Noticias Vuelos Qué ver en Marruecos: ruta de 1 semana

Todos los artículos

Qué ver en Marruecos: ruta de 1 semana

Vive una ruta de una semana que incluye montaña, desierto, playa y la ciudad más fascinante de Marruecos.

Marruecos es romanticismo, aventura, olores, sabores, calor, misterio, desierto, montañas, playas desiertas, hospitalidad, exotismo… Desde la costa del sur de España te asomas y ves una tierra que, por su proximidad, debería ser parecida, pero nada más lejos de la realidad.

En Marruecos comienza África, el continente más fascinante y pasional de la Tierra. Y eso se nota.

Su aire parece diferente: una mezcla de montaña, mar y desierto, combinación que apenas encuentras en este mundo. Todo ello aderezado con una cultura y gastronomía que, a pesar de ser intensas, no son más que el complemento a una gente enigmática y hospitalaria que te cautivará.

Es un país inmenso, pero en Skyscanner te proponemos una ruta por Marruecos de 1 semana en la que podrás probar un poco de cada uno de sus atractivos:

Compra tu vuelo a Marruecos

Marrakech – 2 días

La Ciudad Roja, así la llaman los locales. Marrakech, la ciudad más fascinante que ver en Marruecos, fue fundada por los almorávides en el siglo XI, sirviéndoles de base para la conquista de Marruecos, primero, y la Península Ibérica, después.

Hoy en día es una ciudad vibrante e intensa, donde el simple hecho de vagabundear por ella te enseña muchas cosas.

Para poder disfrutarla, necesitarás al menos un par de días.

El primer día lo puedes emplear en ver sus atractivos turísticos más importantes
.

Comenzar en la gran mezquita Kutubía, con su imponente torre de 70 metros, y completada en el siglo XII. Aunque los jardines que la rodean aportan colorido y frescor, quedan ensombrecidos por el exotismo floral de los jardines de Majorelle, una obra de arte del pintor francés Jacques Majorelle.

plaza zoco

Busca tu vuelo a Marrakech

En el extremo norte del barrio judío, encontrarás el Palacio de la Bahía, obra lujosa de los arquitectos contratados por dos grandes visires del siglo XX. Su fachada y jardines te cautivarán.

Las alfombras, cerámicas, artilugios artesanales, armas y demás objetos expuestos en el Museo de Marrakech te mostrarán parte de la historia y el arte de Marruecos. También históricas son las tumbas saadíes, un mausoleo del siglo XVI descubierto en el XX.
En el segundo día, relájate y tómale el pulso a Marrakech. Camina por el laberinto de calles estrechas y casas rojizas de la Medina, da un paseo en dromedario por El Palmeral y compra los ingredientes típicos de la gastronomía marroquí en el zoco bereber, para después emplearlos en cocinar algo rico en uno de los muchos cursos de cocina que se imparten en Marrakech.

Acaba el día disfrutando del incendiario atardecer en la plaza más carismática que ver en Marruecos: la de Jamaa el Fna. Centenares de puestos, artistas, color, gentío, olores… Es para quedarse allí horas, simplemente contemplando la vida pasar.

medina

Consigue tu mejor alojamiento en Marrakech

Atlas Central: Tizi n’Tichka, Ksar de Ait Ben Hadu, Ouarzazate – 1 día

Tras disfrutar de la magia de Marrakech, ponemos rumbo a la cadena montañosa más importante que ver en Marruecos: el Atlas.

Puertos de montaña de más de 2.000 msnm, como el de Tizi n’Tichka, desde donde podrás divisar el árido paisaje típico de los Atlas. Pequeños pueblos tradicionales se agarran a la montaña como garrapatas, intentando chupar la sangre de la montaña: esa agua tan preciada que da la vida al campo y a la gente que lo habita.

Tras coronar el puerto de Tizi n’Tichka (2.260 msnm), una carretera desciende serpenteando hacia las poblaciones de cine de Ait Ben Haddou y Ouarzazate. En la primera se han grabado escenas de películas tan famosas como ‘Gladiator’ y ‘Lawrence de Arabia’, mientras que Ouarzazate es sede del estudio cinematográfico más importante de Marruecos: Atlas.

La ciudad fortificada de Ait Benaddou, camuflándose con la roca de la montaña, es algo que no te puedes perder en tu ruta por Marruecos.

Kasbah

Reserva ya tu vuelo a Marruecos

El desierto de Erg Chegaga: Valle del Draa, Mhamid, Erg Chegaga/Daya – 1 día

Para conocer y visitar Marruecos a fondo tienes que pasar al menos una noche entre las dunas de su desierto.

Conduciendo desde Ourzazate, debes cruzar el valle del Draa, donde te encuentras con verdes palmerales que contrastan con el color ocre de las montañas y un árido terreno que parece que solo puede ser habitado por cabras y tipos duros como la tierra en la que viven.

