Noticias Restaurantes Nueva York en diez comidas

Todos los artículos

Nueva York en diez comidas

El carácter cosmopolita de Nueva York ha dejado su impronta en la gastronomía de una ciudad en la que se puede hacer un recorrido por las cocinas de todo el mundo sin salir de sus calles y avenidas.

Busca vuelos a Nueva York

Las sucesivas riadas migratorias que han tenido en Nueva York su puerto de entrada a Norteamérica, fueron mezclándose según iban ocupando sus arterias. Y así, los sabores de la vieja Europa, llegados con los inmigrantes que huían de la pobreza durante el siglo XIX, dejaron espacio a los aportados por los que han seguido llegando desde los más diversos rincones del planeta, para ir formando una de las marcas de identidad de Nueva York, la mezcla de razas y culturas que encontramos paseando por sus calles.

Algo que se deja sentir igualmente en los sabores y los olores que emanan de los platos de sus restaurantes y los característicos puestos de calle, un auténtico crisol gastronómico que repasamos aquí.

Encuentra tu hotel en Nueva York

1. Hamburguesas

Comenzamos por las hamburguesas, un plato que ha superado su fama de comida fast food para convertirse en un plato gourmet gracias a las visiones personales de los más reconocidos chefs. Cada año, son legiones los que votan sus mejores hamburguesas de Nueva York invitados por revistas especializadas. Un ejercicio nada fácil, ya que son muchos los establecimientos neoyorquinos que ofrecen auténticas delicias de este plato que lleva sirviéndose en la Gran Manzana desde los años 30 y cuyo origen sigue siendo una incógnita.

Para los que nunca han estado, recomendamos las de Burger Joint (119 W 56th St). Comenzaron siendo un secreto escondido en el lobby del hotel Le Parker Meridien, y ahora es ya un secreto a voces que también se ha extendido a Brooklyn en dónde cuentan con otro establecimiento, pero su cheeseburger sigue siendo una de las mejores de la ciudad. Para los más puristas, la Black Label de Minetta Tavern (113 Macdougal St) es el culmen de la sencillez bien hecha. Una mezcla de carne de costilla personalizada, cebolla y pan, perfecta.

2. Bagels

El bagel es el ejemplo más conocido de las especialidades llegadas a Nueva York desde Centroeuropa -es originario de la ciudad polaca de Cracovia-, que ha vuelto irónicamente a Europa protagonizando los famosos brunch -esa mezcla de desayuno tardío y comida temprana- al que son adictos los neoyorquinos, y cuya moda han extendido al mundo.

Este bollo de pan con un orificio en el centro, es un básico de la dieta de los habitantes de la ciudad, se toma en desayunos, a la hora del almuerzo o para cenar, relleno de múltiples ingredientes, aunque los clásicos son los de queso crema y salmón.

Por eso hay que probar los de una institución en la ciudad, Russ & Daughters (179 E Houston St), un establecimiento abierto en 1914 por la familia de origen polaco Russ y conocido por vender el mejor salmón ahumado de Nueva York. La cuarta generación de la familia Russ ha abierto más recientemente Russ & Daughters Cafe, también en el corazón del Lower East Side (127 Orchard St), un local para disfrutar de sus especialidades en un ambiente más contemporáneo, pero sin perder su esencia.

Busca vuelos a Nueva York

3. Pastrami

La inmigración judía llegada a Nueva York desde el sureste de Europa Oriental en la segunda mitad del XIX, es la responsable de uno de los platos de carne más deliciosos que podemos disfrutar en nuestra visita, el pastrami. Una carne roja -habitualmente de falda de ternera-, curada, especiada y cocida al vapor, tremendamente jugosa, que se presenta cortada en finas lonchas en un sandwich de pan de centeno. El plato se acompaña de la típica ensalada de col blanca cruda picada (cole slaw), y pepinillos encurtidos.

Los sandwiches de pastrami se encuentran en las cartas de la mayoría de los establecimientos kosher de Nueva York, es decir, los que cumplen con las reglas dietéticas de los judíos, pero son los de Katz’s (205 E Houston St) los que han alcanzado una fama que ha saltado a la gran pantalla. Concretamente durante el orgasmo fingido protagonizado por Meg Ryan en Cuando Harry encontró a Sally, escenificado en el restaurante. Una placa en el establecimiento recuerda esa escena.

