El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias Rutas de senderismo junto al mar en Alicante 🥾

Todos los artículos

Rutas de senderismo junto al mar en Alicante 🥾

Cada año, la provincia de Alicante atrae a millones de visitantes, tanto nacionales como extranjeros, que buscan el sol, gastronomía sabrosa y sana, y el placer de reposar en sus decenas de playas galardonadas con banderas azules. Sin embargo, Alicante es también una de las provincias más montañosas de España – que a su vez es el segundo país más montañoso de Europa, tan solo superado por Suiza –  y ofrece una buena cantidad de opciones a aquellos viajeros que buscan realizar caminatas en bellos entornos naturales.

Con varias montañas cercanas al mar que sobrepasan los mil metros de altura, Alicante te permite obviar la clásica elección vacacional entre playa y montaña. ¿Por qué solo quedarte con una cuando puedes disfrutar de las dos? Nada mejor que un buen reposo playero tras unos días de caminatas por la naturaleza, ¿verdad? Y si eso lo acompañas con algunos de los mejores arroces del mundo, quizás el paraíso no sea tan inalcanzable como pensabas.

En Skyscanner hemos realizado algunas de las mejores rutas senderistas que existen en la provincia de Alicante y te las traemos para que te animes:

Ruta circular del Puig Campana, la leyenda de la espada

Créditos Fotografía © David Escribano

El Puig Campana, con sus 1.410 msnm, es la segunda cima más alta de España de entre las que se encuentran cercanas al mar. Y es que este peculiar pico, marcado por una clara hendidura en una gran roca cercana a su cima, se halla a tan solo 10 km de distancia de las aguas del mar Mediterráneo.

El sendero PR-CV 289 marca la ruta más popular de las que se pueden realizar en el Puig Campana. Se trata de un recorrido circular de unos 15 km, que, aunque no demanda conocimientos técnicos, sí exige una buena condición física e incluye el ascenso y descenso a la cima.

El camino parte del aparcamiento de la Font del Molí (Fuente del Molino), ubicado en la pequeña localidad agrícola de Finestrat y asciende casi de inmediato, manteniendo la pendiente durante casi 4,5 km. El paisaje de esta primera parte del recorrido muestra, a lo lejos, otras cimas menores y los típicos campos de cultivo mediterráneos, con los naranjos y limoneros como principales, y coloridos, protagonistas.

Al llegar a la encrucijada cubierta de pinos del Coll de Pouet, debes decidir si subes a la cima o no. El escarpado camino al pico supone añadir algo más de 4 km al total de la ruta (que apenas llega a 11 km si dejas la cima de lado), pero merece la pena, por el reto y por las increíbles vistas que regala.

Una vez en la cima, divisas la costa de Benidorm y Calpe, con la isla de Benidorm enclavada en medio de las aguas. Este es el momento de recordar la leyenda del Puig Campana.

Son varios los mitos que explican el curioso hueco abierto en esa impresionante pared de piedra caliza, pero el más épico es aquel que cuenta que el caballero francés Roldán acorraló al cabecilla de las fuerzas moriscas en una batalla en la zona y le lanzó un mandoble con su espada con tanta fuerza que, al esquivarlo, partió la roca y un gran pedazo rodó ladera abajo hasta caer en medio del mar y convertirse en lo que hoy en día es la isla de Benidorm. ¿Crees que no fue así?… Quién sabe…

El camino de regreso hacia la Font del Molí se convierte, tras descender de la cima, en un tranquilo paseo con vistas al típico paisaje mediterráneo.

Créditos Fotografía © David Escribano

Parque Natural del Peñón de Ifach, el coloso del Mediterráneo

No muy lejos del Puig Campana, otra de las mejores rutas senderistas de la provincia de Alicante te lleva a subir un coloso de roca que se eleva de las aguas del Mediterráneo cual poderoso Neptuno.

El Parque Natural del Peñón de Ifach se encuentra en Calpe, en la comarca alicantina de la Marina Alta.

Esta ruta, aunque implica casi un constante ascenso, es realmente sencilla y solo puede ser desaconsejable para aquellos que padezcan de vértigo o no tengan una mínima condición física.

El sendero atraviesa, inicialmente, un parche boscoso en el que el pino es protagonista. Después, tras cruzar a la parte este del peñón a través de un túnel excavado en la roca, la vegetación pasa a ser de matorral y arbusto mediterráneos.

Durante el ascenso a la cima, pasarás junto a yacimientos arqueológicos milenarios y te acompañarán decenas de gaviotas (te recomendamos que tengas cuidado con la comida si decides tomar un tentempié durante la excursión), esquivos halcones y cormoranes… ¡Y gatos! Sí, parece que algunos gatos callejeros han aprendido que aquí pueden conseguir algo de comida donada por los senderistas y han decidido trasladarse a este espectacular apartamento con vistas.

Y es que las vistas desde lo más alto del Peñón de Ifach son de otro mundo. Toda la bahía de Calpe y Altea se extienden al sur, Benidorm al norte y, hacia el interior, campos, salinas y montañas. En los días muy claros, incluso, se puede llegar a divisar la costa de Ibiza cuando miras hacia el este.

A pesar de la altura del peñón, en ocasiones la brisa costera trae consigo un irresistible aroma a marisco, pescado y arroz. Son los famosos restaurantes del paseo marítimo de Calpe, que te aguardan para que te cobres la merecida recompensa a tu esfuerzo.

