El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias El Pantanal de Brasil: oda a la vida salvaje

Todos los artículos

El Pantanal de Brasil: oda a la vida salvaje

Con más de 180.000 m² de superficie, el Pantanal es la zona pantanosa más grande del mundo. En él, el ser humano se halla en clara desventaja ante las más de 1.000 especies de aves, 400 de peces, 300 de mamíferos y 480 variedades distintas de reptiles que lo habitan. Es un territorio donde la Madre Naturaleza reclama la supremacía y el hombre debe adaptarse a ella para sobrevivir. Un oasis natural en un planeta en el que la vida salvaje agoniza.

El Pantanal: un éxtasis para los sentidos

Viajar por el Pantanal de Brasil es un éxtasis para los sentidos. En él, con un paisaje mucho más abierto y alcanzable que el de la densa selva amazónica, resulta más sencillo disfrutar de la vida salvaje que lo habita.

Los verdes de los árboles, arbustos y plantas acuáticas se mezclan con los tonos pardos y grisáceos de las aguas pantanosas, y los algo más azules de los ríos. Desde las alturas, los pájaros añaden a esa paleta de atractivos colores, una miríada de tonalidades que copan todo el espectro posible.

Durante los atardeceres y amaneceres, una especie de orquesta animal perfectamente afinada regala a los oídos una banda sonora que cada vez resulta más difícil escuchar en este planeta que pugna por la supervivencia. Es la VIDA. Así, en mayúsculas.

Los pájaros dirigen, y caimanes, capibaras, jaguares, anacondas, caballos, tapires y osos hormigueros, entre otros, aportan su granito de arena a una sinfonía natural que hará que te sientas lejos y desconectado de la civilización.

Y después están los olores. Efluvios frescos y tórridos a la vez. Frescos porque provienen de un entorno natural arcaico, alejado del cemento y la contaminación. Y tórridos porque la temperatura es siempre alta en el Pantanal, y el agua, tras horas soportando un sol intenso, parece entrar en ebullición y expandir su calor en forma de olores.

Un lugar que, sin duda, nunca te dejará indiferente.

Guía práctica para disfrutar al máximo del Pantanal de Brasil

Si vas a viajar al Pantanal de Brasil, te dejamos una serie de consejos con los que podrás obtener la mayor recompensa en tu viaje:

Cómo llegar hasta el Pantanal de Brasil

Aunque el nombre común de este lugar es el Pantanal de Brasil, además de extenderse por los estados brasileños de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, también cruza las fronteras de Bolivia y Paraguay. Sin embargo, los puntos de acceso más habituales se hallan en territorio brasileño. Por ello, primero tendrás que volar a Brasil, siendo el aeropuerto internacional de São Paulo el más cercano al Pantanal.

Desde São Paulo, puedes tomar un vuelo interno a Campo Grande (más opciones directas) -puerta sur del Pantanal -, Corumbá – algo más al noroeste, ya integrado en dentro de la zona de marismas – o Cuiabá, puerta norte destacada en el estado de Mato Grosso.

La otra opción es un maratón de autobús, lo cual implica aguantar un viaje de unas 15 horas hasta Campo Grande, casi un día completo hasta Corumbá y 28 horas hasta Cuiabá. Es cierto que los autobuses brasileños de larga distancia son realmente cómodos y los asientos se transforman en semi-camas, pero sigue siendo una opción para valientes y viajeros curtidos que vayan sobrados de tiempo.

Una vez en Campo Grande, Corumbá o Cuiabá, debes saber que tan solo hay dos carreteras que se internan en el Pantanal, la Transpantaneira, en Mato Grosso, y la Estrada do Parque, en Mato Grosso do Sul. Ninguna de las dos posee apenas tramos asfaltados.

Una vez en el Pantanal, no existe la figura del transporte público. Para moverte en él tendrás que utilizar embarcaciones, avionetas, furgonetas o jeeps de privados, fletados por las fazendas (alojamientos rurales con funciones propias de una granja) y distintas agencias turísticas que operan en el Pantanal.

Qué animales puedes encontrar en el Pantanal de Brasil

La biodiversidad del Pantanal de Brasil lo convierte en uno de los mejores lugares del planeta para observar vida salvaje.

Los reyes del Pantanal – y aquellos que más desean ver los turistas que lo visitan – son los jaguares. Sus elegantes y majestuosos movimientos felinos – con ese cuerpo moteado que hipnotiza y camufla a partes iguales – son un espectáculo por el que merece la pena el viaje.

Los jaguares son muy elusivos, teniendo más posibilidades de verlos al anochecer y al amanecer, ya que es durante la noche cuando se encuentran más activos.

No te resultará complicado, sin embargo, ver capibaras, esa especie de roedor gigante y semiacuático que vive en manada junto a los ríos. Su aspecto es realmente simpático y aunque parezcan despistadas y perezosas, siempre tienen un ojo puesto en las aguas de los ríos del Pantanal, pues saben que están infestadas de sus enemigos número uno: los caimanes.

