Noticias La guía definitiva para comprar un seguro de viaje para vuelos – y durante el coronavirus

Todos los artículos

La guía definitiva para comprar un seguro de viaje para vuelos – y durante el coronavirus

Sabemos que el mundo de los viajes ha cambiado, al igual que nuestras expectativas sobre el seguro que utilizamos para cubrirlos. En Skyscanner, trabajamos arduamente para proporcionar a nuestros lectores la información que necesitan para tomar la mejor decisión para su viaje. Y cuando se trata de un seguro, no siempre es fácil de entender. Cuando estés analizando la letra pequeña, tratando de comprender lo que realmente significa ‘la jerga’, puedes usar esta guía.

Nos reunimos con Martin Nolan, Director de Asuntos Legales, Públicos y Regulatorios en Skyscanner para conocer sus recomendaciones a la hora de elegir el seguro correcto para futuros viajes para que, así, puedas planificar tu próximo viaje con confianza y seguridad.

Información esencial del seguro de viaje

Comprender los conceptos básicos del seguro de viaje no tiene que ser confuso o difícil. Te guiaremos a través de las preguntas más comunes, desde «¿qué es?» hasta cómo usar el seguro de viaje, según tus circunstancias.

Piensa en el seguro de viaje como una especie de ‘red de seguridad de vacaciones’: no es un requisito legal, pero te protegerá si las cosas salen mal. Está diseñado para ayudarte a estar preparado para los tipos de situaciones que no puedes planificar y, por tanto, ofrece a los viajeros un poco más de tranquilidad, lo que quizás valga la pena en este momento, cuando la confianza en los viajes es menor.

Una buena póliza de seguro de viaje cubrirá los costes de muchos imprevistos. Estos pueden ser desde pequeños gastos, como equipaje perdido o retrasado o pérdida de artículos, hasta situaciones más costosas como emergencias médicas, daños de tus objetos de valor, demoras en el viaje o cancelaciones que están fuera de tu control.

Existen muchas opciones diferentes para las pólizas de seguro de viaje en el mercado, y cuál es la adecuada depende del tipo de viaje que estés planeando y a quién desees cubrir con la póliza.

Puedes optar por una póliza de seguro de viaje único, que cubre un viaje concreto. También hay planes anuales de viajes múltiples para aquellos que desean viajar dos o más veces al año, bastante más económicos que contratar varias pólizas. ¡También significa que es una cosa menos para recordar cuando planifiques tu viaje!

A menudo solo cubren ubicaciones específicas, por ejemplo, Europa, mientras que otras cubrirán prácticamente cualquier lugar del mundo. Es importante asegurarse de estar cubierto en los destinos donde vas a viajar, especialmente si vas a visitar varios países.

Para tipos específicos de viaje existen diversas opciones dirigidas a mochileros, trekking o vacaciones centradas en el deporte, como esquiar o practicar snowboard. En estos casos, es importante obtener una cobertura específica ya que muchas actividades podrían no estar cubiertas por tu seguro, ¡y es posible que debas asegurar también todo tu equipo!

Si tienes la suerte de viajar durante un período prolongado de tiempo, asegúrate de que la póliza cubra el período correcto. Muchos solo cubren 90 u 180 días.

Además de eso, dependiendo de tus circunstancias personales, existen políticas personalizadas que pueden ofrecer el mejor trato y la mejor protección. Por ejemplo, si tienes más de 65 años o viajas en familia o en grupo. Debes elegir el plan de seguro que mejor se adapte a lo que planeas hacer en tu viaje.

¡En un montón de lugares! Por lo general, puedes comprar un seguro de viaje de bancos, tarjetas de crédito o compañías de seguros. A veces, tu compañía de tarjeta de crédito puede, incluso, incluir un seguro de viaje como servicio adicional con tu tarjeta. Las compañías de viajes, los minoristas, las agencias de viajes y los buscadores online también ofrecen opciones de seguro y, a menudo, verás una opción para agregar un seguro cuando reserves tu viaje directamente con la aerolínea. ¡Asegúrate de buscar bien para encontrar la política que mejor se adapte a ti y tu viaje, y lee bien la letra pequeña! (Sigue leyendo para obtener más información al respecto).

Dado que cada viajero y cada viaje son diferentes, las necesidades de cobertura también pueden variar. Tú o alguien de tu grupo podéis tener necesidades y requisitos específicos, por lo que es importante considerar qué tipo de viajero eres y qué tipo de viaje vas a hacer. Esto facilitará la elección del mejor seguro de viaje para ti.

Los buscadores de aventuras pueden querer buscar cláusulas concretas para este tipo de viajes, pero deben estar al tanto de posibles exclusiones que no cubren actividades de alto riesgo. Por ejemplo, algunas compañías de seguros cubrirán el trekking, pero solo a una altitud de 3.000 metros. Si planeas caminar más alto, necesitarás una cobertura diferente que, probablemente, costará más, por lo que querrás considerar esto como parte de tu presupuesto al planificar tu viaje. También hay paquetes diseñados para diferentes tipos de vacaciones, como bodas o años sabáticos. Independientemente del tipo de cobertura que busques, la mejor opción es investigar adecuadamente antes de reservar.

Esta es, probablemente, el área más compleja y la parte a la que prestar más atención.

Si bien todos los planes de seguro de viaje son diferentes, prácticamente todas las pólizas deben cubrir ciertos riesgos básicos hasta un nivel específico y sujetos a ciertas condiciones.

Lo mínimo debe incluir cobertura médica de emergencia si enfermas mientras viajas, cobertura de responsabilidad civil, daños a tus artículos personales y pérdida de equipaje, así como algún elemento de cancelación y cobertura de vuelo perdido. Diferentes proveedores de seguros cubrirán estos riesgos hasta diferentes niveles, a menudo muy diferentes, y también variará cuánto podrías tener que contribuir para cualquier reclamación que realices bajo esa categoría. Por lo tanto, es importante ver cuál es el límite de cobertura para cada uno de estos elementos y cuánto deberías pagar para una reclamación exitosa.

Por ejemplo, si estás planeando llevar tu iPad a la playa, asegúrate de que el límite de tu póliza cubra un solo artículo de ese valor. Lo mismo ocurre con cámaras, teléfonos o gafas de sol. A menudo, el límite para un solo artículo es mucho más bajo de lo que piensas, especialmente con políticas de menor coste. Sé realista sobre el valor de los artículos que planeas llevar contigo y elígela en función de eso. También verifica si tu póliza de seguro de hogar cubriría algo que pueda suceder cuando estés de viaje -a menudo lo hará-, y eso podría significar un límite de cobertura más bajo y ahorro de dinero.

Lo que no está incluido también es muy importante y debes verificar cuidadosamente los términos clave de tu póliza para asegurarte de tener la cobertura que necesitas. A menudo, no cubren completamente de manera adecuada las conexiones perdidas, el equipaje extraviado o retrasado o el reemplazo de documentos (como perder tu pasaporte) o la evacuación médica (muy importante para las vacaciones de aventura en las que es más probable lesionarse). Es realmente importante verificar la letra pequeña para asegurarse de que obtienes lo que necesitas.

También es importante tener en cuenta las condiciones que pueden significar un ‘vacío’; por ejemplo, por lo general, deberás cuidar de ti y tus pertenencias de manera razonable. Es posible que los deportes extremos no estén cubiertos, ni las reclamaciones relacionadas con el exceso de alcohol. Es posible que no esté cubierto si colocas artículos valiosos en tu equipaje de bodega, ya que están fuera de tu control. Vale la pena recordarlo incluso cuando embarques en el avión si se te pide que factures tu equipaje de mano. Si las autoridades oficiales de un lugar que visitas recomiendan vacunarse contra una enfermedad en particular, no lo haces y enfermas, es posible que tu seguro no lo cubra.

Es increíblemente importante comprobar si tienes afecciones médicas preexistentes, ya que a menudo afectan a tu póliza y puede significar que no estás cubierto en absoluto. Esto se debe a que a menudo existe una mayor probabilidad de que necesites tratamiento médico en el extranjero. Los proveedores de seguros especializados ofrecen una excelente cobertura para las personas con afecciones existentes que te brindarán la tranquilidad que necesitas para viajar.

Comprender la jerga del seguro de viaje puede ser muy estresante y elegir un plan, difícil y confuso.

