Noticias Vuelos 👌 15 consejos para sobrevivir un vuelo de larga distancia con una low cost 👌

Todos los artículos

👌 15 consejos para sobrevivir un vuelo de larga distancia con una low cost 👌

Ahora que las aerolíneas low cost se han lanzado a conquistar todo el mundo, necesitarás estos consejos más que nunca.

Los vuelos de larga distancia con aerolíneas de bajo coste son una realidad que ya tenemos disponible cuando preparamos nuestras vacaciones.

Aerolíneas como WOW Air, Level, Air Asia X, Eurowings o Norwegian conectan destinos de Norteamérica, Asia y Europa a unos precios que nos habrían parecido increíbles hace algunos años.

Sin embargo, como era de esperar, las comodidades del vuelo se encuentran al nivel del precio pagado. No pasa nada cuando estás volando en un trayecto corto, pero vuelos de 10-12 horas “sufriendo” las estrecheces – incluyendo el sentido estrictamente físico espacial – de un servicio low cost, pueden volverte loco.

Para conseguir que al final del vuelo te sientas feliz por haberte ahorrado unos buenos cientos de euros y, además, no lo hayas pasado tan mal durante el trayecto, en Skyscanner te dejamos estos consejos para vivir un vuelo de larga distancia con una low cost.

Comprueba si realmente merece la pena

Lo primero, antes de sacrificarte de esta manera y someter a tu cuerpo a este castigo voluntario, asegúrate de que merece la pena.

El precio inicial puede tener una gran diferencia con el ofrecido por las aerolíneas convencionales, pero eso puede cambiar cuando vayas añadiendo extras. Quizás quieras llevar equipaje, comprar comida a bordo, elegir asientos con mayor espacio para las piernas, embarcar con prioridad… Todos estos extras se irán sumando al coste del billete y puede que el precio final se vaya acercando, cada vez más, al que pagarías con una compañía convencional.

Por si acaso, haz bien las cuentas antes de introducir los detalles de tu tarjeta de crédito y aceptar el pago.

low cost

No cojas vuelos con poco tiempo de stopover

Si has cogido una combinación de vuelos con una o varias aerolíneas low cost, deja un buen margen entre uno y otro.

Es cierto que muchas low cost pueden presumir de su puntualidad en trayectos más cortos, pero son nuevas en el campo de los vuelos de larga distancia y no conviene arriesgar. Te puede parecer algo liviano, pero viajar durante varias horas con la ansiedad mental de no saber si vas a coger con tiempo la conexión es un estrés añadido que no necesitas en este viaje.

hombre en el aeropuerto

Elige asientos de salida de emergencia

Si has decidido volar durante 10 o 14 horas en un avión de una aerolínea low cost está claro que eres una persona sensible al precio. Sin embargo, hay situaciones en las que conviene gastarse un poco más de dinero y conseguir, a cambio, mucha más comodidad. Esta es, sin duda, una de esas situaciones.

Los asientos de las filas situadas en las salidas de emergencia del avión – con mucho mayor espacio para estirar las piernas – son los más cotizados en los vuelos de larga distancia low cost. Sinceramente, no escatimes en la puja: tu salud y tu bienestar lo van a agradecer infinitamente.

salida de emergencia

Lleva tu propia comida y bebida (incluyendo snacks)

Obviamente, por el precio que has pagado por tu vuelo de larga distancia low cost, no puedes esperar que la tripulación de cabina interrumpa tu plácido sueño para traerte una bandeja llena de suculentas delicias gastronómicas de los distintos pueblos que habitan la faz de la Tierra. De hecho, lo cierto es que, salvo que pagues unos precios desorbitados, no te traerán nada y te dejarán dormir – si has tenido esa suerte – en tu sueño intranquilo.

Aunque hay algunas aerolíneas que no lo ven con buenos ojos, llévate snacks y algo de comida de casa. La bebida puedes comprarla en el aeropuerto (en algunos encontrarás fuentes gratuitas tras pasar el control de seguridad). Es fundamental permanecer hidratado en un vuelo de larga distancia.

Conviene que no pases hambre en un vuelo de larga distancia con aerolíneas low cost. Eso suele agriarte el humor y hacer la experiencia más insoportable.

comiendo en el avión

Lleva almohadas para cuello y espalda

En la mayoría de las ocasiones, los asientos de las aerolíneas low cost no están preparados para vuelos de larga distancia. Son incómodos y dan la impresión de haber sido diseñados por una mente perversa de alguien que, en realidad, sentía envidia de quienes viajaban y veían el mundo: “¡que paguen por ello!”, parecía pensar.

La espalda – en contra de la creencia generalizada que afirma que es el cuello – es la parte del cuerpo que más sufre por este “fantástico” diseño ergonómico de los asientos.
Llévate un par de almohadas de casa, una para la zona lumbar y otra para el cuello. La aerolínea, normalmente, no te va a proporcionar ninguna.

intentando dormir en avión

Camina a menudo por el pasillo y haz ejercicios

Este consejo es fundamental, sobre todo, si no has tenido la posibilidad de reservar un asiento en la fila de salida de emergencia.

En vuelos de más de 4 horas comienza a aparecer el riesgo de desarrollar trombos en el sistema circulatorio, siendo las piernas la zona más sensible de tu cuerpo. Para minimizar este riesgo, lo mejor es que camines frecuentemente por el pasillo del avión, realices ejercicios de rotación y elongación de tobillos y rodillas e, incluso, lleves algún tipo de media o calcetín de compresión fuerte (que ayudan a favorecer la circulación sanguínea).

