqvavit de la marca Linie es, además, una bebida viajera porque, para su correcta elaboración, tiene que pasar dos veces el ecuador Solo así madura correctamente y consigue su peculiar sabor. Cuando vayas a Noruega, tienes que probar sí o sí el aqvavit. Es una de las bebidas más típicas que puedes beber en Noruega.

 

2. Smørbrød

Los noruegos llaman smørbrød a lo que nosotros llamaríamos «bocadillo sin parte de arriba». El smørbrød, que literalmente significa pan con mantequilla, viene a ser el equivalente al sándwich en Noruega y consiste en una rebanada de pan (muchas veces flatbrød o pan plano, aunque no necesariamente) sobre la que se montan diversas viandas, desde salmón hasta mermelada. Se puede comer como entrante o comida principal, todo depende de lo grande o lo mucho que se cargue el pan. Lo encontrarás en muchas cafeterías y restaurantes y, si hace bueno, verás a muchos noruegos comiendo esos ‘medios bocadillos’ al sol en los parques. Suele ser bueno, bonito y no excesivamente caro. ¡Algunos están para chuparse los dedos!

3. Brunost o queso marrón (que sabe a caramelo)

Una de las cosas más típicas, locas y ricas que puedes comer en Noruega es el brunost, literalmente, queso marrón. Este queso de cabra es especial por su color marrón y su sabor, ¡dulce! Con frecuencia, el brunost se come sobre una rebanada de pan, tipo de molde o tipo flatbrød, aunque los más golosos añaden entre el pan y el queso una pequeña capa de mermelada. Aunque el queso marrón que sabe a caramelo se encuentra en cualquier supermercado, el mejor es el casero. Si cuando estés en Noruega encuentras un brunost de Undredal (una diminuta localidad de Sogn og Fjordane bañada por el mismísimo Fiordo de los Sueños o Fiordo de Sogne), no lo dejes escapar. ¡Ese es el brunost bueno de verdad!

4. Salmón salvaje

Ni todo el monte es orégano, ni todo el salmón es salvaje. Sin embargo, Noruega es uno de esos países donde degustar un delicioso salmón salvaje. Lo reconocerás por su apariencia (mucho menos bonita que la de los salmones de piscifactoría) y su precio (mucho mayor que el del resto). Ahora, cada pedacito de salmón salvaje que tengas la suerte de llevarte a la boca merecerá totalmente la pena. Si te gusta el pescado, te encantará. ¡Está riquísimo! Y, sin duda alguna, el salmón salvaje es uno de los platos más típicos y ricos que puedes comer en Noruega.

5. Pinnakjøt

El pinnekjøt es uno de los platos más típicos de la Navidad noruega, sobre todo, en los fiordos del oeste (como los fiordos de Hardanger y Sogne, entre otros). Se trata de carne, generalmente costillas de cordero u oveja, cocinadas al vapor. Ahora, para hacer un auténtico pinnekjøt es necesario introducir ramas de abedul -un árbol muy común en los bosques noruegos- en el agua que va a producir el vapor con el que se va a cocinar la carne. Esas ramas son las que dan el sabor peculiar a una carne que se sirve con patatas cocidas, puré de colinabo y quizá algún otro vegetal o salsa de arándanos. Un plato potente, emblemático y muy típico de Noruega que tienes que probar cuando visites el país, ¡aunque lo hagas en agosto!

6. Smalahove

También en Navidad, final del verano o principio del otoño es típico comer smalahove. Decir smalahove es decir cabeza de oveja. Para más señas, cabeza de oveja a la que se le ha retirado la piel, la lana y los sesos para ser salada, ahumada y secada. Hecho esto, la cabeza de oveja se cuece durante varias horas y se sirve con puré de patata y rutabaga, así como con todos los chupitos de aqvavit que hagan falta para pasar semejante manjar. Fuerte donde los haya y no apto para estómagos sensibles, la smalahove fue comida de pobres en su día, pero ahora es casi una delicatesen. La preparan divinamente en algunos restaurantes de Voss (Hordaland).