Un término que los viajeros deben tener en cuenta es la franquicia, es decir, la cantidad de dinero que tendrás que adelantar por un siniestro. Luego, tu proveedor de seguros pagará el saldo restante hasta tu límite de cobertura.

Por ejemplo, imagina que Kim Kardashian reservó un viaje a Bali, pero una de sus maletas Louis Vuitton se perdió en el camino. Con su hipotética póliza de seguro de viaje, limita los gastos de pérdida de equipaje en 4.000 euros, con una franquicia de 100. La maleta Louis Vuitton de Kim vale 3.500 euros. Entonces, después de que Kim pague la franquicia de 100 euros, su proveedor de seguro de viaje cubrirá los 3.400 restantes.

Asegúrate de verificar la franquicia en la letra pequeña. El cargo puede aplicarse a cada persona que tiene que reclamar (por ejemplo, todos los miembros de un grupo que han perdido su vuelo), o por cada categoría diferente que necesita reclamar (por ejemplo, han perdido tu maleta y tenías tu pasaporte en él).

Si las cosas salen mal y necesita presentar una reclamación, suele ser un proceso bastante sencillo. Mantén la calma: estas cosas suceden y tu aseguradora está para ayudarte. Consulta los documentos de tu póliza para ver cuál es el proceso específico. Por lo general, debes reclamar dentro de aproximadamente un mes desde el último día de tu viaje.

Es una buena idea llevar una copia de tu póliza contigo durante el viaje, así que guarda una copia en tu teléfono y asegúrate de saber dónde obtenerla en caso de necesidad, particularmente información sobre cobertura médica de emergencia.

Para las maletas perdidas, por lo general, necesitas una confirmación de tu aerolínea o del operador de tierra para mostrar que las maletas faltan, así que consigue esto en el aeropuerto y guarda el recibo. Si pierdes o te roban algo mientras estás fuera, debes intentar obtener un informe de una comisaría de policía local, por ejemplo, e informar lo antes posible. A veces, tu póliza de seguro te dirá que debes hacerlo dentro de las 24 horas posteriores al suceso. Si necesitas comprar artículos de reemplazo o incurrir en otros costes, incluidas facturas médicas, intenta guardar tus recibos por si tu aseguradora los solicita. Ayudarán a acelerar un proceso de reclamación.

Si tu viaje ha sido cancelado, primero deberás intentar obtener un reembolso de tu proveedor de viajes. Habla con ellos antes de comunicarte con tu asegurador ya que la mayoría de las aseguradoras solo pagarán los costes que no se pueden reembolsar.

Información de seguro de viaje para vuelos

Si te estás preguntando «¿mi seguro cubrirá este vuelo?», no busque más. Nos adentramos en cómo los vuelos se ajustan a la ecuación del seguro de viaje y la información que necesitas saber para tu próximo viaje.

En general, los retrasos, cancelaciones o interrupciones de los vuelos están cubiertos por el seguro de viaje hasta ciertos límites. Sin embargo, los proveedores de seguros de viaje ya no cubren los vuelos afectados por el coronavirus que se reservaron una vez que la pandemia se convirtió en noticia mundial. Debes comunicarte con tu proveedor de seguros para obtener más información.

Si la aerolínea canceló tu vuelo, tienes derecho a un reembolso, cupón u oferta de volver a reservar para una fecha posterior. Si aceptas una de estas opciones, tu aseguradora no se hará cargo de nada más. Si no puedes obtener una de esas opciones, tu aseguradora debe cubrirlo (sujeto a los términos de la póliza).

Si decides cancelar tu vuelo pero la aerolínea aún no lo ha cancelado, y su cancelación entra dentro de las razones aceptables para hacer una reclamación, es probable que tu seguro lo cubra. Verifica tu póliza para ver qué cubrirá, y también asegúrate de verificar que el coronavirus no haya afectado a la póliza actual.

Debes tener cuidado y verificar la información antes de cancelar voluntariamente un vuelo para asegurarte de que esto no afecte a las condiciones de tu póliza.