4. Pizza

En la ciudad que nunca duerme es posible tomar una porción de pizza razonablemente buena a cualquier hora del día, y en muchos lugares, por el precio de un dólar. Lo cierto es que Nueva York, quizás por la fuerte presencia de residentes de origen italiano, es uno de los mejores lugares fuera de Italia para disfrutar de una excelente pizza. Desde locales regentados por la misma familia durante generaciones hasta las propuestas más novedosas de reconocidos chefs, Nueva York tiene una pizza para cada gusto.

Nos quedamos con Patsy’s (236 W 56th St), un restaurante regentado por la familia Scognamillo desde 1944, que ha sabido mantenerse ajeno a modas y tendencias para ofrecer algo aparentemente sencillo, pero que no muchos han podido imitar, unas deliciosas pizzas con una ligera salsa de tomate dulce y mozzarella. Patsy’s es un lugar de peregrinaje para todo aquel que quiere disfrutar de sus pizzas de fina corteza y preparadas en horno de carbón, que le dan un aspecto envejecido, cómo ya hicieron en su día Frank Sinatra y John. F. Kennedy Jr.

Encuentra tu hotel en Nueva York

5. Hot Dogs

En una ciudad cuyos habitantes aman los frank (la forma coloquial de referirse a los frankfurter o hot dogs, es decir, los perritos calientes), hasta las opciones más baratas son buenas. Desde los puestos de comida de calle, a los ofrecidos en las cartas de los deli de la ciudad (esos establecimientos habituales del paisaje urbano de Nueva York, importados desde Alemania por los inmigrantes judíos llegados en el siglo XIX, en los que se puede encontrar comida preparada de todo el mundo), el universo hot dog se extiende a lo largo de Nueva York.

Uno de los locales tradicionales que ha ido adaptando su oferta al devenir de los tiempos es Schaller & Weber’s (1654 2nd Av), una charcutería del Upper East Side reconocida por la calidad de sus salchichas, que abrió sus puertas en 1937 ofreciendo especialidades ahumadas alemanas y ahora, con la tercera generación al frente del negocio, elabora salchichas caseras y vende todo tipo de ingredientes para acompañarlas.

El genio gastronómico del inquieto Danny Meyer se adentró en el campo del hot dog con una fórmula exitosa que ha traspasado las fronteras de Nueva York al resto del país y llegado a Europa, Shake Shack. Desde su primera apertura en Madison Square Park en 2001, la cadena no ha parado de extenderse, y sus característicos hot dogs no son ajenos a su éxito, con su salchicha estilo Viena abierta por la mitad y completamente cubierta de complementos como los famosos pepinillos de Rick’s Picks.

6. Dumplings

Chinatown Manhattan es la mayor comunidad china fuera de Asia y su fuerte expansión en los 70’s prácticamente borró del mapa el vecindario italiano, Little Italy, una ampliación que sigue extendiéndose también hacia el vecino NoLIta (North of Little Italy). Chinatown, barrio residencial y comercial a partes iguales, es destino habitual de visitantes, pero además de tiendas, el barrio esconde un buen número de locales a los que los neoyorquinos acuden en masa para disfrutar de una de las especialidades de la cocina china, los dumplings, una masa habitualmente de harina preparada hervida, frita o al vapor, que se sirve rellena de los más variados ingredientes.

Una de las mejores opciones para disfrutar no sólo de la especialidad, sino del ambiente a la hora del brunch los sábados y domingos a partir de las 11 de la mañana, es Jing Fong (20 Elisabeth St). Sus camareras recorren el enorme salón con los característicos carritos en los que se apilan las cajas de bambú y acero en las que se esconden sus deliciosos dumplings, mientras disfrutas del té que te sirven cómo cortesía. Recientemente ha abierto una nueva localización en Upper West Side, pero el encanto del local de Chinatown es de lo más auténtico.

Busca vuelos a Nueva York

7. Donuts

Los orígenes de este postre ya se encuentran en la obra sátira de Washington Irving “A History of New York” publicada en 1809 en dónde se cita en varias ocasiones, y todo apunta a que fueron los holandeses lo que lo llevaron a New Amsterdam, el asentamiento holandés que ocupó el sur del actual Manhattan. Y el cine nos ha dejado imágenes de Nueva York que permanecen en nuestra retina, como la de sus miembros de policía comiendo donuts, un postre que se ha reinventado para ofrecer auténticas delicias a los paladares más exigentes.