Créditos fotografía © David Escribano

Los caimanes del Pantanal de Brasil, por lo general, no son de gran tamaño (aunque hay ejemplares de hasta 2,5 metros) y no suelen representar una amenaza para el ser humano (siempre que no decidas darte un baño en el río para refrescarte) pues se alimentan de peces, aves y pequeños mamíferos. Verás una gran cantidad de ellos mientras viajas por el Pantanal, sobre todo, si realizas actividades de pesca, pues se arremolinarán junto a ti para darse un festín con los peces que acudan atraídos por tu cebo.

Entre esos peces, predominarán las míticas pirañas, con sus afilados dientes, que nadan a sus anchas en los ríos del Pantanal. De hecho, ya sea a la plancha o en caldo, la piraña es uno de los platos típicos de la gastronomía pantaneira.

Más temible resultan las anacondas, que son prácticamente indetectables en las opacas aguas de los pantanos y pueden llegar a medir hasta 5 metros.

Hay animales que se han desarrollado en su plenitud en las profundidades del Pantanal, alejados de la influencia del ser humano. Es el caso de la nutria y oso hormiguero gigantes. La primera puede llegar a medir 1,7 metros de largo y el segundo patrulla los bosques con sus andares cansados mientras devora millones de hormigas cada día. Ambos son seres fascinantes.

Sin embargo, el verdadero símbolo del Pantanal de Brasil es el jabirú o tuyuyu, un ave de plumaje blanco y cuello y cabeza colorida que puede llegar a medir hasta 1,5 metros de altura.

Monos, aves de todos los tamaños y colores, pequeños mamíferos… No sabrás a dónde mirar.

Créditos fotografía © David Escribano

Qué ropa y equipo llevar al Pantanal de Brasil

En el Pantanal hace calor durante todo el año. Por ello, las ropas de abrigo te sobrarán, pero no está de más llevar una manga larga que sirva de protección contra el sol. Para completar el equipo anti rayos UVA, necesitarás un gorro, crema protectora y gafas de sol. Bañador, calzado para hacer senderismo, chubasquero (sobre todo, en la temporada húmeda) y repelente de insectos son también totalmente imprescindibles.

Por último, si quieres disfrutar de todas las maravillas naturales que el Pantanal ofrece, quizás una cámara con un potente objetivo, o unos prismáticos, sean una buena ayuda.

Créditos fotografía © David Escribano

Cuándo es el mejor momento para visitar el Pantanal de Brasil

Para observar la vida silvestre, el mejor momento para visitar el Pantanal de Brasil es la temporada seca de invierno, que se extiende aproximadamente desde junio o julio hasta finales de septiembre. Ante la falta de lluvia, las aguas retroceden y los animales salen de las partes más profundas e inaccesibles de los humedales y se agrupan alrededor de las pozas, ríos y estanques.

El pico de la temporada de lluvias (de noviembre a marzo) sigue siendo un buen momento para visitar el lugar, ya que encontrarás la exuberante naturaleza del Pantanal en su máximo esplendor, debido al desbordamiento de los ríos y la consecuente inundación de las tierras bajas. En esta época solo podrás moverte por el Pantanal en avioneta o barco.

Créditos fotografía © David Escribano

Qué parte del Pantanal es mejor visitar

Si tienes tiempo y medios suficientes, te recomendamos que visites las dos partes principales del Pantanal: las de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.

En Mato Grosso tienes muchas más posibilidades de avistar jaguares. A lo largo del río Cuiabá, de julio a septiembre, cuando los niveles de agua son bajos y los grandes felinos salen a cazar y relajarse en las orillas del río, no es raro ver al menos tres jaguares al día.

En Mato Grosso do Sul encontrarás opciones de alojamiento y excursiones más baratas, así como granjas de ganado donde puedes aprender mucho sobre la cultura tradicional de las gentes que viven en el Pantanal.

Qué hacer en el Pantanal de Brasil

Si viajas al Pantanal es para disfrutar de su fauna y flora de la manera más profunda y cercana posible. Para ello, tienes varias opciones.

Una de las mejores, y más demandadas, formas de explorar el Pantanal es en barca o kayak. De esa manera, puedes avistar caimanes, capibaras, multitud de aves y pescar pirañas. Además, al navegar sientes algo menos el calor habitual que desprende la tierra.

Los paseos en barca se suelen complementar con rutas de senderismo y cabalgatas. Para evitar el calor extremo, estas suelen realizarse al despuntar el día o al atardecer, cuando el ambiente es más fresco y la luz del sol saca unas hermosas tonalidades a la naturaleza del Pantanal.

Si posees un presupuesto elevado, no dudes en sobrevolar el Pantanal en avioneta. Es una experiencia maravillosa que jamás olvidarás y una buena forma de adentrarte en las zonas más inexploradas, en las que siempre tendrás una mayor oportunidad de encontrar vida salvaje.

Por último, pero no menos importante, no dejes de empaparte de la forma de vida que llevan los moradores del Pantanal. Los pantaneiros son gentes duras, hechas a un entorno en el que no es fácil vivir. Granjeros expertos en vida salvaje, estos vaqueros locales (peãos) trabajan con ahínco la tierra y cuidan su ganado, ataviados con sus grandes sombreros de paja y sorbiendo tereré, una bebida preparada con hierba mate y agua helada.

Son intrusos en una tierra salvaje que han aprendido a respetar.

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vuelos, hoteles y coches de alquiler.