Noticias 15 platos que deberías probar en México

Todos los artículos

15 platos que deberías probar en México

Aunque los burritos y los tacos sean los platos más populares que comer en México, ¡déjate seducir por algunos más de los que te proponemos y quizás no quieras volver!

México no es solo lindo para la vista, sino que es un auténtico festival para el paladar. Seguramente ya has probado alguno de sus platos más típicos y adoras los burritos, los nachos o los tacos. Sin embargo, en cuanto pongas un pie en México vas a darte cuenta de la gran diferencia que hay al comerlos en el propio país. Además, estamos seguros de que vas a alucinar con la ingente variedad de platillos que encontrarás tanto en restaurantes como en puestos de comida callejera. Por algo, la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco en 2010. Haz un viaje gastronómico con nosotros y descubre los 15 platos que no puedes dejar de comer en México.

1. Tacos

El maíz es el ingrediente principal de la mayoría de los platos que comerás en México y los tacos son, probablemente, el exponente más claro. Se llama taco a la tortilla de maíz (o de harina de trigo) enrollada rellena de cualquier tipo de alimentos que se te ocurran. Los más populares suelen ser los rellenos de carne, cebolla, cilantro y algo de salsa picante, pero, si eres vegetariano, también encontrarás múltiples opciones, entre las que destacamos los tacos de nopal, un tipo de cactus comestible que no dudamos que hará tus delicias. Los carnívoros deberían probar sí o sí los tacos al pastor, en los que la protagonista es una carne de cerdo adobada cocinada en un trompo (una estaca de hierro giratoria, como la que se usa para la carne de los kebab) acompañada por un pedazo de piña. Otros tacos de carne populares son los tacos de arrachera, de carnitas, de cochinita pibil o los de canasta. En México hay tantos tacos como cocineros, pues en cada región hay variantes. Además, podrás comerlos tanto en restaurantes como en puestos callejeros y de ambas maneras son deliciosos. Por otro lado, otros platillos similares a los tacos y que también te animamos a comer en México son los salbutes, los panuchos o las tostadas. Si quieres comer como un mexicano, no olvides acompañar tus tacos con algunas de las salsas que encontrarás en las mesas. Pregunta a algún camarero sobre el nivel de picante. El mito es verdad: ¡la mayoría de las salsas que se suelen comer en México pican!

2. Tlayuda

La gastronomía de Oaxaca es una de las más valoradas por los mexicanos, así que no es raro que muchos hagan escapadas a este estado solo para comer. Uno de los platos más característicos que comer en México es uno de sus exponentes, la tlayuda. Se trata de una tortilla de maíz de tamaño considerable (hasta más de 40 centímetros de diámetro) con una consistencia diferente a las comunes, algo más rígida, pero sin llegar a ser dura, solo un tanto crujiente. Se rellena de varios ingredientes, normalmente de carne, pero lo más valioso de este platillo es el queso de Oaxaca o quesillo, uno de los más populares del país. ¡Un auténtico manjar mexicano!

3. Totopos

Los totopos son unos imprescindibles de la gastronomía mexicana y los encontrarás en decenas de platillos o, simplemente, como aperitivos o botana. Aunque en un principio te parecerán a los populares “nachos”, verás que los totopos no tienen un sabor tan intenso. Se trata de trozos de tortillas de maíz fritos hasta que adquieren una textura crujiente. Se suelen comer en platos en los que hay frijoles refritos, en los populares nachos (con queso, jocoque y chiles jalapeños) o para acompañar el guacamole, otra de las insignias de la comida de México que no puedes dejar de probar.

4. Mole

Aunque con la palabra mole se solía denominar a cualquier tipo de salsa, en la actualidad el mole es uno de los platillos imprescindibles que comer en México. Se trata de cualquier tipo de carne asada (normalmente, pollo) acompañada de una salsa con gran cantidad de especias y que suele tener un color a chocolate. En muchas de las fondas mexicanas lo encontrarás en el menú del día, ya que se trata de uno de los platos más populares. Aunque hay gran cantidad de moles, el más conocido es el llamado mole poblano. En la ciudad de Puebla incluso se celebra cada mes de junio el Festival del Mole Poblano, donde se rinde honor a esta salsa hecha con chocolate amargo, diferentes tipos de chile, jitomate, frutos secos, especias, cebolla y ajo. No pierdas la oportunidad de probarlo, ¡es un plato único!

5. Escamoles y chapulines

Si eres de los que prueban todo lo que les ponen por delante, no dudes en probar algunos de los ingredientes más exóticos de la comida mexicana. Por ejemplo, los escamoles son larvas de hormiga güijera y están lejos de ser un manjar barato. Debido a la dificultad para criarlas y a que son bastante agresivas, a los escamoles se les conoce como el caviar mexicano y suele usarse en todo tipo de platillos como guisos o tacos. Además, tienen 4 veces más cantidad de proteínas que la carne.
Por otro lado, los chapulines son una especie de saltamontes pequeños que se suelen comer fritos, ya sea como un snack o dentro de otras comidas como los tacos o las quesadillas. Los chapulines también tienen altas propiedades nutricionales y son un ingrediente común de la comida mexicana.

6. Sopa de lima

Si vas a viajar por la península de Yucatán, uno de los platos que no puedes dejar de comer en México es la afamada sopa de lima. Aunque su nombre le dé protagonismo a la lima, la verdad es que solo lleva un pequeño toque de este cítrico y lo más importante es que es un caldo de pollo aderezado con un toque de chile habanero con trozos de tortilla de maíz. Si pasas por Mérida, una de las ciudades más bonitas del estado, en el restaurante Chaya Maya es donde encontrarás una de las mejores sopas de lima.

7. Tamales

Los tamales se encuentran en todo el continente americano, pero no deberías dejar de comer en México los tamales de estilo yucateco, uno de los más populares del país. Un tamal es una masa de maíz rellena de alguna carne, vegetal o fruta envuelta normalmente en una hoja de maíz o de plátano. El tamal yucateco se cocina al vapor o al horno y es común que esté envuelto en hoja de plátano. Si tienes la suerte de visitar México en el Día de Muertos o alrededores, no dejes de probar el pibipollo o mukbil pollo. Este es un tamal algo más grande de lo común, relleno de pollo y cocinado bajo tierra.
Los tamales son una parte importante de la cultura mexicana y son importantes en celebraciones claves como el Día de Muertos o el Día de la Candelaria. En Ciudad de México incluso se realiza la Feria Latinoamericana del Tamal a primeros de noviembre.

8. Enchiladas

Uno de los platos más contundentes que tienes que comer en México son las enchiladas. Se trata de tortas de maíz rellenas de carne o verduras y mucho queso, y bien bañadas de una salsa que suele ser normalmente de tomate y llevar un poco de picante. Como ocurre en todos los platillos anteriores, hay casi tantas versiones de enchiladas como de barrios. Por ello, hay partes en las que se acompañan de cebolla cruda picada o en rodajas, crema de leche, queso y lechuga.
En el estado de Guanajuato, por ejemplo, se estilan las enchiladas mineras, rellenas de patata cocida y queso. En Monterrey, por otro lado, se suelen rellenar de queso fresco y se fríen con algo de aceite. En el estado de Sinaloa son tradicionales las enchiladas del suelo. En este caso la tortilla no se fríe y se pasa por una salsa roja bastante picante y espesa para luego rellenarla con patatas, queso de tipo cuaje y crema. ¡Prueba todas las que encuentres en tu camino!

9. Pozole

Si te gustan los caldos contundentes y eres capaz de soportar bien el picante, no dejes de comer en México el pozole. Este es un caldo a base de granos de maíz o elote de variedad cacahuazintle que, al hervirlos, se abren y producen una espuma que le da más cuerpo. También se le suele añadir algo de carne y cebolla, tiras de lechuga y rábano. Las dos variedades básicas de pozole que encontrarás son el blanco y el rojo. A este segundo se le suele añadir chile triturado o en aceite.

10. Quesadillas

La quesadilla, aunque en los restaurantes mexicanos de España se suele encontrar bien reproducida, es otra de las delicias que debes comer en México. Aunque su preparación no tiene mucho misterio, pues no deja de ser una tortilla de maíz o trigo plegada rellena de queso y otros ingredientes, la manera de cocinarla puede hacer que te sepa bien diferente a lo que ya has comido con anterioridad. El quesillo mexicano tiene un sabor particular y se suelen hacer en una plancha o parrilla que le dan un toque diferente. Además, si te animas a probarlas de ingredientes no tan comunes en España como la flor de calabaza, quedarás encantado.

11. Aguachiles

El aguachile o camarón en aguachile es otro de los platos obligatorios que comer en México, sobre todo en las zonas de la costa del Pacífico como Sinaloa, Nayarit o Baja California. El camarón crudo, una especie de langostino, se marina en una salsa que lleva agua, lima, cilantro, chile, sal y pimienta. Luego se suele mezclar con cebolla morada y pepino. Es un plato fresco para un día de verano que marida a la perfección con una michelada. ¡Ojo, que suele ser un poco picante!

12. Chilaquiles

No será raro que en tu visita a México encuentres a gente comiendo para desayunar un enorme plato de chilaquiles, pues es uno de los platillos más conocidos de la gastronomía del país. Este plato tiene su base en los citados totopos, que se bañan en una salsa de chile verde o roja y se suelen acompañar de otros ingredientes como quesillo, carne, aguacate, cebolla, huevos o frijoles. ¡Perfectos para empezar bien el día!

13. Marquesitas

Pasamos a la parte dulce y nos vamos de nuevo a la península de Yucatán para hablar de las famosas marquesitas. Aunque puede ser extraño eso de combinar el dulce del barquillo crujiente con queso holandés rallado, la verdad es que el sabor de este postre callejero es realmente adictivo. Al caer la tarde es posible que encuentres puestos de marquesitas por todos lados y es probable que, cuando lleves varios días por la zona, ya distingas hasta su característico olor. También puedes añadirles salsas como dulce de leche, chocolate, mermelada o miel, pero a nosotros nos gustan más las originales.

14. Paletas

Los polos de toda la vida evolucionaron en México para llenarse del sabor auténtico de las frutas. Las paletas se encuentran en casi cualquier rincón del país y son tan fotogénicas como deliciosas, ya que suelen contener trozos de fruta a la vista. ¡Prueba tantas como puedas, son muy económicas!

15. Aguas frescas

Aunque no se trata de una comida, el acompañamiento ideal de cualquier cosa que comer en México son las populares aguas frescas. Se denomina así a cualquier bebida no alcohólica hecha a base de agua, frutas, flores o granos, y azúcar. Es común que acompañen a los menús del día y las más famosas son las de agua de Jamaica, horchata de arroz (nada que ver con la valenciana), tamarindo y limonada.

Sigue leyendo si te gusta comer y viajar:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler!

Mapa