7. Carne de caza: ciervo, alce y reno

No solo de oveja viven los carnívoros noruegos. En el país de los fiordos también se come caza. Entre los animales más cazados y comidos se encuentra, en primer lugar, el ciervo, seguido de otros herbívoros menos abundantes como el alce o el reno, entre otros. Todas potentes carnes que te dejarán muy buen sabor de boca. Cuando viajes al norte, no te lo pienses. Estas carnes son de los platos más típicos y ricos que puedes comer en Noruega.

8. Cangrejo rey

A pesar de no ser una especie autóctona noruega, el marisco más conocido y deseado del país de los fiordos es el cangrejo rey. De este enorme crustáceo se comen las patas, muy largas y con mucha carne. Podrás encontrar cangrejo rey tanto en el norte de Noruega -donde los turistas pueden hacer excursiones en las que cazan y cocinan sus propias cangrejos- como en el sur -en mercados donde los animales se encuentran en peceras-. Para su preparación, básicamente se hierven las patas de cangrejo y ya. Fin de la preparación. Después se sirven con pan y mantequilla y, ¡a chuparse los dedos! Sin duda alguna, el cangrejo rey es uno de los platos más típicos y ricos que puedes comer en Noruega. ¡Pruébalo!

9. Lutefisk

Sin duda alguna, el lutefisk tiene que estar en cualquier clasificación de platos típicos y locos de Noruega. No apto para estómagos y narices sensibles, el lutefisk es pescado blanco seco en sosa cáustica. Sí, has leído bien, sosa cáustica. Es difícil describir el sabor de este, para muchos, manjar, para muchos, no tanto. Cuando viajes a Noruega, prueba y decide en qué categoría lo quieres colocar. Si te atreves.

10. Bacalao fresco y bacalao seco

Aunque el salmón salvaje es el que se lleva la fama (el de piscifactoría no merece la pena, o por lo menos no más que el de otras piscifactorías del mundo por mucho fiordo en el que se críe el salmón), el bacalao fresco noruego está también riquísimo, especialmente, el que se caza en la zona de las Islas Lofoten. Ahora, otra cosa es hablar de bacalao seco y salado o klippfisk, una suerte de snack que se puede encontrar en muchos supermercados. A los noruegos les pirrar, a los visitantes les da arcadas con frecuencia. Prueba y descubre en qué grupo te encuentras tú.

11. Pizza Grandiosa

En general, los noruegos son gente activa y deportista y, al mismo tiempo, ¡grandes amantes de la comida rápida! La ‘pizza’ Grandiosa y made in Norway es la reina del fast food del país. Cada año se venden en Noruega unos 24 millones de ‘pizzas’ Grandiosas de todo tipo (desde la cuatro quesos hasta la que lleva nachos, sí, nachos, has leído bien. Nachos encima de una ‘pizza’). Esto es, cada noruego come unas 5 Grandiosas de media al año a pesar de que su masa es insulsa y deja un regustillo desconcertantemente dulce. Ahora, si vas a Noruega, la ‘pizza’ Grandiosa es uno de los platos más típicos y locos que puedes comer.

12. Tacos, taco Friday y taco kit

Si hablamos de comida rápida en Noruega, no podemos olvidarnos de los tacos, tacos a la noruega que darían ganas de arrancarse los ojos por igual a un mexicano de Sinaloa y a un gringo amante del tex mex. La forma más rápida de hacer tacos noruegos (normalmente, en taco Friday o viernes de tacos) es hacerse con un taco kit. El taco kit lo encuentras en cualquier supermercado. Es una cajita que viene con un sobre de salsa picante, un sobre de polvos tipo especias para cocinar y unas formas de maíz rígidas que los noruegos piensan que son tacos. En una sartén pones carne y lo que a ti te parezca, le echas los polvos tipo especias del taco kit y, ¡tará! Ahí tienes tus tacos listos para el taco Friday. ¿Es o no es uno de los platos más locos que puedes comer en Noruega? Tacos (que no son tacos), ¡tacos en Noruega!