Créditos Fotografía © David Escribano

Ruta cara norte del pico del Maigmó y el mejor mirador de Alicante

Los extensos campos de cultivo del alicantino valle del Vinalopó – famosos por sus magníficas uvas de mesa – son la antesala de la sierra del Maigmó, una de las más emblemáticas de Alicante y que separa las comarcas del Medio Vinalopó, al oeste, y la Hoya de Castalla, al este.

La cima más alta del Paraje Natural del Macizo del Maigmó roza los 1.300 msnm y ascenderla por su cara norte es uno de los retos senderistas más divertidos que encontrarás en Alicante.

Puedes dejar el coche en el lugar conocido como “El Balcón de Alicante”, llamado así por las vistas del litoral alicantino que desde aquí se disfrutan. El sendero que parte desde este punto te lleva por bosques de pinos y carrascas, a la vez que domina las terrazas de cultivos del campo alicantino, repartido por los términos municipales de Tibi, Castalla, Agost y Petrer.

Créditos Fotografía © David Escribano

Conforme el camino pica hacia la cima, las cosas se complican un poco, existiendo un par de tramos en los que la piedra suelta de la ladera obliga a agarrarse a una cuerda fija, y otro, ya casi en lo más alto de la montaña, en el que se debe escalar la roca usando pies y manos.

Existe una ruta más sencilla hasta la cima – la de la cara sur -, pero lo cierto es que la cara norte ofrece mayor diversión y unas vistas algo más salvajes. En cualquier caso, asciendas por donde asciendas, es una de las mejores excursiones montañeras que hacer en Alicante.

Créditos Fotografía © David Escribano

Parque Natural El Hondo, paraíso ornitológico

Dejando un poco de lado los paseos en altura, te llevamos al Parque Natural de El Hondo, situado entre los municipios de Elche y Crevillente, en el interior de la provincia.

Uno de los puntos más atractivos de este parque natural es que apenas nadie lo conoce y lo tendrás casi para ti solo cualquier día que lo visites.

El Hondo es uno de los mejores lugares para observar aves en la provincia de Alicante. Aquí encontrarás varias lagunas, rodeadas de altos juncos, en las que chapotean alegremente rosados y elegantes flamencos y finas garzas reales. Estas son dos de las aves migratorias más fotografiadas en el parque, pero las verdaderas estrellas del lugar son la cerceta pardilla, que tiene aquí su principal punto de avistamiento de la península ibérica, y la malvasía cabeciblanca, especie nidificadora en El Hondo, convirtiéndolo en uno de los núcleos principales de población de este ave a nivel mundial.

Créditos Fotografía © David Escribano

Para disfrutar de todo el colorido y la belleza que ofrece El Hondo, dispones de dos rutas principales: la roja y la verde.

La primera es lineal y tiene una longitud de 5 km, siendo la segunda circular y más corta (4,5 km). En ambas encontrarás pasarelas, casetas y torres de observación, desde las que podrás admirar especies tan bellas como el aguilucho lagunero, el águila pescadora, el Bigotudo y el carricerín real.

Créditos Fotografía © David Escribano

Sierra Helada, precipicios junto al mar

Entre la localidad de Benidorm y la playa del Albir se encuentra uno de los parques naturales más visitados de España: el de Sierra Helada (o Serra Gelada, como muchos amantes del valenciano la llaman). Las razones para alcanzar este honor se deben buscar en su innegable belleza paisajística, pero también en su fantástica ubicación, muriendo sus acantilados, literalmente, sobre el Mediterráneo y uniendo dos de las localidades más turísticas de la Comunidad Valenciana.

En Sierra Helada se pueden realizar varias rutas distintas.

Los que vienen con más ganas de caminar suelen ascender la ladera más cercana al Albir, donde encontrarás ejemplares del pino blanco mediterráneo, hasta alcanzar la cornisa que conduce a Benidorm. La cresta tiene una longitud de unos 6 km y hacia el oeste ofrece un paisaje dramático, con irregulares acantilados de endeble roca caliza amarillenta que son batidos, sin descanso, por las olas del Mediterráneo.

Créditos Fotografía © David Escribano

Tanto las paredes pétreas – que llegan a alcanzar los 300 metros de altura en su punto más elevado –, como gran parte de la montaña, se hallan cubiertas de una vegetación de arbusto mediterráneo que incluye varias especies florales protegidas.

Las aves marinas también son protagonistas en Sierra Helada, siendo las especies más interesantes el paiño europeo, el cormorán moñudo y la gaviota de Audouin.

Muchas de estas aves sobrevuelan el simbólico faro del Albir. Inaugurado en 1863, se puede llegar a él por un camino asfaltado de unos 2,5 km. En su interior, hallarás exposiciones con objetos relacionados con la vida marinera, el medio ambiente y el entorno natural de Sierra Helada. Junto al faro, la reconstruida torre Bombarda forma parte del legado histórico de aquellas torres de vigilancia que salvaguardaron la costa alicantina de los ataques piratas en el siglo XVII.

Por último, si la superficie tiene mucho que ofrecer, no se queda atrás el fondo marino que rodea a Sierra Helada. Lleva contigo unas gafas de bucear y busca el sendero que desciende hacia la cala que se halla a la izquierda de la carretera que lleva al faro. El fondo marino alcanza una profundidad de 20 metros muy cerca de la orilla y las praderas de posidonia sirven de paraíso submarino a las decenas de especies de peces y crustáceos que aquí habitan. Sin duda, un lugar para pasar un día más que completo en la provincia de Alicante.

Créditos Fotografía © David Escribano

Si te has quedado con ganas de más, no dejes de leer los siguientes artículos:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.