Noticias Las 10 mejores rutas en coche de Brasil

Todos los artículos

Las 10 mejores rutas en coche de Brasil

Brasil en un país inmenso cuyas rutas te llevarán a descubrir selvas, playas, pueblos y ciudades que te atraparán sin remedio.

Brasil es un país enorme que cuenta con más de 1,8 millones de km de carreteras y rutas de distinto tipo. Sin embargo, son menos de 100.000 km los que ocupan las vías pavimentadas en buen estado, encontrándose, sobre todo, en la parte sur y el litoral del país.

Los contrastes hacen a Brasil un país bello, exótico, caliente, pasional, desigual, duro en algunos aspectos y acogedor en otros. Su gente te abrirá los brazos y te intentará imbuir del feliz espíritu con el que viven allí. La jungla abrirá sus ramas para atraparte y el rumor del Atlántico te adormecerá en sus playas hasta que te despierte el beso de la caipiriña.

Alquila un coche en Brasil

Descubre esto y mucho más recorriendo las 10 mejores rutas en coche de Brasil que te proponemos en Skyscanner:

1. La Transpantaneira o Ruta del Pantanal

El Pantanal de Brasil (Mato Grosso) es, tras la selva del Amazonas, el mejor lugar para los amantes de la naturaleza. La biodiversidad del Pantanal atrae a biólogos, científicos, ornitólogos, y simples viajeros.

Una antigua carretera de tierra rojiza, de no más de 165 km de longitud, une las poblaciones de Poconé y Porte Jofre. Deberás realizar la ruta con un vehículo 4×4, con el que atravesarás más de 100 puentes de madera, suspendidos sobre los numerosos pantanos llenos de vida.

Te escoltarán en el camino, entre otros, garzas, jabirúes de garganta roja (ave emblemática del Pantanal), capibaras, yacarés (caimanes endémicos de la zona), anacondas, y, si tienes mucha suerte, el jaguar.

Lo ideal es recorrer la Transpantaneira en 3 o 4 días, pasando las noches en las fazendas levantadas entre las aguas pantanosas y penetrando a pie en estas tierras donde aún la naturaleza manda.

ruta transpantaneira en brasil

2. Ruta Washington Luís, de Río de Janeiro a Petrópolis

En 1928 se inauguró la primera ruta pavimentada de Brasil. Une Río de Janeiro con Petrópolis y tiene menos de 70 kilómetros. Sin embargo, tanto Río como Petrópolis son dos de las ciudades que no puedes perderte en Brasil.

Río es bullicio, playa, diversión, baile, favelas y monumentos (también en materia orgánica, ya que los cariocas rinden culto al cuerpo).

Mientras, Petrópolis aún conserva el aire imperial y los bonitos edificios que quedaron como legado al ser la residencia de verano habitual de emperadores y aristócratas de Brasil. Su temperatura, agradable durante todo el año, y su precioso entorno natural les atraparon a ellos y te atraparán a ti.

centro de petrópolis en brasil

3. Ruta Transamazónica

En la década de los 70 del siglo pasado, y con la excusa (más que discutible) de mejorar las posibilidades de las gentes que habitaban en las profundidades de la región salvaje de la Amazonia, el gobierno militar brasileño abrió una herida de tierra roja en el corazón de la selva amazónica.

Esta ruta, principalmente no pavimentada, une Cabedelo con Benjamin Constant, y discurre por siete estados brasileños a lo largo de sus más de 4.900 kilómetros. Una aventura en toda regla, aunque la selva virgen, lamentablemente, ya no estará acompañándote durante todo el trayecto.

carretera de barro en brasil

Alquila un coche en Brasil

4. Ruta de Porto Alegre a Gramado

En las montañas del sureste de Brasil se encuentra un pequeño pueblo que nos hará pensar que estamos en algún lugar del centro de Europa.

Gramado se encuentra rodeado de montañas y bosques, aportándole un clima más bien frío, y sus casas y edificios públicos tienen la estructura típica de los que jalonan las calles de los pueblos de montaña en Suiza o Austria. Chocolaterías, tiendas de decoración navideña, museos de juguetes, etc. Un lugar vacacional para el turista nacional.

A poco más de 100 kilómetros de allí, y unida por una bonita carretera de montaña, se encuentra la cálida, caótica y colonial Porto Alegre. El ying y el yang unidos por asfalto.

catarata caracol en gramado

5. Ruta de Río de Janeiro a Paraty

Pon rumbo sur al salir de Río y recorre los 260 kilómetros de costa atlántica que separan a la ciudad carioca de uno de los pueblos coloniales más bellos de Brasil: Paraty.

Debes conducir sin prisas, disfrutar de las vistas y parar unos días en Ilha Grande. Se llega a esta preciosa isla salvaje desde el puerto de Angras Dos Reis. Allí puedes disfrutar de paseos en la selva, rutas en kayak y sabrosos pescados y mariscos frescos, antes de tomar de nuevo el coche y continuar hasta Paraty.

casas en paraty

6. Ruta por la Península de Florianópolis

En el sureste de Brasil se encuentra la Península de Florianópolis. Más de una veintena de playas de todo tipo te esperan en su costa este, la más frecuentada por los viajeros. Toma la carretera y comienza en el norte con la exclusiva Jureré Internacional para pasar a disfrutar de la vida nocturna de Canasvieiras. La tranquila Barra da Lagoa es perfecta para desconectar y Mole y Joaquina son famosas entre los amantes de los deportes que implican tabla y mar.

Acaba la ruta adentrándote en la belleza natural de las playas más alejadas de la civilización, al sur de Floripa (como se conoce a Florianópolis allí). Caldeirao, Jacare y Açores son buenas opciones.

playa en florianópolis

Alquila un coche en Brasil

7. Ruta de Fortaleza a Jericoacoara

Dicen del noreste de Brasil que es más pobre, pero también está más vivo y sus playas y sus gentes te atrapan de manera irremediable.

Comienza tu ruta en la densamente poblada ciudad de Fortaleza. La capital del estado de Ceará es una especie de monstruo de cemento que intenta apagar el fuego de su asfalto en las aguas del Atlántico. Cuenta con 34 kilómetros de playas pero son mucho más bonitas las que encontrarás en tu camino hacia Jericoacoara.

Pueblos pesqueros con playas de dunas donde atardeceres y amaneceres son inolvidables y la gente practica el sand surf tanto como el kite surf. Cumbuco, Paraipaba, Guajiru, Lagoinhae, etc. Hasta llegar a las Jericoacoara, con sus calles de arena y su increíble playa que puedes explorar en quads o 4×4.

playa de jericoacoara

8. Ruta por el Parque Nacional de Lençois Maranhenses

Casi como extensión de la anterior, el Parque Nacional de Lençois Maranhenses ofrece un paisaje de más de 70 km de dunas a lo largo y 50 más a lo ancho. Intercaladas entre estas alfombras doradas aparecen varias lagunas de aguas verdes y cristalinas.

Disfruta de sus piscinas naturales tras pasar tu coche en una de las barcazas que cruzan el río a la entrada del Parque. Más vale que hayas venido en 4×4.

lençois maranhenses en brasil

9. Estrada Da Graciosa, ruta de Curitiba a la costa

La ciudad de Curitiba tiene fama de ser una de las que posee mejor calidad de vida en Brasil. Sus calles ordenadas, seguridad ciudadana, multitud de parques, clima agradable y prosperidad económica son los factores que la han hecho merecedora de tal calificativo.

La vieja carretera que lleva de Curitiba a la costa atlántica data de la época colonial y sus cerradas curvas y estrechos recodos esconden miradores desde donde poder contemplar la vegetación exuberante. Acaba tu ruta tumbándote al sol en las playas paranaenses de Matinhos y Caiobá.

curitiba en brasil

Alquila un coche en Brasil

10. De Belem a Iguazú por la costa

Esta ruta sólo es apta para aquellos que tengan mucho tiempo, dinero y ganas de conducir. Supone recorrer, prácticamente, todo el litoral del país. Ciudades caóticas, pueblos coloniales, playas, selvas, fiesta, samba, calor, picanha, caipiriñas, fútbol, grandes edificios, islas… Hasta llegar a uno de los espectáculos naturales más bellos de la Tierra: las cataratas de Iguazú.

Recordarás todas las bonitas experiencias vividas en tan larga y fascinante ruta mientras contemplas, embobado, la potencia de la caída del agua. El final perfecto a tu viaje.

cataratas de iguazú

Si te ha gustado este artículo, estos te van a encantar:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. Te ayudamos a ahorrar en vueloshoteles y coches de alquiler.

Mapa