Si ya tienes algún problema circulatorio, lo mejor es que le pidas a tu médico que te recete una simple inyección de heparina y te la pongas antes de iniciar el viaje. Cada una diluye la sangre por un período de 24 horas. Otro medicamento que ayuda a disminuir la densidad de la sangre y no necesita receta es la aspirina.

cabina de avión

Viste prendas cómodas y calientes

Ya que las comodidades en un vuelo a distancia con una aerolínea low cost van a ser las justas – y nunca las necesarias – no lo hagas aún peor vistiendo ropas ajustadas.
Viste ropas holgadas y cómodas. Además, y refiriéndonos de nuevo al punto anterior, la ropa ajustada empeora la circulación sanguínea.

En cuanto al frío: cuanto más largo es el viaje, menor es la temperatura que se soporta en cabina. Las aerolíneas convencionales siempre te dan una mantita para taparte, pero en este caso puede que no tengas tanta suerte. Por si acaso, lleva una prenda de abrigo (o una manta), cuanto más liviana y cómoda mejor.

madre y bebé durmiendo en avión

No bebas alcohol

Si crees que beber alcohol durante el vuelo de larga distancia te va a hacer olvidar que te encuentras haciéndolo con una aerolínea low cost, estás muy equivocado.

Beber en un vuelo de larga distancia solo puede empeorar las cosas. El alcohol te deshidratará más de lo habitual y te sentirás mal. Es añadir sufrimiento de forma innecesaria. No te preocupes, ya te tomarás unas copas cuando llegues a tu destino y estés celebrando que ya pasó todo el calvario.

bebiendo en avión

Vaselina para los labios e hidratantes

El ambiente de la cabina del avión, en los vuelos de larga distancia, suele ser muy seco. A veces, las aerolíneas convencionales incluyen una barra de vaselina para los labios y alguna crema hidratante en su kit de higiene corporal, pero no será nunca el caso de una low cost.

Para evitar la sequedad extrema en labios y piel, te recomendamos que te lleves productos hidratantes de casa.

bolsa con líquidos

Lleva tu propio kit de higiene

En los vuelos de larga distancia con aerolíneas convencionales, un pequeño kit de higiene personal suele estar esperándote en tu asiento. Olvídate de eso en los viajes low cost.

A nadie le gusta pasar un largo vuelo oliendo mal o sin poder lavarse los dientes. Empaqueta tus productos de higiene personal en pequeñas bolsas de plástico precintadas y súbelas al avión. Para ello, recuerda las restricciones de envases de 100ml como capacidad máxima.

miedo a volar

Lleva tus aparatos de entretenimiento cargados

¿Pantalla personalizada de entretenimiento a bordo? ¿Eso qué es? Deja de soñar y ve descargando tus películas, series o juegos favoritos en tu iPad, portátil o teléfono. Ellos van a ser tu salvación audiovisual en este vuelo de larga distancia con una aerolínea low cost.

Además, recuerda llevar todos tus aparatos electrónicos con la batería a tope, pues no podrás cargarlos en el avión. La foto de tu cara al comprobar que se te olvidó cargar la batería de tu portátil en casa puede ser de las mejores de las vacaciones.

gente con móvil en avión

Lee

Da igual que seas uno de los pocos románticos que van quedando en este mundo y leas aún libros en su formato de papel, o hayas caído en la tentación de la tinta electrónica. Pero leer, hoy más que nunca, te puede salvar del aburrimiento más insufrible.

La lectura te transportará a un mundo mejor, donde la tripulación de cabina te adula constantemente, te trae auténticos festines gastronómicos, te invita a un compartimento especial donde te espera una cama de 90 y una Smart TV con mando a distancia… Los libros son ensoñación, pero no se lo cuentes a nadie.

leyendo en avión

Mantén la calma

No vale la pena desesperarse. Sabías lo que duraba el vuelo y sabías lo que iba a ser. En el lado positivo de la balanza: te has ahorrado un buen dinero.

Mantén la calma, piensa en cosas positivas, entretente… Los vuelos de larga distancia son más llevaderos cuando realizas un buen ejercicio mental.

azafatas vuelo

Inspírate con el destino del viaje

Si no consigues dejar de mirar el mapa de por dónde va el avión y te parece que el dibujito no avanza lo más mínimo sobre ese inmenso charco de agua azul (lo cual es cierto), intenta pensar en lo que te espera cuando se acabe esa odisea.

Montañas donde realizar trekkings espectaculares, playas solitarias e infinitas donde retozar con tu pareja, culturas totalmente nuevas que te mueres por conocer, los mejores shoppings del planeta y barrios urbanitas… Sea cual sea tu destino y anhelo, seguro que llevas mucho tiempo esperando para cumplir tu sueño. No dejes que unas horas dentro de un avión te quiten la ilusión.

sorpresa en avión

Intenta dormir lo máximo posible

La mejor forma de pasar un vuelo de larga distancia, sea viajando con una aerolínea low cost o con una convencional, es durmiendo. Eso no admite discusión. Lo malo es que la cosa se complica cuando hay luces y ruidos por todo el avión, los motores no dejan de rugir (eso te conviene, sin embargo, y mucho), el asiento es incómodo, tienes frío, no se calla tu compañero de asiento, etc…

Accesorios que pueden ayudar son: una buena almohada, unos auriculares de cancelación del ruido, un antifaz… O yéndonos al extremo más desesperado, una receta del médico con Orfidal escrito en ella. Buenas noches.

tipo durmiendo en avión

Si te ha parecido interesante este artículo, seguro que también te lo parecerán los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa