Mapa

Vuelos baratos a Turín

Aeropuerto de Turín

El Aeropuerto de Turín es el principal aeródromo de la zona y el único que cuenta con vuelos a Turín. Se encuentra situado a escasos 16 kilómetros del Centro Histórico de la ciudad y podrás llegar hasta él a bordo de un taxi. El precio de la carrera ronda los 30 euros y puede tomarte entre 25 y 30 minutos. Es importante saber que, en periodos de hora punta, son bastante frecuentes los atascos en las carreteras que llevan a la ciudad. Por ello, asegúrate del estado de las vías antes de optar por esta opción. Si tras recoger tu maleta necesitaras consultar los datos de tu alojamiento en tu correo electrónico, no te preocupes, el aeropuerto de Turín ofrece una conexión wifi gratuita e ilimitada para que puedas navegar tranquilamente por Internet. Además, justo a la salida encontrarás algunos restaurantes y tiendas. Si tienes hambre o has olvidado comprar algo, podrás hacerlo antes de dirigirte al centro de la ciudad.

Muchos viajeros escogen esta urbe al norte de Italia para iniciar un recorrido por las carreteras del país. Si es tu caso, o si simplemente prefieres moverte a tu aire durante tu estancia, te interesa hacerte con tu propio vehículo. Desde el meta-buscador de coches de alquiler en Turín darás fácilmente con el tuyo para tenerlo preparado una vez aterrice tu vuelo a Turín.

Las compañías aéreas Iberia, Ryanair, Vueling y Blue Air ofrecen vuelos a Turín directos desde España. En caso de elegir otras aerolíneas, probablemente debas alargar tu viaje debido a las escalas necesarias.

¿Por qué buscar vuelos a Turín?

Tu vuelo a Turín te dejará en la que es, para muchos, una de las ciudades más bellas de toda Italia. Sus grandes monumentos, los majestuosos edificios, sus importantes museos y algunos de sus más históricos establecimientos serán los encargados de robarte un trocito de tu corazón viajero.

Aunque seguramente esperas un vista de tintes 100% italianos, te vamos a recomendar que empieces por el Museo Egipcio de Turín. Según los más entendidos, éste es el segundo mejor museo de este tipo, solo por detrás del de El Cairo y por delante de algunos archiconocidos como el de Londres o el de Berlín. Si haces la visita a primera hora de la mañana evitarás las largas colas que ahí se forman y podrás disfrutar del lugar sin aglomeraciones de turistas. Luego, ya más tranquilamente, será un momento ideal para desayunar en alguno de los diferentes cafés históricos de la ciudad. Tómate tu tiempo y disfruta de la experiencia, pues estos locales son parte del circuito turístico de la ciudad y ya en el siglo diecinueve se llenaban de grandes intelectuales que venían aquí a charlar y degustar el famoso café de Turín. Algunos de los cafés históricos más importantes que no deberías perderte son el Caffè Mulassano, el Fioro, el Baratti & Miliano y el Bicerin. Eso sí, prepárate a pagar una taza por más 8 euros.

Si durante tu paseo por Turín te encuentras con una gran esfera blanca, lo más probable es que haya llegado al Turín Eye, un lugar que sin duda te sorprenderá. Paga la entrada, entra en su interior y de repente te darás cuenta de que estás flotando a 150 metros de altura sobre la ciudad en un gran globo aerostático. Si tu vuelo a Turín no coincide con un día en el que esta estructura esté en funcionamiento, puedes también gozar de unas vistas únicas desde el ascensor de la Mola Antonella.

No te vayas de la ciudad sin antes conocer la Catedral de Turín. En ella se encuentra la famosa “sábana santa”. Podrás ver una réplica a tamaño real, a no ser que tengas la suerte de coincidir con uno de esos pocos días en que el Papa decide mostrarla.

¿Cuál es el mejor momento para visitar Turín?

Tras tu vuelo a Turín te encontrarás en una ciudad de clima denominado “templado sub continental”, lo que se traduce en un tiempo bastante equilibrado y sin temperaturas extremas. Pese a que durante algunos días de invierno las temperaturas pueden bajar a cotas negativas, lo normal  es que esto no suceda. Durante los meses de verano la media es de unos 21 grados, haciendo muy agradable salir a pasear y descubrir la ciudad. En las estaciones de primavera y otoño el clima es bastante equilibrado, pero son muy frecuentes los chubascos.

Si da la casualidad que estás en Turín durante el segundo domingo del mes, no lo dudes, debes acercarte a conocer el mercado del Gran Balón en el barrio Borgo Dora. Este espectacular mercadillo de antigüedades reúne más de 300 puestos en los que podrás encontrar practicante de todo. Pero, compras aparte, lo que más disfrutarás es su gran ambiente.

Llegar a Turín en avión

El taxi suele ser la forma más rápida de llegar el centro de la ciudad tras el vuelo a Turín. Eso sí, es importante saber que las congestiones de tráfico son frecuentes en las horas punta. Si llegas en ese momento quizá te resulte más conveniente tomar otro tipo de transporte. El taxi, sin problemas de tráfico, cuesta unos 30 euros y completa la carrera en media hora. Es el transporte ideal para grupos de 3 o 4 personas.

Otra opción es el Aerobús, que sale cada 15 minutos y tarda 40 en llegar a Porta Nuova. El billete sencillo cuesta 6’5€, pero comprarlo a bordo del bus tiene un coste de un euro adicional. Por último, la opción más económica es tomar el tren. La línea A pasa por el aeropuerto cada media hora y llega en 20 minutos hasta la céntrica Estación Dora GTT, desde donde podrás conectar con otros tipos de transportes.

Más información para visitar Turín y alrededores

Qué ver:

- Las 15 ciudades más bonitas del mundo bajo la nieve
- 17 ciudades de Europa que visitar en 2017 ¡Descúbrelas!
- 10 destinos baratos para esta Semana Santa
- Las 7 mejores batallas de comida del mundo

Dónde dormir:

Encuentra hoteles baratos en Turín

Información actualizada a diciembre de 2017

Los vuelos más baratos a Turín desde...

 Lo más buscado en Skyscanner...

Imágenes por Flickr/Andrew and Annemarie

Los precios que se muestran en esta página solo son una estimación de los precios más baratos de los últimos 45 días.