El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias La Ruta Licia en Turquía, uno de los mejores ‘trekkings’ del mundo

Todos los artículos

La Ruta Licia en Turquía, uno de los mejores ‘trekkings’ del mundo

Turquía es una tierra rica en historia, patrimonio y paisajes. Precisamente, esos tres elementos se combinan a la perfección en la Ruta Licia, un itinerario reconocido – por medios de comunicación tan importantes como ‘The Times’ – como una de las mejores rutas de larga distancia del mundo. Entre las poblaciones de Fethiye (o según algunos mapas, Ölüdeniz) y Antalya se extiende un viaje que traspasa las barreras de lo físico, para dar la sensación de estar horadando tierras, tradiciones, batallas y tumbas de un tiempo en el que mundo era joven y, solo quizás, algo más noble.

Bienvenido a uno de los tesoros mejores guardados de Turquía: ¡el trekking de la Ruta Licia!

Historia de la Ruta Licia

Sin embargo, antes de comenzar cualquier larga ruta a pie – sobre todo, si tiene cierto carácter, o atractivo, histórico – es bueno conocer cómo y por qué se originó.

En este caso, la “culpable” es una mujer inglesa, Kate Clow, amante de Turquía, la Historia y el senderismo. Combinando sus tres pasiones, en 1999, tuvo la paciencia de señalizar los casi 540 km de la Ruta Licia que recorren parte de la península de Teke, a través de yacimientos arqueológicos, pueblos abandonados, aldeas de pescadores, localidades turísticas, bosques de pinos, acantilados afilados y, casi siempre, junto a un mar Mediterráneo de aguas de preciosos, y variados, tonos.

En esta parte del mundo habitaron, hace unos 3.000 años, los licios.

Los licios eran grandes marineros, guerreros y comerciantes. Se encontraban en una de las zonas calientes del mundo, a caballo entre Europa y Asia, lo cual los llevó a sufrir invasiones de grandes potencias durante distintas épocas. Persas, romanos, griegos y turcos ocuparían estas tierras. Sin embargo, los licios siempre consiguieron mantener cierto grado de autonomía, su lengua y su cultura.

Hoy en día, la Ruta Licia transcurre por unos caminos a los que se asoman, como fantasmas silenciosos, antiguas tumbas en las que reposan los restos de aquella civilización luchadora y orgullosa.

Cómo llegar al inicio de la Ruta Licia

Necesitarás casi un mes para realizar la Ruta Licia al completo, pues, aunque no es una travesía técnica, sus más de 500 km de trazado son de una dificultad media-alta, con grandes desniveles y un terreno desigual.

Por ello, hay gente que prefiere recorrer tan solo una parte de la misma, dejando el resto para otra ocasión.

Sin embargo, si te gustan las duras aventuras, debes saber que el punto de inicio habitual es Ölüdeniz (o la pequeña localidad turística y pesquera de Fethiye), cuando realizas el recorrido en sentido oeste-este, y Antalya, si prefieres comenzar por donde sale el sol.

Para llegar a Fethiye u Ölüdeniz desde Estambul, la forma más rápida es tomar un vuelo al aeropuerto de Dalaman, para después proseguir viaje, en autobús o dolmus (las furgonetas turcas que sirven como medio de transporte colectivo para distancias cortas), hasta tu destino final.

Si vas a comenzar a caminar desde Antalya, puedes tomar cualquier de los vuelos diarios que llevan desde el aeropuerto de Estambul al de esta ciudad, que se encuentra a unos 10 km del centro de la urbe.

Cuándo es el mejor momento para realizar el trekking de la Ruta Licia

La climatología puede jugar un importante papel en tu aventura en la Ruta Licia, pues en verano las temperaturas sobrepasan fácilmente los 30 grados, mientras que en invierno el termómetro llega a bajar bastante.

Por ello, los mejores meses del año para embarcarte en esta aventura senderista son los de septiembre, octubre, abril y mayo.

Sin embargo, independientemente del momento del año que elijas, siempre debes vigilar las tormentas, pues las elevadas montañas que te acompañan, a tu izquierda, en gran parte del camino, retienen las nubes camino del mar y liberan, con nocturnidad y alevosía, unas potentes y sobrecogedoras tormentas eléctricas.

Créditos fotografía © David Escribano

Qué llevar en tu mochila para la Ruta Licia

La Ruta Licia es un trekking bastante exigente en todos los sentidos. Además, al ser bastante desconocido por el público general, no será sencillo que te encuentres con otros excursionistas a los que pedir ayuda, por lo que deberás ser lo más autosuficiente posible.

Por ello, este puede ser un buen listado de cosas que no pueden faltar en la mochila que vas a cargar a tu espalda durante tus jornadas de caminata por la Ruta Licia de Turquía:

  • Agua potable: importantísimo, porque, en ocasiones, tardarás horas en pasar por un lugar en el que puedas recargar agua.
  • Comida: ocurre lo mismo que con el agua. Es especialmente aconsejable llevar barritas energéticas, frutos secos y otros avituallamientos que sean ligeros pero te proporcionen una buena cantidad de energía.
  • Tienda de campaña: a lo largo de la Ruta Licia encontrarás lugares espectaculares en los que acampar y despertar con unas vistas inolvidables. Además, también existen campings con buenos servicios. Es una gran alternativa a dormir en las pensiones de los pueblos y también para descansar a mitad de camino, si un día no te apetece continuar hasta la siguiente localidad.
  • Linterna recargable: fundamental para acometer una ruta en la naturaleza. La noche te puede sorprender ahí fuera en cualquier etapa. Además, llevar un frontal te puede venir muy bien si acampas, o para moverte, por la noche, en la habitación de un hostal o alojamiento compartido.
  • Algo de dinero en efectivo: vas a pasar por algunos pueblos muy pequeños en los que no siempre podrás pagar con una tarjeta de crédito. Lleva algo de dinero en efectivo para comprar víveres en pequeñas tiendas y demás.
  • Ropa de abrigo y chubasquero (o capa de lluvia): independientemente de la época del año en la que camines por la Ruta Licia, las noches pueden ser frescas y el tiempo algo inestable. Mejor que no te sorprenda una tormenta sin poder cobijarte y sin capa de lluvia.
  • GPS: aunque la Ruta Licia está señalizada en su totalidad, es cierto que a veces resulta complicado ver las marcas rojas y blancas que dejó Kate Clow. Eso, unido a que casi nunca te cruzarás con otro excursionista a quien poder preguntar, hace necesario llevar algún tipo de instrumento de navegación por satélite.

Etapas y lugares de interés en la Ruta Licia

Ahora que ya tienes la mochila lista con todo lo imprescindible, llega el momento de comenzar a caminar por los mágicos senderos de la Ruta Licia. Entre sus paisajes, tumbar milenarias, pueblos y yacimientos arqueológicos, podemos destacar los siguientes:

Fethiye

Esta villa pesquera mantiene un buen equilibrio entre el turismo internacional y ese aura de pequeño pueblo romántico y adormecido. Construida sobre las ruinas de la antigua ciudad griega de Telmesos, junto a su puerto podrás ver los restos de un teatro griego, y en la ladera de una colina, excavadas, las primeras tumbas licias del recorrido.

Aunque, oficialmente, parece quedar fuera de la Ruta Licia, es uno de los puntos de inicio preferidos de los senderistas que se aventuran por ella.

Kayaköy

El pueblo fantasma de Kayaköy es un conjunto de esqueletos de edificaciones de cemento que quedaron totalmente abandonadas en la segunda década del siglo XX.

Aquí vivió una comunidad griega que, tras la finalización de la guerra greco-turca (1919-1922), fue intercambiada por el gobierno de Ankara por prisioneros turcos. Al marchar, dejaron atrás sus casas, negocios e iglesias, que hoy aparecen devoradas por una naturaleza que ha vuelto a tomar la ladera de una montaña que le pertenece.

Ölüdeniz

En los aledaños de Ölüdeniz encontrarás una especie de pancarta que anuncia el inicio de la Ruta Licia. Una vez llegas a la ciudad, te asaltará una extraña sensación de doble filo. Por un lado, Ölüdeniz posee la enrarecida atmósfera propia de los típicos lugares vacacionales tomados por turistas ingleses, con sus pubs y restaurantes plagados de carteles anunciando ofertas en inglés. Por otro, su playa parece sacada de la película de “El Lago Azul”, con un mar de un tono azul excepcionalmente bello.

Y justo antes de la entrada al pueblo, existe la verdadera “Laguna Azul” (“Blue Lagoon”), un lugar paradisíaco a la que se asoman un camping y un hotel, y en el que las distintas tonalidades de azul del agua contrastan con el verde de la vegetación que cubre las orillas.

Es un buen lugar para pasar un par de días al sol y sin preocupaciones.

Ruinas de Phelos

Justo a las afueras de la pequeña y apacible población de Kaş, unos sarcófagos aparecen como diseminados arbitrariamente entre la arena de la ladera cubierta de pinos y arbustos que ofrecen bayas en temporada.

Son las tumbas de las ruinas de Phellos, una ciudad Licia que fue mencionada por primera vez en el año 7 a. de C. por el geógrafo y filósofo griego Estrabón en el Libro XII de su ‘Geographica’. Literalmente, te hayas caminando por un auténtico pedazo de historia.

Si necesitas un descanso agradable, Kaş es tu mejor opción.

Monte Olimpo

En la segunda parte de la Ruta Licia, si la estás realizando de oeste a este, uno de los atractivos más importantes es el Monte Olimpo.

Olympos fue una de las seis ciudades principales de la Liga de Licia. Invadida y colonizada por los piratas cilicios, hasta que pasó a formar parte del Imperio Romano, sus habitantes presentaban sus respetos al dios Hefesto, dios del fuego y de los herreros en el Olimpo.

Al llegar caminando por la Ruta Licia, tendrás el privilegio de acceder gratuitamente a los restos de la muralla de la ciudad, la necrópolis, los baños y un teatro.

No muy lejos de aquí, en el Monte Quimera, podrás ver los fuegos imperecederos. La fuente de las llamas que crepitan sobre las rocas es el gas metano que se filtra a través del suelo y crea este efecto que se creyó sobrenatural durante siglos.

Ruinas de Fasélide

Poco antes de llegar a la meta de Antalya, las ruinas de la antigua Fasélide aparecen en la Ruta Licia para atestiguar el gran poder de esta urbe que fuera fundada por los rodios hace unos 2.700 años, para convertirse en un importante centro comercial entre Grecia, Asia, Fenicia y Egipto.

El estado de conservación en el que se encuentran las ruinas es envidiable, pudiendo pasear entre sus grandes arcos de piedra y sus calzadas pavimentadas.

Una despedida ideal a un mes en el que te habrás sentido como un viajero en el tiempo a la vez que habrás disfrutado de una naturaleza que, a diferencia de las construcciones de las distintas poderosas civilizaciones de los hombres, nunca desaparece.

Skyscanner es líder mundial en viajes. Verificamos los precios con 1.200 compañías de viajes para obtener el mejor precio en vuelos, hoteles y coches de alquiler.