El COVID-19 (coronavirus) puede afectar a tus planes de viaje. Sea cual sea tu destino, aquí encontrarás las últimas recomendaciones.

Noticias Inspiración Qué ver en Casablanca: 10 lugares imprescindibles

Todos los artículos

Qué ver en Casablanca: 10 lugares imprescindibles

La mayoría de viajeros que visitan Casablanca lo hace porque su ruta en Marruecos les fuerza a pasar por allí. Solo ven lo imprescindible para ocupar el tiempo hasta que salga el tren, furgoneta o autobús que les lleve a su destino final. La cercana Rabat, Marrakech, Essaouira, Chefchaouen, el desierto de Merzouga o las montañas del Atlas son los gigantes turísticos contra los que Casablanca se esconde como un David contra Goliat antes de que alguien le prestara una honda y una piedra.

Sin embargo, Casablanca tiene suficientes atractivos como para quedarte un par de días.

La ciudad más poblada de Marruecos – y de todo el Magreb – es el verdadero centro cultural, económico e industrial del país. Aunque Rabat es la capital administrativa, es Casablanca la que ejerce de motor financiero. En Casablanca se hallan las industrias más grandes de Marruecos, el puerto artificial más grande del mundo y las sedes de las grandes empresas internacionales. Esto, unido a su pasado colonial francés, la convierte en una buena ciudad para observar la mezcla cultural entre el mundo occidental y el árabe.

Además, las costumbres musulmanas son aquí mucho más relajadas y es la ciudad marroquí con mejor vida nocturna.

¿Descubrimos juntos las mejores cosas que hacer en Casablanca?

1. Mezquita del Rey Hassan II

Sin duda alguna, el símbolo más icónico que ver en Casablanca es la mezquita del Rey Hassan II.

Su minarete, de 210 metros de altura, se eleva junto a las aguas del Atlántico. A pesar de su vastedad, está labrado con ricos detalles producto del fino trabajo de los mejores artesanos marroquíes del siglo XX.

La mezquita – considerada como la tercera más grande del mundo – fue construida para conmemorar el 60 cumpleaños del rey Hassan II, quien reinó en Marruecos entre 1961 y 1999.

Piedra y madera talladas a mano, suelos de mármol, techos ornamentados con láminas de oro, coloridas cerámicas cubriendo las paredes…Esta obra de arte tiene un capacidad para acoger a 25.000 fieles en su interior y unos 80.000 en el patio exterior. Además, parte del suelo está hecha de vidrio y los musulmanes pueden rezar a Alá mientras contemplan las aguas del océano.

La mezquita de Hassan II está abierta a personas de cualquier religión y su interior se puede visitar contratando un tour guiado.

2. La Corniche (La Cornisa)

Y justo junto al monumento religioso más importante que visitar en Marrueco (la mezquita de Hassan II) se halla La Corniche.

Este distrito playero vio mejores días en el pasado – cuando era un paseo marítimo plagado de hoteles de lujo de un lado, y bares y discotecas del otro -, pero sigue siendo el mejor lugar que ver en Casablanca si lo que estás buscando es algo de playa, paseo tranquilo o actividades acuáticas. Y es que en la playa de La Corniche surfistas de todas las nacionalidades vienen a cabalgar las olas del Atlántico.

Otro plan más tranquilo es darte un baño, broncearte al sol y comer o tomarte una copa en alguno de los bares y restaurantes de la zona.

3. Morocco Mall

Si ir de compras es una de las cosas que quieres hacer en Casablanca, el Morocco Mall es el mejor lugar para ello.

Situado justo al final de la zona de La Corniche (tras pasar la playa de Ain Diab, en la Avenida Biarritz), este centro comercial es uno de los más grandes y lujosos, no solo de Marruecos sino de todo el mundo.

Diseñado por el magnífico arquitecto italiano Davide Padoa, tiene 250.000 metros cuadrados de superficie construida y unos 70.000 dedicados exclusivamente a tiendas repartidas en 3 pisos. También posee grandes jardines, áreas de ocio, cafeterías, restaurantes, etc.

Entre sus 350 tiendas podrás encontrar marcas de lujo (Gucci, Dior, Louis Vuitton), junto con otras que ponen por primera vez su pie en África (FNAC, H&M, Ralph Lauren) y las clásicas del grupo español Inditex (Zara, Massimo Dutti o Pull & Bear).

También encontrarás una zona, el Souk, donde podrás comprar artículos típicos de los zocos marroquíes, como babuchas, caftanes, chilabas, especias, aceites, etc.

En cuanto al entretenimiento familiar, posee un cine Imax, un gran acuario (Aquadream) y un pequeño parque de atracciones (Adventure Land), además de la fuente musical más grande del mundo, que cuenta con más de un centenar de surtidores de colores que se mueven al ritmo de la música.

4. La Medina

Como buena ciudad árabe, uno de los lugares más interesantes que ver en Casablanca es su vieja medina. Sin embargo, mientras en otras ciudades marroquíes esta parte antigua de la ciudad es inmensa y llena de laberínticas calles repletas de secretos, la Medina de Casablanca no ocupa una superficie demasiado grande y hasta puede que llegues a pasar junto a ella sin apenas advertirla.

A pesar de no tener ese halo mágico que acompaña a las medinas medievales, el entramado de estrechas calles construidas en Casablanca durante el siglo XIX merece una visita.

En los bajos de las coloridas casas de la medina, entre plazas y alguna bonita mezquita, encontrarás tiendas de baratijas, souvenirs, ropa, zapatos y un buen número de cafés. No vas a hallar el tesoro que estabas buscando como recuerdo de tu viaje, pero sí podrás sentarte a observar el día a día de la gente local. Algo que no solo es una de las mejores cosas que hacer en Marruecos, sino en cualquier viaje por el mundo.

5. El Museo Judío Marroquí

Uno de los museos más originales que visitar en Casablanca es el Museo Judío Marroquí. El dato de que se trata del único museo judío existente en el mundo árabe es ya algo que te debería convencer para pasarte por él. Este hecho solo podía ocurrir en una ciudad donde la mezcla cultural es completa y rica. Además, la mayoría de los judíos de Marruecos vive en Casablanca.

El Museo Judío Marroquí se encuentra en un bonito caserón con jardín que sirvió de orfanato judío.

Este museo recorre los 2.000 años de historia del judaísmo en Marruecos, centrándose, sobre todo, en la comunidad judía de Casablanca. En él encontrarás pinturas, fotografías, elementos decorativos, ropas y reproducciones de las distintas sinagogas que puedes encontrar en Marruecos.

6. El Parque de la Liga Árabe

Teniendo en cuenta el caos y la congestión que reina en la ciudad, es normal que el Parque de la Liga Árabe (Parc Ligue Arabe) sea uno de los mejores lugares que visitar en Casablanca.

Diseñado en 1918, es el auténtico pulmón verde de Casablanca. Conmemorando su centenario, en 2018 se inauguró el nuevo Parque de la Liga Árabe tras sufrir una profunda transformación, mejorando notoriamente sus prestaciones. Los 9 millones de euros invertidos han permitido reparar las 10 fuentes originales, incluir muchas más zonas de densa vegetación, crear espacios de juegos y pistas deportivas, ofrecer a los jóvenes clases dedicadas a la educación ambiental (se enseñarán técnicas de jardinería y conocimiento de las plantas) y al aprovechamiento de las nuevas tecnologías para poder racionalizar el uso de los recursos naturales.

Pasea por sus anchas avenidas a las sombra de las grandes palmeras africanas. Tómate algo en cualquiera de sus pequeños cafés o visita la curiosa Catedral del Sagrado Corazón, situada dentro de los límites del parque y vestigio católico del mestizaje y el Art Deco de Casablanca.

7. Plaza de Mohammed V

Una de las mayores muestras que ver en Casablanca del trabajo del gran arquitecto urbanista francés, Henri Prost, es la Plaza de Mohammed V.

Henri Prost fue el encargado de diseñar, durante la primera mitad del siglo XX, el plan urbanístico de ciudades como Casablanca, Fez, Mequinez, Rabat o Estambul. Su marca personal tomaba la forma de grandes avenidas principales con bellos edificios, amplias plazas, zonas peatonales y parques.

La Plaza de Mohammed V es el centro administrativo de Casablanca. Está rodeada de edificios públicos en una disposición que serviría de ejemplo para otras ciudades marroquíes.

En la plaza también podrás admirar la estatua de Marshal Lyautey, el primer general francés residente en Marruecos (1912–1925).

Su otro monumento reseñable es una fuente de 1976 en la que tienen lugar espectáculos de agua y música.

8. Villa des Arts

La Villa des Arts de Casablanca forma parte de la Fundación ONA, una de las fundaciones culturales más importantes de Marruecos, que promueve la creatividad y la cultura en todo el país.

Este museo – uno de los más grandes que visitar en Casablanca – está situado muy cerca del Parque de la Liga Árabe y se aloja en un pequeño palacete levantado por una acaudalada familia judía en 1934. El palacete en sí es una de las joyas de Art Déco de la ciudad.

En el interior de la Villa des Arts podrás encontrar más de 800 muestras de arte contemporáneo enmarcadas en un trasfondo de cultura y patrimonio marroquí. También hay exhibiciones temporales de artistas contemporáneos internacionales y un buen número de eventos culturales a lo largo del año.

9. El Palacio Real

Aunque es cierto que no puedes entrar al interior del mismo, el Palacio Real es uno de los monumentos más bellos que ver en Casablanca.

Se encuentra en el moderno barrio de la Media Nueva y fue construido en los años 20 del siglo pasado como otra de las residencias que el rey de Marruecos tiene repartidas por todo el país, siendo la principal la de Rabat.

Sí que puedes acercarte a la explanada que se encuentra frente al palacio si formas parte de una excursión guiada. Si vas solo, siempre puedes pedir permiso a los guardias que se encuentran en la puerta principal (suelen dejar pasar).

Admira su grandiosa arquitectura mientras paseas por la zona nueva de Casablanca.

10. La noche de Casablanca

En cuanto a la vida nocturna se refiere, Casablanca tiene más rasgos en común con el mundo occidental que con el mundo árabe.

No son pocos los marroquíes que viajan a Casablanca para poder disfrutar de una buena fiesta nocturna. Aquí, los horarios son casi españoles y tienes discotecas en las que bailar, beber algo y flirtear hasta el amanecer.

Si buscas glamur, Maison B es tu discoteca (también tienen restaurante en el que sirven comida mediterránea y asiática). En el bar Sky 28 podrás tomarte los mejores cócteles de la ciudad mientras gozas de las mejores vistas panorámicas que ver en Casablanca.

Cada sábado noche, en Le Cabestan, locales y extranjeros bailan como locos al ritmo de la música de los mejores DJ’s locales e internacionales.

Vamos, que no hay excusa para que vivir una buena fiesta no se encuentre en tu lista de cosas que hacer en Casablanca.

Si este artículo te ha parecido interesante, seguro que disfrutarás leyendo los siguientes:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos, hoteles y coches de alquiler.