13. Pølser, salchichas y perritos calientes

Por si no has tenido suficiente con la ‘pizza’ Grandiosa y el taco kit, otro de los platos que los noruegos aman por encima de todas las cosas son las salchichas tipo perritos calientes. Ellos las llaman pølser. Encontrarás pølser mejores y peores, desde las salchichas de puestos decentes de carne en condiciones (de reno, de cabra, de ciervo, etc.) hasta las salchichas rellenas de queso que dan vueltas en las gasolineras rodeadas, ¡de beicon! El sueño de Homer Simpson.

No obstante, también existen otro tipo de pølser o salchichas muy populares, que para nosotros se parecen más a un chorizo o una morcilla que a una salchicha. Son las salchichas tipo Vossakjøt, una salchicha muy gorda rellena de carne de cerdo, oveja, ternera o cabra, de estas cuatro a la vez o de otras carnes que se hierven y se sirve con patatas y, a veces, otros vegetales al gusto. De nuevo, un sabor muy potente que se puede encontrar en muchos supermercados, generalmente en la sección de carnes tipo ‘delicatessen’. Estas pølser o salchichas son uno de los platos más típicos, locos y ricos que se pueden comer en Noruega. Si vas, ¡pruébalas!

14. Sidras y zumos made in fiordo

Una de las cosas más ricas que se pueden beber en Noruega son las sidras y zumos hechos con frutas cultivadas en pleno fiordo y, generalmente, producidas allí mismo. En algunos fiordos los granjeros noruegos se las han apañado para cultivar manzanas. Con estas manzanas hacen zumos y sidras deliciosos. ¡No te marches sin probarlos! La sidra de Hardanger no tienen nada que ver con la de Asturias y es, sin duda alguna, una de las bebidas más típicas que puedes beber en Noruega.

15. Dulces noruegos

Para cerrar esta selección de los platos, postres y bebidas más típicos, locos y ricos que puedes comer en Noruega hemos dejado el postre. Y postres hay muchos y muy variados en el país de los fiordos, aunque por lo general son menos dulces que los postres españoles (los noruegos en general no son muy fans del azúcar, a no ser que vaya en la masa de la ‘pizza’ Grandiosa). El más sencillo de los postres noruegos son las frutas del bosque al natural: frambuesas, arándanos azules, fresas, cerezas, etc. También encontrarás estas frutas o moras como decoración o ingredientes de otros postres. La más peculiar y cotizada de todas las moras noruegas es la cloudberry o mora de los pantanos, una fruta amarilla cuyo arbusto es difícil de encontrar. Asimismo, en Noruega tienen infinidad de pasteles, desde pasteles de manzana hasta tartas tipo cheesecake, pasando por la deliciosa suksessterte confeccionada a base de almendras, huevos y mantequilla.

También son famosos los gofres noruegos recubiertos de nata, fresas o brunost, y las lefse, un dulce que, dependiendo de la marca se parece a un bizcocho o a una tortita con crema. Y los helados, ¡los noruegos aman los helados! En cuanto aparece un rayo de sol salen corriendo a comprar cucuruchos, polos o, mejor aún, soft is, un helado blanco, blando y de máquina de un sabor que no es ni nata ni vainilla, que se come en cucurucho o en tarrina con toppings varios, generalmente chocolate, fresa, almendra o ‘tutti frutti’.

En Navidad, a los noruegos les gusta comer pepperkaker (galletas de pan de jengibre) y grøt, una suerte de arroz con leche a base de trigo, harina, avena o cebada a la que se añade mantequilla (mejor si es orgánica), uvas pasas y canela al gusto. Y, para todo lo demás, Kvikk Lunsj, el Kit Kat noruego de la marca de chocolates Freya cuyo marketing se basa fundamentalmente en ‘haz actividad física’, out doors, esto es, en vete al monte, haz deporte y, cuando acabes, ¡cómete un Kvikk Lunsj!

Si te ha gustado este artículo, te gustarán…

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.