Uno de ellos es Doughnut Plant (379 Grand Street), la historia de éxito de un joven que comenzó con la receta heredada de su abuelo en el sótano de un edificio deapartamentos de East Side, cómo no podía ser de otra forma. Trabajando por la noche y repartiendo en bicicleta por el día a establecimientos tan conocidos cómo Dean & Deluca o Balducci’s, Mark cuenta ya, además de su emplazamiento original en el Lower East Side, con locales en Brooklyn, Queens y la más reciente apertura en la emblemática Grand Central Station. Sus donuts (no sólo redondos, también los hace cuadrados) rellenos de mermeladas caseras, diferentes cremas -si te gusta el dulce de leche, es una delicia-, o glaseados con los más variados sabores, como el pistacho o la vainilla, son sin duda, los mejores de Nueva York.

8. Cupcakes

El cupcake, esa magdalena cubierta de crema de mantequilla o frosting, se puso de moda en Nueva York gracias a series cómo “Sexo en Nueva York” (Sex and the City), en dónde la pasión de sus protagonistas por una preciosa pastelería del West Village, Magnolia Bakery (401 Bleecker St) contribuyó a expandir por el mundo la fiebre cupcake. Lo cierto es que, a pesar de los intentos de muchos, los cupcakes de Magnolia siguen brillando por su esponjosa base y la deliciosa crema de mantequilla que los corona, nada empalagosa, y que se ofrece en diferentes acabados, como la vainilla o el chocolate, aunque su carta varía cada mes.

Otro ejemplo de éxito son las propuestas de cupcakes en versión mini de Baked by Melissa (109 E 42nd St,), que desde una mini tienda en SoHo ahora cuenta con más de una docena de tiendas en Nueva York. Su secreto es la presentación de una gran variedad de mini bocados esponjosos y muy ligeros, ideales también para regalar. Además, su carta varía cada estación y con las principales fechas del calendario, así que en tu visita a Nueva York, podrás probar siempre algo nuevo.

Encuentra tu hotel en Nueva York

9. Cheesecake

La cheesecake es la tarta más famosa de Nueva York desde que en 1872 un quesero de la ciudad inventara el queso crema, el ingrediente que cambio para siempre la receta de esta tarta que suele presentarse en forma de enormes porciones. Precisamente por ello, es importante que sea esponjosa y ligera.Uno de los establecimientos con más solera para disfrutar de este delicioso postre es el local de Eilleen Avezzano, una repostera neoyorquina que viene elaborando desde 1975 la receta heredada de su madre en el corazón del Lower Manhattan. En Eilleen’s (17 Cleveland Pl,) encontrarás una carta con más de una treintena de sabores, desde el chocolate, al dulce de leche o el limón o, las cubiertas con fruta. De sabores exóticos, como las de mandarina o de chocolate y cappuccino, o pensando en los más exquisitos, la de red velvet o la de piña colada, entre otras opciones.

10. Frozen Yogurt

En Nueva York casi todo se vive intensamente, y cuándo llegó a la ciudad el primer local de Pinkberry desde las playas californianas de Santa Mónica, los neoyorquinos no dudaron en soportar largas colas para disfrutar de este refrescante y sano postre en un local rompedor también en su estética, con sus sillas de Philippe Starck y sus lámparas Le Klint. Ahora son ya más de diez los locales con los que cuenta la marca en Nueva York -uno de ellos, en la 7ª planta de Macy’s (151 W 34th St)-, y a Pinkberry se han sumado otros establecimientos, y es que el hecho de disfrutar de una porción de frío placer acompañada de fruta fresca, es una de las mejores para mitigar los rigores del verano en la ciudad. Para gustos más arriesgamos, hay que visitar alguno de los locales de 16 Handles (178 8th Ave). Caramelo salado o pistacho, son algunos de sus sabores de froyo, cómo lo llaman los neoyorquinos al yogur helado.

Busca vuelos a Nueva York

M.Carmen Voces, 6 de junio de 2018

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa