Noticias ¿Te vas de safari? ¡Pues no olvides meter todo esto en tu maleta! 🦒

Todos los artículos

¿Te vas de safari? ¡Pues no olvides meter todo esto en tu maleta! 🦒

Que levante la mano aquel que no ha soñado alguna vez con recorrer la inmensa sabana en busca de la auténtica vida salvaje. Que no se ha imaginado a sí mismo conduciendo un 4×4 a través de paisajes imposibles, contemplando los atardeceres más fascinantes —esos que solo África regala— o durmiendo en tienda de campaña envuelto por los sonidos de la naturaleza. Que levante la mano quien no ha fantaseado con encontrarse frente a frente con elefantes, jirafas, cebras, hienas, hipopótamos, guepardos, impalas, leones… Pero, eso sí: disfrutando de ellos en la más absoluta libertad.

Y es que no nos cabe duda de que hacer un safari en África — ya sea en Kenia, Tazania, Botsuana, Sudáfrica, Namibia o el mismísimo Congo— se halla entre los deseos de muchos espíritus viajeros. Y sí, está muy bien eso de luchar por hacer realidad lo que uno quiere, pero seamos prácticos: una vez que por fin hemos comprado los ansiados billetes para plantarnos en cualquiera de los parques nacionales del sur de África, ¿qué? ¿Cómo nos organizamos? Y mucho más importante: ¿qué llevamos en la maleta? Pues atento, porque para que al equipaje no le falte ni un solo detalle para que seas el perfecto explorador, aquí te traemos todos estos consejos.

Ropa cómoda, por favor

Olvídate de los modelitos y de los “por si acaso”. A hacer un safari en África se va cómodo: con ropa holgada, a poder ser de algodón y que te permita estar a gusto durante las decenas de horas que pasarás tanto disfrutando de la naturaleza al aire libre como en el interior del vehículo. Porque sí: durante un safari los trayectos en coche pueden ser muchos.

Así que pantalones anchos, tanto largos como cortos te irán bien. También camisetas —de manga corta, de tirantes, de manga larga…—, sudaderas, forros polares e, incluso, un abrigo: las temperaturas pueden ser extremas, y del calor durante las horas de sol pasarás rápidamente al frío gélido de la noche. Eso sí: potencia los colores neutros —beige, marrón, caqui, verde…— y deja los estridentes, fluorescentes y brillos para otra ocasión. Vas a ver animales, no de fiesta.

Botas para caminar

Que sean cómodas también, claro está. Porque el calzado es básico para vivir una buena experiencia, y si este falla… Apaga y vámonos. Para caminar, hacer alguna que otra ruta de senderismo y vivir en plena naturaleza, apuesta por calzado resistente, transpirable e impermeable. Huye a poder ser también de las botas más pesadas: no vas a subir grandes montañas y, recuerda, pasarás muchas horas sin moverte en un coche, así que sé práctico.

Tampoco estará de más que lleves en tu equipaje unas sandalias que agarren bien el pie: seguro que agradeces tener los dedos al aire libre en algún momento. Y, por supuesto, un clásico: las chanclas para los momentos de ducha si es que te alojas en campings dentro de las reservas.

Repelente de insectos

Este es un básico imprescindible del equipaje para un safari, porque no querrás que una picadura de mosquito te jorobe el viaje, ¿verdad? Lo mejor es que te hagas con un repelente fuerte y de calidad en una farmacia antes de partir y lo lleves contigo siempre: en este tipo de aventuras, en las que se vive las 24 horas inmerso en la más pura naturaleza, nunca sabes cuándo te puede venir bien.

Es más: te aconsejamos que seas precavido. Los mosquitos que habitan en algunos países de África pueden transmitir enfermedades muy serias, entre ellos la malaria o el dengue, así que mucho mejor si al repelente de insectos le añades otras medidas preventivas como vestir manga larga y pantalón largo al amanecer y al atardecer. Es entonces cuando estos insectos suelen hacer más acto de presencia. Aunque no hay de qué alarmarse: simplemente teniendo un poco de cabeza, podrás disfrutar de tu viaje con la máxima felicidad. 

Sombrero, gafas de sol y protección solar

Para todas esas horas que pasarás contemplando todo tipo de animales a la intemperie, agradecerás, sin duda, llevar estos tres complementos en tu maleta. Por un lado, un sombrero que te proteja tanto la cabeza como la nuca, sobre todo si vas a estar al sol en las horas claves del día, cuando este aprieta más fuerte.

Por eso mismo, también será perfecto si llevas gafas de sol: imprescindible para protegerte la vista y, además, te permitirá contemplar sin problema la vida salvaje tanto en los amaneceres como en las puestas de sol sin que el astro rey te moleste. Para acabar, por supuesto, un protector solar: hay algunos países de África en los que los safaris son una buenísima opción, como, por ejemplo, Tanzania, que se encuentran muy cerca del ecuador. ¿Qué quiere decir esto? Que se está más cerca del sol y, por lo tanto, este puede hacer aún más daño: untarte crema solar de alta protección cada poco tiempo siempre será mucho más seguro para evitar posibles problemas en la piel.

Unos prismáticos

Es obvio que muchos de los animales que te encuentras durante un safari, y muchas de las escenas que estos protagonizan —ya sea retozar en el suelo, comer, jugar o, a veces, cazar—, no tendrán por qué transcurrir a pocos metros de tu coche. De hecho, lo más probable es que esto suceda, salvo en contadas ocasiones, a varios cientos de metros de distancia. Por eso mismo, unos buenos prismáticos deberían estar escritos en mayúscula y negrita ocupando el primer puesto de lista de imprescindibles para tu viaje. Eso sí: ¡cuenta con que seguro tendrás que compartirlos con más de un compañero de aventura!

La cámara de fotos

Y a esto añadiríamos un par de detalles más: un buen objetivo y muchas, muchas, ¡muchísimas tarjetas de memoria! Porque amigo, una vez aprietes el botón del disparador de tu cámara, ya te adelantamos nosotros que no podrás parar. Porque cuando no sean un par de jirafas jugueteando será el hipopótamo que sale del lago, el elefante de dimensiones descomunales que se parará frente a vuestro coche o la leona que retozará entre la maleza junto a sus cachorros. La cuestión es que cuando realizas y disfrutas de un safari, todo, absolutamente todo, llamará tu atención y será digno de ser retratado con la cámara. Para que no olvides ni uno de los segundos que pasaste viviendo esta maravillosa experiencia.

Una linterna o frontal

Este punto es mucho más imprescindible de lo que imaginas. Porque en estos rincones del mundo —y a no ser que te hospedes en un superresort en medio de la sabana—, cuando el sol se va, la oscuridad se hace la dueña y señora de todo. Por eso, tener siempre una linterna a mano, o mejor aún, un frontal que poder colocarte en la cabeza —y así dejar las manos libres— será esencial para que puedas seguir moviéndote y realizando todas las actividades que necesites, ya sea en la tienda de campaña, en el coche o por la zona de acampada.

Eso sí, ¡a veces uno vive más tranquilo al no saber qué ocurre a su alrededor!

Un botiquín básico

Esto es algo que siempre debería ir contigo en todo viaje, pero cuando hablamos de un safari por la sabana africana, donde la farmacia, centro de salud u hospital se halla, en ocasiones, a días de distancia de ti, mucho mejor si vas equipado en cuanto a medicinas.

Así que prepara un pequeño neceser con todo lo que, en un momento dado, pudieras necesitar. ¿Algunas recomendaciones? Pues nosotros te diríamos que no olvidaras analgésicos, antiinflamatorios y algún antibiótico. Protector de estómago, pastillas antidiarreicas y varios sobres de suero oral además de, por supuesto, algunas tiritas, esparadrapo, gasas y antiséptico.

También, si es el caso y en el país hay que tener precaución con ella, las pastillas para la malaria. ¡Que no se te olvide nada!

Dinero en efectivo y documentación

¡Exacto! Importantísimo es que siempre lleves dinero en efectivo encima para lo que pueda surgir. Porque aunque es cierto que no vas a un lugar donde puedas gastar alegremente, algunas zonas de acampadas habilitadas donde pasarás la noche puede que cuenten con una pequeña tienda en la que comprar alguna bebida o, por qué no, artesanía local. Y, como imaginarás, difícil será —aunque no imposible, eso también es cierto— que acepten tarjeta. Además, ¡las propinas siempre serán en efectivo!

Por otro lado, también es bastante usual que al entrar en los parques nacionales tengas que registrarte en sus oficinas, para lo que te hará falta la documentación. En este sentido, siempre es buena idea llevar tanto el original como una fotocopia, y guardarlos en lugares separados del equipaje. Así, en caso de robo o extravío, siempre podrás identificarte.

¿Sueñas con irte de safari a África? Encuentra aquí toda la inspiración que necesitas:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa