Noticias 10 lugares que no te puedes perder en Myanmar

Todos los artículos

10 lugares que no te puedes perder en Myanmar

¿En busca de experiencias auténticas en el sureste asiático? Pues escápate y no te pierdas ni uno de estos 10 rincones de Myanmar.

¿Has pensado en visitar Asia y buscas experiencias auténticas? Myanmar es ese lugar al cual el turismo masificado todavía no ha llegado, algo que sus países vecinos ya no pueden decir. Budista hasta la médula y repleto de templos, pagodas y rincones por descubrir, en Myanmar encontrarás la gente más amable y sonriente de toda Asia y disfrutarás de un viaje diferente, en contacto con la vida local. Además, su reciente apertura hace que viajar por la antigua Birmania ahora sea más sencillo que nunca.

¡Aprovecha y ven a visitarlo antes de que cambie!

1. La Shwedagon Pagoda, la joya de Yangon

La Shwedagon Pagoda, el lugar más sagrado para los budistas birmanos, se alza imponente en una pequeña colina junto a Yangon, la principal ciudad del país. Pasear descalzo por el mármol del complejo mientras observas los rezos es una experiencia gratificante; déjate hipnotizar por los mantras y cánticos mientras el olor a incienso quemado te embarga. El atardecer es el mejor momento para visitarla, cuando la Pagoda muestra su máximo esplendor tras la puesta de sol y su brillante resplandor dorado es visible desde la distancia.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

2. La Golden Rock, lugar de peregrinaje budista

Su verdadero nombre es Kyaiktiyo Pagoda, aunque es comúnmente conocida como Golden Rock. Se trata del segundo lugar más sagrado para el budismo en Myanmar tras la Shwedagon Pagoda, aunque viendo la enorme masa de peregrinos que la visita cualquiera diría que es el primero. Familias enteras acuden hasta aquí, donde comen y duermen en el suelo de este enorme recinto inundado de fieles; se respira religión y no se ven muchos turistas. En la cima del monte la encontrarás, la gran roca dorada suspendida en precario equilibrio, desafiando a la ley de la gravedad. La leyenda dice que un pelo de Buda la sostiene. Pero ojo, las mujeres no tienen permitido tocar la roca.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

3. Trekking de Kalaw al Lago Inle, entre etnias

Los 3 días de trekking que separan Kalaw del Lago Inle son la oportunidad perfecta para conocer las diferentes etnias que habitan esta zona del país. En la compañía de un guía atravesarás serpenteantes montes, enormes campos de chili y pequeños y rústicos poblados, donde comerás y dormirás en las casas de madera de los lugareños. ¡Te recibirán con la mejor de sus sonrisas y su innata curiosidad! Además no se necesita una gran forma física ya que es una caminata poco exigente, enfocada sobre todo a una inmersión cultural en los pueblos de la zona y su estilo de vida.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

4. El Lago Inle y sus técnicas de pesca únicas

Aquí todo gira en torno al lago. Sus aldeas en las orillas con sus pequeños mercados y los cultivos sobre el agua. Los templos y pagodas que salpican el entorno. Las fábricas artesanales de textiles y cigarros. Sorpréndete con los pueblos de palafitos enclavados en mitad del lago y sobre todo, con sus famosos pescadores y su ancestral técnica de remo con un pie, la foto perfecta. Todo esto hace del Lago Inle uno de los sitios más visitados del país, y no es para menos.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

5. El viaje en tren desde Hsipaw hasta Mandalay

Si un viaje en tren es famoso en Myanmar ese es el que cubre la ruta desde Hsipaw hasta Mandalay, en 11 horas de trayecto. Olvida todo lo que sabías acerca de los trenes y su comodidad y ata bien el equipaje en los maleteros del techo, ya que el tren se zarandea hacia todas direcciones en su lento caminar entre verdes paisajes y colinas. El punto álgido de la ruta es el Viaducto de Goteik, un enorme puente de más de 100 años que atraviesa un espectacular desfiladero con una altura de 250 metros.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

6. Los atardeceres en el puente U Bein de Amarapura

Junto al puente de madera de teca más largo del mundo se encuentran los atardeceres más famosos del país. Recórrelo de extremo a extremo, siente crujir la madera bajo tus pies, para por último presenciar la espectacular puesta de sol bajo el puente, con las siluetas de los monjes budistas perfiladas contra el sol mientras pasean por él y las pequeñas barcas surcan el lago.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

7. Lay kyun Sekkya, la segunda estatua más grande del mundo

Éste descomunal Buda se alza 130 metros sobre el suelo, lo que hace que sea la segunda estatua más grande del mundo. Visible desde muchos kilómetros a la redonda y mucho mayor que la famosa Estatua de la Libertad, el Buda de Lay kyun Sekkya se alza imponente contra el cielo azul. Hoy por hoy puedes subir 28 de sus 31 pisos por las escaleras de su interior, apreciando las pinturas que simbolizan cada uno de los planos de existencia para el budismo. Junto a él descansa otro gigantesco Buda reclinado, de 101 metros. ¿Quién da más?

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

8. La magia de los más de 2000 templos y ruinas de Bagan

El lugar más visitado y mágico de Myanmar, Bagan y sus más de 2000 templos en ruinas, es la reliquia de un imperio pasado. No encontrarás un amanecer igual, subido a lo alto de uno de sus templos verás cómo el negro de la noche se funde en colores mientras cientos de templos rodeados de brumas se muestran ante tus ojos. En ese momento los globos aerostáticos se lanzan al cielo, completando una postal perfecta. ¡No te lo puedes perder!

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

9. Las mejores playas del país, en Ngapali

Si buscas playas perfectas, lugares tranquilos y un agua limpia y cristalina, ese lugar también lo puedes encontrar en Myanmar, se llama Ngapali. Se ubica en el oeste del país y llegar hasta aquí puede resultar algo costoso, al igual que el alojamiento. Pero el precio a pagar se compensa al conseguir este trocito de paraíso en el que desconectar del mundo y pasar unos días en paz y armonía. ¡No todo pueden ser templos!

10. Los montes llenos de cuevas y templos de Hpa-An

Hpa-An y Mawlamyine, en el sureste del país, esconden muchos rincones sorprendentes. Entre sus formaciones kársticas que salpican el ambiente apacible y rural encontrarás templos construidos en el interior de sus cuevas y pagodas en sus cimas. Los Budas gigantescos compiten con miles de pequeños de ellos que inundan el paisaje. Al atardecer verás el cielo oscurecerse con hordas de murciélagos saliendo de sus cuevas sin cesar, poniendo el broche a esta interesante región de Myanmar.

Créditos fotografía: Alberto Calero – Mi Casa es Redonda

Estos artículos te gustarán:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Este artículo es obra de Alberto Calero, blogger de viajes que actualmente está recorriendo Asia y Oceanía. Le puedes seguir la pista en el blog Mi Casa es Redonda y también a través de su Facebook y su cuenta de Instagram.