Desafortunadamente, la quiebra financiera o insolvencia de la aerolínea o el proveedor, a menudo, no se incluyen en muchas pólizas de seguro de viaje. Sin embargo, no existe una regla única para esto y debes consultar a tu propio proveedor de seguros de viaje para verificar su enfoque en caso de quiebra. Algunas políticas incluyen la Garantía SQA o Seguro de Quiebra de Aerolíneas, pero no todas.

Verifica si tu viaje está protegido por un esquema de protección oficial de este tipo, ya que es necesario para recibir una compensación en caso de que no puedas volar debido a la quiebra de la aerolínea. Si has reservado un vuelo cubierto por la Garantía SQA, deberías recibir un certificado cuando que lo confirme. A menudo, al reservar un vuelo solo no estará cubierto -los vuelos reservados directamente con las aerolíneas no lo están-. Si has reservado un paquete de vacaciones, generalmente está protegido por las normas de la UE y debes poder obtener una compensación en caso de cancelación.

Además del seguro, hay otras formas de proteger tu viaje. En primer lugar, verifica si está protegido como parte de un paquete. Si es así y se ve interrumpido, puedes tener derecho a una compensación a través de estos esquemas.

Reservar con una tarjeta de crédito brinda una protección adicional, ya que a menudo puedes hacer reclamaciones a través de la compañía de tu tarjeta; consulta las cláusulas para obtener información específica sobre cómo hacer un reclamación.

Una guía para el seguro de viaje durante el coronavirus

El coronavirus (COVID-19) ha impactado en los viajes de muchas maneras. Para comprender cómo o si tu póliza de seguro de viaje podría haber cambiado como resultado de la pandemia mundial, así como lo que esto puede significar para la cobertura futura, sigue leyendo.

Si compraste una póliza de seguro de viaje antes de que el coronavirus se convirtiera en una pandemia mundial, en general, sí, estarás cubierto. La fecha relevante varía según la aseguradora, pero el 12 de marzo es una buena regla general (esa es la fecha en que la OMS declaró el coronavirus como una pandemia).

El seguro de viaje, generalmente, no cubrirá las cancelaciones de los viajes reservados después de que el coronavirus se haya convertido en un ‘evento conocido’, a menos que hayan cubierto explícitamente este riesgo (y la mayoría no lo ha hecho), por lo que si contrataste tu póliza el 12 de marzo o después, es probable que no estés cubierto.

Debes consultar el sitio web de tu proveedor de seguros de viaje, los documentos de tu póliza o llamarlos para obtener más información.

La mayoría de los proveedores de seguros comparten actualizaciones sobre cómo el coronavirus ha impactado en los planes de viaje futuros. Consulta los sitios web oficiales para conocer los cambios en las políticas o comunícate con tu proveedor para obtener más detalles. Ciertas políticas existentes también pueden tener fechas de corte más estrictas en las que reclamar una compensación por un viaje cancelado, así que no tardes en hacer una reclamación. Si algo ha cambiado desde que contrataste tu póliza, el proveedor debería haber contactado contigo para informarte. Asegúrate de revisar también tus carpetas de correo no deseado, por si acaso.

En general, no lo hará (a menos que ya estuvieras allí en el momento de la pandemia), pero debes verificar tu póliza y hablar con tu aseguradora.

Si contrataste tu seguro después de que el coronavirus se convirtiera en pandemia, es poco probable que estés cubierto.

Si ya tenías una póliza vigente, por ejemplo, anual, pero solo reservaste tu viaje después de que el coronavirus se convirtiera en pandemia, tampoco es probable que estés cubierto.

Si aún así realizas un viaje a una región afectada, es probable que esta política se considere nula, especialmente si necesitas hacer un reclamación relacionada con el coronavirus.

Es muy poco probable que estés cubierto por coronavirus si compras tu seguro de viaje ahora.

Los proveedores de seguros ya no ofrecen cobertura una vez que el coronavirus se convirtió en pandemia.

Muchos gobiernos todavía desaconsejan viajar a ciertos destinos y, por lo tanto, los proveedores de seguros tienen en cuenta estos avisos de viaje oficiales.

Hay aseguradoras que proporcionarán cobertura completa para viajes después del coronavirus. ¡Es posible que ya la tengas! Es realmente importante leer tu póliza e, incluso, llamar a tu aseguradora para verificar los detalles de futuros viajes. Si estás buscando una nueva cobertura, estudia la letra pequeña y, nuevamente, considera hablar con un agente por teléfono o por correo electrónico para asegurarse de lo que está cubierto.