Finalmente, llegas a M’Hamid El Ghazlan, una región desértica situada en la provincia de Zagora. En tiempos ancestrales, este lugar fue una encrucijada comercial subsahariana. Aquí reposaban las caravanas que iban en uno y otro sentido, cargadas de especias, tejidos, aceite y productos artesanales.

Ahora, desde aquí parten una buena cantidad de tours y excursiones para pasar la noche en las dunas y valles de Erg Chegaga. Pasar una noche en el desierto es una experiencia totalmente mágica. Aprovecha para alejarte de la zona de tiendas de campaña y camina en soledad por las dunas.

Sobre ti – si tienes suerte con el clima y el cielo está despejado – contemplarás una inmensa cantidad de estrellas, mostrándose fulgurantes y esplendorosas ante la ausencia de contaminación lumínica y ambiental. Uno de esos momentos de tu viaje a Marruecos que debe ser para ti y para nadie más.

desierto

Vuelos baratos a Marruecos

Agadir: Taliouine, Tarudant, Agadir – 1 o 2 días

Tras atravesar las montañas y haber vivido la experiencia del desierto, tu ruta por Marruecos se dirige hacia la costa.

Para llegar a la ciudad de Agadir, antes deberás cruzar la alta meseta del Anti Atlas. En una altiplanicie se encuentra a pequeña población de Taliouine. Con algo menos de 6.000 habitantes, es un importante centro productor de azafrán y orégano, muy utilizados en la cocina marroquí. El verdor de sus campos de cultivo contrasta con el rojizo de las montañas y es un buen lugar para realizar un alto en el camino y tomar un té tranquilo. Los lunes hay un animado zoco.

Después atravesarás el valle del río Sus para llegar a Tarudant, una bonita ciudad-mercado fortificada. Merece la pena darse una vuelta por sus zocos y admirar su muralla de 6 km de perímetro que aún mantiene sus nueve puertas intactas.

Finalmente, llegarás a Agadir. Fundada por los portugueses en el 1500, hoy en día es una ciudad perfecta para el turismo. Rodeada por el Anti Atlas, el desierto del Sahara y las aguas del Atlántico, los alrededores de Agadir presentan varios parques nacionales y estupendas playas.

Aquí puedes descansar uno o dos días de tu intensa ruta por Marruecos o, si prefieres seguir con la acción, intentarlo con el surf en sus extensas playas.

camellos en la playa

Busca tu vuelo a Agadir

Essaouira – 1 o 2 días

Tras tantos kilómetros de duras rutas de montaña y desierto, agradecerás recorrer la carretera costera que une Agadir con Essaouira. Algo menos de 180 km que tardarás unas 3 horas en recorrer, yendo tranquilo y disfrutando.

Al final de la ruta te espera la romántica e inspiradora Essaouira. Lugar de aire hippie, muralla histórica, casas bajas de fachada blanca y pequeñas barcas azules de pescadores, donde la playa es la reina de esta ciudad atlántica. El viento suele soplar con fuerza y windsurfistas y kitesurfistas de todo el mundo vienen a disfrutar del deporte que más les gusta. Algunos de los mejores lugares para realizarlo son: la bahía de Essaouira, Sidi Kaouki, Cabo Sim y Mouley Bouzertoune.

Los vendedores de artesanía te contarán la historia de que aquí pasó un tiempo el mítico Jimmi Hendrix y podrás escuchar buena música de todos los rincones del mundo si vienes a su Festival Gnaoua, que se celebra cada año en junio.

Será el final perfecto para una magnífica ruta por Marruecos.

ciudad costera

Compra tu billete a Marruecos

Consejos prácticos para viajar por Marruecos

Cómo llegar a Marruecos

Desde España, los vuelos directos a Marruecos parten desde un buen número de ciudades, como Madrid, Barcelona y Málaga.

Otra opción, mucho más lenta y muchas veces más cara, es tomar el ferry. Hay barcos que parten de Motril, Almería, Algeciras y Tarifa, rumbo a Ceuta, Tánger y Nador. En ellos puedes montar tu coche.

encapuchado por la medina

Busca tu vuelo a Marruecos

Idioma

En Marruecos, sobre todo cuando vayas a lugares más rurales, poca gente entenderá el inglés. El francés, el bereber y el árabe son las lenguas más extendidas.

En las zonas más turísticas, como Marrakech y Casablanca, siempre habrá gente que hable – o ‘chapurree’ – el español, pero algo de conocimiento de francés siempre será un plus y te facilitará el viaje.

Cuándo viajar a Marruecos

La mejor época para disfrutar de los muchos atractivos que ver en Marruecos es primavera u otoño. Tanto el verano como el invierno pueden traer temperaturas bastante extremas en determinados puntos del país.

ciudad amurallada costa

Busca tu vuelo a Marruecos

Visado

Los españoles no necesitamos visado para viajar a Marruecos si vamos a quedarnos menos de 90 días.

Transporte en Marruecos

Para moverte por Marruecos tienes tres opciones principales: tren, autobús o coche.
Para tener una mayor flexibilidad y poder visitar Marruecos a fondo, te recomendamos que alquiles un coche o, si no tienes mucha confianza, contrates un conductor-guía que lo lleve como parte de un tour por el país.

Los trenes tienen buena calidad en cuanto a su comodidad, la frecuencia y velocidad, pero cuentan con el hándicap de que la red ferroviaria es bastante limitada en el país. Tomando solo trenes no podrás abarcar ni la mitad de cosas interesantes que ver en Marruecos.

Los autobuses turísticos son bastante buenos y cubren gran parte del territorio, aunque a veces tienen horarios realmente extraños en algunos lugares. Sueles tener que pagar por el equipaje aparte.

kasbah marroqui y campos


Los autobuses locales son otra historia
. Suelen ser lentísimos, pero si tienes tiempo, es la mejor manera de mezclarte con la gente del país y respirar la verdadera aventura de viajar por Marruecos.

Para viajar entre ciudades importantes, también existe la opción de una especie de taxi compartido. La tarifa suele estar preestablecida (aunque en Marruecos casi cualquier precio se negocia) y se reparte a partes iguales entre los viajeros.

El tema de hacer dedo para viajar también está muy extendido en Marruecos. Sueles pagar algo al camionero de turno y viajar con más gente en la parte de atrás, pero es otra aventura más y una buena forma de conocer a gente local.

Los vuelos internos son poco frecuentes. La única aerolínea fiable es Royal Air Maroc, pero sus precios son muy altos.

carretera atardecer

Vuela ya a Marruecos

Dinero

La moneda oficial de Marruecos es el dírham (MAD) y cada uno se divide en 100 céntimos. Actualmente, 1 Euro equivale a unos 11 MAD.

Suele haber cajeros y oficinas en las principales ciudades, siendo más escasos conforme te adentras en el Marruecos profundo. Los comercios de las grandes ciudades también suelen aceptar el pago con tarjeta, siendo Visa y Mastercard las más aceptadas.

mezquita

El regateo

En los zocos – y algunas tiendas convencionales – de Marruecos, casi todos los precios de todos los bienes y servicios son negociables. El regateo aquí es un arte y ten por seguro de que casi nunca lograrás vencer a un local. Aunque llegues a creer que has conseguido un buen precio, seguro que el vendedor ha conseguido un más que aceptable beneficio. No te hagas mala sangre por ello. Si tú estás contento con el precio pagado por el artículo o servicio que has comprado o disfrutado, eso es lo que cuenta.

Depende de cómo seas, puede ser uno de los atractivos o inconvenientes de tu viaje por Marruecos.

especias mercado

Consigue el mejor vuelo a Marruecos

Comida

La cocina marroquí es rica y variada, con una gran cantidad de sabores especiados.
El cuscús es uno de sus platos principales, junto con el Tagije (o Tajine, una especie de estofado picante hecho con carne y verduras y servido en un recipiente cónico de barro), kaliya (contribución bereber que consiste en una mezcla de cordero, tomates, pimientos, cebolla y cuscús o pan) o harira (una sopa marroquí hecha con lentejas, garbanzos, un cubito de sabor de cordero, tomates y verduras).

Como snacks, los vendedores ambulantes ofrecen frutos secos de mucha calidad (y buen precio) y para beber tienes una gran variedad de tipos de té.

comida marroquí

Alojamiento

En las grandes ciudades encontrarás todo tipo de alojamientos, desde caras cadenas hoteleras hasta hostales para mochileros, pasando por pequeños hoteles de presupuesto medio.

En las zonas más rurales son habituales las casas de huéspedes e incluso se puede acampar.

Para buscar un alojamiento en Marruecos que se ajuste a tus necesidades, puedes utilizar nuestro buscador de hoteles.

barrio antiguo

Seguridad

Marruecos es un país seguro a rasgos generales. No está siendo un objetivo hostigado por los terroristas del ISIS y su situación política se ha estabilizado considerablemente.

La gente local es tranquila y tiene una tasa de homicidio muy baja. Intenta tomar las precauciones habituales cuando viajas: no caminar por calles desiertas por la noche, tener tus pertenencias de valor siempre vigiladas, etc. Es cierto, sin embargo, que para las mujeres es algo más complicado, ya que a menudo se expondrán a algún tipo de acoso por parte de los hombres.

pueblo y montañas

Si te ha gustado este artículo, seguro que también disfrutas leyendo los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler!

Mapa