Noticias Dónde comer en Lisboa: 10 restaurantes baratos y buenos

Todos los artículos

Dónde comer en Lisboa: 10 restaurantes baratos y buenos

Comer a cuerpo de rey es una de las grandes excusas para viajar a la capital de Portugal. Desde tascas de toda la vida a marisquerías, pasando por locales llenos de encanto, te recomendamos 10 restaurantes en Lisboa donde comer bien y barato.

Sardinas asadas, caldo verde, bacalao à brás, arroces, pescados, carnes… Son tantas las delicias para comer en Lisboa que te costará decidirte. Para empezar, en Skyscanner te proponemos 10 paradas donde saborear la mejor gastronomía por poco dinero.

1. Taberna da Rua das Flores

Este pequeña taberna enlaza almuerzos con cenas y es la primera de nuestras recomendaciones para comer en Lisboa. Los platos del día se muestran en una pizarra y varían según los productos que el mar o la tierra hayan dado esa jornada. Pide alguno de sus excelentes vinos por copas y degústalo con una ración de pan artesanal y aceite de aceitunas mientras esperas que lleguen sardinas asadas, tataki de atún, estofado de jabalí con puré de patatas nuevas, cabrito al horno con arroz, chipirones con udon, steak tartar, pato al kimchi o mejillones a la marinera.

Rua das Flores, 103

2. Os Jeronimos

¿Vas a conocer el famoso barrio de Belem y buscas dónde comer en Lisboa? A la salida del Monasterio de los Jerónimos, rindiéndole homenaje con su nombre, este local familiar ofrece comida casera, abundante y a precio excelente. Caldereta de pescado, mero negro a la brasa, sardinas a la parrilla, gambas al ajillo, jamón asado al horno, arroz con pulpo, brochetas de calamar con salsa de mantequilla y, cómo no, dos de los platos lusos por antonomasia: bacalao à brás y almejas a Bulhão Pato, cocinadas con aceite de oliva, limón y cilantro. Para beber, cerveza Sagres de grifo.

Rua de Belém, 74

3. Cervejaria O Ramiro

Considerada una de las mejores marisquerías para comer en Lisboa, fundada por gallegos en 1956, es dirigida ahora por los hijos de sus primeros propietarios. Almejas, mejillones, carabineros, calamares, langosta, percebes, gambas -cocida, al ajillo, a la parrilla, del Algarve o tamaño tigre-, ostras, coquinas, buey de mar… Recuerda que el precio de la carta indica el de un kilo de materia prima, así que déjate asesorar por los camareros para pedir las cantidades correctas. No admite reservas y suelen formarse largas colas, pero te aseguramos que la espera merecerá la pena.

Avenida Almirante Reis, 1

4. Cabaças

Tampoco admite reservas. Cuando llegues, apunta tu nombre en el papel que encontrarás en la barra y pide algo para beber en la calle hasta ser llamado. La estrella indiscutible de uno de los restaurantes de Lisboa más solicitados es el naco pedra o picanha na pedra, carne de vaca cruda, en taco o laminada, que tú mismo cocinarás en la mesa sobre una piedra caliente. Se acompaña de una generosa ración de patatas fritas y diferentes salsas para que aliñes al gusto. Y, si lo tuyo no es la carne, el arroz caldoso con bacalao es otra de sus sabrosas especialidades.

Rua das Gáveas, 8

5. Churrasqueira da Paz

Dorada, salmón, lubina, atún, perca, caballa, lenguado, calamar, pez espada… Si eres un amante del pescado, ve pensando en Churrasqueira da Paz para comer barato en Lisboa. Y, si prefieres carne, no te preocupes, también está muy presente: pollo, entrecot, chuleta de ternera, parrillada mixta… Fuera de carta disponen de sopa y plato del día, así que no seas tímido y pregunta. Buen trato y mejor ambiente en uno de los imprescindibles si tu presupuesto de viaje es ajustado. No aceptan pagos con tarjeta de crédito.

Rua da Paz, 78-80

6. O Trigueirinho

Otro de los restaurantes de Lisboa donde la espera está asegurada gracias a la calidad de sus productos y bajos precios. Los platos del día varían según el mercado, pero para que te hagas una idea, el caldo verde cuesta 1,20 euros. Esta sopa elaborada a partir de un puré de patatas, acompañado de tiras de berza, ajo y aceite de oliva, es uno de los platos más populares de Portugal. Otras sugerencias son bacalao, lenguado, atún, pez espada o salmón, todos por menos de 9 euros, o una apetitosa lubina para compartir entre dos personas por 18 euros. ¿A que suena bien?

Largo dos Trigueiros, 17

7. Cantina das Freiras

Este antiguo comedor de monjas, que todavía atienden a los comensales, es hoy uno de los restaurantes de Lisboa con mejores vistas sobre el Tajo. Su nombre real es Associação Católica Internacional ao Serviço da Juventude Femenina y solo abre de lunes a viernes para comidas. Su menú en forma de bufet no puede ser más sencillo y rico, con un entrante en forma de sopa, crema de verduras o gazpacho, principal: pescado con patatas y verduras, huevos con arroz, croquetas, carne a la jardinera, filetes gratinados, entrecot de ternera a la parrilla, bacalao, arroz de pato…, y postre.

Travessa do Ferragial, 1

8. Associação Caboverdeana

La cachupa de Cabo Verde es una de las opciones más habituales para comer en Lisboa. ¿Y por qué? Este pequeño país perteneció al imperio portugués durante tres siglos y esas reminiscencias todavía perduran. Se trata de un estofado de alubias, maíz y carne (vaca, pollo, cabra, salchicha o chorizo) o, bien, pescado. Aunque difícil de encontrar en el séptimo piso de un edificio de oficinas, la modesta Associação Caboverdeana ofrece buenas vistas y música en directo martes y jueves. Su menú diario, de 12 a 15 y de lunes a viernes, ofrece tres platos a elegir por ocho euros la media ración.

Rua Duque de Palmela, 2

9. Pão de Canela

¿Eres de los que no perdona el brunch y buscas restaurantes en Lisboa? El de Pão de Canela es uno de los más solicitados por solo 18 euros. Bebidas calientes y frías, pasteles, cereales, panes, mermeladas, salmón ahumado, embutidos, ensaladas… Además, platos calientes como sopas, carnes, verduras, huevos revueltos, beicon… Y para terminar, diferentes postres, yogures, quesos y fruta fresca. Su carta resulta igual de tentadora, con albóndigas en salsa de tomate, pastel de bacalao, carpaccio de pulpo, pato confitado o espagueti con camarones.

Praça das Flores, 25 a 29

10. Casa das Bifanas

Aunque a simple vista pueda recordar a nuestro bocadillo de lomo, la bifana conlleva mucha más elaboración. Finas lascas de lomo de cerdo se marinan en aceite de oliva y vino blanco con especias durante 12 horas, además de una pasta a base de pimientos morrones, ajos, sal, pimienta y pimentón dulce. Después, se asan a la parrilla y se sirven en un panecillo acompañadas de mostaza y cebolla. Este bocado aparentemente simple lo bordan en Casa das Bifanas, una tasca donde comer en Lisboa desde las 6 de la mañana hasta medianoche.

Praça da Figueira, 6

Si te ha gustado este artículo, te interesa:

Skyscanner es el meta-buscador que compara más de 1.000 aerolíneas y buscadores de vuelos. ¡Te ayudamos a ahorrar en vuelos, hoteles y coches de alquiler.

Mapa