Si no puedes viajar debido a restricciones por coronavirus y ya habías comprado un seguro antes de la pandemia, deberías poder cancelar tu póliza.

Consulta con tu proveedor, ya que algunos pueden haber establecido fechas límite para los reembolsos o pueden tener reglas específicas sobre las cancelaciones de coronavirus, como los reembolsos proporcionales.

También ten en cuenta que solo puedes cancelar tu póliza si aún no la has reclamado. Si tienes reclamaciones pendientes de viajes cancelados debido al coronavirus, se anularán si cancelas tu póliza.

Considera si planeas reservar viajes futuros también, ya que obtener una nueva cobertura de seguro en el clima actual es mucho más difícil.

Por lo general, también puedes cancelar una póliza dentro de los 14 días de haberla obtenido, por lo que si acabas de sacarla, vale la pena considerarlo.

Antes de cancelar tu póliza, asegúrate de que no haya necesidad de confiar en ella; una vez que se cancele, la oportunidad de reclamarla será nula.

Jerga de los seguros de viaje

¿Conoces las «exclusiones» o las «franquicias»? Si la jerga del seguro te parece un idioma diferente, no te preocupes. La hemos descifrado y explicamos su terminología para que sepas qué significan los términos antes de elegir tu póliza.

El área de cobertura especifica las ubicaciones geográficas en las que se aplica tu póliza de seguro. Si tu seguro dice que tu área de cobertura es la Unión Europea, esto incluye Francia, Portugal, Italia, Alemania…. Si dice «en todo el mundo», el mundo es tu ostra. Ten cuidado con las exclusiones en tu área de cobertura.

Cuando tú o tu proveedor canceláis todo o parte de tu viaje. Podría ser la aerolínea, el operador turístico o tú mismo, en caso de no poder viajar por una razón médica o personal.

Un reclamación es cuando le pides a tu aseguradora que pague por algo cubierto por tu póliza de seguro.

Reducción significa si tienes que acortar tu viaje debido a razones específicas, que incluyen una enfermedad o lesión repentina e inesperada o un familiar enfermo o recientemente fallecido. Estas razones se estipularán en las cláusulas, así que asegúrate de verificar.

Es individual y certifica el derecho de su titular a recibir las prestaciones sanitarias que sean necesarias desde un punto de vista médico, durante una estancia temporal en cualquiera de los países integrantes de la Unión Europea (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia), del Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechtenstein, Noruega) y Suiza, teniendo en cuenta la naturaleza de las prestaciones y la duración prevista de la estancia. La Tarjeta Sanitaria Europea es válida desde su recepción hasta la fecha de expiración que consta en la misma. La asistencia sanitaria se recibirá en igualdad de condiciones con los asegurados del país al que se desplaza.

Es la cantidad de dinero que tú, como titular de la póliza, pagas por una reclamación, estipulada en tu plan de seguro de viaje.

Todo aquello que tu seguro de viaje no cubrirá. Deben estar claramente establecidas en las cláusulas del contrato.

Cuando una compañía aérea o proveedor de viajes deja de tener liquidez.

Fuerza mayor significa un evento inesperado, ocurrencia o desastre que ocurre fuera de nuestro control.

Esto es para lo que estás cubierto si, por algún motivo, incurres en una responsabilidad legal en tu viaje. Por ejemplo, si accidentalmente lesionas a alguien en vacaciones y presenta una reclamación por daños y perjuicios contra ti, esto es lo que te protege.

Una condición médica que tiene la persona asegurada en el momento en que saca la póliza. Debes declarar cualquier condición que conozcas en el momento de contratar el seguro. Esto podría significar que necesitas buscar aseguradoras especializadas que te brinden la cobertura que necesitas y que incluyan «condiciones no diagnosticadas».

Si enfermas en tu viaje y tu aseguradora necesita llevarte a casa para recibir tratamiento.

Una afección médica aún no diagnosticada en el momento de contratar la póliza. Desafortunadamente, si sucede algo relacionado con una condición no diagnosticada mientras estás fuera, es poco probable que lo cubra.

¿Quieres leer más?