Mapa

Vuelos baratos a Viena

Aeropuerto de Viena

Los vuelos a Viena aterrizan en el Aeropuerto de Viena-Schwechat, a 18 kilómetros al sureste de la ciudad.

El aeropuerto de Viena es el más importante de Austria. Cuenta con tres terminales: A (muelle este), B (vuelos regionales) y C (muelle oeste, vuelos internacionales y de larga distancia). En la zona de Llegadas de la terminal 3 encontrarás un mostrador de información, por si necesitas hacer alguna pregunta antes de partir hacia la ciudad. Ahí también encontrarás varias tiendas como un supermercado, una farmacia o un quiosco de prensa. Si quieres tomar algo, verás que hay una sucursal de Starbucks, de McDonald's y de Cafè Ritazza, entre otras. También encontrarás oficinas de alquiler de coches en el caso de que desees salir del aeropuerto de esta manera. Recuerda que, gracias al meta-buscador de Skyscanner, podrás dar con los mejores precios.

Hay múltiples maneras de llegar a Viena en avión. Así, hay vuelos a Viena directos desde varias ciudades españolas de las compañías Iberia, Vueling Airlines, eurowings, Austrian Airlines, FlyNiki y Air China. Podrás volar a Viena sin escalas desde los aeropuertos de Bilbao, Bacelona, Palma, Málaga, Madrid, Fuerteventura, Ibiza, Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y Alicante.

En el caso de que no haya vuelos directos desde la ciudad de la que quieres salir, también hay otras aerolíneas como Lufthansa, SAS, British Airways, KLM o Air France, que ofrecen vuelos a Viena con escalas. Considera que esta manera de viajar te llevará más tiempo.

¿Por qué buscar vuelos a Viena?

La capital de Austria es una de las ciudades más bellas de Europa. Tanto si estás buscando una escapada romántica, como un viaje en familia, es un lugar estupendo para pasar al menos un par de días descubriendo sus mejores rincones.

Como ciudad imperial, encontrarás edificios de grandes magnitudes en los que pasarte horas alucinando con su arquitectura. Por ejemplo, el Palacio Imperial de Hofburg, que fue el centro del Imperio Austro-húngaro hasta 1918 y fue conocido como Palacio de Invierno. El Palacio de Schönbrunn, en cambio, fue la residencia de verano de la familia imperial. Sus impresionantes jardines son uno de los imprescindibles que visitar en Viena. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996. Siguiendo con los palacios, el otro lugar que no te puedes perder es el Palacio Belvedere, que también alberga varios museos.

En el centro destaca la Catedral de San Esteban y su inmensa torre del campanario. Podrás subir a ella, los más de 130 metros de alturas brindan vistas preciosas de la ciudad. No dejes de acercarte tampoco al Ayuntamiento, uno de los más bonitos del mundo.

Además, si eres un “foodie”, en Viena encontrarás un paraíso. Además de tener alguno de los chocolates más buenos del planeta, Viena es el edén de la tarta Sacher, ¡no puedes irte sin probarla! Los cerveceros también gozarán mucho, gracias a la gran variedad de esta bebida que hay en sus pubs.

Por otro lado, si te gusta la música, consulta el programa de la Ópera de Viena. En esta casa de conciertos han actuado algunos de los mejores artistas del mundo de ópera clásica y es donde se celebra el famoso Concierto de Año Nuevo, cada 1 de enero.

Si viajas con niños, reserva algún crucero por el río Danubio. Es un planazo para una familia viajera.

¿Cuál es el mejor mes para visitar Viena?

La ropa que necesitarás para tus vuelos a Viena dependerá mucho de la estación en la que visites la ciudad. Viena tiene un clima oceánico continental, lo que se traduce en veranos de temperaturas moderadas e inviernos bastante fríos. La temperatura media anual en Viena es de 9,5ºC, así que deberías incluir ropa de abrigo en tu equipaje, pues, incluso en verano, las noches son algo frescas.

Un momento muy bonito para buscar vuelos baratos a Viena es en junio. Es cuando tiene lugar la Fiesta de la Isla del Danubio, el festival al aire libre más grande de Europa. Cada año, millones de personas vienen hasta aquí para disfrutar de las actuaciones de grandes artistas del panorama musical.

Llegar a Viena en avión

A la llegada de tus vuelos a Viena, encontrarás varias maneras para ir al centro. El City Airport Train es un tren que se dirige sin paradas a Viena. Únicamente tardarás 16 minutos hasta Wien Mitte, la estación del centro. Funciona de 6:09 a 23:39. El billete cuesta 11€. Por otro lado, el Tren Expreso S7 realiza varias paradas para llegar a la ciudad y tarda 37 minutos. El billete, en cambio, cuesta 4,4€. El tren opera de 4:36 a 11:35. Un viaje en taxi hasta el centro cuesta alrededor de 37€. Tardarás aproximadamente 30 minutos. Esta es una buena opción si estás viajando en grupo.

Si tienes pensado recorrer otros rincones de Austria o las regiones colindantes, quizás te interesa buscar un coche de alquiler y salir del aeropuerto con él. Hay varias oficinas de alquilar, pero es mejor buscar un coche de alquiler a buen precio en nuestro buscador con anterioridad y no quedarte sin el más económico.

Más información para visitar Viena y alrededores

¿Sabías que en la página de noticias de Skyscanner tienes toda la información confeccionada por los mejores expertos en viaje? Estas guías te vendrán de maravilla para tus vuelos baratos a Viena:

Qué ver:

- Las 10 mejores cosas que hacer en Viena
-
Los 10 lugares más bonitos que ver en Austria
-
Los 10 mejores mercados de Navidad de Europa
-
10 destinos caros y sus alternativas baratas para viajar en 2017

Dónde dormir:

Encuentra hoteles baratos en Viena

Información sobre vuelos y precios de transporte válidos para diciembre de 2017

Los vuelos más baratos a Viena desde...

 Lo más buscado en Skyscanner...

Imágenes por Flickr/Muppetspanker

Los precios que se muestran en esta página solo son una estimación de los precios más baratos de los últimos 15 días.